25 de julio de 2007

Una mala noticia para el día de hoy. Según el diario Bild, el actor alemán Ulrich Mühe, al que recientemente vimos en la maravillosa "La vida de los otros", encarnando a ese frio oficial de la Stasi que acababa conmocionando al espectador, falleció el pasado Domingo día 22, victima de un cancer estomacal.

Alta Films, distribuidora en nuestro país de esa joya que es "La vida de los otros", que como ya sabreís fue la última ganadora del Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa, ha sido la que se ha encargado de enviar la nota de prensa informando de tan triste hecho.

Mühe, de 54 años, fue operado en Berlín días después de la ceremonia de los Oscars, y trás ello, con su enfermedad en fase terminal, se desplazó a Walbeck, la localidad natal de su familia.

Su personaje del agente Wiesler o HGW X/77 quedará para el recuerdo como una de las mejores interpretaciones que se han visto en los últimos años y como uno de los personajes más emotivos que ha generado el cine reciente. Aunque también será recordado como ese padre de familia que aguanta todo tipo de vejaciones por parte de dos chavales en la violenta e incomoda, "Funny Games" de Michael Haneke.
Mühe era toda una institución en Alemania, donde era uno de sus más importantes actores teatrales y televisivos.
Una pena.
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

3 comentarios

  1. JohnTrent says:

    Vaya, esta el tema jodido con el puto cáncer, es la enfermedad del siglo XXI, y esto no parece cesar.
    Aun no he visto La vida de los otros, y con la noticia veré al intérprete de otra forma, aunque, como bien dices, tiene toda la pinta de ser una gran obra. La tengo en mi casa para echarla un vistazo un día de estos.

  2. Plissken says:

    Una razón más para idolatrar al entrañable HGW X/77, su temprana muerte.

    DEP

  3. Como quisiera que por un momento la Muerte hiciera como en la novela de Saramago y, además de escribirse con "m", se tomara un descanso para que gente como Mühe y Fontanarrosa nos acompañaran un poco más haciendo de este planeta un lugar menos miserable.