31 de diciembre de 2008
ADIOS 2008 Y...


4 meses, 3 semanas y 2 días habían pasado desde la primera vez que la vi.

Por aquel entonces yo me encontraba constantemente
ausente. Me había dejado caer sobre la barra del bar como cada noche buscando olvidar la reciente boda de mi novia. Se había convertido en una triste y monstruosa costumbre. En el último mes pasé 30 días de oscuridad apalancado en aquel bar de complicado nombre; My blueberry nights”.

Esa noche no era una excepción. Estaba dispuesto a apurar las últimas horas del verano ahogado en alcohol.

Todo transcurría como una de esas tantas noches para morir cuando la vi al otro lado de la barra. El reloj marcaba las 3:19, y su aparición supuso un soplo de aliento en mi constante asfixia. Debía de haber llegado en el tren de las 3:10. Era extremadamente bella. La criatura perfecta. Pero yo era un caballero oscuro, perfectamente encajable en el grupo de los perdedores y los extraños. Jamás se fijaría en un tipo como yo.

- “Ahora o nunca” dijo un colgao muy fumao que me sorprendió observándola y al que todos apodaban El Greco por su afilada figura.
- Lo miré y respondí; “Es una utopía”,
- “Sois todos unos cobardes”. Si la tienes en el punto de mira, ¿por qué no intentarlo?
- Es una desconocida.
- ¿Y que? Estamos en un mundo libre y esa mujer rubia es el partido, te lo digo yo.
- No se.
- Bahh, es inútil, paso de ti. Solo un consejo; “Creer es la clave

Dudé. Yo era un tío como los demás, sin demasiadas opciones ante una chica de verdad como esa. Dejé correr el reloj para meditar y pedí otra cerveza.

Pasaron 88 minutos cuando ocurrió. El Greco cruzaba superfumado la puerta de salida, cuando se produjo el intercambio. Nuestras dos miradas se cruzaron por el camino. Mamma mia! me dije a mi mismo, y sentí una punzada en el estomago. Ni con mil años de oración hubiese logrado un momento tan intenso como ese. Sentí un escalofrío. Torpemente desvié mi atención para hacerme el interesante. Me encontré mirando al cielo y descubrí a través del lucernario que era una de esas noches de tormenta y niebla.

Rompiendo las reglas, mis propias reglas, y en una arriesgada operación de aritmetica emocional me lance a ciegas hacía ella, que todavía me miraba, dispuesto a dar lo mejor de mi. Con mucha suerte obtendría una palabra suya y en el menor de los males, un no por respuesta, lo cual, sin embargo, podría representar una sentencia de muerte para mi debilitad autoestima;

- Hola, ¿cómo te llamas?
- Vicky Cristina
- Es la primera vez que te veo por aquí
- Soy de Barcelona, solo llevo un par de días en la ciudad
- ¿Quieres tomar algo? (“di que si” pronuncié para mis adentros)
– No, solo quiero caminar.
– Pues abrigate. La noche es nuestra.

Mientras duró nuestro paseo a lo largo de la calle santa fé, millones de ciudadanos tenían Sexo en Nueva York, algo pasaba en las vegas y un hooligan gritaba “This is England” antes de cometer un crimen en Oxford. Los pasajeros del transiberiano atravesaban la estepa rusa y otros viajaban a Darjeeling. En
Australia era de día y dos amantes clandestinos se escondían en Brujas.

En realidad, ese garbeo solo duró 12 minutos pero parecieron casi 300.
Fue algo inimaginable que golpeó mi recuerdo poderosamente durante los siguientes 3 días. Era el comienzo de una amistad inolvidable con opción (¿por qué no?) a algo mayor.

En los días siguientes tuvimos 8 citas más donde charlamos sobre 10.000 temas diferentes; de nuestros amores en tiempos de cólera, de nuestros pecados y posteriores actos de expiación , de los viajes de nuestras vidas, de lo poco que nos había gustado Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”,etc. Incluso, llegamos a realizar asuntos privados en lugares públicos

Todo iba sobre ruedas, no había incidente alguno entre los dos. Al noveno día, le hice una llamada perdida y como las noches anteriores, acudió al “Blueberry nights” a mi encuentro.

