28 de septiembre de 2006
no image

Pues si, ha sido "Volver" de Pedro Almodovar, la cinta elegida por la Academia para representar a España en los Oscars, por delante de sus dos competidoras, "Alatriste" y "Salvador".
Este año ha imperado la lógica. Luego podremos estar nominados o no, pero la Academia no tendrá porque lamentarse porque su papel ya está cumplido y ha hecho lo que debía; nombrar al film español con más posibilidades de ser finalmente nominado al Oscar, que es, a fin de cuentas, de lo que se trata, aunque en años pasados haya podido parecer todo lo contrario.

Es "Volver" la candidata con más papeletas para ser nominada y teniendo a un "Almodovar" como representante, partimos, a priori, con una ventaja que no tienen el resto de paises que presentan sus cintas.

Pedro Almodovar goza de una enorme simpatía en Hollywood, como pocos directores extranjeros han tenido. En su caso, la Meca del cine no solo le pasa por alto sus constantes negativas para trabajar en su industria, sino que además le recibe con los brazos bien abiertos cada vez que presenta una película. Ha sido nominado en la categoria de Mejor Director y ha ganado un Oscar a Mejor Guión Original por "Hable con ella". Además ya logró el Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa con "Todo sobre mi madre".
Es un por todo ello un potencial candidato al Oscar, e incluso en webs americanas ya se alaba su trabajo y el de Penelopé Cruz con vistas a los premios.

"Volver" se estrenará en Estados Unidos el próximo 3 de noviembre y podrá verse en el Festival de Nueva York, en octubre. Y el 23 de Enero, será cuando la Academia de Hollywood de las nominaciones y cuando por fin sabremos si España tendrá su candidato entre las cinco últimas. De momento, el primer paso ya está dado...

Crítica de "Volver" en "El Séptimo Cielo"
Read more
26 de septiembre de 2006
no image

Robert Zemeckis siempre ha sido un tipo con enorme curiosidad por la evolución de los efectos especiales. Mezcló con éxito los cartoons con los seres humanos en "¿Quién engañó a Roger Rabbit?", evolucionó técnicas en la fallida pero apreciable "La muerte os sienta tan bien" o digitalizó imagenes antiguas en "Forrest Gump".
Zemeckis siempre ha estado fascinado por estos medios, logrando ser uno de los pioneros en la correcta utilización y progresión de los mismos y componiendo fantásticas historias que se valían de la técnica para dar como resultados enormes y excelentes films de entretenimiento.

En su última evolución de la tecnología, Zemeckis rodó "The Polar Express", cinta en que, por primera vez, el director veia como la técnica se comia al contenido, llevando al traste las buenas intenciones navideñas de esta película y la esperanza de su compañia, Warner Bros. de recaudar altas cifras con este producto, algo que viniendo de un director como Zemeckis era, a priori, improbable.

Con Tom Hanks como cobaya, Zemeckis utilizó en "The Polar Express" la técnica de performance capture, que se basaba en “escanear” y digitalizar literalmente a los actores, logrando así un film enteramente animado, pero capturado de la acción real.
A pesar de dicho fracaso ("The Polar Express" era un film tan conseguido técnologicamente como aburrido), Zemeckis decidió seguir poniendo en práctica esta performance capture con "Monster House", en la que cedió los galones al debutante Gil Kenan. Y junto a ellos Spielberg, en la faceta de productor ejecutivo.

"Monster House" captura la esencia que tan bien supieron plasmar Zemeckis y Spielberg en los 80, y se separa del, cada vez más recurrente, tono paródico de los films de animación por ordenador, estableciendose como uno de los films más acertados de este género en los últimos dos años.

