28 de marzo de 2008

Dexter Morgan no es alguien normal, esconde la perversión en lo más profundo de su persona, disfruta con sus vicios ocultos ¿acaso eso lo diferencia del resto del planeta?, en absoluto.
Lo que hace de Dexter un ser atípico, es su ímpetu por guardar las apariencias, actividad que desarrolla con una excelsa precisión, gracias a las ferreas enseñanzas de su padre adoptivo, y policía de profesión, empeñado en maquillar la, potencialmente peligrosa, personalidad de Dex.

Porque al fin y al cabo todos escondemos secretos, y porque este personaje se nos muestra como el más encantador y dócil habido y por haber, el espectador de “Dexter”, serie forense y algo más creada por cadena americana Showtime, empatiza con su protagonista (aún tratándose del más frió y calculador de los psicópatas) y comprende que en su esencia natural, en sus reflexiones en voz en off y en su comportamiento, radica el éxito de esta reivindicable y recomendabilísima serie, que viene a corroborar una vez más, y ya van unas cuantas, que la producción de serie norteamericanas ralla a un nivel altísimo.

Con cuidada continuidad argumental entre sus sucesivos capítulos y no buscando el efectismo fácil en los casos policiales y forenses que presenta (como pueda hacer la explotada “C.S.I”), “Dexter” es el retrato de un ser dotado de una irrefrenable ansía por la sangre, por el asesinato y por los instrumentos afilados, pero canalizados todos ellos en una tarea justiciera, que no es más que la válvula de escape del impulso homicida de Dexter Morgan.

Esta brillante descripción protagonista mueve todos y cada uno de los episodios de la serie. Dexter es el mejor personaje de las series televisivas desde el viperino doctor Gregory House, y con él disfrutamos de sus caras de bueno y de sus esmerados y minuciosos asesinatos, así como también de sus esfuerzos por caer bien, por ser un novio modélico, un buen hermano, un agradable compañero de trabajo y un ciudadano ejemplar.

Con muy pocas subtramas que se antojen convencionales y/o recurrentes dentro del formato televisivo, "Dexter" es una estupenda y original serie que nos ofrece durante sus 12 episodios iniciales un alto duelo de psicokillers que se admiran, el día a día de un departamento policial en Miami y unos recuerdos de infancia que marcan personalidades. "Dexter" atina en todo lo que cuenta y en como lo cuenta. Es soleada y fresca, luminosa pero también oscura y macabra. Utiliza con inteligencia la música (Rolfe Kent y Daniel Licht) y el montaje. Y Michael C. Hall (visto en "A dos metros bajo tierra") realiza una interpretación muy rica en matices y en gestos.

Por si fuera poco, la agudeza de sus guionistas no acaba en su primera temporada, mal endémico de aquellas series concebidas para una sola temporada y estiradas al máximo en posteriores temporadas (vease "Prison Break" o "Heroes"), sino que evoluciona en su segunda, presentandonos la parte fragil de aquel que juega con fuego y se puede quemar.

Dexter Morgan es el ciudadano perfecto, aunque mate y disfrute haciendolo. Y su morbosa vida queda de vicio en la pequeña pantalla, despertando nuestros más sombrios instintos. Un bicho raro con el que conectar. No se lo pierdan.

Ah, y deleitaos con sus geniales créditos iniciales. Todo un ejemplo de asesinatos cotidianos.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

7 comentarios

  1. Buenas

    Coincido completamente contigo. Una de las mejores series de TV que he visto. Y es que la bestia que llevamos los humanos puede salir en cuanto rascas un poquito la superficie.

    Un saludo

  2. Roberfumi says:

    Yo no he visto ni un solo minuto ( a decir verdad lo único que veo en la tele es Buenafuente, y hasta que sale Berto, que luego ya me quedo como una piedra) pero habrá que echarle un ojo, o a una mala bajársela jeje.

    Chao!!!

  3. Nébula says:

    Tiene una de las mejores openings que he visto nunca, siempre la veo... Yo diría que sube de nivel en la segunda temporada, que me dejó enganchadísimo.

    Un saludo

  4. robgordon says:

    La segunda temporada expone a nuestro heroe cotidiano(o villano, según se mire) al riesgo de sus actos y la hace mucho más interesante y/o tensa que la primera temporada, la cual ya estaba a un nivel altísimo.

    No os la perdais!

  5. Angel says:

    Rob, where are you?

  6. Anónimo says:

    Alberto Q.

    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Me han recomendado la serie, pero el escaso tiempo no me permitió ver la primera temporada.


    Yo me quedé en LOST, PRISON BREAK, HEROES...

    Saludos

  7. robgordon says:

    Angel: I´m coming

    Alberto: Pues hagase con ella y echele un vistazo si su tiempo se lo permite. Merece la pena