5 de febrero de 2007

Mel, el antisemita, borracho, machista y ultraconservador, otrora héroe de acción ochentero bajo las ordenes de Richard Donner, ha demostrado poderosamente su talento tras las cámaras con su última película, “Apocalypto”, una de esas cintas llenas de caprichos personales, que a priori parecen una excentricidad pero que más tarde se tornan intachables, una vez visto el resultado final. Caprichos como rodar en lengua maya, con escasez de diálogos, actores desconocidos y/o no profesionales, o ciertas intenciones sanguinolentas, eran elementos que alejaban a “Apocalypto” de las normas establecidas de la industria hollywoodiense.

Pero, a través de un argumento mínimo y sin importarle en absoluto el rigor histórico, Mel Gibson ha concebido con “Apocalypto” una obra vibrante, emocionantísima, rodada con gran brillantez, y haciendo gala de un enorme sentido del espectáculo en la que posiblemente sea su mejor película como director hasta la fecha.

Sucesora directa de “Braveheart” y “La Pasión de Cristo”, “Apocalypto”, comparte con la primera la destrucción de un pueblo, masacrado por conflictos internos y con ambas, el nacimiento de un héroe que se establece como salvador, esperanza o elemento de supervivencia de una cultura, creencia o sociedad.

“Apocalypto” es una obra llena de contrastes. Para Gibson todo es blanco o negro. Hay buenos muy buenos y villanos muy malos, un contraste que es visible desde ese comienzo de plena armonía para la civilización presentada, que se romperá rápidamente de una manera cruel y violenta. Existe también el héroe y el antihéroe, algún que otro personaje que recurre al tópico (el gordito bonachón del que todos se mofan, el patriarca sabio y justo) y sobre todo existe, en los dos bandos enfrentados y por encima de todo, una defensa de la familia, algo de lo que Gibson, extremadamente católico, ha convertido en un elemento presente de un modo más o menos subrayado en su filmografía.

La violencia explicita, de la que todo el mundo habla cuando se refiere a “Apocalypto” o cuando se habló en su día de “La pasión de Cristo” es solo una consecuencia necesaria del realismo que el director australiano pretende impregnar a la historia, igual que el rodar en idioma maya o la no profesionalidad de sus actores. Todo ello unido, incrementa esa sensación selvática, salvaje y brutal que esta presente durante todo el metraje de “Apocalypto” y que no hace más que acrecentar el interés del espectador por la historia. Decir que Gibson ofrece gore gratuito es un error, por mucho que el director de “Braveheart” enseñe cabezas rodando. corazones o heridas abiertas.

“Apocalypto” va al grano en todo momento. Es una trepidante persecución, sin tregua para los protagonistas y para el propio espectador desde su primer cuarto de hora hasta el final, y es capaz de lograr una intensidad fuera de lo común en su última parte de metraje. Es totalmente hipnótica y adictiva. Hay momentos de gran y brillante cine, como la caída al pozo de la familia de Jaguar o el momento en que los nativos apresados tienen que correr y esquivar flechas y lanzas para ponerse a salvo. Y otros muchos que se suceden a lo largo de toda la película y que conviene descubrir durante su visionado.

Una película sobre la convivencia entre civilizaciones, sobre la decadencia y destrucción interna de una cultura y la importancia de la unidad familiar por encima de todo. Su final, maravilloso, con un plano que puede recordar a la más recordada secuencia de “El planeta de los simios”, habla de la supervivencia de la especie, capaz de superar, no sin dificultades, los males internos pero indefensa en cuanto a lo externo y desconocido. Un final esperanzador pero al mismo tiempo amenazador.

De este modo, “Apocalypto” es uno de los mejores filmes de acción y aventuras que un servidor ha visto en mucho tiempo. Visceral, lleno de ritmo, tremendamente entretenido y muy bruto. Lleno de la energía y potencia visual y narrativa a la que Gibson nos esta acostumbrando con su cine y acompañado en esta ocasión por una eficaz música del a veces irregular James Horner y una espectacular fotografía de Dean Semler.

Si no tenemos en cuenta su falta de rigurosidad histórica (y posiblemente, aun teniéndola en cuenta), “Apocalypto” es una de las mejores obras que nos han llegado en lo que llevamos del 2007, y que hace que esperemos ansiosos un nuevo trabajo de Mel Gibson tras las cámaras, una vez que ha demostrado ser un perfecto dominador del lenguaje cinematográfico a la altura de los mejores.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

17 comentarios

  1. Matias says:

    Totalmente de acuerdo, Rob. Una película trepidante y, sin duda, la mejor de las firmadas por Gibson en la dirección hasta ahora.

