3 de enero de 2007

Hace ya siete años, de la irrupción en el panorama cinematográfico de un productor publicitario mexicano llamado Alejandro González Iñarritu. Su película debut, “Amores Perros” fue una tremenda sorpresa, un film lleno de genio y talento, nervio y garra que hizo que reparásemos en la figura de quien dirigía esa enorme cinta y de quien le ponía líneas a sus diálogos, el también mexicano Guillermo Arriaga.

Hollywood, como todos nosotros, vio el tremendo potencial de Iñarritu y reclutó a este para su segunda cinta, “21 Gramos”, una descarnada historia, narrada desde el desorden y con unas dosis elevadas de sufrimiento, que si bien, se veía afectada, precisamente, por ese excesivo rompecabezas narrativo y en donde, sus interpretaciones (Sean Penn, Naomi Watts, Benicio del Toro) se imponían como lo mejor de la cinta.

Ahora, con “Babel”, Iñarritu ha rodado su segunda cinta norteamericana, aunque solo en cuanto a producción, ya que estamos ante una película claramente internacional, y lo ha hecho con el esquema que tanto éxito le dio con su opera prima.

“Babel” al igual que “Amores Perros” parte de un hecho desafortunado, el cual se establece como desencadenante de una serie de acontecimientos que salpicarán a diferentes familias, a diferentes culturas, a diferentes razas.
Si en “Amores Perros”, un fatal accidente de tráfico traía consigo el dolor, en “Babel”, un arma utilizada temerosamente como juego de niños, supone la aparición del sufrimiento y las situaciones limite, pero en esta ocasión, también de la incomunicación, el lenguaje o la globalización.

A partir de esa premisa argumental, muy del agrado de Iñarritu y Arriaga (guionista vital para el cine propuesto por el primero), el director mexicano ha orquestado un film cargado de contenido emocional, denso en todos y cada uno de sus momentos, perfecto en su manejo de los silencios y que requiere (como en sus dos cintas anteriores) una gran complicidad por parte del espectador. Iñarritu ha logrado un film sumamente atractivo, implacable, universal y tenso. Ha hecho cine con mayúsculas, al igual que han hecho sus compatriotas y colegas mexicanos Cuarón y Del Toro en sus respectivos films de esta temporada, demostrando que el cine sin artificios, aquel cine con la clara intención de contar y hacer sentir, aún puede estar de moda.

Marruecos, México y Japón, son los escenarios en los que, con un cercano paralelismo temporal, se suceden los desgarradores y humanos acontecimientos de “Babel”. En los citados emplazamientos, y a través de un dominio absoluto de la intensidad dramática, Iñarritu, nos sitúa en la piel de sus protagonistas, gente normal y corriente expuesta a momentos incontrolables y limites. Con su sufrimiento seremos testigos de colateralidad universal de un hecho determinado, así como de los miedos que azotan a la sociedad contemporánea (aceptación social, terrorismo, prejuicios, etc).

“Babel” como la oscarizada“Crash” de Paul Haggis, con la que guarda ciertas semejanzas, son radiografias del estado actual de la humanidad, de la disgregación de ser humano, del conflicto racial y cultural y las diferencias abismales entre continentes. “Babel”, emotiva y pesimista, con su tremenda ambición dramática, su pureza formal y su desbordante talento visual viene a reiterarnos las desigualdades entre los países del tercer mundo y el resto del planeta y su aplastante final de vencedores y vencidos así lo corroborará.

Los escenarios presentados, recogen cuatro historias, de cuatro familias de diversas nacionalidades, pero al fin y al cabo, con un denominador común, son historias de padres, madres e hijos. Con un casting sobresaliente, capaz de mezclar al mismísimo Brad Pitt o Cate Blanchett con actores no profesionales marroquíes, o de otorgar un protagonismo crucial a actrices como Adriana Barraza (que ya era madre de Gael García Bernal en “Amores Perros”) o a la joven japonesa Rindo Kikuchi, con maravillosos papeles con los que lucirse y demostrar su valía. Ellas sin duda, son lo mejor de un variopinto y excelente reparto, que apoya la idea de universalidad planteada por Iñarritu en su cinta.

