31 de agosto de 2008
no image

Blog Day 2008

Desde el blog 365noticias.com se han acordado de "El Séptimo Cielo" en este día 31 de Agosto, en el que se celebra desde hace varios años el "BlogDay" o "Día del Blog", fenómeno de internet cada vez más extenso y rico.

Como bién informa el autor de este blog, las reglas del "BlogDay" son estas:

1. Encontrar 5 nuevos blogs que consideras interesantes.
2. Informar o advertir a los autores seleccionados tu recomendación para el BlogDay.
3. Escribir una descripción corta de cada blog y enlazarlos.
4. Publicar una entrada el 31 de agosto, el BlogDay, mencionando los 5 blogs que recomiendas
5. Agregar el tag BlogDay de Technorati: http://technorati.com/tag/blogday2008 y un enlace al sitio BlogDay: http://www.blogday.org/

Así que uno, que siempre es agradecido con estas cosas, sigue la cadena y os recomienda estos blogs, alejandome un poco de lo estrictamente cinematográfico:

Fútbol Arte: Visita diaria obligada para poder ver los mejores goles internacionales y los siempre acertados comentarios de su autor.
El Bombardeo Cósmico: El blog de nuestro amigo Ángel, compañero en Nova Onda Radio que centra muchas de sus inquietudes en este blog.
Perdidos Blog: Otra visita más que necesaria para estar al tanto de la actualidad de una de las mejores series que ha parido la televisión.
Planeta Pop: Programa de radio de excelente gusto musical que en su blog comparte las canciones que selecciona y pincha en su emisión.
Uruloki Blog: Comic, adaptaciones a la gran pantalla, videos, multitud de enlaces y rabiosa actualidad. Uruloki no nos falla ningún día y siempre nos guarda alguna sorpresa.

Feliz BlogDay a todos!

Read more
27 de agosto de 2008
¡MADRE MIA!

1) Hacía tiempo que no se veía una película con tan escaso sentido del ridículo.

2) Priscilla John. Ese es el nombre y el apellido de la persona que ha perpetrado el casting de esta película. Una elección de actores de lo más desafortunada y de lo más imposible para tratarse de un musical (Colin Firth, Pierce Brosnan o la propia Meryl Streep). A la vista están los resultados.

3) Hablando de Meryl Streep, actriz 14 veces nominada al Oscar y ganadora en 2 ocasiones, pone en riesgo su gran reputación con su desbocada y esforzada interpretación. Streep será una excelente actriz dramática pero ni está dotada para el musical ni cuela como mujer arrebatadora que se lleva a los hombres de calle. Además baila como si estuviera en la barra libre de la boda de una sobrina después de haberse tomado 7 vodkas con naranja.

4) Y conviene citar a las dos secundarias que le acompañan; Julie Walters, que con todos mis respetos, aquí me recuerda mucho a Lina Morgan en “La Tonta del Bote” y Christine Baranski (“Bowfinger”) de la que jamás pensé que pudiese verla interpretando un número musical hecho para ella solita y en el que además presume de quitarse a los jovenzuelos de encima.

5) La película está producida por Tom Hanks y su esposa Rita Wilson, que solo producen películas que reúnan dos elementos; Boda y Grecia.

6) Existen algunos ralentís de las imágenes que provocan vergüenza ajena y la película contiene ideas en las coreografías y en la puesta en escena que están pasadas de moda.

7) Porque en realidad, “¡Mamma Mia!” es una película que ha nacido anticuada y con la que puedes echarte continuamente las manos a la cabeza por disparatada, simplona y casi siempre, desatinada.
Read more
22 de agosto de 2008
DESCUBRIMIENTO DEL DÍA: ADIOS RAQUETA ADIOS

Con lo que son los coreanos en el Tenis de Mesa (medalla de Oro en Atenas) y van y hacen desaparecer por arte de magia la raqueta en el cartel coreano de la película de Woody Allen, "Match Point". No se dan cuenta que desprendiendose con tal descaro de la raqueta, quitan también el sentido del cartel, donde Jonathan Rhys Meyers, aprovecha la raquetita como excusa para agarrar "bien agarrao" por la cintura a la explosiva Scarlett.

Visto así, queda la libre intepretación de lo que le está contando Meyers a la buena de Scarlett:

-Pues mira, tiras todo recto, coges la primera bocacalle a la derecha y al llegar a un parquecillo veras la tienda de sostenes. Se ve facilmente porque hace chaflán...

-El chulo prepotente conduciendo un Mercedes me salió por la izquierda y no me cedió...

-Y entonces Guti le pasó en profundidad a Robinho que se fue de Marchena haciendo la bicicleta pa´ luego centrar y que rematase solo en el segundo palo Van Nistelrooy...

Y es que hay cosas en el mundo del cine que uno no se explica, como que en España le pongan a "Trophic Thunder" el subtítulo de "Una guerra muy perra" (lo siento, no me lo puedo quitar de la cabeza) o que las raquetas desaparezcan de los carteles sin discrección alguna.

