7 de mayo de 2006

Facilmente se puede emparentar a "Un Franco, 14 pesetas", el debut en la dirección de Carlos Iglesias (aquel que se hizo conocido, hace ya bastantes años, por crear a "Pepelu" en "Esta noche cruzamos el Mississippi") con una de las series españolas de mayor repercusión; "Cuentame".
Ambas hablan de un tiempo pasado, describiendo la sociedad española de los 60, vista a través de familias de clase modesta. Son radiografias de aquellos años de precariedad y superación.
Y sobre todo, ambas nos ofrecen su visión historica, echando mano de lo nostalgico, lo bondadoso, lo humano y a veces, lo lacrimogeno. Si bien, "Un franco, catorce pesetas" tiene algunos retazos de talento narrativo y de discurso moral, que hacen que este debút de Iglesias en el guión y la dirección, esten un nivel por encima de "Cuentame" y de muchas otras producciones españolas actuales.

Y eso, a pesar, de ser un film de bajo presupuesto. Algo que se nota en muchos aspectos de la cinta, pero que Iglesias y su equipo, saben superar, con la pericia del que explota al máximo los pocos recursos que tiene, en unos días en que el derroche injustificado de medios es lo más común.
"Un Franco, catorce pesetas" es una agradable sorpresa para la filmografía española. Narrada con un clasicismo poco habitual en nuestro cine, y menos habitual aún para alguien que debuta en la dirección.

La cinta en cuestión, nos habla de los tiempos en que España era un país emigrante, algo que ha quedado en el olvido de muchos en este país. Concretamente Martín y Marcos, tienen que emigrar, en el año 1960, a Suiza, en donde un Franco equivale a 14 pesetas españolas. Allí descubrirán una nueva vida, no solo más beneficiosa en lo económico, sino en lo que a la libertad se refiere.

Y es que, astutamente, y sin abandonar el tono amable de la película, Iglesias, retrata la sucia y antidiluviana España de los años 60 desde la lejana Suiza. Lo hace con la comparación de mentalidades, progresos y libertades entre ambos paises, que nunca llega a ser ni excesiva ni enfervorecida, pero si muy efectiva. Iglesias ha hecho uno de los retratos críticos más acertados de la España de Franco sin proponerselo como pretensión principal de la película. Con el cine y su narración como vehículo. Con el entretenimiento del espectador como cometido.

Además de esto, "Un Franco, catorce pesetas" habla de la añoranza a una tierra, del trato hacía los inmigrantes y de las costumbres de cada país. De como a pesar de la bonanza economica y la calidad de vida de otro país, uno no deja nunca de recordar su tierra.
Y lo más importante, refrescandonos la mente sobre la condición de nuestro país en cuanto a ese problema actual que es la inmigración. Iglesias se muestra rotundo en este sentido. Y ejerce su crítica más clara al pensamiento español actual sobre el inmigrante. No hace mucho era el español el que emigraba. Y el trato hacía nosotros fue muy diferente al que ahora se da en este país al extranjero trabajador.

La cinta esta protagonizada, dirigida y escrita por Iglesias, abandonando definitivamente su faceta más popular, ganada con el personaje de "Esta noche cruzamos el Mississippi" y la serie "Manos a la Obra". Le acompañan, Javier Gutierrez, habitual ya, en faenas de secundario que sigue todas las andanzas del protagonista ("Borjamari y Pocholo", "Torrente 3") o Nieve de Medina, una de las pocas féminas vistas en "Los Lunes al Sol".

"Un Franco, catorce pesetas" sobrepasa, como digo, la media de calidad actual del cine español. Es una pequeña y grata sorpresa. Con varias lecturas, claras invitaciones a la reflexión y un agradable visionado. Una película hecha con cariño y honestidad, por alguien que vivió en su propia persona la experiencia que aquí se relata. Quien mejor que Iglesias,por tanto, para añadir a nuestra filmografía el retrato de la España inmigrante. Un capítulo de nuestra historia que, cinematograficamente hablando, necesitaba de una película así.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

20 comentarios

  1. Anónimo says:

    Se le nota a usted su ideología política, mi querido amigo. ¿O a que viene si no el hecho de escribir "Franco" con mayúscula cada vez que indica el título? Es curioso que no haga lo mismo con "pesetas"....

