24 de octubre de 2005


Hable con él, así es como se titula este comentario de "La vida secreta de las palabras", última cinta de la directora Isabel Coixet, que guarda no pocas similitudes con la oscarizada cinta de Pedro Almodovar, el cual, además, es productor de esta película.
Este post tambien podria haberse titulado, Petrolifera Adentro, pero la sensibleria a la hora de abordar ciertos temas comprometidos diferencian claramente a la cinta de Coixet, con la de Amenabar, a pesar de contener tambien ciertos parecidos.

Podria considerarse a "La vida secreta de las palabras" como la obra más madura de la directora española. La obra que ha estado intentando dirigir desde hace tiempo pero con la que nunca se acababa de atrever. Y "Mi vida sin mi" fue, sin duda alguna, una afortunada preparación del camino para que esta nueva película fuese una realidad.
En "La vida secreta de las palabras", Coixet vuelve a rodar en ingles.Vuelve a unir a actores de habla inglesa con actores de nuestro país. En esta ocasión, nada más y nada menos, que el siempre interesante Tim Robbins, y a la actriz fetiche de Coixet, Sarah Polley, junto a Javier Cámara y Leonor Watling en un pequeño papel.
Sin embargo, son Robbins y Polley los verdaderos protagonistas y artifices del resultado final de "La vida secreta de las palabras".

El marco es reducido. Una petrolifera es testigo de la pacifica y desesperanzada vida de sus trabajadores. Un accidente hiere a uno de ellos y una enigmática chica, de la cual poco sabemos, se hace cargo de su cuidado. Entre ellos se establece una relación basada en las palabras y en esa vida que se esconde tras todas y cada una de las historias de ambos personajes.

Y esta relación de extraño amor, ciego, sordo, pero en absoluto mudo, ha traido consigo la mejor película del cine español de este año.
La cinta comienza fijandose en la vida del personaje de Polley. Lo hace moviendo la cámara, que acrecenta la sensación de independencia de la cinta. Muchos de los actos de la protagonista no los comprendemos, pero todavia es pronto para hacerlo.

Pronto llegará al sitio más inesperado, a una aislada petrolifera. Sera allí donde la profunda tristeza del personaje salga a la luz de una manera sensible, sincera, emotiva, en definitiva maravillosa.
Y todo gracias al guión de Coixet, que permite destapar un personaje, con las palabras de otro. Con el monologo continuo de un Tim Robbins estupendo, que a base de confianza libera la vida secreta de las escasas palabras que pronuncia Polley.
La vida dentro de la petrolifera es lo de menos. Sabemos que allí esta Javier Cámara y que es cocinero. Que hay un par de homosexuales, un tipo que mide las olas y un negro que se cuela en el plano un par de veces. Solo son lo que rodea a los dos protagonistas. Son seres que "quieren que los dejen en paz" y eso es lo que hace Coixet, no dandoles más que una mínima cancha.

Sin embargo Robbins no deja en paz a Polley y ahí es donde se forma esta gran película de nombre poético.
Y lo que parece una atipico drama con ligeros ecos románticos, derivará en un estudio de los traumas post-bélicos, de los sufrimientos humanos que son imposibles de borrar, de las cicatrices externas e internas.

Coixet, se ha movido como pez en el agua en un terreno dificil. Ha logrado una película maravillosa y sin abandonar su estilo. Tiene tacto, talento y una enorme sensibilidad.
El arranque de "La vida secreta de las palabras" guarda muchas incognitas, que tardaran en dejarse ver.
Una hora y cuarenta minutos después, ya no quedará secreto alguno y todo acabará con un desnudo desgarrador y una de las declaraciones de amor más sinceras vistas en la gran pantalla en mucho tiempo.
Y con unos seres, que actuan con la cordura suficiente como para saber que no hay alma en pena que no sea capaz de conocer de nuevo la alegria.
Una cinta tremendamente emotiva, bonita y madura, muy madura, que puede resultar costosa de digerir en un principio, pero que si se tiene paciencia y se saben escuchar atentamente las palabras de Robbins y Polley, tocara la fibra más sensible. El mejor trabajo de Coixet hasta la fecha.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. A mi me ha parecido toda una obra maestra. Pocas veces me emociono tanto en una película que, por otro lado, no me parece nada sensiblera.

    Saludos

  2. La Polley está sublime. Magnífica película.