29 de mayo de 2006
no image




No ha ganado Pedro. Pero si sus chicas. 6 premios 6 para las actrices de Almodovar. El culmen de eso que alguien definió un buen día como "Chica Almodovar". El manchego se lleva además el premio al Mejor Guión por "Volver". Ya había ganado en años anteriores el de Mejor Director...a la tercera debe ir la vencida.
El ladrón del premio a "Volver" no fue Iñarritu, como se presumia, sino Ken Loach, el cual rompió a llorar cuando fue nombrado. Se lo merece, puesto que es un trabajador del cine.
Lo de Iñarritu confirma que tras la grandisima "Amores Perros" y la fallida "21 Gramos", todavía hay mucho de donde sacar de sus historias corales y accidentales.
Y la hijisima Coppola, se ha quedado sin premio alguno por su "Maria Antonniette".
Eso es lo mas reseñable que nos deja el palmarés de Cannes, siendo lo más breve posible.
Yo, por mi parte, os dejo unas cuantas postales de esta edición, sin ni siquiera haber estado cercano a La Croissette. Saludos.
Read more
28 de mayo de 2006
no image

Y llegó. El bebé hollywoodiense más esperado en mucho tiempo. El nombre; de los chungos de pronunciar, muy al estilo de Chris Martin y Gwyneth Paltrow, Shiloh Nouvel, que viene a ser en hebreo algo así como Paz.
Los apellidos; Jolie-Pitt...con lo que ya sabemos quien lleva los pantalones en la relación. Y como por su nombre no se sabe si es niño o niña, ya os digo que es lo segundo. Anoche nació la hija del señor y la señora Smith. En Namibia, nada más y nada menos. Ahora queda ver que paparazzi hace la primera foto.
Read more
26 de mayo de 2006
22 de mayo de 2006
no image

Independientemente de su mayor o menor calidad, o de su veracidad en cuanto a los hechos que relata, "El código Da Vinci" de Dan Brown, es una novela sumamente entretenida, que se lee muy rapidamente. Un material jugoso para la gran pantalla, del que era imposible no sacar partido de sus muchos elementos.
Pues bien, Ron Howard ha hecho lo más dificil. Ha logrado que la versión cinematográfica de "El código Da Vinci" sea un producto aburrido, carente de intriga y/o tensión, visualmente poco estético, con una bochornosa dirección de actores y totalmente estereotipada.

Parecía que Ron Howard se había convertido, por fin, en un buen director, a juzgar por su última película, "Cinderella Man" con Russell Crowe, la cual tenía momentos de buen cine. Sin embargo, con este encargo con la etiqueta de exito garantizado, Howard se ha confirmado como un director torpe, insulso y vacío. "El código Da Vinci" es una gravisima metedura de pata de Howard. Y claro está, tratandose de un proyecto de semejante envergadura, la metedura de pata es mucho más grave.

Dan Brown ha vendido más de 40 millones de copias de "El código Da Vinci" en todo el mundo. Ha hecho, si cabe, más famosa a la Mona Lisa, al museo del Louvre, a Maria Magdalena y al Opus Dei. Ha propiciado la publicación de montones de libros que explican el fenomeno del santo grial, del supuesto matrimonio de Jesucristo, de los secretos del priorato de Sion y demás temas expuestos en su novela. Vamos, que dicho escritor, se ha hecho millonario y de paso, ha hecho de oro a todo aquel que ha explotado el suculento filón que tenía el libro.
Lo del traspaso al cine era cuestión de tiempo.

Ron Howard, director de "Willow", "Una mente maravillosa", "El grinch" o "Apollo XIII" fue el elegido, a finales del 2004, para ponerse al frente de la adaptación a la gran pantallay pronto empezaron a surgir las dudas entre todos aquellos que sabían como se las gastaba Howard.

