26 de mayo de 2008

Quiero engañarme a mi mismo pensando que me ha gustado, pero no lo consigo.

Y es que tras casi 20 años de espera, los que van desde el estreno de “Indiana Jones y la Última Cruzada”, había ganas, entusiasmo, puede que incluso ansiedad, por ver las nuevas aventuras de Indy.
También ciertas dudas, pues podíamos temer una nueva secuela meramente “recaudatoria” que no estuviese a la altura de las circunstancias. Dudas mitigadas por sus propios creadores, la dupla Spielberg-Lucas, que una y otra vez, llenos de aplomo y seguridad, rechazaban borradores y guiones y descartaban a escritores de renombre (Frank Darabont o M.Night Shyamalan), en su búsqueda del proyecto perfecto que no desentonase con su trilogía madre.

Visto lo visto, y confiando en el buen hacer Lucas y Spielberg, “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal” prometía ser un producto sólido, serio, meditado y por tanto, ilusionante.

Una vez llegado su estreno, posiblemente el más esperado en lo que llevamos de siglo, la conclusión es que esta cuarta parte es francamente entretenida, cargada de guiños y homenajes a la saga que bien valen la película entera, pero al mismo tiempo ligeramente decepcionante y no demasiado alejada de esas cintas de aventuras imitadoras (incontables) que surgieron a raíz del estreno de “Indiana Jones en busca del Arca Perdida” en el año 1981.

“Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal” se abre en los años 50, con una carrera automovilística al más puro estilo “American Graffiti”, la segunda película como director de George Lucas.
Su comienzo no podía ser más embaucador. Es enérgico, entra de lleno en la acción y nos ofrece a un Jones en estado puro. Se suceden las referencias a la saga (al personaje de Marcus Brody, al propio padre de Indiana, al arca de la alianza, etc) o a otras ajenas ("Salvaje", con la aparición de Labouef a lo Brando) y se vislumbran las virtudes que puede ofrecer la nueva secuela, aunque también algunos de sus defectos, personificados en sus secundarios, demasiado estereotipados y faltos de carisma; Ray Winstone, el “amigo” de Jones, es una mala copia del Sallah de la trilogía original y Cate Blanchett jamás llega a imponerse en su faceta de villana rusa, más por culpa de la poca cancha que le ofrece, tanto a ella como a Karen Allen, el guión escrito por David Koepp ("Parque Jurásico"), que por su propia interpretación.

El guión tiene mucha culpa del tibio resultado final. Se le puede acusar de tener altibajos, de desaprovechar personajes (el de John Hurt es inservible y la recuperación del antiguo amor de Indy, Marion Ravenwood, está malgastada), o de precipitar los hechos en su parte final, con cierta tendencía al efectismo facil y a la resolución rápida de la aventura (¿qué fueron de aquellas emocionantes pruebas y trampas a las que se enfrentaba el intrépido arqueologo?).

Pero si algo es reprochable (y no solo a Koepp, sino también a Spielberg) es la manera en que han sucumbido a los caprichos de George Lucas, el cúal desde hace ya bastantes años, toma sus decisiones cinematográficas teniendo más en cuenta factores ajenos al cine que los verdaderamente esenciales de este arte.
De ahí que no nos extrañe tanto ver en "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal"; ardillas graciosas, monos saltando en lianas o frigorificos que aguantan bombas atómicas , aunque si nos provoque cierto rechazo y un poco de pena.

Independientemente de estos lunares, que enervarán a fans de la trilogía y a cinéfilos varios, "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" no deja de ser un agradable y nostalgico entretenimiento, que demuestra que Spielberg es el mejor planificando y rodando secuencias de acción y aventuras, que Harrison Ford aún podía ponerse dignamente en la piel del personaje, que John Williams es y seguirá siendo el músico de cine por excelencía y que Shia Laboeuf tiene un futuro muy favorable.

Yo me quedo con la sensación de haber revivido en pantalla grande esta experiencia arqueóloga y aventurera (aún siendo insatisfactoria). Me quedo con la vibrante persecución en moto, con la ambientación de la película y los genuinos toques de humor "made in Jones" que todavía conserva. Me quedo con el sombrero y el látigo, con las civilizaciones perdidas y el "Raiders March" de Williams.

Me quedo con todo eso...y con la trilogía original.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

15 comentarios

  1. Estoy completamente de acuerdo con cada una de tus palabras. Tantos años, tanta espera y ansiedad, para ver unas ardillas y unos monos dibujados y decenas de planos construidos a base de fondos verdes y manipulación digital...
    ¿Será que la enorme expectativa que uno pone en la pantalla aumenta la frustración a la hora de intentar disfrutar una película como ésta?
    Saludos!
    Hernán.

