24 de septiembre de 2008

Por mucho que nos pese, puesto que cuando está España de por medio el orgullo patrio siempre aflora, hemos de reconocer que “Vicky Cristina Barcelona”, la aventura española de uno de los más grandes directores que ha dado el cine, Woody Allen, es probablemente la película más desganada e imprecisa del neoyorkino desde que comenzase su ronda europea. Puede que incluso, también sea una de las menos acertadas de toda su carrera.

Vicky Cristina Barcelona” comete el error de querer ser una película turística, como si Woody tratase de justificar el apoyo proporcionado por productores y gobierno catalán. Partiendo de ese error la cinta nunca cuaja, ya que Allen parece encontrarse en una constante tesitura entre historia de amor o comedia, oda a una ciudad o mezcla de culturas. El director que tan bien describió Manhattan y que logró insertar como un elegante elemento protagonista a París y Londres en “Todos dicen I love you” y “Match Point” respectivamente, retrata en esta ocasión a Barcelona con la mirada de un guiri que apenas ha profundizado en una guía de viaje sobre la ciudad condal, limitándose a fotografiar lugares comunes de la capital como la Sagrada Familia. el Tibidabo o la Barcelona de Gaudí y desaprovechando la Barcelona antigua del barrio del Born o el Barrio Gótico, que podían haber colaborado ampliamente en el tono romántico de la cinta.

Porque “Vicky Cristina Barcelona” es principalmente una película romántica, pero no se sabe cual de todas sus facetas quiere explotar. Se queda a medio camino de lo sexual, del estudio de las relaciones de pareja o la simple comedia de enredos amorosos. Y esa indefinición es otro de sus grandes peros.

Así, la cinta catalana de Allen transcurre con excesiva pausa mostrando su juego de relaciones a tres (y cuatro) bandas, las que tienen Javier Bardem, Rebecca Hall y Scarlett Johannson. Pero Woody se desvía del centro de esa acción. Le interesa viajar a Oviedo (como si tuviese otra deuda, esta vez por el Principe de Asturias), presentar tópicos españolitos como fiestas flamencas, comer y beber vino, o remarcar con insistencia la bohemia cultural de lo latino. Todo ello acompañado por una incomoda voz en off no aporta más que un subrayado de lo que estamos viendo en pantalla y de la música de Paco de Lucía o el tema principal de la película, “Barcelona” de Giulia y los Tellarini, que solo tuvieron que dejar un cd en el mostrador del hotel donde se alojaba Woody para que este hiciese sonar infinitas veces su canción en la cinta.

En vistas de tal panorama, uno espera que la aparición de Penélope Cruz sea el revulsivo que necesita “Vicky Cristina Barcelona” pero no es así. Aunque la actriz madrileña aporta una pizca de chispa al evento con su demorada y fresca aparición, su personaje no consigue revolucionar una película que ya había caído en una monotonía irreversible.

La necesidad de ver la película en su versión original y no en su versión doblada hace que la valoración de “Vicky Cristina Barcelona” no sea del todo justa, aunque si bastante aproximada. Confiamos en que Woody pueda rehacerse con su próxima película, que si nada falla, veremos en tan solo un año, dentro de esa exhaustiva política del neoyorkino de rodar una cinta anual, que esperamos no le empiece a pasar factura.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

9 comentarios

  1. Álvaro says:

    Estoy deseando verla,por supuesto lo haré en VO

  2. Angel says:

    Soy un auténtico loco del cine de Woody Allen, pero reconozco que sus últimas películas "europeas" me dan una pereza terrible, y esta especialmente, así que no sé cuando la veré...

    Por cierto, segunda recopilación de momentazos de cine realizada, esta vez más sosegada que las de los grandes speechs... A ver que te parece...

  3. Yo no creo que sea una película catalana, sino una película europea (ni siquiera española), y Woody rueda para su público, que está tanto en España como en Pekín, por lo que esta vez no estamos de acuerdo, amigo. Otra vez será. Un saludo gordo.

  4. robgordon says:

    Álvaro: Si tiene oportunidad, no la desperdicie, veala en V.O.S.

    Ángel: A mi también me encanta Woody. Es más, no me digusta su etapa europea. Con "Match Point" recuperó el crédito perdido en "Todo lo demás" o "Un final made in Hollywood" y con "Scoop" yo me lo pasé en grande. Eso si, "El sueño de Cassandra" era más flojita, pero aún lo es más, "Vicky"...
    Luego te comento en tu montaje de video...

    Napoleón: ...

    Sesión Golfa: Lo es desde el momento que tiene capital catalán. No dudo que Woody ruede para su público, pero si que lo noto condicionado por las circunstancias, y eso se ve reflejado en la película.

  5. mia says:

    Yo tampoco estoy de acuerdo, como “sesión golfa”. Me parece una película muy divertida, la voz en off le da un toque diferente, la mano de Woody. Y tampoco veo un excesivo tour por la ciudad… No será que estabas algo condicionado?

  6. farrow says:

    Tanto como "sesión golfa" como "mia" opino que es una película muy divertida. Bardem y Penelope creo que estan incluso mejor que Scarlet. Por otro lado, es verdad lo repetitivo de la banda sonora...

    por cierto, lo de gÜiri es por algo??

  7. robgordon says:

    Lo de gÜiri es una metedura de pata de caballo que no se como se me ha podido colar...porque luego en el texto lo pongo sin dieresis...

    Madre mia! Mil perdones!

  8. farrow says:

    cosas de la informatica, usted no tuvo nada que ver
    xD