30 de junio de 2008
PARA EL PAÍS

Permitidme que me salga de lo estrictamente cinematográfico.
Que este post sea escaso de contenido y forma.
Dejadme que luzca este exceso de patriotismo.
Y que desate cierta euforia donde suele reinar el equilibrio...

...pero es que España ha ganado un campeonato de fútbol y estoy en una nube rojigualda...


SOMOS CAMPEONES DE EUROPA!
Read more
27 de junio de 2008
TAN FIERO COMO INOFENSIVO

A “El increible Hulk” le ocurre exactamente lo mismo que al bigote postizo que luce el personaje de William Hurt en la película; por mucho que intenten hacer creer que es natural, salta a la vista que no es más que una pobre imitación.

Imitación, repetición o calco de las muchas (cada vez más) cintas de superhéroes que inundan las pantallas en el cine actual, y de las que pocas se esfuerzan en narrar la obligada historia de génesis, evolución y conflicto interno del héroe, con cierto ánimo diferenciador.

Por eso se agradece tanto el sentido del humor y el desenfado de su reciente compañera de Marvel, “Iron Man” o la cuidada descripción que hizo de este personaje de color verde el taiwanes Ang Lee (“Brokeback Mountain,” Deseo,peligro”) en una primera versión de la que intenta alejarse constantemente la secuela que ahora nos ocupa.

En aquella ocasión, Lee, cineasta dotado de gran sensibilidad, aportó pausa y reflexión a la historia de “La Masa”, para irritación de sus productores, cuyas pretensiones siempre son las de mayor acción y espectacularidad cuando de una superproducción como esta se trata. “Hulk” no obtuvo las cifras esperadas y de ahí, la ruptura con el film anterior.

El Increíble Hulk”, por tanto, toma el camino más obvio y automático y utilizando el modelo prediseñado del cine de acción y superhéroes de los últimos años, repite esquemas, momentos y personajes, resultando ser una desalmada, reiterativa y larga adaptación, en donde solo destacan los impresionantes planos aéreos de las favelas brasileñas y alguna de las persecuciones que tienen lugar en este emplazamiento sudamericano.

Todo lo demás es rutinario, tremendamente previsible y altamente excesivo, cediendo Edward Norton, Liv Tyler, William Hurt y Tim Roth su propio protagonismo a los efectos especiales, más cercanos a la cultura del videojuego que a la cinematográfica.

Así que ya nos sabemos la formula; héroe con crisis de identidad, chica enamoradiza, un malo con oscuros intereses y un villano de similares características a la bestia principal con la que batirse en la traca final para el lucimiento exclusivo de los alardes visuales.

Nada nuevo que aportar por parte de “El Increíble Hulk”, que solo satisfará a los espectadores menos exigentes o a los no iniciados en el género de superhéroes. A estos últimos les aconsejamos, en caso de duda, decantarse por el héroe de hierro de la Marvel, “Iron Man”, que es, hasta el momento, la película triunfadora de esta temporada estival.
Read more
25 de junio de 2008
no image

Este excelente montaje ya tuvo una versión femenina, que podeis ver aquí. Algunas de las transiciones entre estos famosos rostros son tan geniales como alucinantes. Un video para mirarlo embobado hasta su fin.

Read more
16 de junio de 2008
Y OCURRIÓ...

Nos estamos cargando la Tierra. Esa es la misiva que el director hindú, M.Night Shyamalan ha querido transmitir con su última película, “El Incidente”. Anteriormente su cine había hablado de la sociedad del miedo, de la mentira emitida por el más alto poder, de la fe del ser humano o de su propia fragilidad, y si estos universos planteados nos habían embaucado a todos, había sido por la pericia del director a la hora de revestir estos temas de un componente de género, ya fuese fantástico, terror o incluso fábula, haciendo gala, además, de grandes dosis de originalidad y talento visual.

Con “El Incidente”, Shyamalan ha fallado en lo que más le distingue, y lo ha hecho justo en el momento más inapropiado de su carrera; cuando productoras, público y crítica empezaban a poner en duda su personal manera de ver el cine, sobre todo tras las incomprendidas “El bosque” y “La joven del agua” (en especial esta última).

La premisa argumental de “El Incidente”, es sumamente potente y atractiva como para no reparar en ella (aunque también arriesgada y peligrosa). Tiene, además, un componente de rabiosa actualidad, un asunto que preocupa cada vez más al ciudadano; el cambio climático, las consecuencias de la contaminación atmosférica y el futuro del planeta Tierra. En “El Incidente”, el planeta se ha rebelado contra el hombre y este se suicida inexplicablemente ante un ataque de apariencia invisible.

