7 de agosto de 2007

Pero no una cualquiera. “Ratatouille” (pronunciado Ra-ta-tuí) es la obra más perfecta y madura que ha hecho esta compañía hasta la fecha, algo que viniendo de la responsable de “Toy Story”, “Monstruos S.A” o “Bichos” es un halago de tamañas proporciones.

El hecho de estar dirigida por Brad Bird, es la clave del magnífico resultado. En su anterior película, “Los Increíbles”, Brad Bird intentó conseguir ese equilibrio tan buscado por el cine de animación; convencer al niño y al adulto por igual, con unas premisas que acercaban su figura a la de un verdadero autor de cine animado. Con aquella cinta, la historia de una familia de superhéroes cotidianos, Bird anduvo cerca de demostrar; en primer lugar, que las películas animadas también podían durar cerca de las dos horas sin resentirse demasiado, y en segundo, que una mayor naturalidad (y una menor comicidad) en las reacciones de los personajes podían dotar de un mayor realismo (partiendo del hecho en que asumimos que esta es la historia de un rata cocinera) y sensatez a la narración. Una humanización de los personajes a la que ya se acercaban las primeras producciones Pixar y también Dreamworks, y que se constituyeron como una de las más importantes evoluciones sobre el dibujo animado clásico, pero en las que, sin embargo, aun se mantenían resquicios de aquel.

Remy, la rata protagonista de “Ratatouille” es el paradigma de lo que Brad Bird pretendía y que todavía John Lasseter (“Cars”, “Toy Story 2”, “Bichos”) o Andrew Stanton (“Buscando a Nemo”) no han empleado. Es este, el personaje protagonista con mayor sentido común del cine de animación más reciente. Una rata, consciente de su condición de roedor, pero con un talento innato a lo Jean Baptiste Grenouille, que se ve en la oportunidad de poder explotar su talento y aprovechar su oportunidad en el mundo de la gastronomía. Parece descabellado y vuelve a sonar a argumento de dibujos animados, pero en realidad Bird ha logrado esa humanización de la que hablamos a través de esta talentosa rata, la cual siempre conoce su posición, sus orígenes, es realista, prudente, y no busca la compasión del espectador a través de lamentos o la risa, por medio de simples gesticulaciones o torpezas.

Sin duda, Remy brilla en el conjunto de este inteligente evento animado, que efectivamente, supone esa evolución del género. Su duración, casi dos horas no supone un lastre, sino todo lo contrario. Asistimos a 120 minutos de brillantez técnica, en la que sus largos e inimaginables travellings se antojan maravillosos (como lo eran los de “Monstruos S.A." y en los que Pixar es experta) y que aportan gran dinamismo en la primera parte de la cinta y su guión (obra del propio Bird) siempre transita un camino entre lo excelente y ocurrente, sacando un partido enorme a la dualidad de introducir a una rata en una cocina, su hábitat más improbable y sus posteriores efectos en la historia.

Es esta una película sobre la igualdad de oportunidades, sobre lo exquisito, lo elegante (la ciudad de París está muy presente) lo refinado, cualidades todas opuestas a lo que puede suscitar el simple hecho de ver a una rata. “Ratatouille” es también una película sobre la perspectiva; la que ha dado Bird a la animación informatizada y la que tiene ese impagable personaje llamado Antón Ego, venenoso crítico culinario, que verá como se tambalean los cimentos de su discurso en esa oda a la cocina más elemental y humilde (como la de una madre) en forma de plato “de toda la vida”.

“Ratatouille” nos regalará, una crítica sublime, la realizada por Antón Ego, como colofón a una obra impecable, que se puede ubicar en lo más alto del cine de animación por ordenador, y que alcanza una perfección técnica (mención especial a la afrancesada música de Giacchino) y de fondo como pocas películas lo han hecho a lo largo de esta temporada cinematográfica.

Estamos, sin ningún lugar a dudas, ante una de las mejores obras de este año. Y si una una rata ha logrado colmar sus aspiraciones culinarias, ¿por qué no iba a conseguir esta mención “Ratatouille”?. Todo es posible, si viene de Pixar.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

14 comentarios

  1. Libertino says:

    Jó, si no estuviese ocupado pensando en matar a la gente que me rodea (en el trabajo) ya la habría visto...
    No será "de llorar", ¿verdad?