- Hace mucho que te quiero, le dije
- Ella respondió; no me pidas que te bese porque te besaré
- Vale, pero que parezca un accidente, bromee.
- Prometemé que estarás siempre ahí
- Por todos los santos que lo prometo

Y ese fue el principio.

Fue un gran día para ella. Yo me sentía tan eufórico que, aun con el bar lleno, grité “TODOS ESTAMOS INVITADOS”. La última ronda de esta noche la pago yo. Acto seguido hice la ola para celebrar mi triunfo.

Lo que vino después fue el juego del matrimonio y el ser papá por sorpresa, pero eso es otra historia que guardaré para una próxima ocasión…

Este repaso se ha convertido en una tradición. El último día del año, "El Séptimo Cielo" recuerda el 2008 cinematográfico que dejamos atrás y os desea un feliz año 2009 cargado de buen cine y alegrias para todos. Gracias a todos los que habeis pasado por este blog en algún momento del año. Nos vemos el año que viene!


Read more
29 de diciembre de 2008
BALANCE 2008 (y III): DE LO BUENO, LO MEJOR

WALL-E

“Wall-E” destaca por unir en una sola película la altísima y vivaz creatividad visual de Pixar con la esencia más clásica y pura del cine, donde las emociones podían alcanzarse sin necesidad de las palabras. Wall- E y Eva lograban convertirse en iconos del cine moderno sin demasiado esfuerzo, tan solo con su ternura y su torpeza y su inocente y bondadosa búsqueda del amor. Llena de referencias y homenajes (“2001”, “Blade Runner”, “E.T”) “Wall-E” contenía además un claro mensaje, muy común en el cine de este 2008; la salvación del planeta pasa por su cuidado, empezando desde su planta más diminuta. En definitiva, cine mudo hecho por ordenador y un nuevo logro para esta compañía a la que es difícil poner techo.

LA NIEBLA

Con “La Niebla”, el director Frank Darabont volvía a acertar de pleno adaptando a su amigo (y ex compañero de estudios) Stephen King. Una sólida narración a medio camino entre la ciencia-ficción, el drama y el terror, que homenajeaba a la serie B de los 50 y que aún transitando por numerosos lugares comunes del género, se mostraba como una poderosa e interesante obra, con visos de cinta de culto. Sin duda, una de las mejores adaptaciones de King que hemos contemplado desde los años 90, donde las amenazas internas (véase Marcia Gay Harden) eran tan peligrosas como las externas y desconocidas y que contaba con un final absolutamente estremecedor que ningún espectador podrá olvidar. Frank Darabont queda oficialmente declarado como “el mejor adaptador de las novelas del escritor de Maine” hasta que se demuestre lo contrario.

LOS CRONOCRIMENES

Apenas cuatro personajes, un par de localizaciones y mucho talento. Nacho Vigalondo lograba algo que el cine español no hacía desde “dios sabe cuando”; hacernos participar activamente y pensar concienzudamente el jeroglífico que su película planteaba, durante y después de la proyección.
El guión más original de nuestro cine en mucho tiempo (y por supuesto, NO nominado al Goya), ofrecía una apasionante mezcla de bucles y paradojas espacio-temporales llena de sorpresas y giros argumentales y con una sencilla pero efectiva figura para la posteridad: la momia de color rosa. Con muy bajo presupuesto, “Los Cronocrímenes” ha sido mejor recibida allí que aquí. Tanto que mientras la película luchaba por exhibirse en las grandes pantallas de nuestro país, el remake norteamericano ya estaba en marcha. Vigalondo tiene un merito increíble y pequeña joyita de la que poder presumir.

NO ES PAÍS PARA VIEJOS

Siguiendo la estela de cintas como “Fargo” o “Sangre Facil”, los Coen conseguían en este 2008 el reconocimiento absoluto de la industria gracias a esta vibrante narración persecutoria con dos protagonistas enfrentados en un duelo con aires de nuevo western, cine negro y suspense, donde un halo de fragilidad y amenaza sobrevolaba en todo momento. “No es país para viejos” gozaba de un marco tan árido y desolador como la desesperanza de sus personajes. Anton Chigurh ya es historia del cine, gracias a Javier Bardem, su bombona de aire comprimido y su corte de pelo a lo príncipe de Bekelaer y Josh Brolin continuaba la resurrección de su carrera con una interpretación a la altura. La tensión estaba servida. Lastima que en su recta final la película se precipitase sin opción a recuperación.