El casting fue lo siguiente, y a priori pareció otro grave error. Para ponerse en el papel de Robert Langdon se escogió a Tom Hanks (que ya trabajó con Howard en "1,2,3...splash" y "Apollo XIII"). Una desafortunda elección si se echa un vistazo a la descripción del personaje que hace Dan Brown en la novela; "atractivo erudito", "espeso cabello castaño veteado de gris", "ojos azules penetrantes", "fisico envidiable de metro ochenta". Para colmo, la interpretación de Tom Hanks en "El código Da Vinci" deja muchisimo que desear, siendo posiblemente la peor interpretación de este actor en mucho tiempo.
El resto del reparto, lo componen; Jean Reno como Bezú Fache, el policia francés, en otro alarde de originalidad por parte del director de casting, Audrey Tatou como la francesita Sophie Neveu, Alfred Molina como el Obispo Aringarosa y Paul Bettany como el asesino Silas.
Tatou está fria como el hielo. Su interpretación es flojisima, por no hablar de la nula química que tiene con Tom Hanks. Alfred Molina goza de muy poca cancha, apenas tiene tiempo de aparecer, y Paul Bettany puede que tenga el mejor papel de la cinta, cosa que tampoco es mucho decir.

Con todo ello, "El código Da Vinci" arranca de un modo abrupto, atropellado. Sin presentar a los personajes, obviando el misterio y la intriga, que es de donde se podía sacar el mayor partido al libro. Asistimos durante más de hora y media a una sucesión de hechos en donde la precipitación y el desconcierto se instalan en el espectador, sea este seguidor o no de la novela. Ron Howard demuestra aquí su escasez de talento. Ni siquiera es capaz de retratar con delicadeza a París, al museo del Louvre y demás lugares parisinos, otra de las bazas que ofrecía el libro.

Algo cambia, levemente, cuando aparece el personaje de Leigh Teabing, interpretado por Ian Mckellen. La historia, por fin, parece arrancar, y suscitar el interés del espectador, aunque, repito, sin que Howard pueda sacar el máximo partido. Introduce flashbacks a destiempo y los dialogos explican lo que ya se está viendo en pantalla, por lo que se antojan innecesarios. Es el cuadro de Da Vinci, "La última cena" y sus incognitas, los causantes de que el público empiece a prestar una mínima atención a la pantalla.
Para colmo, y hacía el final de la cinta, confirmamos la torpeza absoluta, ya no solo de Howard, sino de su guionista, Akiva Goldsman, al comprobar que parte del final del libro ha sido modificado caprichosamente. No en beneficio de la película, sino de un modo injustificado.

Con todo, "El código Da Vinci" termina siendo una película del monton, excesivamente larga, con más de dos horas y media de metraje. Los 150 millones de dolares de presupuesto peor utilizados en los últimos años . Solo tenían que hacer una película entretenida y han hecho una cinta que se olvida rapidamente. Ni buena ni mala, sino todo lo contrario, lo que es más preocupante todavía.

Read more
18 de mayo de 2006
no image

Que este blog de cobertura a "Misiones Imposibles", "Supermanes" y "Codigos da vincis" está bien. Nunca está de más para estar al día.
Pero que un blog permita la posibilidad de hacer mención a pequeños cortos, que de otro modo apenas tendrian sitio en la red, está mucho mejor. Y eso es lo que voy a hacer en este post. Hablaré por primera vez de un corto.
La razón es que un tal Alejandro Torres, del que no poco conozco, acaba de finalizar su nuevo cortometraje, "Ay Kasimira!" y ha tenido la amabilidad de ofrecer en su propio hogar (mientras hacía una paella) un pase de prensa de dicho corto, al sujeto que escribe este blog.
Le prometí ser sincero, y lo seré.