La historia de "Monster House" es sencilla, pero efectiva. Una casa encantada habitada por un viejo malcarado devora a todo aquel o aquello que ose con acercarse a ella. Un par de niños curiosos vigilan continuamente los extraños y peligrosos movimientos de dicha casa.
Con esta trama, que lleva a un nuevo terreno el género de las casas encantadas, "Monster House" va dirigiendonos por una vertiginosa montaña rusa de diversión y gozo al más puro estilo del cine de los ochenta
Un film por momentos lírico, luminoso y bello y en ocasiones tenebroso, oscuro y malvado. Pero siempre con un sentido del ritmo envidiable.

El guión de Dan Harmon, Rob Schrab y Pamela Pettler contiene unos personajes muy bien descritos, como son sus dos pequeños protagonistas, "D.J" y "Croqueta" (una suerte de "Gordi" de "Los Goonies") que se complementan a la perfección, con esos miedos de niñez y su afán de madurez, asi como su pintoresca gama de secundarios como el anciano Nebbercracker (excelente nombre para un personaje de una cinta de estas caracteristicas), la niñera chulesca o el novio pasota de esta. Y además, con un precioso "flashback" acerca de la mujer de Nebbercracker, que es una verdadera delicia.

Todo ello, unido a sus dialogos, a la sucesión de trepidantes y atractivas secuencias que dan lugar al pleno lucimiento de la técnica de captura de movimientos y al buen hacer de su director, Gil Kenan, hacen de "Monster House" una obra estupenda y gozosa. Deudora de "Los Goonies" pero tambien del cine de Hayao Miyazaki (en especial a "El castillo ambulante"). Una cinta con personalidad, que utiliza la creatividad y el ingenio en su mezcla de terror y aventuras, conformando un producto del gusto de pequeños, mayores y sobre todo de aquellos criados en entre 1980 y 1990, los cuales encontrarán los elementos y las constantes básicas del cine de su infancia y adolescencia en los personajes, situaciones y ambientacion de este film.

Técnicamente, "Monster House" es un film admirable, y en su fondo, verdaderamente rico. Es una de las composiciones más originales desde "Monstruos S.A." y un divertimento imparable como podía ser esta. Aquí no hay actores conocidos o famosos televisivos en el doblaje, ni se recurre a la parodia facil. Estamos ante la cinta del año en el campo de la animación digital. Y es que eso de que Steven Spielberg y Robert Zemeckis aparezcan como productores ejecutivos es siempre una agradable noticia.
Read more
20 de septiembre de 2006
no image

"The Good German" es la nueva cinta de Steven Soderbergh en la que aparece su amigo George Clooney, junto a Cate Blanchett y Tobey Maguire.
Y no....no es un remake de "Casablanca", ni siquiera una secuela. Tan solo "The Good German", ha tomado prestado, con sumo descaro eso si, el diseño del cartel del gran clásico de Hollywood y ha imitado tanto la grafía (la del título y la de los nombres de sus protagonistas) como los colores y la posición de los actores.
Un cartel que va a dar mucho que hablar. De hecho, yo ya estoy hablando de ello. Precisamente eso es lo que pretendian cogiendo ese poster de un film tan mítico como "Casablanca". Un reclamo en forma de poster antiguo.
Read more
no image

Es una de las novelas más turbadoras que un servidor ha leido. La escribió Patrick Suskind en Alemania, allá por los años 80, consiguiendo que de un libro emanasen aromas. Ahora el también alemán Tom Tykwer ha intentado que una pantalla grande desprenda olores y a juzgar por su estreno en su país natal parece haberlo conseguido.