  2. Bien, para todo hay una razón, amigo Usuario Anónimo;

    Entrevista a Carlos Iglesias, publicada en "La voz de Galicia":

    –¿Tiene título para la película?

    –Tengo un título cojonudo. «Un franco, catorce pesetas».

    –Sí, señor. Es muy bueno, con varias lecturas.

    –Claro. Obviamente Franco está ahí, aunque no se le nombra porque yo mantengo que la emigración de aquellos años fue económica. Pero es cierto que lo poco que éramos se debía a la dictadura que teníamos encima. He querido remarcar ‘franco’, pero dentro de un contexto coloquial de los emigrantes, porque por eso se hacía la emigración, porque un franco valía catorce pesetas.

    Esta entrevista, la puede leer integra en:

    http://www.lavozdegalicia.es/entrevistas/noticia.jsp?TEXTO=100000030665

    Por otro lado, si compra usted, la revista Fotogramas de este mes, podrá leer lo siguiente, en palabras del propio Carlos Iglesias;

    "Un Franco. Con Mayusculas.Un doble juego de palabras con el cambio oficial del franco suizo en los 60. Unos emigraban por la necesidad economica y otros por la falta de libertad política."

    Y sin ir, más lejos, echele un vistazo a los carteles de la película y a como viene el título remarcado en ellos. No solo la palabra franco, tiene la F mayuscula, sino que toda ella esta en mayusculas.

    Creo que esa palabra a la que usted alude, no se refiere unicamente a una moneda.

    Saludos

  3. Anónimo says:

    Claro, así quiere entenderlo usted por razones que sin duda le pertenecen. Pero no pretenda escudar su facciosa ideología en declaraciones más o menos tendenciosas del director de la película. Que duda cabe que la importancia del dictador Franco está ahí... y que la palabra viene en mayúsculas en el cartel... pero también hay una gran P mayúscula iniciando la palabra "Pesetas".... algo que usted se salta a la torera en su emotiva crónica.
    En cualquier caso, esa ideología suya es tan legítima como cualquier otra, por lo que no crea que ha de ocultarla o incluso acudir a maniobras subliminales en su texto para difundirla.
    Yo no pretendía censurarle, en todo caso.

  4. Falinda says:

    Por favor amiguitos:

    Necesito encontrar el guión de amadeus de Peter Shaffer...
    Pero ¿Cómo?

  5. JaltVader says:

    Es cierto... anonimomán, el susodicho blogger este y yo mismo, antiguos conocidos, somos ambos pertenecientes a ese excelso partido politico que es "Democracia Nacional". Peazo partido, oigan.

    Por eso ponemos FRANCO como nos sale de.... dentro.

    Y, a otra cosa mariposa:
    No puedo ayudarte, Falinda.
    ¿has probado en amazon.com? o, simplemente en la web, en paginas dedicadas a Mozart o la película??

  6. Por dios!Ni pertenezco a "Democracía Nacional", ni he pertenecido.
    Dejemonos de política, que yo solo creo en el cine, en mi novia y en mi familia.

    Es una lastima que se esté sacando de contexto un artículo que pretendia hablar UNICAMENTE de la película "Un franco, catorce pesetas", bien sea con f minúscula o F mayúscula.
    Vaya tonteria que se ha utilizado para tachar a alguien de cualquier cosa a la ligera.

    En fin, que hablar de fascismo y de democracia nacional en un post de "Un franco, catorce pesetas" es hacerle un feo a la bonita y entrañable cinta de Carlos Iglesias, que precisamente contiene unos valores totalmente opuestos a los de estas ideologias.

    Pido por favor (en especial a JaltVader) que si quieren hablar de política, escojan el blog apropiado. Porque aunque este es un blog libre, su temática es bien distinta...es un blog de CINE.

  7. JaltVader says:

    El problema es que en el foro de "libertad digital" Jimenez Losantos me considera excesivamente de derechas... y no me deja participar.

    ¡Ruego un espacio aunque sea pequeño!!

  8. Anónimo says:

    Estupenda película. Soy español nacido en Latinoamerica y considero esta película un gran acierto y está claro que solo una cinta autobiográfica puede ser tan realista y objetiva como esta sobre la inmigración. No busqueís politizar la cinta cuyo ánimo es mas bien reflexivo y autocrítico con respecto al fenómeno de la inmigración y no busca encender un debate de ideologías políticas. Nada de sensiblerías como la han tachado algunos críticos de medios escritos en España. La cinta toca la entraña por que el emigrar de tu tierra implica una renuncia a todo lo conocido y desata un cúmulo de emociones encontradas que ponen a prueba nuestra propia identidad como seres humanos. Me alegro que exista una cinta valiente y reflexiva como esta para dar un poco de luz a una fenómeno incomprendido y muchas veces demonizado en España y el mundo como es el de la inmigración.