Alejandro Torres debutó en el complicado mundo del cortometraje con "El cuarto oscuro", definido por muchos como un verdadero "artefacto visual".
Inclasificable, rotundo, cómico y reivindicativo, "El cuarto oscuro" en un escaso minuto de duración, consiguió no dejar indiferente a nadie. Descaradamente, o no, Torres, presentó su corto a distintos festivales, resultando ganador del certamen de Videocreación Albaceteña del Festival Abycine 2004. Y con ello, llegó la polemica, propiciada por aquellos que no supieron ver este corto con el desenfado que se merece.

Ese corto, sirvió de impulso para el señor Torres, que ahora, como si de un joven Jose Luis Cuerda se tratase ha realizado un corto lleno de surrealismo manchego.
"Ay Kasimira!" podría ser un "Brokeback Mountain" hecho por Cuerda con un acercamiento a la curia propio de Pedro Almodovar.

Como en "El cuarto oscuro", "Ay Kasimira!" cuenta con tan solo cuatro personajes, pero esta vez repartidos entre el cielo y la tierra. Kasimira, ya no está. Acaba de fallecer, y Juanín asiste a su entierro lleno de tristeza, recordando todo lo que su fenecida esposa suponia para él. Testigos de su pena son; el cura y una abuela cervecera. De este entierro surgirá una conversación celestial y un amor insospechado.

"Ay Kasimira!" tiene respeto por el cielo, al que dota de color y tambien de rigidez con la interpretación de Maite Jimenez (vista en "La Marrana" del propio Jose Luis Cuerda o en "La ardilla roja" de Julio Medem) y al mismo tiempo imprime cierto surrealismo y cómico luto a la Tierra, en donde Juanin ( interpretado por el actor de teatro Monti, tambien visto en "Amanece que no es poco") lleva toda la voz cantante, sin olvidar las impagables aportaciones del cureta Ángel Aguilar (actor fetiche del director).

Lo cierto es que a Torres le ha quedado un corto con una mayor seriedad de la que esperaba y con un humor muy puntual y ante todo, sumamente personal. Prevalenciendo, ante todo, el interés por narrar una historia, por encima de provocar la risa facil.

En cambio, "Ay Kasimira!" adolece de los errores típicos de un primer corto (si se entiende a "El cuarto oscuro" como experimento audiovisual). Algún que otro fallo de iluminación y pequeños errores de ritmo, que por otro lado son productivos para el mejor aprendizaje de todo aquel que este comenzando en el dificil mundo del cine.

Es de apreciar la intención crítica de "Ay Kasimira!", en donde, con el humor como vehículo, ni la iglesia y sus condiciones sexuales reprimidas, ni ese poder de convicción de la mujer tradicional española sobre el hombre, se libran de la ironía de Torres. Su sentido del humor, la música, su querida Paterna del Madera (encantador pueblo de la sierra albaceteña), su familia y sus inquietudes, estan presentes en "Ay Kasimira!", un corto, que puede gustar mayor o menormente, pero que rompera los esquemas de todo aquel que piense, que detrás del creador de "El cuarto oscuro" no había nada de donde rascar.

Pronto comenzará la carrera de "Ay Kasimira!" por los diferentes festivales de nuestro país, a la espera de ser visto, y a la espera de recibir todo tipo de opiniones, que sin duda, serán el mejor premio posible para la formación de Alejandro Torres. Sin descartar, algún que otro premio o mención, que siempre vienen bien. Asi que...toda la suerte del mundo desde "El Séptimo Cielo".
Read more
17 de mayo de 2006
15 de mayo de 2006
no image

"Transito" ("Stay") está dirigida por Marc Foster y protagonizada por Ryan Gosling, Naomi Watts y Ewan Mcgregor y tiene una duración de 99 minutos, de los que le sobran 89.

Marc Foster, director tambien de "Monster´s Ball", que le valió el Oscar a Halle Berry y de "Descubriendo nunca jamás", nominada a varios Oscars, ha hecho ahora, un delirio paranoico y mentiroso. Porque precisamente eso es "Transito", una película que no tiene donde escudarse, que se tambalea constantemente en su debil argumento, pretendiendo justificar todo lo contado en su parte final, la cual no hace sino, sacar los colores a todo lo visto desde el comienzo de la cinta, y demostrando que el clasicismo narrativo es más efectivo que una marcianada mal contada.

