25 de abril de 2006

En ocasiones abandono el cine y hago concesiones a otros terrenos. La noticia que se acaba de conocer es lo suficientemente relevante para mi como para obviarla. La calva más singular dice adios.

Lo hará después del Mundial de Alemania, por lo que su carrera durará lo que la selección francesa dure en el Campeonato. Después de ese momento, jamás volveremos a ver su guante en forma de pierna, sus maravillosos controles, sus finisimos regates y su profesionalidad.
Zinedine Zidane ha sido un jugador envidiable, mágico, de una clase exquisita. Su gol en Glasgow que le dió al Real Madrid la novena Copa de Europa, es sencillamente único, imposible.

Sin Zidane, el fútbol ya no será lo mismo. Me siento orgulloso de haber sido testigo de su juego, de haber visto muchos de sus mejores partidos.Algún día se lo contaré a mis hijos.
Adios maestro.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. JaltVader says:

    Y, en un ataque de maldad me pregunto.... si según dices la noticia es tan relevante como para obviarla... ¿porque la incluyes?
    OBVIALA!!!!!

  2. IVAN says:

    Para reconocer a un genio del balon como Zidane no existen forofismos. Yo soy del Atletico de Madrid pero me apena la noticia.