  2. robgordon says:

    Ni de llorar, ni de reir...

    es el entretenimiento más redondo y perfecto que ha hecho Pixar.

    Una gozada para los sentidos!

    Y no exagero.

    (P.D: Matalos a todos, jeje)

  3. Sergio says:

    Libertino: deberias de matar a todos los que te rodean en el trabajo e ir a verla, no sabes lo que te pierdes!!!

    robgordon: muy de acuerdo con todo lo que dices pero... no le sacas algun puntillo negro a la pelicula?? Venga mojate!!!

    Un saludo!!!!

  4. robgordon says:

    Jaja, venga me mojo, que para eso es verano...

    Si tuviese que poner un pero, seria en lo referente al personaje del chef (el posterior a Gusteau) el cual puede que sea el personaje más estereotipado de todos los que aparecen en la pelicula.Sigue el patrón del malo Disney, con oscuras intenciones, aunque apenas se le da cancha al hecho de los productos precocinados.

    Pero ya te digo, no le pondria peros y este es un poco rebuscado. Es la más perfecta de las producciones Pixar.

    Saludos Sergio!

  5. Anónimo says:

    Quería ir a verla, pero me has terminado de convencer.

    He estado viendo el trailler de "Dos días en París" ya me dirás que te parece

  6. Roberfumi says:

    Tengo bastantes ganas de verla. Se ve que es posible hacer películas de animación sin que nos tengan que atragantar con la típica moralina made in disney o con gags de tropiezos para buscar la risa facil.

    Y si encima sale París, pues que más se puede pedir.

    Un saludo!!!!

  7. Libertino says:

    ¿Sale Paris Hilton?

  8. Roberfumi says:

    jejeje, pues tendría su gracia. Además su careto ya parece estar hecha por ordenador

  9. Darthz says:

    No quiero decir nada porque la veo recomendada por todos lados y no puedo aguantar más; la voy a ver muy, muy, en breves.

    Sonrisas.

  10. JohnTrent says:

    Bastante buena, por supuesto, y en cuanto a la animación no puede haber queja, pues es impresionante. Los de Pixar se superan cada vez más en este aspecto. La daría un notable en conjunto.

  11. David Saltares says:

    Buenas, yo vi la peli (precisamente en mib log hay un post sobre ella). He de decir que es genial, me encantó. Todo, el guón, su originalidad, su apartado técnico, su apartado artístico, todo. Ojalá abundaran más ese tipo de filmes.
    Me ha gustado el blog, me dejaré caer de vez en cuando. Accedí desde el blog de mi colega Darthz.
    Saludos y hasta la próxima

  12. Lady_Chatterley says:

    Hola, he entrado por error a tu blog...........interesantes comentarios, mordaz en las criticas, apasionado.. jajaja me gusta.
    Hace tiempo que no veía una película de animación, “Ratatouille” me ha devuelto la fé en ellas......

    Un Saludo

  13. robgordon says:

    Pues aunque sea por error...Bienvenida Lady Chatterley.

    Y también bienvenido David!

    Ya sabeis lo que ofrece "El Séptimo Cielo". Disfrutadlo!

  14. Saludos, estaba cotilleando blogs de cine y me he encontrado con esta crítica de Ratatouille. Como discutir de cine siempre mola, me reengancho los comentarios.

    Aunque veo que obviamente os encanta Pixar, también veo que aun tenéis la lacra del "adultismo", el menospreciar la obra clásica de Disney, el cartoon, el slapstick, las fábulas y todo lo que no tenga que ver con vuestro amado "realismo" y sí con el mundo de la imaginación. Como si una obra fuese menos creible o coherente por tener animales parlantes. Muy mal, Ratatouille es simplemente cine, como los son Pinocho, Alicia, Chihiro, etc. Eso si, la tecnica aquí es objeto del amor de los artesanos, igual que la historia que cuentan gracias a esa tecnica.

    No darse cuenta del valor artístico de Disney sí que es un estereotipo. Es como decir "no me gusta John Ford porque es facha" y no ver "Las Uvas de la Ira" y quedarse tan ancho.

    Por otro lado me encanta ver como la gente va cediendo no ya a la animación (no como género ¿qué es eso?) sino a las buenas películas que ofrece.