La historia nos habla de un depresivo personaje encarnado por Ryan Gosling ("El diario de Noah"), el cual amenaza con suicidarse. Un psiquiatra, Ewan Mcgregor, intentará evitar ese suicidio, pero no acaba de comprender la vida, pensamientos y actitud de su paciente, lo que hace más complicada su posible ayuda.

Con ese argumento, Foster, monta un desaguisado innecesario, repleto de artificios visuales que no sirven para nada. Cuenta una historia con continuas idas y venidas, introduciendo personajes misteriosos, que tan pronto aparecen como desaparecen. Vamos que Foster se cree David Lynch y pretende hacer su particular "Mullholland Drive", evidenciando que tales historias de alto surrealismo y onirismo solo están al alcance de ese señor, creador entre otras de "Eraserhead" o "Terciopelo Azul".

De este modo transcurren los 89 primeros minutos de "Transito". Totalmente vacios, desconcertantes para el espectador. Ni siquiera Ewan Mcgregor, Naomi Watts o Bob Hoskins, consiguen salvar el producto, por mucho que se esfuercen.
La parte final de "Transito" intenta dar un sentido a todo lo visto anteriormente, en una maniobra muy habitual en el cine de hoy en día.

Dicha parte final es el único momento que verdaderamente engancha de la cinta. El único que suscita un mínimo interés. Además, perfectamente, podría valer como una buena campaña de concienciación para la Dirección General de Tráfico.
Es en esos 10 últimos minutos de película en donde Foster pretende, que el resto de metraje sea creible. En estos tiempos, si una película te sale chunga, pues te buscas un final que arregle el entuerto y listo.Da igual que su argumento no cuadre o que haya multitud de elementos pululando por la película que queden sin explicación, que siempre habra alguien que rebusque un trasfondo inexistente a la cinta o que la encumbre como "joya del cine psiquiatrico" o algo por el estilo.

Una lastima, por tanto, que Foster, con su pretenciosa y psicodelica idea, que parece salida de un importante colocón, haya desaprovechado a un reparto más que interesante. Abstenganse, por tanto, de este incomodo sueño hecho película llamado "Transito" y alquilen "Mulholland Drive", que es igual de rara, pero, al menos, si que atrae.

Read more
14 de mayo de 2006
no image

Dicen que es un cuento para soñar, pero me da que no será uno de esos sueños tranquilos y placenteros. Me da que será de los sueños que te incomodan, cercanos a la pesadilla.

Shyamalan vuelve a mostrarse turbador con "La joven del agua". Le gusta mantener desconcertado al espectador hasta el momento previo al visionado de su película. Por eso, los trailers, carteles, sinopsis y todo lo que se pueda conocer de "La joven del agua" no deben ser tomados muy a pecho. Eso si, genialidad no les falta.

En el primer cartel y trailer de su nueva película, parecía que ibamos a estar ante un bonito cuento de sirenas. Ahora con la aparición del segundo trailer y de este cartel que aquí os ofrecemos, parece que la cosa va por otros derroteros, cuanto menos desasosegantes.
Shyamalan es el sucesor de Hitchcock, y cada película suya supone un acontecimiento cinéfilo único. Sabe lo que hace y como intrigarnos. Dirige de maravilla y sus historias son fascinantes. Esperaremos ansiosos su estreno, que en principio, y si nada cambia, está previsto para el próximo 25 de Agosto.
Read more
11 de mayo de 2006
no image


¿Qué tienen en común estos dos hombres?

Podriais pensar que la relación entre ambos es el contrato que tienen con Telecinco. O que los dos hablan a menudo con el calvo de la cadena, Antonio Lobato. O que los dos conducen, uno en Formula 1 y el otro por callejuelas de Madrid...

