21 de noviembre de 2008

No existe ningún director actual sobre el que recaigan tantos juicios de valor acerca de la irregularidad de su carrera como Ridley Scott. Y aunque este argumento se está convirtiendo en un recurso demasiado facilón, desde luego no carece de razón. El director inglés deslumbró en los inicios de su filmografía con títulos tan influyentes y determinantes para la historia del cine como “Blade Runner” o “Alien, el octavo pasajero”. Quizás por eso, llame más la atención la alarmante insuficiencia de cintas como “Los Impostores”, “Tormenta Blanca” o “Un buen año”.

Solo admitiendo que Scott nunca llegará a ser aquel gran director que podría haber sido ni tampoco el peor autor que puede ofrecernos Hollywood, podrá valorarse en su justa medida su último cine, y más en concreto su más reciente película, “Red de Mentiras”.

Con el cada vez más recurrente (cinematográficamente hablando) conflicto entre EEUU y Oriente Medio, “Red de mentiras” sitúa al agente Ferris (Leonardo Di Caprio) en la boca del lobo y al veterano Ed Hoffman (Russell Crowe) como el que mueve los hilos a distancia en la lucha contra la amenaza terrorista árabe. Y en el constante juego de estrategias, lealtades y traiciones se desarrolla este thriller político con gusto por la acción bien rodada y por el escaparate de herramientas de espionaje a cada cual más sofisticada.

Red de Mentiras” como “American Gangster”, “Black Hawk Derribado” o incluso la secuela de “El Silencio de los Corderos”, “Hannibal” es cine solvente, bien ejecutado, con una constante apariencia de cine de calidad pero sin la profundidad y carácter necesarios para serlo. Scott ofrece aquí una obra vibrante por momentos, reiterativa en otros, aunque casi siempre entretenida, muy en la línea del cine que realiza su propio hermano, Tony (“Spy Game”). La confianza en las interpretaciones de sus actores vuelve a ser un pilar básico en el que Scott se apoya. Un Russel Crowe entrado en kilos (en su cuarta colaboración con el director) y un Leonardo Di Caprio en una línea continuista con respecto a “Diamante de Sangre” o el gran descubrimiento de la película, el actor Mark Strong, garantizan una dosis extra de interés.

No demuestra tanta solvencia su guionista, William Monahan (“Infiltrados”) al que se le agradece que intente no enmarañar el argumento de un género en que, como mandan los cánones, se manejan muchos nombres y complicadas tácticas, pero al que se le puede achacar la introducción de una subtrama romántica totalmente innecesaria, algunos personajes demasiado estereotipados y la resolución por la vía fácil de determinadas situaciones (sin ir más lejos, el propio final de la cinta).

Con “Red de Mentiras”, Ridley Scott opta por la vía sencilla de cine de entretenimiento de pretensiones medias, posiblemente el único modo de librarse a corto plazo de las odiosas comparaciones que marcan su desigual filmografía.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

7 comentarios

  1. Anónimo says:

    Peliculón como la copa de un pino, acción y una buena trama de espias de principio a fin, Solo un demagogo tontolculo se limita a hacer opiniones basadas seguramente en el critico de turno que se pasa los sabados por la noche llendo al cine y se da cuenta que a malgastado su tiempo y su carrera en un trabajo ridiculo. En mi opinión una pelicula es buena si consigue entretener a un publico durante 2 horas, las comparaciones con trabajos anteriores ya muy desfasados como blade runer de este magnifico director hace pensar que nuestros criticos de cine son unos infantiloides frikis seguidores de la guerra de las galaxias. Un saludo

  2. Muy de acuerdo con tu análisis, compañero. Saludos.

  3. Iván says:

    Hola Rob,

    A mí me pareció una buena película, muy entretenida y de factura impecable. Eso sí, quizá el tramo final flojea un poco (el final es "demasiado típico").

    Valoro mucho que, tratando el tema que trata, no es un producto pro-América en el que los estadounidenses son muy buenos y los demás son muy malos, por decirlo de alguna forma. Me refiero a que no es una película simple, no es un panfleto a mayor gloria de la CIA.

    Quizá la crítica a la actuación de los EEUU en el mundo no es muy explícita, pero existe y es de agradecer.

    Un saludo!

  4. robgordon says:

    Querido Anónimo: No creo que precisamente esta crítica sea negativa hacía "Red de mentiras", más bien todo lo contrario. Es más, creo que no debería compararse con todo el cine anterior de Scott (el bueno y el malo).

    Eso si, discrepo en que "Blade Runner" pueda estar desfasada.

    Sesión Golfa: Nada más que añadir! Otro saludo para ti!

    Iván; Muy de acuerdo contigo. Pelicula entretenida, bien acabada con pequeñas taras en el guión. En cuanto a su fondo, no se moja mucho, ya que no le interesa demasiado al solo pretender crear acción y entretenimiento, pero si deja esbozos de que en esta guerra no se salva nadie de culpa.

    Saludos para todos y gracias por vuestros comments!

  5. Hola, amiguitos soy RIDLEY SCOTT. Que sepáis que Red de mentiras es la rehostia y mi carrera no es para nada irregular. Soy un verdadero Dios. Aquí algunas pequeñas intervenciones mías:

    http://www.youtube.com/watch?v=FtncETQN3ek

    http://www.youtube.com/watch?v=_YMXaHpoYTE

  6. Anónimo says:

    tal vez mi pimera opinión fuera demasiado heavy, es verdad que en el articulo no se la criticaba, pero estoy cansado de salir del cine con una muy buena impresión y leer en el periodico un articulo que solo habla del director y se le da una puñetera estrella. un saludo

  7. robgordon says:

    Ridley Scott: No conocia esa faceta cómica en tu persona. Si eres una mezcla de Torrente y El Gañan! Me has caido simpático, hombre
    Me quedo con la frase : "ahora me paso a Blogdecine", jeje

    Anónimo: No te preocupes, que las opiniones, mientras sean respetuosas, cuanto más apasionadas mejor.
    Yo tampoco suelo estar muy de acuerdo con la crítica profesional aunque lo importante es que estemos seguros de nuestros gustos, hable quien hable y digan lo que digan.

    En cuanto a este último trabajo, creo que una de las pelis mas entretenidas del último Scott (aunque a veces tiene duros bajones) y tiene alguna secuencia (el secuestro de los coches y la polvareda) de las que luego se recuerdan.

    Saludos para todos!