EN EL VALLE DE ELAH

Mucho más sutil y redonda que la oscarizada “Crash” pero posiblemente afectada por el éxito de aquella, “En el valle de Elah” de Paul Haggis reflexionaba sobre el sentido de la participación bélica de EEUU en Irak y y mayormente sobre los efectos humanos que esta provocaba en los jovenes soldados allí destinados. Todo a través de la compungida expresión de un colosal Tommy Lee Jones que en la busqueda de su hijo perdido encontraba numerosas razones para aniquilar sus valores para con la guerra. Una narración pausada, clásica y contenida que ofrecía una investigación paralela encabezada por Charlize Theron y el doloroso sufrimiento de unos padres con motivos de peso para dejar de lado su patriotismo patológico. Una obra que merecía mayor atención de la que tuvo.

QUEMAR DESPUÉS DE LEER

Tras llevarse unos cuantos Oscars para casa con “No es país para viejos”, los Coen necesitaban liberar tensiones acumuladas y que mejor manera de hacerlo que con una comedia. Disparatada, por supuesto, que para eso son los Coen, y personalisima, que para eso tienen un estatus que les permite hacer lo que le de la gana. “Quemar después de leer” nos ofrecía a los personajes más necios del cine reciente, que veían duplicada su estupidez al encontrarse metidos en una trama de espionaje “aparentemente” seria. Risas garantizadas si eres de los que en algún momento de tu vida conseguiste pillarle el punto a estos directores y un Brad Pitt en estado de gracia demostrando que la comedia es su género favorito.

EL INTERCAMBIO

El oficio y la maestría de Clint llegan con los últimos coletazos del año para meterse en esta lista. “El Intercambio” suple las carencias de una historia demasiado corriente llena de personajes unidimensionales con la excelente labor tras las cámaras de Eastwood, que consigue mantener un alto interés sobre este relato de corrupción, hijos desaparecidos y crónica negra de la America de principios de los 30. A la dirección del viejo Clint se le suma Angelina Jolie sufriendo a lo Susan Hayward y luciendo el glamour de una estrella de época, además de una cuidadísima ambientación, y el resultado es una cinta de calidad que aunque no se encuentra entre lo mejor de la carrera del director de “Million Dollar Baby” si que se trata de cine elegante, sobrio, en ocasiones extremadamente perfecto y con el toque clásico tan añorado hoy por hoy.
Read more
25 de diciembre de 2008
BALANCE 2008 (II): FIASCOS

ASESINATO JUSTO:

Que hayamos esperado durante tanto tiempo una reunión de “las de verdad” de De Niro y Pacino hace mayor si cabe el fiasco de “Asesinato Justo”, la película de sobremesa con mejores actores de la historia.
Un Pacino “alagartao” y un De Niro, lleno de “tics” y en la piel de un personaje manido y no apto para su edad, parecían réplicas de si mismos en esta cinta que contenía un argumento que no solo era simple, sino que además, se las daba de importante.
Su giro argumental final jugaba a ser sorprendente pero era de traca. Una verdadera pena.

NOCHES DE TORMENTA:

Una casita muy bonita de color azul a orillas de la playa. Un médico atormentado y una tormenta que, en realidad, no vale absolutamente para nada. Una mujer infeliz. Una amiga y confidente que no falte. Una cara, la de Richard Gere, capaz de expresar lo mismo que expresaría una escoba. Una actriz, Diane Lane, encasillada. Un final para que lloremos y una secuencia con unos caballitos galopando y cortando el viento que ya esperas desde el minuto 1 de película. Échale un vistazo a “Infiel” e ignora a “Noches de tormenta”.