Pues bien, nada de eso tiene que ver con la relación más estrecha que le une a los dos, y en la que el cine está por medio.
Tanto Fernando Alonso como Hilario Pino, son dos de los dobladores (que no, actores de doblaje, que eso es muy distinto) de la próxima película de Disney y Pixar, "Cars". Eso si, su participación es meramente anecdotica, a modo de cameo. Menos mal.

Os dejo aquí, la nota de prensa sobre esta información;

"El doblaje de Cars al castellano ha terminado. Famosos del mundo del motor (Fernando Alonso, Michael Schumacher, Nani Roma, Marc Gené, Pedro de la Rosa, Emilio de Villota, Antonio Albacete, Dani Sordo...) y del periodismo (Iñaki Gabilondo, Lorenzó Milá, Pedro Piqueras, Inmaculada Galván, Hiario Pino, Roberto Arce...) han hecho cameos de lujo en esta película habitada exclusivamente por vehículos.La canción de los créditos finales la interpreta el grupo "El sueño de Morfeo"."
Read more
8 de mayo de 2006
no image

Es un tipo de moda. Y no es precisamente Tom Cruise, sino J.J.Abrams. Creador de dos de las series de mayor repercusión en los últimos años; "Alias" con Jennifer Garner y "Perdidos", un tremendo acontecimiento televisivo.
Ahora le han dado la oportunidad de dirigir para la gran pantalla. Lo ha hecho el duo Cruise-Wagner, ese que hace ya más de una década, decidió llevar al cine la serie televisiva "Misión Imposible".
Lo hicieron con toda la buena intención del mundo (aunque tambien con el ojo centrado en los dólares) puesto que trataron a la serie en su primera adaptación con seriedad y respeto. Haciendo una version cinematográfica bastante decente, de la mano de Brian de Palma.

El baile de directores para la tercera misión imposible, ha sido numeroso y ello, a priori, no auguraba un buen resultado final ; Joe Carnahan, el director de la excelente "Narc", David Fincher o Brett Rattner, estuvieron más o menos implicados en el proyecto, que finalmente recayó en Abrams, siendo esta tercera parte, su debut en la dirección cinematográfica. Un debut que parece dirigido por un veterano del mejor cine de acción.

Sabiamente, Abrams, ha intentado y conseguido que "Misión Imposible III" se parezca más a la primera parte de Brian de Palma, que a la acelerada y desmedida segunda parte de John Woo.
De Palma, supo darle a "Misión Imposible" el toque equilibrado de suspense y acción, componiendo un sobrio y elegante film de espionaje con escenas tan recordadas como la de Tom Cruise pendiendo de un cable con la gota de sudor a punto de caer.
Mientras, John Woo, el director de "Cara a Cara", plasmó sus particulares e inverosimiles secuencias límite, solo aptas para adoradores del cine de acción de montaje frenético. Se olvidó de que lo que estaba dirigiendo, era un film de espionaje.

Abrams crea aquí su propia misión imposible, a su gusto, al de Tom Cruise y al de todo espectador. Es cierto que este tendrá que conceder licencias ante sus numerosas escenas persecutorias o su infatigable acción, pero si esta en la sala es porque ya sabe de lo que va a ser testigo durante las próximas dos horas.
La acción, está puesta al corriente de los tiempos, tomando buen ejemplo de la tensión sostenida que creó De Palma para la saga y alejandose, al mismo tiempo, de las escenas al estilo John Woo (aunque en alguna ocasión se le cuele alguna pistola voladora al ralentí), otorgandole, Abrams, su propia personalidad tras la cámara.
Denota que es un prometedor director, con talento y buen hacer, consiguiendo que "Misión Imposible III" sea una más que meritoria continuación para la saga.

