4 de noviembre de 2005


Tim Burton puso muy alto el listón cuando estuvo detrás de aquella exitosa película de animación titulada "Pesadilla antes de navidad", hoy cinta de culto y veneración para muchos.
Ahora retoma aquella formula con "La novia cadaver", nuevo producto gótico, tenebroso, musical y animado.

La animación proporciona a Burton la libertad absoluta y condiciones necesarias para poder desarrollar todo su torrente de creatividad, para plasmar hasta el último detalle de su particular universo.
La historia es lo de menos, porque Burton y sus colaboradores solo necesitan tomar un breve argumento para divertirse dando via libre a sus inquietudes artisticas.
Con tal libertad de creación, dieron a luz a "Pesadilla antes de Navidad" y con la misma libertad lo han hecho con "La novia cadaver".
Burton está en su salsa hablando del mundo de los muertos, del mundo de los vivos. Jugando a mezclarlos y a crear personajes de ultratumba. Elfmann tambien está en su salsa, componiendo canciones, musicando de nuevo un mundo burtoniano tan retorcido como el que más.

Así, "La novia cadaver" deja la sensación de haber sido un divertimento para sus creadores, que se traspasa al espectador. La cinta tiene un ritmo trepidante. Pasa rapidisima entre canción y canción, entre idas y venidas del mundo de los muertos.
Su guión es agil, dinámico, repleto de juegos de palabras (la palabra muerte es conjugada de todas las maneras cómicas posibles) y aunque sus personajes puedan estar más estandarizados que los de "Pesadilla antes de Navidad", funcionan a la perfección.

Como en la anterior cinta animada creada por Burton (y digo creada, porque en "Pesadilla antes de Navidad", Burton no ejercia labores de dirección) los personajes del mundo de los muertos ansian algo del de los vivos, entrometiendose para conseguirlo.
Jack Skeleton queria una navidad, y Emily un novio, que resulta ser de carne y hueso. Ambas cintas gozan de un humor macabro, de un universo gótico, sin embargo, "La novia cadaver" contiene mayores dosis de necrofilia y al mismo tiempo dulzura y romanticismo.

Burton se posiciona, y si sus personajes muertos desean algo del mundo viviente, él deja claro que prefiere la ultratumba.
Burton da colorido, ilumina y da humor a los cadaveres. Recrea un mundo de los muertos, feliz y divertido. Armonioso y pacífico. Al mismo tiempo que nos muestra el mundo de los vivos tétrico, triste, desesperanzado e interesado. Todo el colorido del mundo de los muertos se convierte en un tono grisaceo, casi blanco y negro, del mundo de los vivos, conformando así un contraste más que contradictorio.

"La novia cadaver" transcurre en un abrir y cerrar de ojos. Tiene canciones más amables y escenas esplendidas. Unos personajes más bellos fisicamente que en "Pesadilla antes de Navidad".
Está hecha al gusto de Burton, al gusto de sus seguidores. Una fantasia macabra y lúgubre. Un cuento de amor encantador. Una visión única de la animación cinematográfica, con unos fines menos populares pero igualmente brillantes que el resto.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

3 comentarios

  1. Bamf! says:

    Nene me estoy volviendo loco porque no se si eres Rober, pero me estoy enamorando de ti, xD.

    Y que no haya hablado de cine contigo aún...

    (Mi blog no creo que te interese, solo trata de mis rayadas amorosas...)

  2. Bingo,amigo Bamf! Soy Rober! Voy a echarle un vistazo a tu blog.
    Gracias por tus comments!
    Y queda pendiente una charla cinéfila! ;)

  3. Me gustó bastante La Novia Cadáver, me resulta muy entretenida y visualmente muy atractiva; pero me parece que Pesadilla... es infinitamente superior. Creo que La Novia... se basa en un cuentecito eslavo, y quizá se ha intentado exprimir mucho la típica estructura Grimm que tuviese el cuento popular; incluso no siendo muy larga, creo que hubiese dado más resultados como cortometraje.
    Por cierto, se nota un montón la influencia de la animación stop-motion soviética; si os gustó esta, no dejéis de pillar algo de Jiri Barta, Jiri Trnka, Starewicz, o incluso de Svankmajer. “Krysar” de Barta, es una macabra visión del Flautista de Hamelin realmente apabullante.