13 de noviembre de 2006

El último trabajo de Milos Forman, lo relaciona de lleno con nuestro país España. “Los Fantasmas de Goya” está rodada en localizaciones españolas, buena parte de su reparto es nacional, así como su equipo técnico (encabezado por Javier Aguirresarrobe como director de fotografía) y tiene a la figura de Goya como personaje secundario de la trama propuesta.
Como si de la cinematografía patria se hubiese contagiado, “Los Fantasmas de Goya” es una cinta capaz de lo mejor y también de lo peor, imponiéndose esto último en el acabado final de la película.

No comienza mal la cinta, aunque cueste acostumbrarse al pésimo doblaje español (esta es una cinta que por numerosas razones debería verse en versión original y que será contemplada y valorada con una mayor objetividad por el espectador no español) que hace que la interpretación de su máximo protagonista, Javier Bardem, pierda enteros.

Su primera aparición en pantalla demuestra que el actor de “Antes que Anochezca” tiene un porte y una presencia aplastante en pantalla, que le dota de fuerza y carácter a sus personajes. En eso Bardem demuestra que es uno de los mejores actores del panorama internacional actual. No obstante, en esta ocasión e interpretando al Hermano Lorenzo, un monje de aspecto e intenciones siniestras, el actor hace gala de unas importantes dosis de sobreactuación que lastran la posible buena composición de su personaje (algo en lo que su autodoblaje también juega un papel decisivo).

El director de “Amadeus”, Milos Forman, lleva a “Los Fantasmas de Goya” por una senda muy similar a la seguida en su biopic sobre Mozart. Demuestra moverse como pez en el agua en obras que toman míticos personajes del mundo del arte para construir una ficción a su alrededor y relacionarla con momentos trascendentales del periodo histórico en que se ambienta. Al igual que Forman sacó un excelente partido de la confrontación Salieri-Mozart, que hacia de “Amadeus” un retrato tan interesante cinematográficamente como respetuoso con la obra del legendario músico, en “Los Fantasmas de Goya”, Forman, mezcla la historia de España, con fases creativas del pintor aragonés (encarnado con suma corrección por Stellan Skarsgaard) y su choque con un personaje de tintes perversos, como es el Hermano Lorenzo.

“Los Fantasmas de Goya” funciona, al menos durante sus primeros 45 minutos de metraje, aquellos en los que Milos Forman hace lo que mejor sabe, con elegancia, mesura y talento. Es obvio, que la historia no tiene el potencial que tenia “Amadeus” y que han pasado los años para el director checo, pero el interés se mantiene, apoyado en el guión del reputado Jean Claude Carriere, y en el motor de la historia que es Inés de Bilbatua, papel interpretado por Natalie Portman, la cual será considerada hereje por la Inquisición.

Actores españoles desfilan por “Los Fantasmas de Goya”. Blanca Portillo, Mabel Rivera, Unax Ugalde, Fernando Tielve, Tamar Novas o Carlos Bardem hacen pequeñas apariciones y solo José Luis Gómez (visto en “El Séptimo Día”) cobra un protagonismo mayor en la que, sin duda, es la mejor secuencia de todo el film.
Como si toda la fuerza de Forman se hubiese perdido en ese estupendo momento, lleno de tensión contenida (en la que José Luis Gómez y familia interrogan y someten al Hermano Lorenzo), la cinta decrecerá en su interés de una manera vertiginosa.

Un fundido en negro y un avance temporal de 15 años, afectan irrevocablemente a “Los Fantasmas de Goya” justo cuando se encontraba en su mejor momento. Carriere y Forman se preocupan ahora por los acontecimientos de aquel periodo español, cuando anteriormente se habían encargado de contar una historia de inquisidores, falsos culpables, intereses sexuales, pintores brillantes y reyes caprichosos.
Un cambio de registro que aboca a “Los Fantasmas de Goya” al más absoluto fracaso.