50 millones de euros es lo que ha costado esta superproducción germana, pero coproducida por España o Italia y que guarda muchisimas similitudes con "El nombre de la rosa", como ya se apuntaba en este blog hace justo un año. Un texto comparativo con la cinta de Jean Jacques Annaud, que recuperamos ahora, con motivo de su próximo estreno (24 de Noviembre);
  • Tanto "El Perfume" como "El nombre de la rosa", han sido grandes novelas que han apasionado a lectores de todo el mundo y que desde su publicación se ha hablado continuamente de su posterior versión en pantalla.
  • Ambas nos trasladan a épocas pasadas y presentan a desagradables personajes con una trama criminal de fondo de tono claramente sombrio.
  • Tanto "El nombre de la Rosa" como "El Perfume" están producidas por Bernd Eichinger y se tratan de producciones eminentemente europeas.
  • En ambas los directores son europeos de renombre, con buenas críticas para sus anteriores películas. Jean Jacques Annaud, es francés y Tom Tykwer, alemán.
  • Sus repartos están formados por; un curtido actor de Hollywood y una joven promesa; Sean Connery y Christian Slater en "El nombre de la Rosa", y Dustin Hoffman y Ben Whishaw en "El Perfume", acompañados de un secundario de peso; F.Murray Abraham y Alan Rickman, respectivamente.
  • Tanto Umberto Eco, como Patrick Suskind, creadores de dichas novelas, se oponian a la version cinematógrafica.
  • Las dos tienen como co-guionista a Andrew Birkin.

Un importante precedente, por tanto, para una película que puede convertirse en una de las mejores cintas del año, a poco que Tykwer haya sabido plasmar esa mezcla de belleza y suciedad que narra la novela. Ese contraste entre lo lujoso y lo araposo, lo carnal y lo instintivo. Una de las citas ineludibles de este otoño a la que los cines de Munich o Berlin no han tardado en aplaudir.

Read more
15 de septiembre de 2006
no image

'Volver', de Pedro Almodóvar, 'Alatristre', de Agustín Díaz Yanes, y 'Salvador', de Manuel Huerga, son las tres películas seleccionadas por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas para representar a España en la 79 edición de los Oscar en la categoría de mejor filme de habla no inglesa. En fechas próximas se celebrará una segunda votación para seleccionar la película finalista, cuyo título será dado a conocer el próximo 28 de septiembre a las 10 de la mañana.

Eso es lo que reza la noticia. Y es que tampoco había más donde elegir. Yo confio en que la Academia no vuelva a hacer locuras y la seleccionada sea "Volver", un film que es potencialmente nominable por Hollywood.

Seria flagrante que ocurriese lo de aquel año 2002, en el que "Hable con ella" no fue elegida por la Academia para representar a nuestro país en los premios Oscar. La cinta de Fernando Leon de Aranoa, "Los Lunes al Sol" fue la (equivocadisima) candidata que finalmente no lograría ser seleccionada por la Academia americana.

Si la elección española hubiese sido la de la cinta de Almodovar, posiblemente nuestra filmografia tendría otro Oscar en su haber, puesto que "Hable con ella", a pesar de no contar con la nominación a película de habla no inglesa, optó a los premios de Mejor Director y Mejor Guión Original, consiguiendo hacerse con este último, todo un hito para el cine español.

Espero que ese extraño poder que tiene "Alatriste" de maravillar a todos los que están metidos en el ajo del cine español (crítica, prensa, gente de la industria y demás) no le funcione en esta ocasión y que se haga justicia con el que es el mejor y más internacional film español del año, "Volver". Ademas de ser la elección más lógica y sensata.

Ojala no impere el amiguismo. De lo contrario, estariamos ante un nuevo e inmerecido desplante de la Academia hacía Almodovar y ante su enésima equivocación. Crucemos los dedos. Todo sea por el tio Oscar.

Read more
12 de septiembre de 2006
no image




Como bien sabreis los que seguis habitualmente el blog, ando por estos días de fiesta. Disfrutando de la Feria de mi ciudad. Momentos en los cuales la comida y sobre todo, la bebida es protagonista. Como protagonista era, esta última, de muchos de los films del maestro inglés Alfred Hitchcock. Por eso, me veo ahora obligado a homenajear a la bebida como elemento del cine hitchcockiano con esta serie de capturas que componen una nueva edición de la sección de "Hitchcock y...";
1. "Cortina Rasgada" (vino de acero)
2. "La Soga" (vermut asesino)
3. "La sombra de la duda" (bebidas familiares)
4. "Topaz" (copa crepuscular)
5. "Encadenados" (¿vino o uranio?)
6. "Extraños en un tren" (bebida y mechero)
7. "Crimen Perfecto" (vino y pajaritas)
8. "Con la muerte en los talones" (cocktail de Thornhill)
P.D: (Edición propuesta por Marnie la litrona)
Read more
9 de septiembre de 2006
no image