EXPEDIENTE X, CREER ES LA CLAVE:

Esta vez la banda Catatonia no podría decir eso de “This case could be for Mulder and Scully”. Y es que la premisa argumental de "Expendiente X: Creer es la clave" no justificaba en absoluto la resurrección en la gran pantalla de la mítica pareja televisiva. Rusos, viejos locos que tienen visiones, curas pederastas, etc. juntos sin emoción alguna para una película tremendamente pesada, plomiza e insipida y que ostenta el record de ser la primera película que consiguió que me durmiese en un cine, cosa que no me ocurría desde que tenía 4 años.


LOS CRIMENES DE OXFORD:

No hay rastro de Alex de la Iglesia en "Los Crimenes de Oxford", probablemente su cinta más desafortunada e impersonal hasta la fecha. El bueno de Alex y su guionista habitual, Guerricaecheverría, estaban irreconocibles en una película donde el guión hace aguas por todos lados (personajes planos, diálogos pretendidamente profundos, situaciones pelín bochornosas) y donde no hay ni un mínimo atisbo de suspense o pulso narrativo de calidad (horrorosa la secuencia de los disfraces, con John Hurt corriendo por los tejados). Además, tenemos que creernos a Elijah Wood ligando a diestro y siniestro con una facilidad pasmosa y contemplar a Leonor Watling protagonizando una escena que mezcla desnudez y spaghettis, donde solo lo primero se puede aceptar. "Los Crimenes de Oxford" no supera ni en interés ni en entretenimiento a cualquier pequeña película con crimenes a resolver por mucho que sus 6 nominaciones al Goya (incluyendo mejor película!!!!), pretendan hacernos creer lo contrario.

10.000:

Roland Emmerich (director de “Godzilla”, “Independence Day” o “El día de mañana”) es el director de "10.000" película donde un grupo de hombres con pelo a lo Melendi cazan mamuts, huyen de dinosaurios, visitan pirámides, se hacen amigos de tigres y aún tienen tiempo para enamorarse y salvar a la chica. Vamos que Emmerich la lía parda en hora y media.
Si juntas trozos de “Parque Jurásico”, “Apocalypto” y “El señor de los anillos” te sale "10.000", de cuyo guión es responsable Harald Kloser, que es el compositor de la banda sonora de la cinta y no sabemos si algo más. La próxima película de Roland Emmerich seguirá la línea delirante de "10.000". Se llama "2012" y esta vez mezclará erupciones volcánicas, tifones y todo tipo de desastres naturales. "Que dios nos pille confesaos".

MAMMA MIA!:

No juzgues demasiado a “Mamma Mia” porque si lo haces habrá una enorme cantidad de motivos para considerarla como una de las peores cintas del año. Tristemente ese es el caso, por lo que la cinta de Meryl Streep, a pesar de ser esforzada anda en una línea muy fina entre la vergüenza ajena y la tontería absoluta y está bastante próxima a lo esperpéntico. Su casting es erróneo, duele ver cantar y bailar a Stellan Skarsgaard o Colin Firth, pero duele aún más ver protagonizando un número en solitario con temas de ABBA a secundarias como Julie Walters o Christine Baranski. Para colmo, la cinta tiene planos e ideas pasadas de moda y para echarse las manos en la cabeza.

EL INCIDENTE:

Mira que duele meter a M.Night Shyamalan en este top, pero "El Incidente" es el mayor desastre en la carrera, hasta ahora practicamente impecable, del director de origen hindú. El riesgo que siempre ha corrido Shyamalan en su cine, juega aquí en su contra convirtiendo a su propuesta en un invento ridículo con mensaje ecológico. Es cierto que goza de algunos momentos que bien valen pagar una entrada (la planificación de los suicidios), pero en general, "El Incidente" parece una parodia de si misma, con una pesima dirección de actores (fatal labor de Zooey Deschanel) y situaciones verdaderamente grotescas (el zoo, la anciana chalada, la despedida del personaje de John Leguizamo, etc). Aún así, seguimos creyendo en M.Night.
Read more
24 de diciembre de 2008
MERRY CHRISTMAS!