Porque desde este momento la cinta se convierte, desgraciadamente, en un folletín desdibujado que pretende abarcar muchos temas sin decidirse por ninguno.
Natalie Portman tendrá ahora un doble papel (con una fea dentadura postiza digna de mención), Bardem será ahora un afrancesado acomodado y Goya por fin será sordo. Ahora el interés es la búsqueda de la hija que Inés de Bilbatua tuvo en un calabozo, y a la que Goya y una deformada Inés, buscarán desesperadamente, en tiempos de guerra y convulsos para la nación. Absolutamente nada tiene que ver este giro argumental con la acertada primera parte del metraje. Un giro que hace de “Los Fantasmas de Goya” una película desequilibrada y fallida, y que parecerá de broma para el espectador español cuando este contemple la aparición de Cayetano Martínez de Irujo, en un papel más apropiado para un “Torrente” que para un cinta de estas características (eso si, esto solo será observable por el espectador patrio)

Toda una lastima, ya que si el director checo hubiese seguido en la línea con la que iniciaba el film estaríamos hablando de una estimable película, capaz de juntar a Bardem, Portman, Carriere, Forman, Aguirresarrobe y la figura de Goya en una única cinta.
Se han notado los años del veterano Forman, lejos de su mejor forma, pero también ha dejado algún buen apunte del director que fue, ganador del Oscar en dos ocasiones y experto en retratar en la gran pantalla vidas de personajes notorios; Mozart, Flint, Kauffman y ahora Goya, en una película que se perdió en el camino.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

10 comentarios

  1. cineahora says:

    ¡Vaya! Una película irregular y fallida. Y esto que tenía ganas de verla.
    Milos Forman es (o era) un director interesante, así que, como tu indicas, alguna buena escena tendrá.
    Pero creo que dejaré su visionado para más adelante.

    Saludos !

  2. Marnie says:

    Mira que me cae bien Forman y sus películas, pero ésta me está dando una pereza, a pesar de que todos los ingredientes prometían. Y además viendo que las críticas la están dejando a caer de un burro.... Al final este fin de semana fuimos a ver The Queen, y Los fantasmas igual la dejo para más adelante.

  3. Marnie says:

    Oye, por cierto, qué risa me he pegado al ver de golpe la nueva caricatura que has puesto al pie del menú XDDDD

  4. Pues a mi tambien me cae bien el amigo Forman, me parece un tipejo simpatico y con unas peliculas tremendamente buenas (incluso Man on the moon me gustó), pero en esta la ha pifiado, y mira que la peli empieza con fuerza.
    Como digo, una lastima.

    Hiciste bien, Marnie, en ir a ver "The Queen". Yo la vi anoche y me parece una película sobria, elegante y brillante. Me gustaron Mirren, la dirección de Frears y la musica de Desplat, que con las imagenes queda de vicio.

    La caricatura de Borat es la leche! Y la peli puede serlo tambien! Me han comentado los que la vieron en Sitges que no tiene ningún desperdicio y tengo ganas de verla. El colega Sacha Baron Cohen ha superado las cifras en taquilla americana de su primer fin de semana. Yo, solo con el trailer, ya me descacharro!

    Saludos septimocieleros!

  5. txolo says:

    Yo no la he visto, pero ya son varios los que me han dicho que la película no es nada del otro mundo, salvo por contemplar a Natalie Portman

  6. Ru8iN says:

    Confirmo la duda: Natalie Portman, en persona, pierde.

    Un saludo desde La Bellota!

  7. Quizás por su baja estatura?

    A mi me parece muy guapa. Ahora, en "Los Fantasmas de Goya" le han puesto una dentadura postiza que ni el mejor caballo gastaria...

  8. Ru8iN says:

    Si, joder, es un retaquillo, mu poca cosa... aunque, ahora ke no pienso, es más manejable....

    Me tomaré unos meses de reflexión budista.

  9. A pesar de todo la publicidad no ha sido muy masiva, quizá no se esperaba demasiada acogida, aunque ya hay muchas críticas negativas. Por cierto, Bardem cuando se dobla está horrible.

    Un saludo

  10. Anónimo says:

    Totalmente de acuerdo: Bardem es el gran problema de esta película... cuando supuestamente su personaje es el eje sobre el que se construye.

    Una pena... pero, aún así, ¡viva Milos Forman!

    Un saludo!