    En cuanto al rigor histórico, estoy contigo: se lo ha saltado a la torera, pero el cine, si pretender serlo, no puede respetar los detalles históricos escrupulosamente.

    Me quedo con la escena de los niños abandonados tras la destrucción de su aldea, con esa niña que dice que ella se encargará de cuidar al resto, o con la otra escena, escalofriante, de la niña leprosa profetizando el despertar del Jaguar.

    Un saludo (y tienes mi voto para el concurso),

    Matías

  2. Marnie says:

    Ui, sigo sin haberla visto. Si es que últimamente no tengo tiempo pa nah, y mira que le tengo ganas. Así que aprovecho para felicitarte, con algo de retraso, por esas antológicas 100.000 visitas, que seguro que hoy ya serán unas cuantas mieles de mieles más. Bueno, o sólo cienes de cienes más, pero seguro ya serán más, y que así siga ;)

  3. 100% de acuerdo. Y me alegro por lo del final también me pareció absolutamente maravilloso, aunque por ahí hay quien lo critica.

    De lo mejor en lo que va de año (conjuntamente con la de Eastwood, lo siento a mí si me gusto), aunque la corona por ahora se la lleva para un servidor la inmensa EL LIBRO NEGRO!!!, y lo que nos queda...

    Qué el cine nos acompañe!!!

  4. Rosenrod says:

    Grande, muy grande... una obra con momentos para grabar a fuego: cualquiera de los que mencionáis, y muchos más. Y toda una lección de ritmo, de montaje...

    Y una cuestión que agradezco en Gibson: su confianza en la inteligencia del espectador, digan lo que digan los departamentos de marketing, y el uso tan astuto que hace del imán de su nombre para poner en pie una obra como ésta.

    Un saludo!

  5. Angel says:

    Todavia no la he visto pero tengo ganas de hacerlo. Segun las criticas que he oido y tras "La pasion de Cristo" deberiamos preguntarnos ¿todo vale? Porque segun la respuesta habria que pensar en todo lo que se ha atacado a otros directores en el pasado... De todas formas seguramente me guste.
    Por cierto, en la web hemos analizado dos clasicos del cine "de culto"... "Evasion o victoria" y "Golpe en la pequeña China"... De los grandes John Huston y John Carpenter, mucho John en tiempo de culto, jejeje...
    Un saludo!!!

  6. Salanova says:

    Como siemore magistral. Totalmente de acuerdo.

    Bueno las escenas de la persecución son impresionantes.

    Perdona por llegar tarde a felicitarte las 10.000 visitas tan merecidas.

    Saludos!

  7. Totalmente de acuerdo Rob, y como Matías pienso que el cine no puede estar respetando escrupulosamente los detalles históricos o antropológicos, como es el caso, porque la tesis del director está en algo más. Vaya, ni siquiera los documentales, de los que uno podría esperar mucha más fidelidad histórica, se ajustan a ésta, pues son a final de cuentas la mirada del documentalista.
    En lo personal, come mexicano me siento orgulloso de que compañer@s y amig@s mí@s hayan sido contratad@s por el señor Gibson, como es el caso de Mayra Sérbulo, la mujer que le reza a Ixchel mientras van en el río y la niña (su hija) le dice que ahoran los demás pequeños serán como sus hijos; de Gerardo Taracena (a quien conozco de lejos) en el papel antagonista y cuya imagen preside el cartel de la película; o Ammel Rodrigo y Marco Argueta, dos de los mercenarios que persiguen a Youngblood hasta perecer en la cascada, el uno, o devorado por la pantera, el otro.
    Por supuesto que el rigor histórico es cosa aparte. Sin embargo, no puedo dejar de mencionar que sigue siendo la mirada del conquistador, que supone a una civilización como la maya plagada de "salvajes"; y no intento con ello mitificar a un pueblo como el maya, al contrario. Aún así, contradiciéndome con lo expresado antes, la tesis histórica está más cercana a lo que pasó con el pueblo mexika, mucho más emparentada con la barbarie imperial que describe Gibson en Apocalypto, pues el proceso de destrucción de la civilización maya fue de otro modo.
    Pero me sumo a quienes invitan a mirar esta película como una de las mejores del año tanto en sus secuencias de acciones como en su sonido y, aún, en su temática. Porque, sin duda de mi parte, es de una excelente factura.

    Y felicidades por las 100 mil visitas... bien merecidas.