Entre "Alatriste" y "La noche de los girasoles", la semana en "El Séptimo Cielo" ha sido puramente española. Con nuestro cine como tema de debate.
Y que mejor que acabarla riendonos, con un sketch de "La hora Chanante" que se mofa de Alejandro Amenabar, director español objeto de las iras de mucha gente y el más internacional junto a Almodovar. Prestad atención a las caras de Jose Luis Cuerda, uno de los protagonistas del gag.
Espero que lo disfruteis. Yo, mientras, me voy para la Feria de Albacete, la cual durante diez dias vive continuamente de fiesta, y claro está, uno quiere ser participe. Saludos.

Read more
6 de septiembre de 2006
no image

En estos últimos días en que se debate constantemente sobre el preocupante estado de salud en que se encuentra el cine español, este parece haberse defendido ante las feroces críticas, del mejor modo posible, con un buen ejemplo de cine.

“Alatriste”, un film caro y ambicioso, ha dejado muy, pero que muy tocada, la credibilidad del cine patrio, y sin embargo ha tenido que ser una obra modesta y sencilla como “La noche de los girasoles”, la que ha demostrado, sin hacer apenas ruido, que todavía existe esperanza en nuestro cine.

“La noche de los girasoles” es el debut en la dirección de Jorge Sánchez-Cabezudo, un realizador curtido como guionista en la serie “Al salir de clase” y creador de dos cortometrajes; “La gotera” (protagonizado por Dominique Pinon, actor fetiche de Jean Pierre Jeunet) y “Mustek”. Y en su opera prima, a Cabezudo, el cual también firma el guión, no le ha podido ir mejor. Ha narrado una historia seca, directa, rural, con ecos del Peckinpah de “Perros de Paja”, del cine de los Coen, y por momentos de la sutileza de Hitchcock.

El debutante ha hecho una película sin alardes, yendo al grano, con mesura y pausa, sabiendo que lo que contar en cada momento y como contarlo. Una historia que se sustenta en un guión modélico y sobrio. Todos y cada uno de los personajes, con todos los actos que llevan a cabo, están justificados. Cada escena, cada plano es vital para el desarrollo de la historia. Hacía tiempo, mucho tiempo, que yo no era testigo de un guión tan redondo en el cine español. Con todo perfectamente atado y ningún cabo suelto. Y además con una estructura que nos va aportando diferentes versiones de lo ya narrado (al estilo de “Los amantes del circulo Polar”, por citar un ejemplo), lo que es todo un acierto como manera de presentar a los personajes y también, a la hora de aportar toda la información necesaria.

“La noche de los girasoles” nos sitúa en la España rural, concretamente en un pequeño pueblo de Ávila, al que llegará un grupo de espeleólogos, con el fin de explorar una cueva encontrada en aquel lugar. Todo se desarrolla con normalidad, hasta la irrupción de un violador que merodea por la zona, el cual, hará que los hechos se precipiten.

Con esta historia, Jorge Sánchez-Cabezudo ha montado un interesantísimo drama rural con toques de thriller, que explora los comportamientos humanos de la España profunda y los expone a situaciones límite, no exentas de violencia. “La noche de los girasoles” (como ya hacía, “Perros de Paja”) se aprovecha, dramáticamente hablando, del choque entre lo urbano y lo rural. De lo que puede suponer, para unos personajes racionales, su paso por lo áspero y obtuso de un pueblo aislado del mundo exterior. En ese sentido, “La noche de los girasoles” funciona a la perfección.

Como también funciona en el estudio que realiza de las vidas insatisfactorias de algunos de sus personajes (concretamente los de Manuel Morón y Vicente Romero) y en como la infelicidad puede desencadenar una serie de desafortunados actos.