La astucia del director se nota en el más inmediato comienzo de la cinta, con una sucesión de suicidios provocados por ese motivo, a cada cual más impactante, y que prometen una buena ración del mejor Shyamalan. Pero a partir de ahí (y eso es muy pronto), nada funciona, convirtiendo a la más original de las premisas en la más ridícula y/o delirante y a la propia película en una parodia de si misma.

“El Incidente” se muestra demasiado simple, estereotipada y pésimamente interpretada como para venir de quien viene. No encontramos esas tensas y elaboradas secuencias de suspense del que había sido denominado como el nuevo Hitchcock y no existe esa doble “capa” o lectura, a la que nos tenía acostumbrados. Ni siquiera en el guión (otro campo que Shyamalan domina a la perfección) parece mostrarse lúcido el hindú, presentando personajes arquetípicos, situaciones improbables y subtramas forzadas, como la que muestra la desintegración de la relación entre unos desentonadísimos Mark Wahlberg y Zooey Deschanel, anillo de colores incluido.

Da la sensación de que el propio director era sabedor de la falta de garra y de alicientes de la película, de ahí que necesitase sacarse de la manga alguna que otra secuencia ajena a la película que le permitiese enmendar el entuerto, como ese momento más cercano a “Psicosis” que a la propia película a la que pertenece y que tiene como protagonista a una aterradora anciana aislada del mundo.

“The Happening” es la historia de una huida del aire y como tal, es volátil, insegura, trivial, e incluso anodina. Una precipitada caída al vacío de Shyamalan que, por mucho que nos pese, dará la razón a los que atacaban su cine pudiendo arrebatar al hindú esa libertad creativa dentro de la industria de la que gozaba hasta el momento. Por eso este error, que no deja de ser puntual en una carrera llena de aciertos, es una mala noticia para los que disfrutamos y adoramos “El Protegido”, “El Bosque” o “El Sexto Sentido”.
Read more
5 de junio de 2008
BIZARRADAS DE LA SEMANA (NOMBRES PROPIOS)

Tatum O´Neal: La hija de Ryan (y no me refiero a la peli de David Lean) nunca ha sido un dechado de virtudes. Con 10 años ya había logrado lo que muchos no consiguen hasta bien maduritos; lograr un Oscar interpretativo (por la excelente "Luna de papel"), fama y papeles por doquier. Lástima que Tatum se diese a la mala vida, según ella, por culpa de su propio padre que la inició en turbios mundos con el sexo y la droga como protagonistas. Luego saldría con Michael Jackson, se casaría con John McEnroe, en una relación en la que se tiraban trastos y raquetas a la cabeza para finalmente divorciarse. Tatum jamás ha llegado a resurgir. La popularidad le fue muy temprana y demasiado excesiva para su edad. Ahora es noticia porque la policía la ha pillado comprando crack y cocaina por las calles de Manhattan. Cuando fue arrestada les dijo a los agentes ¿Sabeis quien soy? e intentó convencerles de que estaba preparando su próximo papel de drogadicta para la gran pantalla. Un papel que viene interpretando en la vida real desde hace ya bastante tiempo. Otro ejemplo más de niño prodigio echado a perder.


Mel Ferrer: Si Tatum O´Neal logró el Oscar a los 10 años, Ferrer murió esta semana a los 90 sin ni siquiera optar a él. Lo cierto es que no llegó a ser un actor excelso, sino más bien un secundario con algún que otro papel resultón. Quizá por eso, para algunos, puede ser más recordado por su personaje en la serie Falcon Crest o por ser el primer marido de la angelical Audrey Hepburn, posiblemente el mayor logro de su vida. Sin embargo Ferrer apareció en las suficientes cintas como para que su rostro sea recordado por los cinéfilos; "Encubridora", "Lili" o la mastodóntica "Guerra y Paz" son son y serán sus películas más representativas. En la foto con la mítica Angela Channing y un conseguido peluquín.





Kirk Douglas: En un año en que grandes actores clásicos fallecen, Kirk Douglas se tira por toboganes. 91 años tiene el chavalín (1 más que el difunto Mel Ferrer) que está viajando por los EEUU promocionando una campaña en favor de los parques de juego infantiles.

Lo cierto es que no me encuentro del todo bien desde que vi su foto. Me ha dejado un tanto descentrado. No se si es por culpa de esos calcetines rojos hasta las rodillas a juego con la camiseta o por ver a un señor de tan avanzada edad en un actividad tan sumamente arriesgada. No me negareis que la estampa es impactante. Creo que mientras bajaba por el tobogán a velocidad de vértigo gritaba "Yo soy Espartaco". Si fuese mi abuelo ya le habría echado una bronca. Bastantes bajas llevamos ya este año, como para que Douglas se parta ahora la crisma contra el suelo arenoso de un parque infantil ante la estupefacta mirada de unos niños de primaria.