  8. Cineahora says:

    Una propuesta que nos hace recuperar la confianza en que el mejor cine de aventuras y acción aún no está muerto, aunque no abunden precisamente los cineastas como Gibson.
    De "Apocalypto" me atrae el hecho que sea no sólo un excelente producto de entretenimiento, sinó que también es cine personal, de autor (con la mirada propia del director), y esto cada vez se hace más difícil en Hollywood.
    Toda la película me parece estupenda, empezando por las primeras secuencias, la de la caza y "reparto" del tapir (que ya nos preparan por lo que vendrá posteriormente), además de las escenas de convivencia y bromas en esa pequeña comunidad, que después incrementarán el duro efecto de la violencia despiadada e inhumana que se ejercerá sobre ellos.
    Está el mito del "buen salvaje", pero también la realidad de lo "salvaje" que, por desgracia, es la naturaleza humana.

    Saludos !

  9. robgordon says:

    Me alegra tanta unanimidad! Sin duda una recomendable cinta de aventuras llena de épica, emoción, ritmo y demás virtudes que ya habeis apuntado. Y para los que todavia no han tenido oportunidad de verla...que no dejen pasar la ocasión. "Apocalypto" es de esas pelis que hay que ver en una sala de cine en pantalla grande!

    Y lo que apunta "la otra chilanga" (quien mejor que alguien de la tierra para hablar de la historia del film en cuestion) con gran acierto, acerca de la rigurosidad, podria ser el unico pero de la cinta, pero como a Gibson eso no le interesa, mas bien le ha valido como excusa para rodar cine con mayusculas, es un defecto menor.

    Saludos para todos!

  10. Libertino says:

    a mi me ha gustado, pero como peli de acción.
    Igual que en su momento me encantó por su impecable factura Mentiras Arriesgadas o Terminator2...

  11. Manurhill says:

    Excelente critica, Apocalypto aún siendo febrero será una de las mejores de este 2007 sin duda.

  12. Crunch says:

    A ver si puedo ir este fin de semana con mi petaca de ayahuasca...

  13. Me uno contigo a lo de que es una gran peli... además me encanta que empieces con eso de "borracho, antisemita, hereo ochentero"

    Me voy ara abajo a comentar los artículos anteriores

  14. Anónimo says:

    Bueno, me gustó (y mucho) como película de acción y de una civilización ficticia. Muy bien dirigida, te mantiene al borde de la butaca todo el tiempo.

    Por otro lado... Gibson dice que contó con historiadores y conocedores de la cultura maya para que la película fuera una fiel representación de la cultura maya... y eso si me llega a molestar, mas bien desilusionar un poco. No me gustó que presentaran a una de las civilizaciones mas interesantes como lo hacen en esta película, como un pueblo salvaje mas bien sangriento, en todo caso se parece mas a otras civilizaciones. Pero bueno, esa es mi opinión...

  15. Anónimo says:

    A mí también me fascinó Apocalypto. Sobre todo destacaría su gran poder visual y lo entretenida que es. Vamos, que a mi las 2 horas se me pasaron en un suspiro. No comprendo que haya personas a las que le aburrió, pero bueno, hay gente y gustos para todo. Al margen de interpretaciones profundas o históricas, lo que yo destaco es sus imágenes, que partiendo de una gran sencillez hacen que la narración y la trama adquiera una gran fuerza. Vamos, un gustazo. La verdad es que las 2 últimas películas que he visto me han reconciliado con el cine. Antes de ésta, he visto La vida de los otros, y se la recomiendo a todo el mundo. No sabría decir cuál me gustó más de las 2, son dos maravillas.

  16. Anónimo says:

    http://www.esmas.com/nationalgeographic/noticias/598911.html

  17. eduardo venezuela says:

    Saludos a todos los lectores, he visto la pelicula par de veces, y creo que la dura y cruel realidad que se ven alli, puede que se queden hasta cortas, porque en la epoca en que nos encontramos donde supuestamente se ha avanzado en civilizacion, podemos ver actos reales mucho peores, donde cada dia el ser humano comete y arremete de forma tan espantosa contra su projimo. Cuanto mas en aquellos tiempos donde tenian que hacer sus cultos y sus creencias y tenian que sobrevivir con esos ritos, cometiendo semejantes actos de sacrificios. Amigos, peliculas como estas que nos hablen de la realidad y nos enseñen de historia son muy buenas e importantes. Escapando de los rigores y reglas del cine, esta pelicula esta entre las mejores, por el sentido que ha despertado sobre estas civilizaciones.