Sin duda, estamos ante una cinta de gran talento a la que únicamente se le puede reprochar la frágil conexión entre el fatal hecho que marca el inicio de la película y las consecuencias que acarrea en la historia japonesa (así como también el poco desarrollado pasado de la chica sordomuda), consecuencias que están por debajo, en fuerza y contundencia, a las de las tres restantes.

“Babel” es la tercera película de un director que es uno de los mejores narradores cinematográficos actuales, y que además está dotado de un gran poderío visual, como demuestra a lo largo de todo el metraje y especialmente en el bellísimo plano final que cierra la cinta. Un director que ha puesto un excelente broche final a su denominada "trilogía del dolor", para dedicarse, quien sabe, a otros derroteros de un carácter más optimista, una vez habiendo explorado todos los caminos del sufrimiento. De lo que no hay duda es que, pesimista u optimista, con Alejandro González Iñarritu hay director para rato.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

16 comentarios

  1. Ya eran demasiadas coincidencias en pareceres... Babel no me gustó, porque su propia ambición destruye todo su potencial...

  2. Anónimo says:

    ***
    Hoy en día y en la vida rela Iñarritu y Arriaga estan distanciados y pactaron ir cada quién por su lado, creo que en este caso sale ganando el cine en general.

    Saludos Tequileros

  3. Memnos mal! Alguien que defiende a Babel que ya me estaba quedando solo. Aunque si que es cierto que espero que ahora explore otros caminos para demostrar su capacidad

    Un saludo!

  4. freddyvoorhees; para gustos, colores. El otro día, viendo los extras del DVD de "Amores Perros",grabados hace años, Iñarritu ya hablaba de como las casualidades podian afectar a gente de diferentes puntos del planeta. La ambición por abarcar un espacio cultural y espacial mayor en cuanto a situaciones y personajes de lo que lo hacia en "Amores Perros" (y encima de un modo tan aplastante) estaba en la mente de Iñárritu desde hace tiempo y creo que lo ha sabido plasmar de la mejor manera posible aqui. Yo no creo que sea una película que desaproveche su potencial, es más, opino que lo aprovecha fenomenalmente y además logra transmitir esa sensación de globalidad de un infortunio en los que los males de la sociedad actual (falta de entendimiento entre razas y culturas, soledad, etc) ayudan a que las cosas vayan a mayores.

    Cinefilobo; no creo que Iñárritu y Arriaga hayan hecho tanto mal al cine, como para que este salga ganando de su separación. Han sido inquietos e impetuosos y han conseguido grandes logros. Creo que es una de las duplas más interesantes que ha dado el cine del nuevo siglo.

    pequeñoibán: bienvenido al club de los seguidores de "Babel", me consta que hay muchisimos detractores (echa un vistazo en cinexilio). Tambien yo creo, que es hora de que el mexicano se vuelva un poco más optimista, para ver que nos puede ofrecer.

    Saludos a todos!

  5. Anónimo says:

    Lo de "Amores perros" fue una agradable sorpresa mayúscula!
    De la (irregular) "21 gramos" me quedo con las escenas, y la interpretación, de Benicio del Toro.
    Y sobre "Babel", como he podido comprobar, por ejemplo, en un foro de "Terra", está despertando toda clase de pasiones, a favor y en contra.
    A mí, es que las conexiones que crea en las historias Méjico/California y Japonesa me parecieron demasiado pilladas por los pelos. Pero ahí quedan las interpretaciones de Adriana Barraza y Rinko Kikuchi.
    Ese afán por abarcarlo todo, me parece que traiciona a Arriaga & Iñárritu (o a la inversa).

    Un saludazo !

