30 de octubre de 2007

A estas alturas de su carrera, el productor Joel Silver ya debería saber que aunque no le guste el resultado final de una película es preferible dejarla como esta, porque actuar sobre ella, variar su montaje, redirigir escenas suele ser siempre un error de peores consecuencias que las que pueda acarrear la fallida (o no) primera opción.

Retrasos en la fecha de estreno, un mayor gasto presupuestario, o lo más negativo: las incongruencias derivadas de introducir nuevas secuencias a una historia con una linealidad ya establecida. De todo ello adolece “Invasión”, la cuarta versión del relato de ciencia-ficción creado por Jack Finney, dirigida ahora por el alemán Oliver Hirschbiegel, el responsable de la magnífica “El Experimento” y la notable “El Hundimiento”.

A Silver, que al fin y al cabo es el que pone el dinero, no le gustó lo que había hecho Hirschbiegel, y como si de un caprichoso presidente futbolístico que echa de su cargo a un entrenador por un partido perdido, se tratase, mandó de vuelta a Alemania al bueno de Oliver y llamó a sus amigos; los hermanos Wachowski, que anteriormente le habían reportado pingües beneficios con la demencial saga “Matrix” con el fin de que arreglasen lo que el consideraba un “entuerto”.

Estos (o estas, porque en el largo tiempo transcurrido entre el comienzo y el término del rodaje, uno de los hermanos se cambió de sexo) rescribieron el guión, y junto a James Mcteigue, el director de “V de Vendetta”, dirigieron nuevas escenas que luego insertaron de un modo chapucero dentro de la película que había filmado Hirschbiegel y que no sirvieron más que para estropear la película y para que Nicole Kidman tuviese un accidente de coche en el rodaje de estas nuevas tomas.

Contado todo esto, os podéis imaginar lo mucho que cojea “Invasión” y el pobre honor que hace a las excelentes versiones realizadas por Don Siegel, “La invasión de los ladrones de cuerpos”, todo un clasicazo de la ciencia-ficción; corto, directo, inquietante, sugerente, y Phillip Kaufmann, “La invasión de los ultracuerpos”, desarrollando una nueva perspectiva de la historia con un final sobrecogedor con Donald Sutherland de protagonista.

Muy poco o nada se puede salvar de esta nueva adaptación, carente de tensión e interés, en la que Nicole Kidman corre de un lado para otro, para salvarse de una amenaza en forma de humanos infectados que a ojos del espectador no suponen peligro alguno. Jamás unos infectados (vease cualquier película de zombies, sin ir más lejos “28 semanas después”), tuvieron tan poca personalidad.

“Invasión” discurre de modo anodino durante su primera media hora y se convierte en un remiendo disparatado durante el resto de metraje, con cambios bruscos de localizaciones, escenas explicativas totalmente innecesarias, torpes flashbacks y personajes desubicados. Todo un despropósito que queda demostrado por su incoherente montaje.

La originalidad de la premisa inicial, es lo único salvable de “Invasión”, aunque eso es solo mérito del relato de Finney. Una premisa que si supieron aprovechar Siegel y Kauffmann para crear sendas joyas de la ciencia-ficción y que sufrido una línea descendente debido a lo coyuntural del estilo de cine que se imponía en las décadas posteriores en que ha sido retomada (por el director Abel Ferrara en los noventa y por la versión que nos ocupa en el nuevo siglo). Los amantes de las dos primeras películas deberán, por tanto, abstenerse del visionado de “Invasión”, principalmente para no caer en cabreo alguno.

Como siempre ocurre en estos casos (el más reciente “El Exorcista, el comienzo”) quedará esperar al DVD para poder juzgar justamente la versión de Olivier Hirschbiegel, el cual merecía un mejor debut en Hollywood, un lugar en el que, dicen, los sueños se hacen realidad, pero también, un lugar donde codiciosos, implacables y acaudalados magnates proliferan en las oficinas de los estudios dispuestos a destruir lo que conocemos como cine.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

6 comentarios

  1. Kike says:

    La han cagado: ya me lo suponía...

  2. hola,
    me gustó el blog!
    mi nombre es Martín, estoy buscando gente interesada en el cine independiente o no comercial, que tenga ganas de escribir y formar parte del equipo editorial de cinevivo,
    si estas interesado mandame un mail a mturnes@cinevivo.com.ar
    saludos!
    Martín
    www.cinevivo.com.ar

  3. Anónimo says:

    Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas


    Rob, me temía que la película iba a discurrir como ud. dice, con una parte anodina. Menos mal que no la vi!!! No me daba buena espina que el productor eligiera rodar escenas nuevas...

    Por cierto, me alegra que mencione la genial película alemana EL EXPERIMENTO, que me parece muy notable.

    Saludos

  4. Marnie says:

    Ay, a mí me da como miedo verla, pero por el destrozo que hayan podido hacer. Me espero lo peor. Qué ganas de cargarse un título que prometía. Y qué ganas tenía de volver a leerle!

  5. robgordon says:

    Marinero; "El Experimento" es una grandisima película! Creo que, también hay remake en marcha que puede dirigir el creador de Prison Break...en fin...

    Kike: La han cagado pero bien

    Hantartico: Bienvenido a "El Séptimo Cielo"

    y.......

    MARNIE!!! : Carayo que sorpresa! Menudas vacaciones te has pegao! Ya las quisiera yo! Los comentarios en los posts bloggeros no eran lo mismo sin tu animosa presencia. Todos los bloggeros cinéfilos estabamos depres sin tus ácidas y etílicas opiniones! Re-bienvenida a "El Séptimo Cielo" y a la actividad!

    Saludicos!

  6. Marnie says:

    Vacaciones?! Ja, qué cachondo es usted XD Si ni para beber he tenido tiempo! XD

    Gracias por la bienvenida!