El argumento introduce, en esta ocasión, una cuestión personal. Y es que Ethan Hunt (Cruise) está enamorado, y claro está, un espia secreto no puede librarse de que sus seres queridos terminen por verse afectados por sus aventuras. Así que Michelle Monaghan, su novia en la cinta, será secuestrada por el villano Phillip Seymour Hoffman. Vamos, que esta vez la misión tiene tintes personales.
Entre misión y misión, a cada cual más espectacular y entretenida, tendremos una dosis de relación sentimental entre Cruise y Monaghan (en donde Cruise muestra su peor faceta interpretativa) que se tambaleará con la intromisión de Seymour Hoffman, un estupendo villano para la cinta. Roberto Orci, Alex Wurzman y Abrams, guionistas del film han sabido complementar toda la acción con la citada historia entre Cruise y su chica, que es lo que diferencia a esta tercera parte, de sus dos predecesoras en lo que a la trama se refiere.

"Misión Imposible III" tiene buenos y originales gadgets, coches lujosos, actrices guapas vestidas de gala, fiestas de lujo, grandes capitales del mundo y mascaras con las que hacerse pasar por el enemigo. Y todo ello, mezclado con acierto.
De Palma, ya introdujo los mismo elementos y la formula funcionó.

"Misión Imposible III" no supera a la primera parte de la saga, pero sin duda, estamos ante una entretenidisima cinta, que nos hara disfrutar durante dos horas. Que nos demostrará que Cruise es el mejor actor corriendo en escenas de riesgo. Con un serio reparto, en donde figuran, Jonathan Rhys Meyers, Laurence Fishburne, Keri Russell o Billy Crudup.
Una más que aceptable apertura para la temporada de blockbusters que ahora se avecinan, aprovechando la época estival. De las que no te dejarán parpadear. De consumo rápido para que todos queden satisfechos.
Read more
7 de mayo de 2006
no image

Facilmente se puede emparentar a "Un Franco, 14 pesetas", el debut en la dirección de Carlos Iglesias (aquel que se hizo conocido, hace ya bastantes años, por crear a "Pepelu" en "Esta noche cruzamos el Mississippi") con una de las series españolas de mayor repercusión; "Cuentame".
Ambas hablan de un tiempo pasado, describiendo la sociedad española de los 60, vista a través de familias de clase modesta. Son radiografias de aquellos años de precariedad y superación.
Y sobre todo, ambas nos ofrecen su visión historica, echando mano de lo nostalgico, lo bondadoso, lo humano y a veces, lo lacrimogeno. Si bien, "Un franco, catorce pesetas" tiene algunos retazos de talento narrativo y de discurso moral, que hacen que este debút de Iglesias en el guión y la dirección, esten un nivel por encima de "Cuentame" y de muchas otras producciones españolas actuales.

Y eso, a pesar, de ser un film de bajo presupuesto. Algo que se nota en muchos aspectos de la cinta, pero que Iglesias y su equipo, saben superar, con la pericia del que explota al máximo los pocos recursos que tiene, en unos días en que el derroche injustificado de medios es lo más común.
"Un Franco, catorce pesetas" es una agradable sorpresa para la filmografía española. Narrada con un clasicismo poco habitual en nuestro cine, y menos habitual aún para alguien que debuta en la dirección.

La cinta en cuestión, nos habla de los tiempos en que España era un país emigrante, algo que ha quedado en el olvido de muchos en este país. Concretamente Martín y Marcos, tienen que emigrar, en el año 1960, a Suiza, en donde un Franco equivale a 14 pesetas españolas. Allí descubrirán una nueva vida, no solo más beneficiosa en lo económico, sino en lo que a la libertad se refiere.

Y es que, astutamente, y sin abandonar el tono amable de la película, Iglesias, retrata la sucia y antidiluviana España de los años 60 desde la lejana Suiza. Lo hace con la comparación de mentalidades, progresos y libertades entre ambos paises, que nunca llega a ser ni excesiva ni enfervorecida, pero si muy efectiva. Iglesias ha hecho uno de los retratos críticos más acertados de la España de Franco sin proponerselo como pretensión principal de la película. Con el cine y su narración como vehículo. Con el entretenimiento del espectador como cometido.

