13 de abril de 2007

Posiblemente “Ariane” (“Love in the Afternoon”) no sea una de las más recordadas películas de Billy Wilder, pero es igualmente encantadora, contiene la esencia pura del romanticismo clásico, el irrepetible resplandor de Audrey Hepburn y el galante ocaso de Gary Cooper. Y eso, la hace única y fabulosa.

Planteada por Wilder como la comedia romántica que uniría a Cary Grant y Audrey Hepburn, “Ariane” acabó siendo una de las últimas obras en las que Cooper seduciría en la gran pantalla. Los problemas de agenda impidieron, una y otra vez, a Cary Grant trabajar con Billy Wilder, privándonos de una unión artística que evidentemente, hubiese dado sus excelentes resultados.
Con o sin Grant y viendo hoy por hoy “Ariane”, la presencia de Gary Cooper no deja de ser imponente, elegante, distinguida y convincente, en definitiva, la de un galán clásico. No dudamos que Hepburn, a pesar de la diferencia de edad que le separaba de Gary Cooper, pudiese enamorarse de él en la gran pantalla.

Sin embargo, “Ariane” fue criticada en su día por este hecho, y ni siquiera el actor de “Solo ante el peligro” estaba demasiado convencido de, a sus 56 años, poder ponerse en la piel de un gigoló internacional. La crítica fue dura, a pesar de que Wilder rodó los primeros planos del veterano actor con un ligero difuminado para suavizar sus arrugas.

“Ariane” seguía la estela comenzada con “Sabrina” que tan bien funcionó a la pareja Wilder-Hepburn. El primero, al igual que Wyler, Donen o muchos otros, supo sacar el máximo partido a la etérea y dulce presencia de la actriz belga, que en esta ocasión volvía a enamorar con su papel de tímida pero decidida joven que se enamoraba del hombre “aparentemente” equivocado. Del mismo modo, Hepburn supo sacar un buen partido de los brillantes diálogos de Wilder y Diamond (en la primera colaboración entre ambos guionistas, que tantas obras maestras crearon), de su distinguida puesta en escena y sus perfectas historias románticas del austriaco, para crecer como la actriz que fue y como la mítica estrella en que se convirtió.

Con el título original de “Love in the afternoon” que hacía alusión al momento del día reservado para el encuentro entre sus protagonistas (en una habitación de hotel en donde la imaginación del espectador hacía el resto...), “Ariane” nos situaba en su comienzo y con pericia y mucho humor, en la ciudad del amor, en París, para presentarnos al investigador privado, Claude Chavasse (Maurice Chevalier), que hacía de las infidelidades ajenas su trabajo. Uno de esos casos le lleva a espiar a Frank Flannagan (Gary Cooper), un empresario trotamundos que era, a su vez, un mujeriego de prestigio internacional. La hija de Chavasse, Ariane (Hepburn), coincidirá con Flannagan y se enamorará perdidamente de él.

Rodada en blanco y negro, en 1957, entre “El héroe solitario” y “Testigo de Cargo”, “Ariane” es una de las grandes historias románticas de Billy Wilder. En ella encontramos esa mezcla idónea de romanticismo y humor, digna del mejor heredero de Lubitsch. La presencia de Maurice Chevalier, otorga, con clase, el toque francés a la cinta, hay situaciones que se repiten con un motivo cómico, algo muy común en el cine de Wilder, como la del perro que ladra en malentendidos o los músicos gitanos que acompañan a Flannagan en todo momento, y detalles de guión que solo la pareja I.A.L Diamond y Wilder sabían crear. Es delicioso oír a Hepburn pronunciar “Papá” a Maurice Chevalier, ver de nuevo, la decoración de interiores de Alexander Trauner y deleitarnos con un final “de película” tan propio del cine clásico.
Una preciosa obra, a reivindicar dentro de la completísima carrera de Billy Wilder, que fue injustamente tratada en su momento, únicamente por presentarnos a un mujeriego con la edad de Gary Cooper, en una época en la que un libertino seductor no debía tener cerca de 60 años. “Ariane”, Hepburn, Cooper, Wilder, Diamond, Trauner, etc, son nombres y apellidos con los que se puede escribir la historia del cine. Recuperenla si no lo han hecho todavía.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

10 comentarios

  1. Cineahora says:

    Para mí no es una película ni redonda, ni excepcional, pero aún así diría que es absolutamente recomendable. Todo buen aficionado al cine debería verla.
    ¡Cary Cooper, Audrey Hepburn, Maurice Chevalier, Billy Wilder, I.A.L. Diamond... esos músicos gitanos, y esos toques geniales a lo Lubitsch!

