9 de diciembre de 2008

En los últimos meses el cine y la televisión parecen haber acordado normalizar la existencia vampírica en la sociedad. Los chupasangres del cine moderno ya no duermen en ataúdes, ni sufren ese alto grado de debilidad mortal ante los rayos del sol, y lo del ajo y los espejos parece no ir con ellos.

Tanto el nuevo proyecto televisivo de Alan Ball, “True Blood” como la laureada cinta sueca “Déjame entrar” o la cinta que nos ocupa, “Crepúsculo”, han reinventado en escaso margen de tiempo, la figura del vampiro tal y como la conocíamos.

Concretamente la serie de la HBO y la primera de las adaptaciones de las novelas de Stephanie Meyer guardan una idea común, la de una intencionada convivencia aparentemente pacífica entre el ser de colmillos afilados y el humano con los miedos, reservas y peligros que ello conlleva para los ciudadanos de los pequeños pueblos protagonistas de ambas historias.

Porque “Crepúsculo” se ambienta en Forks, un pueblecito del estado de Washington, donde llega Bella, una joven de 17 años introvertida y un tanto inadaptada cuya anodina existencia cambiará al conocer a Edward Cullen, un chico tan enigmático como pálido que se fijará poderosamente en ella. Una historia de humanos y vampiros de nuevo cuño con romance de por medio que tiene sus mejores bazas en su marcado carácter juvenil y en ese innovador modo de comportamiento de estos seres pálidos no mortales.

Diseñada para triunfar entre un público predominantemente joven y especialmente femenino (no en vano es una saga escrita, dirigida y adaptada por mujeres), “Crepúsculo” reúne lo necesario para convertirse en la nueva saga de éxito de cada navidad y lo más importante, no aspira a ser mucho más de lo que es, razón principal por la que la cinta dirigida por Catherine Hardwicke (su presencia aporta a un blockbuster como este un leve toque indie) no solo entusiasma al público al que va dirigido sino que también resulta simpática y agradable como mero e inofensivo producto de entretenimiento para el resto de los espectadores.

Crepúsculo” como “Smallville” o “Buffy Cazavampiros” sitúa a los clásicos personajes que utiliza en un puro ambiente de instituto y los completa con tópicos del cine adolescente americano; jóvenes con la rebeldía propia de su edad, padres divorciados, bailes de instituto, amoríos, etc, aderezandolos con unas cuantas canciones pop y rock y una cuidada puesta en escena llena de colores blancos y grises sin abuso de efectos especiales y montajes acelerados.

Kristen Stewart (la hija de Jodie Foster en “La habitación de pánico” de David Fincher) y Robert Pattinsson, son los protagonistas (y futuros forros de carpetas escolares) de esta película que sirve como apertura de una saga más modesta que otras que juegan en su misma liga (“Harry Potter”, “Narnia”) pero igual de efectiva y mucho más rentable. Ya se prepara “Luna Nueva” (nada que ver con Howard Hawks) la siguiente novela de Stephanie Meyer, una vez que en su primer fin de semana de estreno, “Crepúsculo” ha logrado grandes cifras en taquilla.

Una nueva saga que enloquecerá a aquellos/as que todavía estudian examenes de Matemáticas y Lengua, pero a la que tarde o temprano todos podemos acercarnos sin recelo si nos pica la curiosidad, completando, eso si, nuestro acercamiento a esta nueva óptica vampírica con esa serie repleta de humor negro llamada "True Blood". Tenemos vampiros para rato.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

7 comentarios

  1. Faraonika says:

    Buenas,
    Yo me he leido los libros y reconozco que enganchan. Respecto a la película, me la esperaba peor, se deja ver y aunque hay algunos efectos especiales chapuceros tiene muy buena fotografía. He leido que la prox no la va a hacer la misma directora, asi que perderá el toque indie que tu dices. Yo iré a verlas auqnue de momento me quedo con los libros.
    Un saludo!!

  2. Rosenrod says:

    Totalmente de acuerdo en tu valoración de "Crepúsculo", Rob.

    Un saludo!

  3. Cintia says:

    Mmmmmm
    Probablemente la vaya a ver con mi hermana, que es la fanática, pero la verdad que leí el primer libro de la saga y por la mitad ya me había cansado. Es demasiado cursi!! Y ocupa muchas hojas dando explicaciones de lejos sobreentendidas...
    La historia está buena, pero no me convence para nada la forma de escribir de la autora...
    En fin, besotes!!

  4. Anónimo says:

    Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Yo dejé los exámenes de Lengua y Mates hace tiempo y no me pica mucho la curiosidad, la verdad...

    Gracias por el análisis, Rob!!!
    Saludos

  5. robgordon says:

    Faraonika: Yo no he leido los libros. La peli se deja ver con agrado, aunque habrá muchas adolescentes que se volverán loca con ellas.
    Ayer, por ejemplo, estaba en una libreria ojeando unos libros, y dos quinceañeras vieron un poster de la película y se emocionaron comentando la guapura del protagonista, comentando que habían visto la película 2 veces y que lo harían una tercera.
    En fin...

    Y efectivamente, se han cargao a la directora, o la directora se ha ido, vete tu a saber cual es la versión real.

    rosenrod: ;)

    cintia: la película también tiene sus momentos cursis (ya sabes, baile de instituto, chico guapo y tal...)

    alberto; que malo era yo en Matemáticas, por dios!

    Saludos para todos!

  6. A mí la película me entretuvo, no es uan obra maestra pero sí me parecio una adaptación aceptable. Sin olvidarnos de que es la típica película adolescente.

    No me quiero acordar en la sala (el día del estreno) los aterradores gritos de niñas adolescentes cuando apareció por primera vez Edward.

    Saludos.

  7. Daylin says:

    La pelicula estuvo fantastica para mi es cierto que la vida de los vampiros en completamente diferente a como se conoce pero es como en la vida que todo puede cambiar, me encanto ese amor y ese deseo, para mi fue de disfrutar realmente. No vi nada de chapuseria.