Además de esto, "Un Franco, catorce pesetas" habla de la añoranza a una tierra, del trato hacía los inmigrantes y de las costumbres de cada país. De como a pesar de la bonanza economica y la calidad de vida de otro país, uno no deja nunca de recordar su tierra.
Y lo más importante, refrescandonos la mente sobre la condición de nuestro país en cuanto a ese problema actual que es la inmigración. Iglesias se muestra rotundo en este sentido. Y ejerce su crítica más clara al pensamiento español actual sobre el inmigrante. No hace mucho era el español el que emigraba. Y el trato hacía nosotros fue muy diferente al que ahora se da en este país al extranjero trabajador.

La cinta esta protagonizada, dirigida y escrita por Iglesias, abandonando definitivamente su faceta más popular, ganada con el personaje de "Esta noche cruzamos el Mississippi" y la serie "Manos a la Obra". Le acompañan, Javier Gutierrez, habitual ya, en faenas de secundario que sigue todas las andanzas del protagonista ("Borjamari y Pocholo", "Torrente 3") o Nieve de Medina, una de las pocas féminas vistas en "Los Lunes al Sol".

"Un Franco, catorce pesetas" sobrepasa, como digo, la media de calidad actual del cine español. Es una pequeña y grata sorpresa. Con varias lecturas, claras invitaciones a la reflexión y un agradable visionado. Una película hecha con cariño y honestidad, por alguien que vivió en su propia persona la experiencia que aquí se relata. Quien mejor que Iglesias,por tanto, para añadir a nuestra filmografía el retrato de la España inmigrante. Un capítulo de nuestra historia que, cinematograficamente hablando, necesitaba de una película así.

Read more
4 de mayo de 2006
no image



Es la tercera vez que hablamos de Michael J. Fox en pocas semanas. Es casualidad. No tiene nada que ver con una posible fijación mia hacía este actor. Es de mi agrado, pero no para llegar a limites fanáticos.
Sin embargo, aquí me teneis hablando de nuevo de él. Si hace poco, mencionabamos la campaña de recogidas de firmas para que Nike comercializase las zapatillas que este calzaba en "Regreso al Futuro II", y en el anterior post, hablabamos de otra de sus cintas; "Agarrame a esos fantasmas", ahora volvemos a citar su nombre puesto que hemos encontrado esta serie de carteles descartados para la trilogía de Robert Zemeckis, "Regreso al futuro" (que por otro, lado es una de las cintas predilectas de "El Séptimo Cielo").

Aquí teneis una buena muestra de algunos de los carteles que nunca llegaron a ver la luz (publicitariamente hablando). La mayoria de ellos, son creaciones de Drew Struzan, el artista que finalmente dibujó los posters que todos conocemos para esta saga , y que tambien ha dibujado muchos otros posters memorables como los de "Star Wars" o "Indiana Jones".

Podeis encontrar más imagenes curiosas en esta web alemana sobre la trilogia protagonizada por el ya habitual en este blog, Michael J.Fox.
Read more
1 de mayo de 2006
no image

Robert Zemeckis siempre ha sido un tipo con gusto por los efectos especiales. Por esos FX que se realizan por y para la historia exclusivamente. Los efectos no gratuitos. Y si son con un punto cómico, mucho mejor.
"Agarrame esos fantasmas" ("The Frighteners") no andaba lejos del humor negro y la sensación de divertimento de "La muerte os sienta tambien" del propio Zemeckis.

Y es que cuando Zemeckis, Bob para los amigos, leyó un guión de Peter Jackson y su pareja en los guiones y en la vida real, Fran Walsh, titulado "The Frighteners", no dudó en respaldar el proyecto, en poner su nombre a la producción e incluso en empujar a su amigo Michael J.Fox, no demasiado dado a los papeles que le supusiesen un protagonismo principal debido a su enfermedad de Parkinson, a protagonizar la cinta.