  9. Anónimo says:

    Una gran película, bonita y emotiva. fiel a la realidad, a veces idílica pero no menos cierta y real su historia narrada. muy bien por los de "Democracia nacional" muy avanzados en su tiempo, igual aún necesitan pesetas y vivir en la españa de Franco (sí. Con mayúscula, por ser nombre propio). Totalmente recomendada

  10. Anónimo says:

    Pedazo de película y de crítica. Al que se entretiene con lo de la F mayúscula y minúscula son ganas de meter mal acá.

    Felicidades por el blog.

  11. Anónimo says:

    Esta película considero que es una de esas cintas en que los resultados y las pretensiones están verdaderamente ajustados. Se trata de una recreación de la emigración española en Suiza realizada con oficio, buenas interpretaciones y nada pretenciosa, lo que creo es su mayor acierto. El único pero es que la realidad de ese situación imagino era bastante peor que todo lo que le ocurrió al protagonista, aunque, bueno, esto se puede solapar si pensamos en que la película también tiene toques de comedia.

  12. Anónimo says:

    Para "anónimo": ¿es el mismo, o son varios?
    1) Realmente no hay que tener nada útil para hacer, para querer elaborar un manifiesto político a partir de las letras que se utilizan para realizar una crónica en un blog.
    2) Desde hace más de 100 años, no existen españoles nacidos en latinoamérica. Lo que hay, son latinoamericanos a los que España considera como españoles. Lo cual, es otra cosa...

  13. Anónimo says:

    Hola

  14. Anónimo says:

    He vuelto a ver esta maravillosa película, que por motivos familiares, me ha vuelto a emocionar. Mis padres tambien fueron emigrantes, en Suiza, concretamente en Burgdorf (precioso pueblo) mi hermano y yo, pasamos varios años allí, y cuando mis padres vieron que empezamos a hablar aleman, nos mandaron internos a colegio de frailes. Tuve la misma sensacion al volver de allí, que el niño de la película. La historia que cuenta Iglesias en la pelicula, es idéntico a lo que yo ví (tengo 49 años)Existía el centro comercial MIGROS todas las calles estaban asfaltadas y aquí eran de tierra, no se veía ni un papel por el suelo, las bicis, y los juguetes de los niños estaban en la calle sin miedo de que nadie se lo llevara, etz etz. Enhorabuena,, Carlos Iglesias, has dado en el blanco, tengo (creo) tus mismos sentimientos hacia ese país que nos acogió de esa manera, y has sabido reflejar con mucho acierto lo que sentimos, es una lastima, que no sientan lo mismo al ver la película, que los que lo vivimos en nuestras carnes, pero mi familia y yo te lo agradecemos muchisimo.
    Saludos

  15. robgordon says:

    Gracias por tu sentido comentario.

  16. La película está muy bien, refleja lo duro que es ser un inmigrante. Y a veces mas duro es cuando es por culpa de dictadores como estos.

    Es muy triste que un país que haya sido de raíces emigrantes como es España, termine tratando como pestes a los inmigrantes que tiene.
    La hipocresía es ciega, sorda y muda. Pero sobre todo es amnésica.

    De un inmigrante argentino

  17. Un Franco, 14 pesetas es una buena película que relata la pobreza y falta de oportunidades de la España de los años 60.
    Las dificultades para conseguir y maantener un trabajo, la carestía de los pisos, etc. Pero lo más impresionante de todo es que, pasados 50 años, todo sigue igual.

  18. Enrique says:

    Me parecio una pelicula bastante emotiva y que realmente detalla la vida del inmigrante español, tambien con sus tipicos y topicos pero muy bien llevada a la gran pantalla.

  19. Una cinta muy emotiva, hace que miremos hacia el pasado y veamos todo lo que esta sociedad ha tenido que vivir.
    Me gusto mucho.

  20. A mi la pelicula me gusto, y no le di vueltas a su transfondo politico porque basicamente no se basa en ello, tan solo en la vida de los inmigrantes qe se fueron.