6 de abril de 2008

Llevamos una temporada aciaga. Desde Heath Ledger hasta Anthony Minghella, pasando por Juless Dassin, Arthur C.Clarke o el gran Rafael Azcona. Perdidas de gente importante para el mundo del cine. Ahora, hemos conocido la noticia del fallecimiento de Charlton Heston, a sus 84 años de edad, y eso son palabras mayores.

Heston ha sido parte importante de la historia del séptimo arte, protagonizando películas memorables que le han llevado al recuerdo de la memoria colectiva. Encarnó al héroe masculino por excelencia, al galán fuerte y protector, aunque tuvo gran versatilidad a lo largo de su carrera.
Si dejamos atrás su predilección por los rifles, y nos centramos en su carrera cinematográfica, estoy seguro de que hasta Michael Moore llora hoy su muerte.

"El Séptimo Cielo" le rinde un pequeño homenaje a través de 7 momentos de su carrera, la de un mito de Hollywood que se ha despedido dejando una figura legendaria con la que se relaciona a este arte que tanto queremos:


SED DE MAL (1958): Heston se ponía en la piel de un detective mexicano en este thriller noir dirigido por Orson Welles, en el que además de componer un repulsivo personaje, nos ofrecía una maravillosa apertura a modo de irrepetible plano secuencia al son de la música de Henry Mancini y del alegre caminar de Heston y su pareja femenina, la también mítica Janet Leigh.



EL ULTIMO HOMBRE...VIVO (1971): Segunda versión de la novela de Matheson y de la que tomaba muchas de sus ideas, la reciente adaptación con Will Smith. El bueno de Charlton era, aquí, Robert Neville y el solo movía la película, la cual tenía bastante de producto para el lucimiento de una estrella, como por entonces (los setenta) era Heston.



CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE (1973): Casualidad o no, Heston se convertiría en protagonista de algunas de las más relevantes cintas distópicas de la historia del cine. "Soylent Green", era una de ellas, al servicio de Richard Fleischer y con una historia de la que han bebido cintas del género posteriores (vease "Hijos de los hombres"). En este secuencia, Heston se resistía a ver el premeditado final de su compañero y amigo, Edward G.Robinson.


BEN-HUR (1959): Una de las películas más famosas que ha dado el cine. Gran clásico que fue hasta la llegada de "Titanic", la obra más premiada de la historia de los Oscar. Por supuesto, Heston también se llevó el suyo a Mejor Actor en este relato épico y ambicioso donde el actor de rostro anguloso se lucía entre romanos y judíos, la música de Miklos Rozsa, la ostentosa producción de la Metro y la dirección del gran William Wyler. El momentazo, como no, la insuperable carrera de cuadrigas...


LOS DIEZ MANDAMIENTOS (1956): Otra producción de dimensiones bíblicas, nunca mejor dicho, con Heston interpretando al mismísimo Moises, en la segunda versión que dirigía Cecil B. De Mille, ahora con más medios y posibilidades. Colorista y ambiciosa, "Los Diez Mandamientos" dejó este otro momento, protagonizado por Heston y sus tablas, para la historia...


EL PLANETA DE LOS SIMIOS (1968): Su final nos impactó tanto como el beso que Charlton Heston le daba a Zira, uno de los simios de la película. Obra Maestra del cine de ciencia-ficción, e iniciadora de una popularísima saga, la revelación que "El planeta de los simios" tenía guardada en la manga, es impactante cuando uno la ve por primera vez e inolvidable para el resto de los días...


EL INFORMAL: En nuestro país, Charlton Heston se convertiría en un personaje básico dentro del programa televisivo de Javier Capitán y Florentino Fernández, "El Informal", apareciendo con frecuencia como narrador de surrealistas historias y divertidos doblajes, lo que lo hizo, más popular, si cabe, en España, y dio un carácter cómico a su figura entre los más jóvenes del lugar, justo cuando su persona perdía carisma por el apoyo a las armas y al rifle en los EEUU y emprendía una cruzada contra el gobierno de Bill Clinton.
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

9 comentarios

  1. Angel says:

    Echo a faltar algo de Azcona, Rob...

  2. Angel says:

    Bueno, y algo de Richard Widmark también, que acaba de morir y en la tele no han dicho nada...

  3. robgordon says:

    Ángel; Es que están cayendo como chinches y uno no da abasto

  4. Anónimo says:

    Alberto Q.

    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Genial y currado post, Rob.
    Adiós a Heston, que fue un grande (con independencia de sus historias con lo del rifle).

    PD: Ya he empezado a ver la temporada uno de Dexter. Le contaré...

    Saludos!!!

  5. Deyre says:

    Buff... es que últimamente no dejan de morir grandes del cine.
    Yo a Heston siempre lo recordaré como el Moisés de los Diez Mandamientos (película con la que estaba obsesionada cuando era más pequeña, no preguntéis por qué, ni yo misma lo sé).

  6. Estupendo homanaje. Te linkeo al mio. Un saludo, compañero.

  7. Buenas

    Menudo actorazo que se ha ido. Uno echa la vista atrás y se da cuenta de que hizo de todo y encima mucho de ello buenísimo. Quizás será recordado por "Ben Hur" o "Moises", aquí mencionadas. Pero yo no olvidaría a ese "Mayor Dundee", o "El señor de la guerra".

    Tienes razón Rob, se están muriendo muchos y muy deprisa. Creo que de esa época dorada solo queda la Taylor y poco más.

    Saludos y felicitaciones por el post.

  8. robgordon says:

    Alberto: No le decepcionará el amigo Dexter. Estoy seguro.

    Deyre: No vamos a preguntarte porqué, pero no porque no nos pique la curiosidad...

    Sesión Golfa: Pasó a leer tu artículo!

    Major: Pues lo cierto es que quedan bien pocos. Añadiría a Taylor, a Paul Newman, que creo que es el único actor histórico masculino a la altura de Heston, que queda.

    Saludos para todos!

  9. Roberfumi says:

    Si, Newman es de los grandes, si duda.


    Recuerdo cuando me hicieron ver los diez mandamientos en clase, se me hizo interminables jejejeje. A esa edad no te pueden meter esos maratones, es bestial.

    Bueno, recordemos las carreras de los grandes que se van y disfrutemos de los grandes que aún están con nosotros, que son pocos y se van, lamentablemente, sin avisar.

    Saludos!!!