3 de abril de 2008

Puede que la delicada historia de amor entre Hervé Joncour y Helene requiriese tal grado de pasividad y delicadeza, o puede que no soportase el traslado al cine. El caso es que “Seda”, novela de gran éxito escrita por el turinés Alessandro Barrico, se muestra como una película que estira al máximo sus posibilidades, que son las de su romance protagonista, demasiado corriente para entusiasmar. Largos viajes bucólicos, bellas y líricas imágenes, interminables planos y riesgo de somnolencia es lo que ofrece en pantalla esta narración de un viajante en busca de seda y una mujer que le espera resignada en su hogar. Dos jóvenes entre los que existe amor, y también distancia y cansancio.

Con Keira Knightley en un papel al que ya nos tiene acostumbrados y un equivocado galán masculino, como es Michael Pitt, “Seda” quiere y no puede, mostrar la pasión de estos dos tortolitos, al nublarla con su pesada y reiterativa sucesión de imágenes en entornos idílicos.

Llegados a ese punto, no es raro que el amor oriental que surge en el protagonista durante uno de sus viajes sea tan desalmado y poco convincente como la película en su conjunto, haciendo de “Seda” un film del que uno desconecta para mirar el reloj constantemente, probar la comodidad de las butacas de la sala o recuperar el sueño perdido por un madrugón laboral.

El responsable de este eficaz somnífero es el canadiense Francois Girard, que no se prodiga demasiado en la dirección, siendo su anterior película “El violín rojo”, aquella cinta de 1998 que ganó, sorprendentemente, el Oscar a Mejor Banda Sonora. En esta ocasión, la banda sonora corre a cargo de Ryuichi Sakamoto y se situa como lo mejor de esta película, junto a las perfectas carambolas de billar que realiza el personaje de Alfred Molina.

A Roland Emmerich (considerado como una versión barata de Steven Spielberg), le vino la idea de hacer una peli prehistórica como a aquel que le viene el antojo de comer chocolate y sin pensárselo dos veces, encargó el guión de la cinta, a Harald Kloser, que no es otro que el compositor de sus bandas sonoras y que debía ser el primero con el que se topó el director alemán en el momento en que le vino la feliz idea. Emmerich ni siquiera se preocupó por leer algún libro sobre este periodo histórico de la humanidad, y claro, visto lo visto, no es raro que el resultado final de “10.000” sea descabellado, ridículo e irrisorio.

Emmerich (director de “Godzilla”, “Independence Day” o “El día de mañana”) monta un guirigay de tres palmos de narices en “10.000”, donde un grupo de hombres con pelo a lo Melendi cazan mamuts, huyen de dinosaurios, visitan pirámides, se hacen amigos de tigres y aún tienen tiempo para enamorarse y salvar a la chica. Un híbrido descarado, que copia sin vergüenza alguna, momentos de “Parque Jurásico”, “Apocalypto” o “El señor de los anillos”, sobre todo de esta última, con esos planos aéreos del paisaje y la travesía de sus protagonistas, que aquí Emmerich repite hasta la saciedad.

Una película que se olvida tan rápido como se ve, porque sus secuencias, impersonales y burdas copias del buen cine de aventuras, no tienen entidad ni carácter alguno. Aún así a Emmerich le siguen produciendo sus películas, que si no fuese por sus presupuestos serían carne de serie B. Apostamos a que el guionista de su siguiente película será el que sostiene los micrófonos o el que hace los decorados.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

5 comentarios

  1. Bufff. Qué mal pones la cosa. Un saludo.

  2. Buenas

    Pues nada, dos que no voy a ver ni siquiera en DVD. El tiempo y el dinero para las pelis decentes (o para la 2ª temporada de Dexter), que malas hay muchas.

    Saludos

  3. Babel says:

    Pues "Seda" tenía mis dudas sobre si ir a verla, pero después de estos comentarios creo que me abstendré..
    Saludos!!

  4. Angel says:

    Ha muerto Charlton Heston. Ya casi no quedan clásicos...

  5. Anónimo says:

    con la pelicula seda estoy deacuerdo en que es bastante aburrida y no cuanta nada nuevo , pero la pèlicula 10.000 me parece muy interesante y si eres capaz de ver mas aya de las faltas del guion y ,si te metes de yeno en la peli para sentirla, tiene mucho que contar, aunque es verdad que para apreciarla debes obviar muxos detayes que para mi , en este tipo de peliculas, no es lo con lo que me quedo.

    no creo que el escritor de esta crita aya sido capaz de entregarse a la pantalla en esta ocasion.