  2. Libertino says:

    Pues eso.
    Una jodida lástima.
    Ha muerto Sidney Pollack, otra lástima.

  3. robgordon says:

    Ostras! Me acabo de enterar de lo de Pollack! Vaya año llevamos. Si hace nada lo estabamos viendo en "Michael Clayton"...
    Una lástima, si!

  4. Angel says:

    De acuerdo con todo... Más allá de guiños nostálgicos agradecidos e iconografía, la película se diluye hasta llegar a ser una parodia de la serie.

    PD: Lo de Pollack ha sido una sorpresa de las malas malísimas... El puto cáncer está matando más que Bush...

  5. Y dale con lo de las pruebas. A ver ¿qué pruebas pasa en la del Templo? Ninguna.

    Película muy coherente con el personaje. Han pasado 19 años tanto para nosotros como para Indy. Es imposible encontrarse con un film como los de antaño, sería absurdo.

  6. La música y la nostalgia, lo mejor. En eso estoy contigo.

  7. robgordon says:

    No creo que el problema seamos nosotros, que hemos crecido...

    El problema está en las flaquezas del guión, que saltan a la vista y en los excesos visuales impropios de este personaje...o ¿hubieses aceptado en 1989 que Indy se metiese en un frigorífico y sobreviviese a una bomba atómica en una secuencia que no vale para nada dentro del desarrollo de la trama, más allá del mero lucimiento de los efectos visuales?.

    Esa y otras, son fanfarronadas que no benefician a la cuarta parte y desmerecen a la saga...

  8. Anónimo says:

    Alberto Q.

    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Muy de acuerdo, Rob. Una pena que no haya sido más redonda pero con ese guión tan flojo es difícil...

    Yo también me quedo con la trilogía original (estaría bien poder verla de nuevo en cine).

    Saludos!!!

  9. alvaro says:

    Yo me he quedao un poco con tu misma impresión.Escenas que sobran,un guión muy flojo y con lagunas por doquier...lo mejor es que Harrison Ford sigue siendo Indy madre mia es que no hay otroo.

    La pelea de...a por el gominas! es todo un puntazoo jajaja

  10. LoboGris says:

    Holas !!!

    Aún no la vi...la tengo pendiente...volveré en cuanto la vea en un par de días...pero...que malas vibraciones tengo.

  11. Peroooooooo...El templo maldito tiene un guión tanto - o más - flojo que este. Y sin embargo, nos gusta a muchos.


    Son las expectativas. Es una peli de Indiana Jones de toda la vida, solo que con un tono logicamente paródico, y eso le da un tono ligero que puede molestar. Pero es puro Indiana Jones.

  12. Buenas

    Pues a mi me ha gustado.

    La escena del frigorífico es tan increíble como la escena del submarino en la primera película. Si, esa en la que se ve a Indi abordando el submarino alemán que se lleva a Marion y ya se han cerrado las escotillas. La siguiente escena es en el interior del submarino dando ordenes para la inmersión, luego viene el consabido mapa con la línea roja a trazos y ¡Ta-Ta-Chan! Indi completamente empapado tomando aliento en la base secreta nazi. ¡Eso si que son pulmones!

    Yo no esperaba más, y quizás por eso no me ha parecido menos. Como dijo Spielberg en una entrevista, "Es solo una película no la segunda venida de Cristo".

    Pero sobre gustos no hay nada escrito.

    Un saludo a todos

  13. Me parece que la película mantiene el tono de la saga y, del mismo modo que el personaje fue evolucionando durante las 3 partes, del mismo modo que se fueron introduciendo elementos mas sofisticados desde en busca del arca perdida a la ultima cruzada, del mismo modo proporcionalmente ha evolucionado indiana a esta 4 parte. Estoy convencido de que da igual como se hubiese hecho, algunos jamas hubiesen quedado satisfechos, porque es imposible acercarnos al recuerdo de lo que suponia ver en nuestra infancia a indy saltando con su latigo. No se trata de cine, sino de nostalgía.

  14. Kike says:

    A mi lo que me jode es la gente que para defender esta película se dedica a descalificar las otras tres...

  15. Anónimo says:

    yo me quedo con la violacion de q es objeto Indy por parte de lucas y spielberg en el capitulo de south park...jejejje lo retrataron todo...y no es cuestion de nostalgia. es cuestion de calidad...o acaso el Batman y Robin de Joel Schumacher fue una evolucion?