14 de noviembre de 2005

Hollywood ha llegado a tal extremo de escasez de ideas inteligentes que es capaz de armar el argumento más inverosimil con el fin de garantizar 30 minutos de suspense.
Como las tramas no tienen por donde cogerlas, tarde o temprano se estrellan, se desinflan y caen por su propio peso.
Atrás quedaron aquellos talentosos creadores de suspense, que no necesitaban más que una mínima excusa argumental para hacer una demostración de cine de suspense, para ahondar en la psicología de sus personajes y llevarlos a terrenos peligrosos en los cuales la tensión surgia por si sola.

"Plan de vuelo: Desaparecida" es un claro ejemplo del Hollywood actual, en el cual hasta una actriz de sabias elecciones interpretativas como Foster, no tiene más remedio que aparecer en productos de semejante estupidez.
Ella es lo único inteligente de la película, con sus sufridos gestos, con su cara de mala leche, sin dejar de interpretar una vez más a una heroina de alta responsabilidad materna e independiente, de un modo parecido a lo que ya hizo en "La habitación del pánico" de David Fincher.
La trama de "Plan de Vuelo: Desaparecida" nos situa en un enorme avion en el cual Foster y su hija vuelan hacía EEUU desde Berlín. Pronto su hija desaparecerá durante el vuelo y Foster empezará una cruzada para encontrarla.
Y efectivamente, este argumento nos mantiene en vilo durante un periodo de tiempo, nos suscita interés por esa desaparición y nos dejamos llevar por los sutiles movimientos de cámara de su director, Robert Schwentke, alemán debutante en Hollywood, que hace lo que puede con semejante guión.

En tal guión la descripción de la tripulación y los pasajeros es vulgar y estereotipada y cuando más dura esa busqueda de la niña perdida más pensamos que su final va a ser de lo más absurdo e increible.
Plantear un argumento así y prolongarlo en el metraje es un riesgo. Es jugar con fuego. Y así ocurre. La película no sabe hacía donde ir y en un precipitado giro argumental cambiará de repente el devenir de la historia, desvelando intereses y perdiendo el suspense.
Incluso echa a perder toda la poca credibilidad que pudiera tener lo acontecido hasta el momento.

"Plan de Vuelo: Desaparecida" peca en lo que no pecaba "Vuelo Nocturno", una reciente película de similares caracteristicas, en las pretensiones.
"Vuelo Nocturno" era un divertimento, donde las dosis de tensión forzadas por Wes Craven eran más eficaces que todo el entramado de desaparición de la cinta de Schwentke.
Ni siquiera merece la pena pensar, una vez acabado el film, en ciertos comportamientos de los personajes de esta última. Hacerlo, destruiria todavía más a la película.

Por no hablar de la vejatoria imagen de los musulmanes en el avión. Son insultados, culpados de toda sospecha y además seran ellos los que pedirán perdón al final de la cinta. Y es que no podían salir bien parados estando dentro de un avión en una película americana.

En definitiva una película que demuestra el estado de salud de la industria americana, capaz de llevar a cabo los guiones de suspense más increibles con el riesgo que ello supone.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. MVGM says:

    Todavía no he visto la película, pero tu crítica confirma mis sospechas. Por muy básica que pudiera parecernos "Vuelo nocturno", todos sabíamos a lo que íbamos cuando fuimos a verla: un divertimento rápido para pasar una horita y media entretenida. Incluso resultó ser más entretenida de lo que yo esperaba. Sin embargo, en el caso de "Plan de vuelo", sólo el hecho de que Jodie Foster interprete el papel principal ya te hace pensar que puede merecer la pena... Y resulta que es un chasco. Aunque más evidente era lo de Nicole Kidman con "Embrujada", obviamente. Al menos el trailer de "Plan de vuelo" te deja con la duda... Del otro, ni hablamos.

    Y, ya puestos, enhorabuena por el blog.

  2. Gracías por tu visita a "El Séptimo Cielo", mvgm.
    De vez en cuando, la actriz más solvente se adentra en productos tales como "Plan de Vuelo" o "Embrujada". Y es que mucho alardear de que quieren una carrera seria, pero cuando se ponen los billetes encima de la mesa, igual da interpretar a Clarence Starling en "El silencio de los corderos" que un remake de una película de Jaimito.

    Saludos.