  2. Me encanta Ariane. Me parece la película más sutil y más cercana al espíritu de Lubitsch de todas las que hizo Wilder.
    París, cómo no... Y lo de la banda de músicos es delirante, genial, jeje.
    Un saludo Rob!

  3. robgordon says:

    Era una de las pocas del señor Wilder que me faltaban y el Martes pasado la pude ver en la Filmoteca.

    Aunque me encanta y me parece mágica, y estoy de acuerdo con Quinn en que es muy cercana al cine de Lubistch, creo al mismo tiempo que no es redonda, es un pelín larga, y unos cinco minutos menos de metraje le vendrían de fabula, en lo que coincidiria con Cineahora.

    De todas formas, esa es la única pega que se le podría poner, por poner algo.Es una película maravillosa.

    Saludos a ambos!

  4. Rosenrod says:

    Menudo "Who's Who" se junta en esta película. Con ese puñado de apellidos, ¿cómo no va a destilarse siquiera un momento que merezca la pena?

    Un saludo!

  5. Pablo says:

    Muy buena película del maestro Billy Wilder, lástima que es una de esas cosas excepcionales en las que una obra permanece en el olvido. Es para mi, una película digamos muy poco conocida y de verdad es una lástima, porque sin duda alguna nos encontramos con un Wilder en estado puro. Con un Gary Cooper que lo hace muy bien (aunque un poco viejales), y una como siempre maravillosa Audrey Hepburn sensacional a lo "Sabrina". Con un guión sumamente ingenioso Wilder juega con la simulación y el equivoco para introducir su ironía habitual. Una película como bien se dice muy poco vista e incluso olvidada, pero con la que cualquiera más o menos aficionado al cine de seguro que si la hecha un vistazo (cuando pueda), el entretenimiento y el disfrute lo tiene más que asegurado. Saludos. pablocine.blogia.com

  6. Anónimo says:

    Aunque tiene todos los elementos para ser un clásico maravilloso, Gary Cooper está tan mayor que realmente repugna ver esa relación con una chica de 19 años.

  7. Sara says:

    Hola! Por puro azar y porque justo iba a comentar en mi propio blog la ilusion que me ha hecho ver que Ariane esta disponible en DVD... He encontrado esta entrada... Solo queria decir algo de lo menos original: La pelicula me gusta mucho. Puede que haya quien no la clasifique entre las mejores de Billy W. Pero tenia muchas ganas de verla otra vez... Y la relacion entre Ariane y el señor Flanagan no me repugna en absoluto... De hecho esa diferencia de edad creo que ayuda a que la relacion entre ambos se perciba como algo aun mas improbable... Un saludo!

  8. Anónimo says:

    He estado más de dos años buscando la película porque estaba descatalogada en España y hoy por fin la he visto. Me daba miedo sacarla de la caja por si me decepcionaba pero me ha gustado, tiene diálogos muy buenos y situaciones verdaderamente cómicas.
    ME quedo con el diálogo del amante que exportaba diamantes e importaba plátanos, muy bueno!

  9. Acabo de verla en la tele. He venido a internet a buscar y he encontrado este blog. Gracias por tan estupenda reseña.
    D.

  10. Que bonita pelicula!!! La vì hace unos años por primera vez en la tv y me gustó. Esa música... Ese Gary cooper maravilloso... Esa dulce Audrey...aunque quizás un poco larga, el final me resultó excepcional e inesperado. preciosa película sin duda.