22 de agosto de 2006

Mucho se habla en este blog sobre M.Night Shyamalan. Y es que su cine es magnético, inquietante y visualmente sobresaliente. Dicen de él, que es el nuevo Hitchcock. Otros, que es heredero directo de Steven Spielberg. Después de “El Sexto Sentido”, “El Protegido”, “Señales”, “El Bosque” y a falta de “La joven del agua”, se puede hablar de Shyamalan sin necesidad de comparación alguna.

El caso es que Shyamalan hechiza al público que conecta con su cine, e irrita al que solo quiere ver en su figura, la de un director de terror o suspense. Como habréis comprobado, yo soy uno de sus más fieles seguidores, hasta el punto de considerar a la película que nos ocupa, “El protegido”, como un film cercano a la perfección de todo lo que plantea este director y como una de las mejores películas de esta década en la que nos encontramos.

“El protegido” siguió en la filmografía del hindú a “El Sexto Sentido”, con la cual tiene una gran cantidad de semejanzas. Ambas son películas que hablan de la soledad de un individuo, de su aislamiento social a causa de sus condiciones personales, las cuales, en el cine de Shyamalan, tienen una conexión sobrenatural.

Aunque vestidas en cine de género, lo importante de estas cintas, radica en ese hastió humano que sufren los protagonistas de sus cintas, ya que en la búsqueda de soluciones para sus desoladas vidas, será cuando el elemento fantástico se muestre. Será el momento en que Shyamalan de rienda suelta a sus inquietudes cinematográficas, que no son otras que las enmarcadas dentro del “drama fantástico”, subgénero en el cual, se está estableciendo como el autor idóneo. En “El Sexto Sentido”, el Doctor Malcom Crowe (Bruce Willis), deambulaba por una vida que no le daba respuestas a la frialdad que le transmitían los seres que le rodeaban. En “Señales”, el Reverendo Graham Hess (Mel Gibson), cuidaba con aparente tranquilidad y paz de su familia pero con su fe y su conciencia dañada. En “El Bosque”, Edward Walker (William Hurt), vivía con una triste carga pasada que le había llevado a instalar el miedo como forma de vida en los habitantes de su aldea. Y lo de menos, aunque parezca increíble a simple vista, en todas estas cintas, son los fantasmas, los campos de trigo y los extraterrestres o los monstruos del bosque.

En “El Protegido”, a Davin Dunn ( de nuevo, Bruce Willis) le machacaba constantemente su condición humana, desvelada por diferentes accidentes de los que había salido ileso. Un poder, el que poseía Dunn, que estando oculto, marchitaba a su persona, le ponía una losa a su libertad interior, que terminaba por afectar a su matrimonio y a todo su entorno.

Es de ese personaje, sumido en un drama vital, del cual Shyamalan nunca se aleja y sobre el que asienta su película. Con él, y con su relación con otro atormentado y frágil ser, Elijah Price (Samuel L.Jackson), el director hindú teje lentamente una historia de superhéroes, lejana a la épica habitual de las cintas de estos heroicos personajes de capa y superpoderes. Estudiando con serenidad durante todo el metraje de la cinta, la vida cotidiana del ser que esta dotado de condiciones especiales. Vamos, que a Shyamalan le interesa más en todo momento, al Bruce Wayne que hay dentro de Bruce Willis, más que al Batman que pueda existir en él.

Y en ese desarrollo dramático, Shyamalan derrocha una potencia visual brillante. Tiene mano maestra a la hora de dirigir el suspense, de ofrecernos las pistas exactas y de hacer evolucionar a la película conforme a la evolución del personaje de Willis.
Amén de una inteligente utilización de los colores para transmitir sensaciones, algo que el realizador de origen hindú, ya hizo en “El Sexto sentido” con el color rojo, aquí con los colores azul y naranja (perfectamente visible en las escenas en las que Bruce Willis pasa a la acción) o el mostaza en “El Bosque”.

De este modo, poco a poco, con memorables escenas, como aquella en la que el niño pretende disparar a su padre para conocer si realmente es un superhéroe (claro homenaje a una de las escenas eliminadas del montaje final del “Superman” de Donner y existente en los comics del hombre de acero) o esa en la que Willis descubre su verdadera condición, Shyamalan consigue la cinta de superhéroes más contenida que jamás se ha hecho, así como una de las mejores de este género, de la que puede considerarse una rara avis.

No faltarán, en “El Protegido”, las firmas de este director, como la utilización de los reflejos (las escenas de la infancia de Elijah reflejadas en un televisor) o su propia aparición a modo de cameo. El excelente acompañamiento sonoro de la música de James Newton Howard. Y sobre todo, un impactante final, habitual de Shyamalan,que termina por redondear esta historia de superhéroes cotidianos.

En cuanto a las interpretaciones, Bruce Willis y Samuel L.Jackson, los cuales ya coincidieron en “Pulp Fiction”, tienen la moderación perfecta que reclamaban sus papeles, y componen los más tristes superhéroe y villano, respectivamente, de la historia del cine. Con las flaquezas y atuendos propios de alguien con su condición. Ellos son los absolutos protagonistas del evento. Solo Robin Wright Penn puede hacerles frente, minimamente eso si, en el film.

“El Protegido” es, hasta la fecha, el mayor logro de M. Night Shyamalan. Una joya del género y una de las mejores películas del cine americano más reciente.Y todo un sincero homenaje al mundo del comic, además de suponer la confirmación de un director sobresaliente en el fondo y en la forma. Un creador que mima sus cintas y las dota de fuerte carácter y personalidad. Un diez en todos los sentidos filmicos, al menos, en esta historia de seres frágiles, pero irrompibles.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

3 comentarios

  1. Acabo de volver de la playa y no he tenido tiempo aun de ir al videoclub o a comprarla. Desde luego, con este estupendo post que has escrito, tengo aun más ganas de verla.
    Saludos.

  2. Libertino says:

    amigo Ramón, no me creo que a día de hoy no la hayas visto...
    rob, tienes mucha razón en todo, el protegido es una obra maestra, y me gusta lo que dices de que a mr. M le preocupa más el wayne que lleva dentro antes que el batman.
    en superman intentaron hacerlo, pero no lo consiguieron. ¿Y si M la hubiese dirigido?
    El trailer de la joven del agua no me dice nada, pero la iré a ver.
    Y el bosque me parece genial, 3 veces en el cine.
    el protegido fueron 4
    casi casi como cuando se estrenó Pulp Fiction, que fui viernes, lunes, martes, miercoles jueves y viernes, siempre con gente diferente.
    Sigue asín!!!!!!!

  3. Donnie says:

    Me quedo con lo siguiente, y cito textualmente con tu permiso:"El caso es que Shyamalan hechiza al público que conecta con su cine, e irrita al que solo quiere ver en su figura, la de un director de terror o suspense".
    Totalmente de acuerdo, pues eclipsado estoy yo con su cine y espero cada nueva película como agua de mayo.
    La joven del agua me ha encantado, y para mi El Protegido es igualmente, una de sus mejores películas.
    Me alegra todo lo que dices de Shyamalan.

    Saludos!