Dentro del reparto de “La noche de los girasoles” se encuentran algunas de las mejores interpretaciones de actores españoles en los últimos años.
Carmelo Gomez, Judith Diakhate (grandísimo descubrimiento para nuestro cine) y Mariano Alameda, son, a priori, los protagonistas de la cinta, aunque en realidad estos tienen unos papeles precisos, que verán como una amplia galería de secundarios comandan la película de un modo magistral.

Por un lado, Cesáreo Estébanez, (el Sargento Romerales de “Farmacia de Guardia”) tiene aquí, el papel de su vida en la gran pantalla. Un Goya para su interpretación no sería de extrañar, dada la intensidad con la que ha dado vida a su personaje.
Hace poco lo podíamos ver recuperado por Alex de la Iglesia para el telefilm “La habitación del niño”, si bien, su papel en “La noche de los girasoles” es el más amplio y trascendental de su carrera y Estébanez no ha desaprovechado la ocasión, estando más que a la altura. De diez.

Como de diez está, el ya ganador del Goya por “Mar Adentro”, Celso Bugallo, que en toda la parte final de la cinta, da una soberbia lección interpretativa, echándose el peso de la película a sus espaldas. Sin olvidarnos tampoco de un actor de origen uruguayo llamado Walter Vidarte, que interpreta al entrañable loco del pueblo, Amós.

No exagero cuando digo que nos encontramos ante una magnífica película que se encuentra entre lo mejor que se ha visto en las carteleras de este 2006. Un film impecable, de altísima calidad y muy recomendable. Un enorme debut en la dirección.
Ojalá que Jorge Sánchez-Cabezudo pueda tener una carrera progresiva y libre, de acorde con su talento, y no termine siendo otra de esas promesas de nuestro cine que se quedaron ancladas en su opera prima. Mimemos a nuestro cine y hagamoslo acudiendo a ver "La noche de los girasoles". No os defraudará.
Read more
2 de septiembre de 2006
no image

Menudo sopor me ha supuesto el visionado de la que estaba llamada a ser la gran producción salvadora del cine español, “Alatriste”.
También, modorra, adormecimiento, pesadez, letargo, aburrimiento, hastió o tedio…como se le quiera llamar. Y no fue algo personal, a juzgar por las opiniones y rostros del resto de los espectadores a la salida de la proyección.

De lo que no hay duda, es de que “Alatriste” es una superproducción. Una de las pocas que se atreve a hacer el cine español. Y en esta ocasión, vista la factura formal, podríamos pensar que por fin, nuestro cine, había conseguido lo que nunca había hecho; acercarse a Hollywood con una cinta de aventuras y acción, sin escatimar en gastos, con un protagonista internacional y una ambiciosa producción.

Porque, en lo que a diseño de producción se refiere, “Alatriste” no tiene nada que envidiar a las superproducciones americanas, o sin necesidad de cruzar el charco, a las francesas, las cuales también cuidan con sumo acierto el aspecto visual en sus obras más caras.
El Siglo XVII español, está magníficamente recreado en “Alatriste”. Sus escenarios, localizaciones, su diseño de vestuario, ese Madrid del Siglo de Oro, de capa y espada, con los validos de los reyes y los propios monarcas. Todo ello es lo mejor de “Alatriste” y lo único que supone un avance para el cine español.

Pero eso no es suficiente. De nada vale cuidar tanto ese diseño, vestir a la película con una plasticidad propia de un cuadro de Velázquez, si te olvidas de lo más importante; cuidar tu historia y dotarla de un mínimo interés cinematográfico.
“Alatriste” es excelente en lo formal, pero sencillamente nula en el fondo, con lo que acaba siendo un fracaso estrepitoso, una decepción mayúscula y un soberano aburrimiento.

