30 de enero de 2009

Aunque no se pueda afirmar que Ron Howard haya logrado imprimir a “Frost/Nixon” un sello propio, algo que siempre se le viene reclamando al director de "Apollo XIII" o "Una mente maravillosa", si que ha logrado con este uno de sus mejores trabajos hasta la fecha (no olvidemos la reivindicable “Cinderella Man”) llevando a cabo una buena conjunción entre la rica dirección en el plano de actores, la alternancia del tono documental y de ficción, y el ritmo y sentido del espectaculo en lo narrado.

Da igual si el espectador no está familiarizado con todo lo ocurrido alrededor del escándalo Watergate, si jamás ha oído hablar del presentador televisivo David Frost, o si apenas se conocen algunos detalles puntuales y no demasiado profundos de la carrera de Richard Nixon, “Frost/Nixon” hace atractivas las figuras de las dos personalidades que dan título a la cinta y suscita interés sobre ellas, principalmente por su clara intención de ser un producto de entretenimiento más que un relato rigurosamente político.

Lo que da empaque y eleva el nivel de la cinta es el trabajo de su elenco, desde la impecable presencia de Frank Langella, encarnando a un Richard Nixon al que reinventa aportando carácter propio, hasta Rebbeca Hall, la cual se las arregla estupendamente para hacerse notar a pesar de lo vacío de su personaje.

Asegurándose el beneficio de unas interpretaciones de gran nivel, Howard no tiene más que imprimir ritmo a la narración (podemos quejarnos de su falta de personalidad pero no de su oficio) y dejarse completar por la perfecta labor de Hans Zimmer en la música, Salvadore Totino en la fotografía y Daniel P. Hanley y Mike Hill en el montaje. Como buena película que quiere figurar en los Oscar, “Frost/Nixon” es impecable en el apartado técnico.

Aprovechando los diálogos del inspirado Peter Morgan (“The Queen”) lo primordial en “Frost/Nixon” es ese combate entre orgullos y caracteres. La descripción de unos personajes con tantas seguridades como inestabilidades, de carreras tambaleantes ya sea en su ascenso como en su declive, de retos personales a superar. Una dura pugna desde la fragilidad donde acaba reinando la limpieza y la admiración.

Howard mima con sus planos y su cuota de protagonismo a Frank Langella y a Michael Sheen, este último como el excitado showman David Frost y centra sus miradas en esa batalla de tres partes que es la entrevista que da pie a esta película.

Porque además de todo lo citado, "Frost/Nixon" es también la radiografía de una entrevista televisiva en sus diferentes fases, con sus estrategias y sus movimientos. De la repercusión de un único plano en la sociedad y el enorme poder de una cámara de tv.
Oliver Platt, Chris Rockwell o Kevin Bacon están ahí para ayudar a desgranar todos esos pasos necesarios para el éxito de un cara a cara como este, confesando sus testimonios en el falso documental y ejerciendo de idoneos secundarios en este entramado de preguntas trampa y respuestas divagatorias.

5 nominaciones al Oscar son el justo premio para esta película y probablemente, el mayor logro que pueda recibir.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. Anónimo says:

    Hola Roberto, soy Rafael ex cuarto ferrari. Me gustaría saber donde se puede ver está peli en Albacete ya que en los yelmo no está. Me interesa bastante esta pelicula ya estoy estudiando a Ben Brandly en Periodismo, directo del Washintong Post ahora y en la época del Watergate, hechame una mano si puedes. Por cierto, cuales son sus posibilidades para los oscar. Por cierto nos vemos el día 13. Ánimo

  2. robgordon says:

    Hola Rafa! La película la podrás ver a partir del próximo Viernes en las carteleras, bajo el nombre de "El Desafio".

    El tema del Watergate está presente en la película pero no de una manera directa. Como tema clave en la carrera de Nixon es un punto importante de la entrevista que da pie a la película, pero no se profundiza mucho más sobre el Watergate más allá del mero tema espinoso en dicho cara a cara.

    "Frost/Nixon" es en realidad una película menos política de lo que a priori puede aparentar.

    Sus posibilidades de Oscar son nulas. Sus 5 nominaciones son el máximo premio que puede recibir, aunque puestos a premiar yo bien que le daría el Oscar a Frank Langella que está francamente bien.

    Nos vemos en los "Novis"

    Un Saludo!