George Bailey tampoco lo ve claro este año. La crisis económica lo tiene sumido en una depresión y como ya hiciese una vez, el alcohol y los problemas le llevan a pensar en soluciones radicales. Habrá que mandar a unos angelicos para que le enseñen otra vida donde todo se mantenga tal cual está pero sin la famosa "crisis" entorpeciendo, si es que cabe esa posibilidad.

Con o sin crisis, "El Séptimo Cielo" os quiere desear lo mejor para esta Navidad. Confiamos en que disfruteis y lo paseis estupendamente con los vuestros, aunque haya menos marisco y las copas parezcan más caras.

Feliz Navidad a todos!
Read more
19 de diciembre de 2008
BALANCE 2008 (I): MOMENTAZOS Y DETALLES

Como ya hiciesemos el pasado año, y como mandan los cánones, es hora de hacer balance de este 2008 que está a punto de finalizar. A continuación teneís una serie de detalles, secuencias o momentos que durante este ejercicio han llamado la atención de "El Séptimo Cielo".
En los próximos días repasaremos las 7 mejores películas de un año en el cual no hay mucho donde elegir y los 7 fiascos más estruendosos, donde por contra, si hay donde acogerse.

Avisamos que este repaso PUEDE CONTENER SPOILERS ya que, en ocasiones, se citan partes vitales en las tramas de ciertas películas. Ahi va:

- Kristin Scott Thomas confesando porqué estuvo en la cárcel durante 15 años en “Hace mucho que te quiero”

- El sórdido y terrorífico hotel de “4 meses, 3 semanas y 2 días”. Espeluznante.

- Penélope Cruz mostrándose ante Ben Kingsley en “Elegy”.

- Heath Ledger vestido de enfermera en “El caballero oscuro”

- Los 45 minutos iniciales de “Wall-E”

- La toma aérea de las favelas brasileñas que abre “El increíble Hulk”.

- Y hablando de favelas: de la sincera y vibrante “Tropa de élite” elegimos aquellas secuencias protagonizadas por Matias, el policía-estudiante.

- Los suicidios de “El incidente”. Magistralmente rodados por M.Night Shyamalan.

- El desenlace de “El niño con el pijama de rayas”. Lo más emotivo y mejor realizado de toda la cinta.

- La complicidad existente en ese duelo interpretativo entre Russell Crowe y Christian Bale en “El Tren de las 3:10”, destacando algunas de sus miradas.

- Los disparos “con rosca” de “Wanted”.

- El sorprendente modo en que comienza “Antes que el diablo sepa que has muerto”. Phillip Seymour Hoffman y Marisa Tomei, literalmente "a saco"...

- Johnny Depp, cantando en el musical, “Sweeney Todd” de Tim Burton. Salía mucho más que airoso.

- Toda la secuencia en los aparcamientos de “Sentencia de Muerte”. Kevin Bacon huyendo y arreglándoselas para sobrevivir.

- Derrapes y polvareda. El mejor método de espionaje para ocultar la dirección de una huida en coche. Lo vimos en “Red de Mentiras” de Ridley Scott.

- Jason Segel (Marshall en “Como conocí a vuestra madre”) en pelota picada y sin complejos en “Paso de ti”.

- El peinado de Javier Bardem en “No es país para viejos”. Y ese duelo que mantiene con Josh Brolin en la cinta de los Coen.

- Las conversaciones entre J.K Simmons y sus empleados en la CIA, preguntándose el porqué de todo lo ocurrido en “Quemar después de leer”. Y la interpretación de Brad Pitt.

- La contundencia del personaje de Liam Neeson en “Venganza”, disfrutable al 100%.

- La agobiante "sin salida" de “El Rey de la montaña”.

- Que hayamos visto otra vez el látigo y el sombrero de Indiana Jones, aunque el resultado no fuese el esperado.

- Cada vez que Karra Elejalde entra y sale de la maquina del tiempo en “Los Cronocrímenes”. Hay ganas de que entre más y más y la historia se reinicie una y otra vez.

- El momento final de “La Niebla”, el “peliculón” de género del año.

- La segunda mitad de “Rebobine, por favor”, un bonito canto al cine, chistes de Jack Black, aparte.