Liam Neeson: Tras ver a Kirk Douglas tirarse por un tobogán, lo que menos me esperaba era ver a Liam Neeson mojado en su zona más sospechosa. Parece que ambos ansían volver a su más tierna infancia. ¿Qué será lo siguiente? ¿Clint Eastwood con un chupete? ¿Tom Hanks pintando con ceras de colores?.

Su caso, sin embargo, es menos obvio que el de Kirk Douglas. Le queda el beneficio de la duda, y siempre podemos pensar que se tiró una cerveza encima, victima de su borrachera o que algún torpe camarero le jugó una mala pasada. Eso, y que a los paparazzi no se les escapa una.

De lo que ya no se libra es de la difusión por todo el mundo de esta imagen, que nos enseña a un Liam Neeson aparentemente "meao".
Read more
2 de junio de 2008
EL FANTASMA DEL METROPOL

El Metropol era un mítico cine de la ciudad de Valencia. Un misterioso incendio acabó con él y tras varios años cerrado y relegado al ostracismo, abrió sus puertas, eso sí, con otros fines diferentes a lo cinematográfico.

Un fantasma quedó en atrapado en él, y su válvula de escape al exterior fue la de una carta semanal que remitía al programa de radio "El Séptimo Cielo". Dentro de estas cartas; pequeños relatos, microhistorias o simplemente textos, con connotaciones cinéfilas. En su remite, un nombre que pronto nos fue familiar; "El Fantasma del Metropol".

Esa es la historia de este oyente bajo pseudónimo, que durante todas las semanas desde hace ya más de 3 años ha enviado puntualmente una carta con estas características a los estudios de Nova Onda Radio y, más concretamente, a la atención de su programa de cine;"El Séptimo Cielo.

Este Martes 3 de Junio, "El Fantasma del Metropol" ha querido despedirse, al menos por un temporada, de todos los oyentes y seguidores que ha ido acumulando a lo largo de este tiempo. Por eso, el programa de esta semana, el cúal os invito a que escucheis a través de la web de la emisora, recopilará algunos de sus mejores textos, los cuales desprenden amor por el cine clásico, el cine independiente, los mejores directores o las actrices más bellas.

Aquí teneís uno de sus textos;


-CENIZAS DEL HOMBRE CENICIENTO-

De tantos y tantos golpes, el hombre ceniciento apenas recuerda quién es.

En uno de sus periodos en blanco cree haber triunfado como gladiador en Roma, y en el siguiente se despierta recluido en la celda de un manicomio.
Las manos acordonadas bajo sus propios sobacos por una camisa de fuerza;
Tela áspera y blanca como lona de cuadrilátero.

El hombre ceniciento, dicen, poseyó una mente maravillosa.
Si el hambre y la penuria en que su familia vive, no fueran síntomas inequivocos de todo lo contrario, él mismo juraría haber sido premio nobel.

Que tontería.

El hombre ceniciento, dejémonos de pretensiones, tiene claro su papel;

El de un cabezón descendiente de irlandeses que va a disputarle el título de los pesos pesados (con lo flaco que está) a uno de esos malditos "juan queso" procedentes de la puta holanda.
Va a disputarselo y, aunque no consiga ganarlo, cosa más que probable, por lo menos no va a dejarse tumbar.

Su mánager y preparador físico (alguien demasiado parecido a Cris Peterson como para fiarse de él) ha invertido toda su confianza y escaso capital en el histórico combate.

Y luego, no lo olvidemos, está ella:
La esposa del hombre ceniciento.
Una mujer alegre y dispuesta, que allá en la precariedad de su cold mountain, cuando su pelo era rubio y su corazón salvaje, igual era capaz de herrar una oveja que de ordeñar un caballo.

A alguien así, no puede permitirse el lujo de fallarle, así que ánimo.
Y al toro...

A las dañadas neuronas del hombre ceniciento no se les escapa que, en el transcurso del mismo asalto, la imaginación puede hacerle sentirse almirante de la armada británica para, instantes después, degradarlo a estibador de puerto.

Pero eso no va a ser óbice en su particular intento de devolverse a sí mismo, la personalidad;
la de un hombre gris y harapiento que no dudará en alargar su gorra para pedir limosna, si de sacar adelante a sus hijos se trata.

Lo que queda del hombre ceniciento (quizá antes he dicho algo que pueda conduciros a confusión) es que sabe muy bien qué es lo que quiere.


PD 1:
Mil gracias desde aquí a "El Fantasma del Metropol", quien quiera que seas
PD 2: El programa se emitirá el Martes día 3 de Junio de 22 a 23 horas.
Read more