Read more
21 de agosto de 2008
ACTORES Y POLIVALENTES

A la revista Entertainment Weekly le encantan elaborar listas. Algunas más rebuscadas que otras, pero siempre sugestivas. Con motivo del estreno de la última película como director de Ben Stiller; "Tropic Thunder" (ignoremos desde ya o hagamos campaña contra su subtítulo en castellano, "Una guerra muy perra"), EW ha diseñado una lista con los 30 actores-directores más reconocidos, destacando brevemente sus films notorios y sus pertinentes cualidades detrás de las cámaras. Por supuesto, por ahí andan clásicos tan clásicos como Orson Welles, Woody Allen, Charles Chaplin o Clint Eastwood, pero también otros más bisoños como Denzel Washington. No se echa en falta a ninguno, por lo que me parece una buena lista.

Y si sois de los que os gusta revisar estas listas (siempre curiosas y llamativas), aquí van otros recientes top de Entertainment Weekly;

Top 25 Mejores Películas y Series de Ciencia Ficción desde 1982
Top 25 Retratos fotográficos de los protagonistas de la Comic Con
Top 22 Mejores Películas basadas en un Comic
Top 25 Las apariciones musicales más importantes en el "Barrio Sesamo" americano"
Top 20 Películas más esperadas del Otoño
Top 15 Momentos más brillantes de la serie "The Wire"
Read more
15 de agosto de 2008
UN PAPÁ GENIAL

En la era post-Bourne, la manera de actuar frente al secuestro de una hija en París es furiosa, directa y contundente. Lo que le pasa a Liam Neeson en “Venganza” (en inglés "Taken") ya le pasó de manera similar a Harrison Ford en “Frenético”, pero claro, eran otros tiempos.

Mientras Ford era un médico un poco perdido con el idioma y no versado en las artes de la violencia, Neeson es un ex-espía que no se anda con contemplaciones y al que no le importa poner París patas arriba con tal de encontrar a su pequeña.

Y en esta cruzada francesa por recuperar a su adolescente hija, Neeson, absoluto protagonista del evento, hará gala de una gigantesca bravuconería, la que en realidad siempre ha tenido el que ha escrito esta película, que no es otro que Luc Beeson, aquel que dijo hace no mucho que se retiraba del cine, pero que entre Minimoys y expeditivas historias de venganza ha desobedecido a sus propias palabras.

“Venganza” es pequeñita pero directa. De su justiciero (y limitado) argumento no se puede sacar un mayor partido del que aquí se saca. Descontando sus secuencias paterno-filiales, probablemente lo más desechable de toda la cinta (cosa que ya le pasaba a otra vengativa cinta, “Sentencia de Muerte”), “Venganza” ofrece una narración llena de ritmo porque decide, desde bien pronto, ir al grano y pasar a la acción, y lo cierto es que para tan escaso y trillado argumento el resultado final es trepidante y satisfactorio, con un Neeson muy metido en su tarea y una dirección que no baja su intensidad e interés en ningún momento.

Ni que decir tiene que habrá que conceder muchas, (muchísimas) licencias para poder seguir el juego a la película, que goza de una chulería tan grande como la Torre Eiffel. Si te dejas llevar, podrás pasártelo en grande viendo a Neeson cargándose albaneses, árabes y al que se le ponga delante como el que come pipas peladas.

"Venganza" es un divertimento de acción mucho mayor de lo que a priori pudiese parecer. Dura hora y media y pasa en un santiamén. No la descarteis porque estoy seguro de que os dará un excelente rato.
Read more
11 de agosto de 2008
LA HISTORIA DE AMOR DE WALL-E Y EVA

Habiendo logrado desde hace ya unos cuantos años la más absoluta perfección técnica, la compañía de animación por ordenador, Pixar, intenta con cada nuevo proyecto que afronta un mayor acercamiento a lo más añejo del séptimo arte, a la esencia del cine clásico como vehículo de emociones.

Su última producción, “Wall-E”, anda muy cerca de dar con la tecla exacta en este sentido, bebiendo (y referenciando) de fuentes que van desde Chaplin hasta “Blade Runner” pasando por “E.T”, pero sobre todo, consiguiendo ser, en si misma, un genuino motor de sensaciones como si de una buena cinta romántica en blanco y negro se tratase.

“Wall-E” destaca por unir en una sola película la altísima y vivaz creatividad visual de Pixar, que eleva al cubo la ofrecida por la excepcional “Monstruos S.A”, con la ternura de un robot torpón pero afectuoso de constantes chaplinescas, en una cruzada por querer y ser querido donde escasea el dialogo y se impone el gesto. Cine mudo hecho por ordenador.

El menudo Wall-E, icono instantáneo del cine moderno, es una especie de Robert Neville de la robótica. Único superviviente en una Tierra futura, desolada y llena de basura, dedica sus días a coleccionar objetos que nos son familiares (nueva aparición del cubo de Rubick en el cine reciente) o a revisar una y otra vez un número musical de Michael Crawford en “Hello Dolly!”. La inesperada irrupción de EVA, una maquina espacial de misión en la Tierra, cambiará la existencia de Wall-E y el devenir de la película, que de comedia silenciosa e ingeniosa mutará a una historia de amor sincero, de entrega y lucha contra la soledad de la existencia. Un romance de lo más humano para tratarse de maquinas con tuercas.