- La relación que se crea entre Ellen Page y Jason Bateman en “Juno”

- La creciente expresión de angustia en el rostro de Tommy Lee Jones, en la reivindicable “En el valle de Elah”.

- Plano secuencia del año: el que durante 5 minutos recorre la playa de Dunquerque orquestado por el director Joe Wright en “Expiación”. Lástima que la película no acompañe.

- Daniel Day Lewis en “Pozos de ambición”. Aunque a veces esté a punto de pasarse de rosca.

- Que jamás hubiésemos imaginado un “Iron Man” mejor que Robert Downey Jr.

- El absoluto despelote hollywoodiense que se marca Stiller y compañia en “Tropic Thunder”.

- Que Woody Allen haya rodado en España. Para lo bueno y lo malo...
Read more
11 de diciembre de 2008
PARECIDOS RAZONABLES: LLANERAS Y GOLLUM

Creía ser el único que veía el increible parecido entre la criatura del anillo conocida como Gollum y el ciclista de pista mallorquín, Joan Llaneras, ganador de dos medallas en las Olimpiadas de Pekín (una de oro y otra de plata) y un lugar en mi corazón, hasta que esta mañana, a mitad de una jornada de trabajo como cualquier otra y después de debatir los parecidos razonables de Nicolás Sarkozy, mi compañero de oficina José Manuel, ha mentado a Joan Llaneras citando este parecido y corroborando la teoría que nunca me había atrevido a hacer pública. Tras este giro radical e inesperado de los hechos no he dudado en subir raudo y veloz el parecido a este blog para compartirlo con todos vosotros.

Una imagen vale más que mil palabras.
Read more
9 de diciembre de 2008
VAMPIROS DE INSTITUTO

En los últimos meses el cine y la televisión parecen haber acordado normalizar la existencia vampírica en la sociedad. Los chupasangres del cine moderno ya no duermen en ataúdes, ni sufren ese alto grado de debilidad mortal ante los rayos del sol, y lo del ajo y los espejos parece no ir con ellos.

Tanto el nuevo proyecto televisivo de Alan Ball, “True Blood” como la laureada cinta sueca “Déjame entrar” o la cinta que nos ocupa, “Crepúsculo”, han reinventado en escaso margen de tiempo, la figura del vampiro tal y como la conocíamos.

Concretamente la serie de la HBO y la primera de las adaptaciones de las novelas de Stephanie Meyer guardan una idea común, la de una intencionada convivencia aparentemente pacífica entre el ser de colmillos afilados y el humano con los miedos, reservas y peligros que ello conlleva para los ciudadanos de los pequeños pueblos protagonistas de ambas historias.

Porque “Crepúsculo” se ambienta en Forks, un pueblecito del estado de Washington, donde llega Bella, una joven de 17 años introvertida y un tanto inadaptada cuya anodina existencia cambiará al conocer a Edward Cullen, un chico tan enigmático como pálido que se fijará poderosamente en ella. Una historia de humanos y vampiros de nuevo cuño con romance de por medio que tiene sus mejores bazas en su marcado carácter juvenil y en ese innovador modo de comportamiento de estos seres pálidos no mortales.

Diseñada para triunfar entre un público predominantemente joven y especialmente femenino (no en vano es una saga escrita, dirigida y adaptada por mujeres), “Crepúsculo” reúne lo necesario para convertirse en la nueva saga de éxito de cada navidad y lo más importante, no aspira a ser mucho más de lo que es, razón principal por la que la cinta dirigida por Catherine Hardwicke (su presencia aporta a un blockbuster como este un leve toque indie) no solo entusiasma al público al que va dirigido sino que también resulta simpática y agradable como mero e inofensivo producto de entretenimiento para el resto de los espectadores.

Crepúsculo” como “Smallville” o “Buffy Cazavampiros” sitúa a los clásicos personajes que utiliza en un puro ambiente de instituto y los completa con tópicos del cine adolescente americano; jóvenes con la rebeldía propia de su edad, padres divorciados, bailes de instituto, amoríos, etc, aderezandolos con unas cuantas canciones pop y rock y una cuidada puesta en escena llena de colores blancos y grises sin abuso de efectos especiales y montajes acelerados.

