12 de agosto de 2005

"El aventurero de medianoche" es un film tan infravalorado como crucial en la carrera de Eastwood. Estoy seguro de que no existirian "Sin Perdón" o "Million Dollar Baby" si el bueno de Clint no hubiese rodado esta obra.

Lo hizo en el año 1982, cuando todavia no se había ganado el favor de la crítica. Si la hubiese hecho en el 2004 hubiese ganado el Oscar.
Incluso la película fracasó en taquilla, tanto, que Warner Bros. obligó a Eastwood a rodar una nueva parte de las aventuras del exitosó Harry Callahan para compensar las perdidas.
Sin embargo, el tiempo lo pone todo en su lugar, y gracías a esta autocomplaciente film, Eastwood encontró las verdaderas constantes de su cine, que hoy en dia tanto se ensalzan, con premios y alabanzas.

"El aventurero de medianoche" o "Honkytonk man", su título en inglés, cuenta, en forma de road movie, el viaje que emprenden tres personajes con muy diferentes objetivos, aunque con el fin común de alcanzar el "Grand Ole Opry", local de actuaciones musicales donde Red Stovall (Clint Eastwood) desea mostrar su música con su inseparable guitarra.
El western, la música, el contraste entre el crepúsculo y lo iniciatico, las relaciones humanas, la enfermedad. Todas caracteristicas del cine de Eastwood y todas resumidas en "El aventurero de medianoche".

Aunque la cinta está ambientada en la Gran Depresión americana, poco se ve del sufrimiento de las familias (apenas en los primeros compases de la cinta, personificada en la familia de Eastwood) y mucho de la ilusión yankee.
Eastwood echó mano de su hijo Kyle y lo hizo debutar en este film, donde interpretaba a su sobrino Whit. A través de la relación que se crea entre ambos durante el recorrido por la profunda America, encontramos una deliciosa narración de fuertes personalidades, una incipiente, la otra decreciente, una ilusionada, la otra abandonada.

Un bonito y entrañable viaje en el cual Whit va abandonando la ingenuidad con su primer contacto con la bebida, el sexo, los coches, la muerte, el robo. En definitiva el encuentro con la madurez repentina.
Esto contrasta con ese desesperanzado personaje que compone Clint, idoneo y comodo en este, a posteriori, recurrente papel. Porque al fin y al cabo, Clint siempre ha sido maduro, y siempre ha dado lecciones a regañadientes ya sea durante la Gran Depresión, en el oeste ("Sin Perdón"), o sobre boxeo ("Million Dollar Baby").
Los personajes que interpreta Eastwood han vivido excesos y los excesos muchas veces se pagan con enfermedades. Y esa es otra constante en el cine del director americano, el transcurrir de la narración durante ese aumento de la enfermedad. Lo vemos en Red Stovall con su tuberculosis, y lo vimos por poner un solo ejemplo en "Deuda de Sangre", esta vez sufriendo del corazón.

"El aventurero de medianoche" es, como pudiera serlo "Bird" , una película eminentemente musical. Eastwood, amante del jazz y del blues, canta esta vez country, acompañado de su guitarra o su piano. La película muestra en todo momento a la música como la esperanza, como una amante fiel, como la única capaz de acompañar a Red Stovall sin preguntarle por su salud o sus correrias. La unica en poder expresar mas de un solo sentimiento en Stovall.
Memorable es el momento en que Red graba "Honkytonk man" casi moribundo, casi sin voz. Memorable utilización de la música dentro del cine.

Entre carretera, música y relación tio-sobrino, el Eastwood director, aun tiene tiempo para garantizar algunos suaves momentos cómicos y dar protagonismo a peculiares personajes secundarios, como, el deudor de Stovall, esa insoportable chica (Alexa Kenin) que se entromete en el viaje o el abuelo, tercer viajero en cuestión, con una única ilusion, la de alcanzar Tennesse para poder morir tranquilo. Este personaje esta interpretado por John McIntire, mítico actor de películas como "Tierras Lejanas" o "Dos cabalgan juntos", en lo que es un nuevo guiño de Eastwood a uno de sus géneros preferidos, el western.

La miradas de Clint y Kyle Eastwood y de McIntire, son impagables, como impagable es esta película, que como digo, es la semilla de la más que gratificante carrera en la dirección de Eastwood. Una cinta emotiva, para poner en su debido sitio, en el sitio que se merece, ya que en su estreno, nadie supo apreciarla como un gran clásico instantaneo.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

6 comentarios

  1. A sus pies senñor Robgrodon1982.

    Decir sólo a mayores que en esa impresionante escena de la grabación del tema central del film, "honky tonk man", le acompaña nada más y nada menos que el mítico Marty Robbins, aquel que cantaba el tema de EL ARBOL DEL AHORCADO, otro guiño más de Eastwood al western. Obra Maestra.

  2. Spaulding says:

    El Aventurero de Medianoche es una película maravillosa. Y triste.

    Por cierto, vaya protegiendo su banner. Me gusta tanto que, algún día, se lo voy a robar para adornar la cabecera de mi blog. ¡Le envidio!

  3. yojimbo says:

    Grandísima.
    Gracias por hablar de ella, rob...

  4. Ha sido un placer escribir sobre ella. A ver si entre hoy y mañana puedo hablar de "Sin City" y de "Charlie y la fábrica del chocolate"...aunque en estos casos no disfrutare tanto haciendolo...

  5. Salvador says:

    Qué raro que alguien hubiera tenido la sensibilidad y el buen gusto de hablar de esta joyita. Es realmente un clásico y una hermosa película del viejo Clint... Ojalá fuese más conocida y así la gente sabría que las cosas más preciosas de la vida, son las más sencillas.

  6. ROBINbcn says:

    Magnifica y lastimosamente poco apreciada pelicula de Clint aunque espero que el tiempo la ponga en su lugar. Sensible sin ñoñerias , con unos personajes bien dibujados, con momentos para revisar y una banda sonora impecable con esta maravillosa pieza central que nos permite disfutar de la presencia de Marty Robbins recogiendo el testigo en la grabacion. Gracias, Sr. Eastwood