20 de agosto de 2006

Fue la reina de la música a principios de los años 90. Una cantante que logró vender más de 100 millones de copias de sus discos.
Con su potente voz, su belleza física y su simpatía de cara a los medios, se ganó una enorme popularidad, que hizo que Hollywood se fijase en ella. Whitney Houston llevaba la carrera propia de una gran estrella.

"El guardaespaldas" fue su primera película y su primer personaje protagonista. Y a su lado, la estrella masculina más de moda por aquel entonces, Kevin Costner, que venia de ganar el Oscar por "Bailando con lobos" y de haber protagonizado éxitos como "Robin Hood, principe de los ladrones" y la cinta de Oliver Stone, "J.F.K".

"El guardaespaldas", se estableció como una producción taquillera en aquel año 1992, y su banda sonora, compuesta por temas de Houston, fue número 1 en ventas durante varios años.

Luego vendrían, "Esperando un respiro" o "La mujer del predicador" junto a Denzel Washington, su actuación en la Gala de los Premios Oscar por su canción para la primera producción animada de Dreamworks, "El Principe de Egipto" (junto a Mariah Carey), además de 6 premios Grammy.

Houston fue muy famosa. Quizá por ello nos impacte tanto el ver su imagen actual. Ella se ha convertido en el paradigma del camino oscuro de la fama.Las drogas, el alcohol y todos los excesos que inevitablemente rodean a los artistas, han afectado de un modo vertiginoso a la cantante, bien por su fragilidad, bien por su tormentosa relación con Bobby Brown que incluia violencia y terceras personas.
El caso es que la cantante del "I will always love you", tiene 42 años y una vida que coquetea diariamente con la muerte. Adicta al crack y a la heroina, Houston vive encerrada en su mansión, en la cual acumula grandes cantidades de basura puesto que sufre el llamado Sindrome de Diogenes. Según el diario sensacionalista, "The Sun", Whitney solo sale a la calle para juntarse con heroinomanos y en busca de sexo.

Una vida de contrastes, de estar en la cima y caer en picado hasta los infiernos. La misma que tuvo una grande del Jazz, Billie Holiday, que murio siendo adicta a la heroina, la misma que Jim Morrison, que se marchó a morir a Paris, tras una carrera llena de sustancias, la misma que Janis Joplin, Kurt Kobain o River Phoenix, la misma que se llevó a los 35 años de edad al gran Charlie Parker.

Unas vidas que son carne de biopic hollywoodiense. Tan brillantes como, a la larga, decadentes. Tan admiradas como olvidadas. Es el carísimo precio que, en ocasiones, se cobra la fama. Una fama peligrosa para seres frágiles y capaz de arrebatar la gloria a Whitney Houston o la cordura a Michael Jackson.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

9 comentarios

  1. Donnie says:

    La verdad es que me ha dado pena ver a Withney Houston en ese estado, sobre todo porque iba recordando canciones como "I´L allways love you", "Moment in time", pensando a su vez que no las volverá a cantar...
    Una lástima es caer en el olvido,pero hacerlo por culpa de lo que ya todos sabemos es aun peor.
    Ojala se llegue a recuperar, aunque sea un poco...

  2. Uff, vista la lista de nombres así de golpe es escalofriante... Lo que se moverá por ahí... Me pregunto qué parte de culpa tendrá la famosa generación beatnik. Aunque supongo que todo esto viene todavía de antes...

    No sé, habrá quien utilice la creación artística como justificación de ese modo de vida. Habrá que preguntarles si mereció la pena...

    Un saludo!!

  3. Lucinda says:

    Una gran voz, que se está apagando poco a poco... las drogas, los problemas con Bobby Brown, todo eso la ha destrozado. Es una pena, pero a veces parece que cuanto mejor es una persona en algún campo, más probabilidades tiene de caer en una tentación jodida que les robe la vida...

    Tantos artistas, actores y cantantes han visto su vida arruinada de la forma más sencilla: la adicción.

  4. Rosenrod says:

    Lo que me pregunto es: ¿cuál debe de ser el grado de insatisfacción de alguien que aparentemente tiene lo que todos soñamos?

    Si ya es jodido decirte a ti mismo, cuando estás mal: "ojala fuera una estrella y así sería feliz"... debe de ser terrible ser YA esa estrella y descubrir que TAMPOCO ASÍ eres feliz...

    Genial post, Rob. Un saludo!

  5. Mary Poppins says:

    Gasolina hasta el super: 10 euros
    Unas cuantas cervezas: 6 euros
    Una bolsa de patatas: 1 euro
    Pillar a la Whitney hasta las patas de todo y con esas pintas... NO TIENE PRECIO!

  6. Libertino says:

    a ver, no kiero ser destroyer... pero que se joda.
    lo tenía todo.
    de hecho, más que todo.
    Millones de discos vendidos, éxito en el cine... que se joda.
    Yo llevo nueve días sin funar porros (nunca he fumado tabaco) porque, sencillamente, me estaba convirtiendo en el nota.
    Y eso no puede ser.
    Aunque la pobre siempre estuvo al lado de la gente equivocada, mira si no las hostias que le dabe el subnormal de Bobby Brown, un auténtico comemierda.
    Hay que saber parar a tiempo y hacer borrón y cuenta nueva.
    Seguro que tenía miles de proyectos.
    Por cierto, la foto está tomada en el chino que hay cerca de mi casa.
    Si. Estoy de mala hostia.
    ¿Y qué?

  7. Libertino says:

    fumar. Fumar porros. No funar.
    Y no, mi mala hostia nocturna no se debe al síndrema de abstinencia, listillos.
    Un saludo!!!!!

  8. Creo que todos coincidimos en que Bobby Brown tiene mucha culpa del estado de la señora Whitney. Ella ha sido fragil e incapaz de superar las debilidades que ha tenido.

    Y además:

    "Por cierto, la foto está tomada en el chino que hay cerca de mi casa.".........jajajaja...chapeau Libertino! Y animo con lo de los porros!

    "Gasolina hasta el super: 10 euros
    Unas cuantas cervezas: 6 euros
    Una bolsa de patatas: 1 euro
    Pillar a la Whitney hasta las patas de todo y con esas pintas... NO TIENE PRECIO!"............jajajajaja!Estupendo!

    Saludos a todos y merci por los comments!

  9. Anónimo says:

    ...Una voz se puede apagar...pero tú Whetney,no te apagues nunca.Lucha por brillar y deja esa mierda en la que estás metida...Y si un día es un reflejo de tu luz, aprovéchalo y agradécelo a la vida,pero brilla Whetney...brilla!