"Agarrame esos fantasmas" data del año 1996. Peter Jackson era el director neozelandes más importante del mundo. Pero solo eso. Acababa de hacer "Criaturas Celestiales" una joya independiente y andaba aún lejos de sus proyectos de gigantesca envergadura con hobbits, elfos o gorilas titánicos, que lo convertirian en uno de los directores de renombre universal, además de multiple ganador del Oscar.

Este sería el primer proyecto de Jackson con un corte claramente hollywoodiense, aunque se rodase en su Nueva Zelanda natal. Una de las primeras tomas de contacto de Jackson con el cine mainstream, pero imponiendo su personalidad, sus gustos y preferencias cinéfilas.
"Agarrame esos fantasmas" es un divertimento absoluto, de enorme entrenimiento, y al mismo tiempo aderezado con toques de ultratumba. Con un actor de lujo como Fox, una gran cantidad de efectos visuales (en una experiencia previa y vital para el éxito posterior de "El señor de los anillos"), música a lo Burton de Danny Elfmann y cierto regusto a serie B. Una mezcla singular de comedia y terror que funciona a la perfección y que yo situaria entre lo mejorcito de Jackson.

La historia se centra en un pequeño pueblo llamado Fairwater, lugar de oscuro pasado, con crimenes que marcan su historia. Allí reside Frank Bannister, un cazafantasmas de medio pelo, que con ayudado de dos amigos espectrales, se gana la vida como puede. Como siempre, todo se complicará, esta vez con forma de "Muerte" armada de una guadaña.

"Agarrame esos fantasmas" comienza de un modo inmejorable, ubicandonos en una lúgubre casa, con madre e hija encerradas en ella. Es una primera y rápida muestra de las intenciones de Jackson, que quedan claras con la amenazante presencia de dicha "Muerte " en ese lugar que parece sacado del "Psicosis" de Hitchcock. Una secuencia francamente aterradora, de la que Jackson, sin embargo y contra pronóstico, se desmarca rapidamente, ofreciendonos la vida diaria entre muertos de Bannister (J.Fox) con innegable toques de comedia. De la comedia más negra y macabra posible.

"The Frighteners" irá alternando, con enorme acierto, ese humor y ese terror en un guión tan agil como a veces tramposo. Simple pero efectivo. Tan desenfadado como inteligente. Sobre todo porque Jackson consigue entretener al espectador sin traicionarse a si mismo.
Hay mucha comedia, pero tambien hospitales abandonados. Está Michael J.Fox, pero tambien Jeffrey Combs, el protagonista de "Re-animator", componiendo un extraño y excéntrico personaje. Con la presencia de John Astin (padre del futuro hobbit Sam, Sean Astin) maquillado por Rick Baker. Vamos, que podría ser una cinta de Serie B de autentico lujo.

Es esta, una especie de "Cazafantasmas", unida a "Bonnie and Clyde" o a "Psicosis". Con guiños a "La chaqueta metálica" (con la autoparódica presencia de R.Lee Ermey, el Sargento Hartman de la cinta de Kubrick) o a "La noche de los muertos vivientes". Una mezcla de lo más variopinta pero que da un resultado fantástico.
Y es que Peter Jackson, consiguió aquello en lo que fallaron el propio Zemeckis en "La muerte os sienta tan bien" o Joe Dante en "No matarás al vecino", un resultado equilibrado en la comedia de terror, o el terror cómico, como ustedes prefieran.

"Agarrame esos fantasmas" es una cinta tan macabramente divertida que llega a asustar. Su secuencia final en el ya citado hospital abandonado, esta rodada de vicio. Es puro terror que encoge al espectador, aunque luego le brinde una sonrisa. Un acierto a reivindicar en la carrera de Peter Jackson, oculto tras anillos y gorilas.
Read more