11 de agosto de 2008

Habiendo logrado desde hace ya unos cuantos años la más absoluta perfección técnica, la compañía de animación por ordenador, Pixar, intenta con cada nuevo proyecto que afronta un mayor acercamiento a lo más añejo del séptimo arte, a la esencia del cine clásico como vehículo de emociones.

Su última producción, “Wall-E”, anda muy cerca de dar con la tecla exacta en este sentido, bebiendo (y referenciando) de fuentes que van desde Chaplin hasta “Blade Runner” pasando por “E.T”, pero sobre todo, consiguiendo ser, en si misma, un genuino motor de sensaciones como si de una buena cinta romántica en blanco y negro se tratase.

“Wall-E” destaca por unir en una sola película la altísima y vivaz creatividad visual de Pixar, que eleva al cubo la ofrecida por la excepcional “Monstruos S.A”, con la ternura de un robot torpón pero afectuoso de constantes chaplinescas, en una cruzada por querer y ser querido donde escasea el dialogo y se impone el gesto. Cine mudo hecho por ordenador.

El menudo Wall-E, icono instantáneo del cine moderno, es una especie de Robert Neville de la robótica. Único superviviente en una Tierra futura, desolada y llena de basura, dedica sus días a coleccionar objetos que nos son familiares (nueva aparición del cubo de Rubick en el cine reciente) o a revisar una y otra vez un número musical de Michael Crawford en “Hello Dolly!”. La inesperada irrupción de EVA, una maquina espacial de misión en la Tierra, cambiará la existencia de Wall-E y el devenir de la película, que de comedia silenciosa e ingeniosa mutará a una historia de amor sincero, de entrega y lucha contra la soledad de la existencia. Un romance de lo más humano para tratarse de maquinas con tuercas.

Tras un primer tramo de metraje absolutamente avasallador que nos deja sin habla pero con la boca abierta, “Wall-E” se convierte en una aventura “made in Pixar” (y muy propia de su director Andrew Stanton) de corte futurista, ecologista y romántico, con homenajes a “Star Wars” o a “2001, una odisea del espacio”, yendo con respecto a esta última, más allá del simple homenaje o referencia, en lo que puede ser el punto en donde decaiga (levemente, eso si) el elevado nivel de originalidad seguido en toda la cinta.

Que la lectura sea que con el cuidado una única planta se puede salvar el mundo, me parece la mejor y más clara misiva que se le puede lanzar a un niño (y también al espectador que no lo es) para que este pueda combatir contra la contaminación y el empeoramiento del planeta. Que la otra lectura sea que el ser humano tiende hacía la alienación y la atrofia física y mental con ausencia del contacto físico en pro de los más avanzados y modernos aparatitos tecnológicos, es otra acertadísima postura por parte de Pixar.

Esta historia de amor entre Wall-E y EVA, que tiene su culmen (sublime, por cierto) en la secuencia en que EVA visualiza en su cámara las grabaciones de Wall-E, ofrece los mejores momentos de cine en lo que llevamos de año, convirtiéndose en el enésimo gran logro de Pixar, experta en regalarnos buen cine para todos los sentidos.

“Wall-E” es triste y divertida, ligera y reflexiva, antigua y moderna. Una delicia más para la nómina de películas de Pixar, que nos complica la tarea de quedarnos con solo una favorita de todas sus producciones. Desde "Toy Story" a "Wall-E", pasando por "Monstruos S.A", "Los Increíbles" o "Ratatouille". Pixar ha recogido el téstigo del cine de emociones y se ha erigido como la gran creadora del séptimo arte de este siglo.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

6 comentarios

  1. Libertino says:

    y Olé!

  2. Plissken says:

    Pues sí. A mí también.

    Y mira que no hablar de 'Presto'...

  3. Álvaro says:

    Peliculón! La he visto y he quedado maravillado,en todos los sentidos es magnífica

  4. Pagrejo says:

    A mi también me ha encantado y como pongo en mi fotolog:

    http://www.fotolog.com/pagrejo/46403782

    me alucina como alguien ha sabido crear esos dos personajes que con sus gestos te atrapan desde que aparecen hasta que desaparecen de la pantalla...

    Genial!!!

    Saludos.

  5. LoboGris says:

    Holas !!!

    Ayer mismo he ido a verla...y sencillamente me ha parecido "sublime", una obra maestra...de nuevo...de Pixar. No deja ni un solo segundo de trasmitir sensaciones...es maravillosa.

    Saludos

  6. JFDR says:

    (sin acentos)

    Sin duda Pixar dejo muestra nuevamente de lo es capaz. Concuerdo mucho contigo en la genialidad en la representacion de los diferentes aspectos comunicativos entre Eva y Wall E, creo que es un patadón para aquellos que tanto criticaron la preproducción por la poca elocuencia de los personajes.
    Sin embargo pienso que esta centrada mas que todo en transmitir un mensaje, que si bien es constructivo, se hace de forma directa y fría, que la hace llegar mas aún al espectador.

    Aprovecho para felicitarte, gran blog, y te invito a revisar mi analisis de la pelicula en
    http://focusmovie.blogspot.com/

    Saludos