9 de octubre de 2005


Todo comenzó en la noche del pasado 25 de Septiembre. Acababa de relajarme con un baño caliente cuando, tras acomodarme con pijama y zapatillas de andar por casa, me dirigi hacía mi ordenador con la intención de dedicar un rato a este modesto blog.
Me senté, acomodandome en el asiento de la mejor manera posible, y pulse el boton de arranque de mi ordenador. Hasta ese momento todo transcurria con normalidad.
Sin embargo ocurrió algo que se mascaba desde hacía algún tiempo...mi ordenador no se encendió. Acababa de fallecer. Tenia casi 9 años. 32 Megas de RAM y tan solo 4 Gigas de disco duro.
Poco tiempo atras, había visto como el disco duro de 20 Gigas que le había acompañado durante los últimos años, moria subitamente. Se había quedado solo. Se sumió en la más profunda tristeza. Le costaba trabajar. Ya no era el mismo. Y es que ese disco duro le daba la alegria para seguir con su vida normal. Sin los achaques que de vez en cuando sufria.

Aquella tarde de Domingo, el ordenador había dado sus ultimos coletazos. Ya nunca más los pudo repetir.
Lejos de entristecerme por una perdida que venia asumiendo desde hacía meses, pero tampoco sin olvidar el obligado el luto por un pequeño espacio de tiempo, decidí adquirir un nuevo ordenador aprovechando mis pequeños ahorros.
De este modo y con la inestimable ayuda de mi novia y mi cuñado, miré, seleccioné y compré mi nuevo ordenador. Ese que con el que notaria la verdadera velocidad de carga de las webs, ese con el que podria descargar todo lo que se me antojase sin temor a que se pudiese colgar por ello.
Y así fue. El miercoles siguiente al fallecimiento de mi antiguo Pentium II, traje a casa al nuevo inquilino, de color plateado y negro.

Me las prometia felices. Me veia descargando los episodios de "Lost", toda la música existente en el planeta, navegando...que digo...surcando los rincones de la red a velocidad de vertigo, chateando con mis amigos y conocidos con toda la tranquilidad del mundo, y por supuesto, renovando mi blog con asiduidad...pero para ello, aun quedaria un largo camino. El martirio estaba por llegar.

De primeras, la nueva y caprichosa adquisición, me produjo no pocos problemas con la instalación de Windows. Se mezclaban el hambre y las ganas de comer. Pasaban los dias y nadie me solucionaba el problema. Y es que yo, aunque durante un corto periodo de mi vida estudie informática, me veo siempre superado por la maquina.
Mi propio Hal9000 empezaba a hacer de las suyas.

Cuando por fin, XP entró en Hal9000, todos los virus existentes en el planeta le atacaron.
Yo sudaba y sudaba. Ya no sabía a quien acudir, a quien pedir el favor de hacer funcionar a mi maquina. Y la desesperación y el ansia me superaban. Echaba de menos a mi querido Pentium II.
Muchos pasaron por mi casa a intentar acabar con los virus...y fracasaron. Mientras los Zotob, Blaster o Sasser si que se establecieron en mi hogar con exito. Concretamente en un rinconcito de mi ordenador.
Mi novia incidia en mi mala fortuna con los productos electrodomesticos o mecánicos, con toda la razon del mundo. Y es que en cuestión de meses, mi movil, mi coche, mi dvd, mi tele o mi ordenador han sufrido graves reveses.

De vez en cuando visitaba mi blog en ordenador ajeno, y les aseguro que los suyos tambien. Pero solo tenia el tiempo para eso. Poco más. Imposible reunir tiempo y concentración para actualizarlo. Me frustraba no poder publicar mis comentarios sobre "Ausentes", "Obaba", "Vuelo Nocturno" o "Torrente 3", o seguir mis capitulos hitchcockianos.
Deseaba salir de esta pesadilla informática que ya duraba más de dos semanas.

Ayer, dia 8 de Octubre, logré tan ansiado premio. Logré hacer funcionar a esta potente y nueva maquina. Joven y ya caprichosa.
Por fin todo funciona. Todo marcha. Y les aseguro que es una gozada.
A partir de ahora el blog cobrará de nuevo vida...Bienvenidos todos de nuevo (aunque nunca os fuisteis) a "El Séptimo Cielo".
Cruzaremos los dedos, para que nada se interponga en nuestras intenciones.
Gracias y un Saludo!.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

3 comentarios

  1. La próxima vez que eso ocurra exijo firmemente tener mi dosis de "El séptimo cielo" aunque sea a costa de volver al género epistolar.

    Imagino recibir un post matasellado en mi buzón... ¡que emoción! Desde que murió mi abuela, última gran escritora de cartas, hace 3 años, no he vuelto a escribir "en analógico"...

  2. VSancha says:

    De vez en cuando me pasaba por aqui para ver si habias actualizado este blog, que me parece muy interesante, pero siempre veia los cabellos de Hitchcock, se agredece la vuelta para poder seguir leyendote.

    Saludos ;)

  3. Gracias a todo por vuestra confianza en el blog. Les aseguro que solo saber que ustedes visitan el blog a menudo, esperando nuevos post, me anima a continuar y a hacerlo mejor si es posible.
    Ha sido tortuoso este pasado periodo de preocupaciones informáticas. Y tenia muchas ganas de volver a escribir en "El Séptimo Cielo".

    Por cierto, Victor Sancha, he echado un vistazo a su blog y me ha gustado bastante.
    Se ha ganado usted un link!

    Saludos de nuevo!