16 de abril de 2006

Como si su última aventura hubiese sido hace 50 años, aunque en realidad se tratasen de 11, desbaratando un intento de robo a una importante sucursal neoyorkina urdida por un tipo alemán cargado de rencor, el bueno de John McClane, había sido relegado a un pequeño apartado de su comisaria de policía y vivía sus días de mayor fragilidad.
Seguía divorciado, con fijación por el whisky y una barriga costosa de llevar. Además de sufrir una leve cojera que le impedía su paso normal.Cada día odiaba más su trabajo, o mejor dicho, cada día le apestaba más su vida. Estaba en crisis, en decadencia.

Richard Donner le llamó hace cosa de un año. Le dijó que queria hacer con él lo que tantas veces había hecho con Riggs y Murtaugh. Ya no podía contar con ellos. Se habían dado a otros menesteres. El primero se había aficionado a los idiomas. Y cuanto más antiguos mejor. Por lo visto ya era especialista con el arameo y el hebreo y aprendía por aquel momento el maya. El segundo, era el lider de unos esclavos en una ciudad llamada Manderlay y para nada, abandonaría aquel lugar.

McClane lo dudó. Su intención no era, ni mucho menos, la de revivir viejas aventuras ataviado con su blanca camiseta de tirantes. Ya no estaba para esos trotes.
Sin embargo lo que el viejo Donner le propuso, McClane ya lo había hecho, por lo que se despertó en él una extraña sensación de añoranza como hacía tiempo que no sentía.
Eso de atravesar las calles de Nueva York, acompañado de un peculiar tipo de color en distintos coches, era para él pan comido. Y si la situación era límite, tanto mejor. A McClane se le puso la carne de gallina solo de pensarlo.

John lo meditó agarrado a su botella, después de una nueva y anodina jornada de trabajo. Necesitaba acción, eso estaba claro. Su espiritu se lo pedía, aunque no tanto su maltrecha salud. Era consciente de su nefasto estado. Aún así, volvió a telefonear a Donner. Este le garantizó que su nueva aventura no se extendería mucho más de hora y medía, y que solo tendría que atrevesar 16 calles.
McClane pidió un tiempo de reflexión. La tentación era muy grande. O al menos, estaba más despierta que en otras ocasiones.
Tres días después, Mclane telefoneó por segunda vez a Donner. Lo había meditado, y había decidido aceptar su nueva tarea. Eso si, no sin imponer sus condiciones. Cambiaría su nombre por el de Jack Mosley y enfrente tendría como rival a un viejo amigo de la sociedad "12 monos".
Donner aceptó las condiciones sin rechistar y McClaine, ahora Mosley, aparcó su botella y sin ni siquiera afeitarse, se puso manos a la obra con la única intención de atravesar 16 calles en el tiempo requerido.

("16 Calles" es un recomendable film de acción al estilo de aquel cine que se hacía en los 80 y 90. Dirigida con oficio por Richard Donner, creador de "Superman", "La Profecía" o la saga de "Arma Letal" y protagonizada por Bruce Willis, Mos Def y David Morse, "16 Calles" es una entretenidisima cinta con la que recordaremos los mejores momentos de acción que vivimos en aquellas dos maravillosas décadas. Es la elección idonea a la hora de emplear 100 minutos de nuestro día delante de una gran pantalla, sobre todo si lo que se pretende es disfrutar de la manera más provechosa posible.)
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

3 comentarios

  1. JohnTrent says:

    Esta la tengo aun pendiente. No espero demasiado, tan solo que sea una peli de accion entretenida y con ese aire ochentero y de principio de los noventa que se hecha de menos.

  2. Noa says:

    Maravilloso post. Llevo un rato pegada a la pantalla leyendo tus críticas y comentarios, así que te doy la enhorabuena por mantener este genial blog.

    No tardando te incluiré como enlace en mi blog.

    Un saludo desde Hoy toca...

  3. Pablo says:

    Una película simplemente entretenida, y dirigida por Richard Donner, un hombre que de películas de entretenimiento sabe un rato largo. Aquí pués, nos cuenta una historia de persecuciones a cargo de un detective, que a priori debe hacer una misión sencilla, luego claro está... Como digo, una película entretenida sin más, puesto que su guión es más bien simplón, y en donde uno por muy poco que sepa de cine, puede adivinar facilmente lo que puede ocurrir a cada momento, pero eso si, es yo diria bastante eficaz, puesto que cumple con su cometido. De los actores,pués bueno, lo que pasa aquí es que toda la historia gira alrededor de Bruce Willis, que se mueve como Pedro por su casa, y dándole réplica un eficaz Mos Def, pero sobre todo David Morse haciendo el tio de malo. En definitiva, una entretenida película, y que si te la metes con un par de cervezas y una buena bolsa de patatas fritas, de seguro que se te hará aún más entretenida. Saludos. http/www.pablocine.blogia.com