9 de octubre de 2004


Año 1952. Dos jovenes aburguesados, uno de ellos con solo dos asignaturas pendientes para acabar la carrera de Medicina, emprenden un viaje por toda Latinoamerica con el fin de divertirse, conocer mundo y chicas.
Esos jovenes, se toparan con una realidad bien distinta que desde ese momento les enseñara a mirar con otros ojos la vida.
Uno de esos jovenes se llamaba Ernesto Guevara de la Serna, todavia no era "Che", todavia no era revolucionario, era un chaval alegre, educado, timido de tan solo 23 años.
El reflejo de lo que seria el futuro "Che" se dibuja con trazos eficaces en esta pelicula de carretera, en esta muestra de cine social, humanitario y naturalista.
"Diarios de motocicleta" muestra la sabiduria de los kilometros andados, la madurez de la dureza de la vida y la aventura comprometida de la vida y todo ello sobre una figura, una de las mas importantes del siglo XX, cuando aun no era tal.
Una pelicula acertadisima y con buen pulso dirigida por el director de "Estacion Central de Brasil" y con el aval de que a Robert Redford le gusto tanto el guion, que puso todo el dinero para que se hiciese realidad.

NOTA E7CIELO: 7.5
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

1 comentarios

  1. Pablo says:

    Una magnífica historia de Walter Salles, y con un guión de José Rivera, y que junto con Ernesto Guevara y Alberto Granados nos damos un "garbeo" de 12.000 kilómetros en una motocicleta. Muy bueno el trabajo de Salles, un director como la copa de un pino, y en donde nos cuenta una historia muy convincente: la de un jovencísimo Ernesto Guevara que más tarde sería mundialmente conocido como "El Che". Una bonita película, de verdad, centrándose en los relatos llenos de ideales aventuras de este joven, y que al mismo tiempo vemos la manera de vivir, que por aquel entonces existía en Latinoamérica. La película para mi, se la puede dividir en dos partes, una primera, jovial y agradable, y en donde Salles nos muestra unos paisajes fenomenales y con momentos de verdadera alegria, y ya metidos en la segunda, es ahí donde el director da paso a la reflexión, y por supuesto a las desigualdades entre los pueblos y sus gentes. Soberbia interpretación, tanto de Gael Garcia Bernal (dando vida a Ernesto), como la de Rodrigo de la Serna (en el papel de su inseparable Alberto Granados). En fín, un impresionante viaje, con unos impresionantes paisajes, y lo que es mejor impresionantemente bien narrada. Sobresaliente Alto. Saludos. http//.www.pablocine.blogia.com