El director del evento es Agustín Díaz Yanes, “Tano” para los amigos, un director que se quedó en promesa. Sorprendió gratamente con “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” pero evidenció serias dudas sobre su talento en la inclasificable “Sin noticias de Dios” en la cual, lo mejor era la canción de Bob Dylan que abría los títulos iniciales.

En “Alatriste”, Díaz Yanes es incapaz de dotar de una coherencia narrativa a la cinta. No hace más que divagar. Presenta secuencias, personajes y contextos y los cierra, para no volver a abrirlos. Acto seguido hace lo mismo. Y de este modo va corriendo el tiempo, sin que se haya contado nada en concreto. Hay una alarmante falta de hilo argumental. Da la sensación de que Yanes (director, y a la par, guionista del evento) solo quería hacer un fresco del Siglo XVII y no trasladar las historias de Pérez Reverte a un contexto cinematográfico, que es lo que más se echa en falta en esta obra.
El espectador de “Alatriste” esperará durante 2 horas y 20 minutos que aparezca la acción, que surjan las aventuras, lo que al fin y al cabo, es lo esperado de una superproducción de este estilo. Yo aún sigo esperando.

Y ahora analicemos a los actores…que eso es otra historia. A todos les quedan estupendos los atuendos, pero solo Javier Cámara como el Conde Duque de Olivares y Juan Echanove, como Quevedo, son capaces de aprovecharlos. Las suyas, son las mejores interpretaciones de la cinta. Algo difícil de conseguir en una película en la que tu director se empeña en hacerte aparecer tan pronto como hacerte desaparecer.

Un importante galimatías de personajes se juntan en “Alatriste”.
Es cierto que todos pertenecían a aquella época. Pero… ¿eran todos necesarios?, ¿Acaso aporta algo al desarrollo de la historia Fray Emilio Bocanegra? Y ¿era necesario hacer que la pobre Blanca Portillo se rapase el pelo e interpretase a un hombre? Apenas aparece en dos secuencias.
Eduardo Noriega… ¿alguien le ha dicho que no es buen actor? ¿Qué no trasmite absolutamente nada? ¿Pintaba algo medianamente trascendental, su personaje, el Conde de Guadalmedina?
Y mejor ni hablar de Ariadna Gil a la cual siempre he considerado “un bloque de hormigón inexpresivo” (ver crítica “Ausentes”).

Antonio Dechent y Eduard Fernández, salvan sus pequeños papeles. Pilar López de Ayala tiene dos frases. Y Enrico Lo Verso, es lo más parecido a un villano que hay en esta película.
Por no hablar de la relación romántica entre Iñigo Balboa y Angélica. Abrupta, nada creíble. ¿Por qué ella es tan mala? Me da la sensación de que los momentos en que ambos se han enamorado y han compartido momentos juntos, se han quedado en la sala de montaje. Eso si, Díaz Yanes te pone dos segundos de cada uno de estas mutiladas secuencias para que sepas que entre tanta corte y espadachines andan los dos enamoradizos pipiolos. Lamentable.

Y en cuanto a Viggo Mortensen, un buen actor como bien demostró en “Una historia de violencia” y un magnético héroe de aventuras (“El Señor de los anillos”) es, en apariencia, un Diego Alatriste perfecto. Pero su forzado español, por momentos incomprensible, anula todo su buen hacer en la composición del personaje.

Alatriste” es una superproducción sin épica, sin aventuras, con multitud de secuencias innecesarias, de aporte nulo al desarrollo argumental. Con personajes mal tratados. Y escasas escenas de acción. Lenta y eterna. En definitiva, un derroche de 24 millones de euros, para lograr bien poco. La superproducción española está a años luz de la peor de las superproducciones americanas.

Mucho bombo se le está dando a “Alatriste” (hay mucha gente metida para repartirse el pastel) algo que a corto plazo, será contraproducente para el cine español. La que se presumía como una posible esperanza para nuestro cine, no es sino otra señal de la profunda crisis creativa en la que se encuentra nuestro país. Una cinta francamente desilusionante. La enésima decepción del cine español.

Read more