Kristen Stewart (la hija de Jodie Foster en “La habitación de pánico” de David Fincher) y Robert Pattinsson, son los protagonistas (y futuros forros de carpetas escolares) de esta película que sirve como apertura de una saga más modesta que otras que juegan en su misma liga (“Harry Potter”, “Narnia”) pero igual de efectiva y mucho más rentable. Ya se prepara “Luna Nueva” (nada que ver con Howard Hawks) la siguiente novela de Stephanie Meyer, una vez que en su primer fin de semana de estreno, “Crepúsculo” ha logrado grandes cifras en taquilla.

Una nueva saga que enloquecerá a aquellos/as que todavía estudian examenes de Matemáticas y Lengua, pero a la que tarde o temprano todos podemos acercarnos sin recelo si nos pica la curiosidad, completando, eso si, nuestro acercamiento a esta nueva óptica vampírica con esa serie repleta de humor negro llamada "True Blood". Tenemos vampiros para rato.
Read more
5 de diciembre de 2008
JOVENES AUNQUE SOBRADAMENTE AGRESIVOS

Cuando sobrevivir se convierte en la principal prioridad, todo lo demás no importa. “Eden Lake” es una experiencia donde la supervivencia escala al primer puesto de las necesidades humanas. Como si el hombre, al tomar pleno contacto con la naturaleza se asilvestrase y ofreciese su instinto más primigenio en pro de salvar el pellejo y mantener en vigor su existencia.

No es algo que el cine no haya explorado ya. En los años 70, autenticas obras maestras como “Deliverance” o “Perros de Paja” se alejaban de las urbes y enfrentaban al hombre a esta coyuntura, donde casi siempre el antagonismo venia dado por el instinto más rudimentario del ser. Sin embargo cuando el cine vuelve a retomar este punto de vista y lo hace de una manera tan atractiva y estimulante como lo hace “Eden Lake” es muy de agradecer.

Eden Lake”, cinta británica dirigida por James Watkins, es una de las cintas recientes de terror más adictivas, trepidantes y gozosas. No conviene descartarla al saber que, por enésima vez en los últimos meses, recurre en su argumento a los niños y/o adolescentes como malvadas encarnaciones del mal (véase “Ellos”, “Funny Games”, “Los extraños”, etc) y es muy recomendable dejarse llevar por ella.

Como una buena cinta de horror, “Eden Lake” es directa, concisa y no engaña a nadie. Su guión justifica cada acto que sus protagonistas realizan (nada de “hacemos esto porque simplemente estabais en casa”), acercando esta película a una terrorífica y escalofriante realidad. Coquetea con el gore sin llegar a extremos gratuitos y pone a sus protagonistas en situaciones límite

¿Cúal es la historia de “Eden Lake”?. La de una pareja que se va a pasar un fin de semana romántica a un lago y es increpada por unos adolescentes que han tomado aquel lugar como propio. Lo que empieza con un juego de perrerías acaba desencadenando una espiral de violencia sin aparente salida.

Malsana pero creíble, “Eden Lake” no guarda tiempo para estudios sobre el porqué de la peligrosa psicología de los adolescentes (o hooligans) protagonistas (aunque en su parte final haga algún apunte), ya que se dedica en cuerpo y alma a su carrusel de caza y captura a vida o muerte, lo que la hace tremendamente entretenida.

La inglesa Kelly Reilly (vista en “Una casa de locos” y próximamente en el “Sherlock Holmes” de Guy Ritchie) y el alemán Michael Fassbender (al que veremos en lo nuevo de Tarantino) saben mantener muy bien el tipo en su continua y angustiosa huida de los peligrosos púberes que los persiguen y James Watkin, el director debutante aporta oficio y buen pulso y en su propio guión, algunos giros argumentales muy estimables.

Ganadora del Premio Especial del Jurado en la última edición del festival fantástico y de terror de Sitges, “Eden Lake” es una de las propuestas más gratificantes y notables del terror actual, no tanto por lo que cuenta sino por como lo cuenta, suponiendo una escasa hora y media de pura tensión para el espectador. No dejéis de verla.
Read more