  6. Anónimo says:

    Amores perros tenia dos historias, la primera y la ultima, notables con algun momento que casi llegaba al sobresaiente. Aunque la historia del centro restaba efectividad a la propuesta que, en todo caso, se podia ver bastante bien. Con esto tampoco digo que aquella parte fuera horripilante, sino que hacia perder algo el ritmo y bajaba el alto nivel de las otras dos.

    21 gramos es mas homogenea en sus resultados, aunque el veredicto final sigue siendo el mismo: Una buena pelicula que no me termina de entusiasmar. Todo bien si pero...no llega a pasar del bien alto.

    Espero que Babel llegue a ser una pelicula mas redonda, al menos en mi opinion, que es lo que viene buscando su director y su guionista desde hace tiempo.

    Saludos.

  7. Anónimo says:

    Sin lugar a dudas la mejor película estrenada en 2006, un saludo y...qué el Cine nos acompañe!!!

  8. Libertino says:

    puaj!
    no pienso verla
    21 gramos es un culebrón estiradíiiiiiisimo que logró que ni siquiera la estimable amores perros me siga gustando
    Estoy hasta los mismísimos del amiguete Alex, este si que es un
    ESTAFADOR

  9. Anónimo says:

    ***
    A eso me refería 7mo, que los dos son buenos y no podian seguir juntos, al separarse el talento se duplicará.

    Saludos Tequileros

  10. Visto así, comparto perfectamente tu opinión.
    Mexico está de enhorabuena este año. Sus talentos están explotando y ojala y Babel, El Laberinto del Fauno y sobre todo Children of men os reporten estatuillas doradas.

    A ver que hacen Iñarritu y Arriaga por libre. Prometen mucho.

    Un saludo septimocielero!

  11. Marnie says:

    A mí me gustó, pero no llegó a entusiasmarme, por eso entiendo las críticas negativas o menos positivas que ha recibido. La verdad es que en muchos momentos el tío estira la cosa innecesariamente, recreándose en la situación sin venir a contar nada relevante. Y las conexiones también son bastante discutibles. Por no mencionar que todo está dispuesto para soltarte el mensajito de turno. De todas formas, después del tostón que me supuso "21 gramos", esto es gloria bendita XD

    A mí lo que más me gustó / sorprendió de la película es que, a pesar de lo forzado, increíble, adoctrinador y remolón de muchas situaciones, es un cine que logra respirar auténtica vida. Bueno, eso y que Brad Pitt no parece una estrella. Está increíble en los dos sentidos de la expresión.

    Curiosamente, la historia que más me gustó fue la de los niños con su padre y el arma. La de la niñera, francamente, sobraba bastante, y la de los turistas tampoco es que avanzara mucho. Con la de la japo muda me reí con el tema del felpudo al aire, pero la historia en sí era bastante tópica. Supongo que, al fin y al cabo, el mérito está precisamente en eso que comentaba antes, lograr que un argumento que tampoco tiene tanta miga y que es demasiado autoconveniente, logre respirar autenticidad.

  12. cineffo says:

    pues la verdad es que más gente la está defendiendo que atacando. Desde luego, para mí hay que verla, pero no es la obra maestra del año que muchos están vendiendo. Le sobra algo de pedantería "globalizadora"...y funciona mejor por la fuerza de alguno de sus episodios que por el supuesto discurso conectado. Yo me quedo solamente con la parte mejicana, por cierto. Me parece la más redonda con sus contrastes.

  13. ¿La edición española de Amores Perros traia extras? fijate que la tengo y ni me acordaba! XD

  14. Llevaba algún extra, pero muy escaso. Apenas un making off, trailers y unas opiniones muy cortas (algunas metidas de relleno como la de Goya Toledo, que solo dice una frase) y no demasiado reveladoras.

    Vamos, que de extras va justita la edición.

    Saludos!

  15. Vale, gracias por la puntualización :)

  16. Anónimo says:

    Pues la verdad es que, del triunvirato Cuarón-Del Toro-González Iñarritú, creo que "Babel" es la que ha salido más floja. No es mala, pero la fórmula ya rechina.

    Un saludo!