Tras un primer tramo de metraje absolutamente avasallador que nos deja sin habla pero con la boca abierta, “Wall-E” se convierte en una aventura “made in Pixar” (y muy propia de su director Andrew Stanton) de corte futurista, ecologista y romántico, con homenajes a “Star Wars” o a “2001, una odisea del espacio”, yendo con respecto a esta última, más allá del simple homenaje o referencia, en lo que puede ser el punto en donde decaiga (levemente, eso si) el elevado nivel de originalidad seguido en toda la cinta.

Que la lectura sea que con el cuidado una única planta se puede salvar el mundo, me parece la mejor y más clara misiva que se le puede lanzar a un niño (y también al espectador que no lo es) para que este pueda combatir contra la contaminación y el empeoramiento del planeta. Que la otra lectura sea que el ser humano tiende hacía la alienación y la atrofia física y mental con ausencia del contacto físico en pro de los más avanzados y modernos aparatitos tecnológicos, es otra acertadísima postura por parte de Pixar.

Esta historia de amor entre Wall-E y EVA, que tiene su culmen (sublime, por cierto) en la secuencia en que EVA visualiza en su cámara las grabaciones de Wall-E, ofrece los mejores momentos de cine en lo que llevamos de año, convirtiéndose en el enésimo gran logro de Pixar, experta en regalarnos buen cine para todos los sentidos.

“Wall-E” es triste y divertida, ligera y reflexiva, antigua y moderna. Una delicia más para la nómina de películas de Pixar, que nos complica la tarea de quedarnos con solo una favorita de todas sus producciones. Desde "Toy Story" a "Wall-E", pasando por "Monstruos S.A", "Los Increíbles" o "Ratatouille". Pixar ha recogido el téstigo del cine de emociones y se ha erigido como la gran creadora del séptimo arte de este siglo.
Read more
3 de agosto de 2008
HANCOCK; LIGERO ENTRETENIMIENTO VERANIEGO

Aún contando con evidentes defectos arguméntales, se agradece la ligereza de “Hancock” y su sana intención (aunque sea mínima) de alejarse del esquema arquetípico del blockbuster yankee veraniego.

Yo, al menos, aplaudo la no existencia de un malo malísimo con el que Hancock tenga que batirse en el, cada vez más recurrente, duelo final de 15 o más minutos donde el vencedor está bien claro, y celebro que la cinta tenga valentía para dar un par de giros que lleven cierta sorpresa a la sala y pongan la nota distintiva con respecto a “El Increíble Hulk” o “Spiderman 3” por citar tan solo un par de ejemplos, a pesar de que sean, precisamente, dichos giros, (o mejor dicho, el escaso desarrollo de ellos) los que acaben averiando el resultado final de la película.

Es probable que los méritos de "Hancock" (principalmente su ánimo de alejarse de formulas prestablecidas y ultrautilizadas) vengan dados por los deméritos del blockbuster actual, pero aún así conviene destacarlos.

Su primera media hora opta por la comedia, la parodia y el lucimiento absoluto de Will Smith, el cual saca su vena más canalla desde los tiempos de Bel-Air y demuestra el gran poder que tiene sobre los proyectos en los que participa. En ese tramo, "Hancock" funciona a la perfección, siendo una ágil cinta de acción con gran dominio de lo politicamente incorrecto, con Will en estado de gracia componiendo un atípico héroe capaz de ganar el cárisma del que carece en la película entre los espectadores de la sala. Jason Bateman y Charlize Theron le secundan admitiendo de antemano que el proyecto es "puro Will Smith", pero cumplen con su cometido y ofrecen un sólido contrapunto a este desastroso héroe.

Pero la película prefiere seguir por otros derroteros y cambia inesperadamente la comedia por el drama, incluso por el romance y la tragedia, sin olvidar, eso si, que es una película veraniega destinada al gran público y debe ofrecer escenas de acción y espectacularidad.

Quizá apriete poco porque abarca mucho. Es difícil unir con firmeza todas las ideas que plantea en una escasa hora y media, y además querer desarrollar sus personajes con todas las alusiones pasadas y presentes que sugiere. Por ello, "Hancock" desprende en su tramo final precipitación y muchos borrones. Se olvida de profundizar en lo que ella misma ha ingeniado y prefiere acabar cuanto antes la función, jugando en contra de sus propias bazas.

A pesar de este desinterés a la hora de cargar con el devenir de su argumento, “Hancock” entretiene, carece de pretensiones ambiciosas y es algo más que digna solo por su sana intención de ser una liviana y divertida producción estival. No pasará a la historia, no será una de las mejores cintas en la filmografía de Will Smith, pero cumple con creces su cometido de desenfadada película veraniega.
Read more