4 de febrero de 2009

Se cumplen ahora 10 años del debut en el cine de Sam Mendes, un director de origen teatral que analizaba en la corrosiva “American Beauty” la infelicidad de unas vidas preestablecidas, de una sociedad enclaustrada y autoadiestrada. Lo hacía desde el cinismo gracias al guión de Alan Ball (“A dos metros bajo tierra”, “True Blood”) del que más tarde se comprobó su gusto por el contraste entre lo cómico y lo real.
Pasado este tiempo, Mendes vuelve a abordar el mismo tema bajo el mismo envoltorio (barrios residenciales perfectos), pero introduciéndose en la maquina del tiempo y viajando directamente a la época de base del asunto y tratándolo con extrema intensidad y severidad.

Revolutionary Road” se acerca desde una óptica imperturbable y seca a la vida de un matrimonio devorado por las pautas marcadas en la sociedad, frustrado, carente de ilusiones y sumido en la monotonía. Una relación que ha seguido los pasos estipulados y considerados como ideales sin detenerse a considerarlos.

Como demoledora disección de este problema universal, la cinta de Mendes arranca desde un punto donde la desdicha de la pareja formada por Frank y April Wheeler ya está profundamente instalada en la relación y desde donde cualquier decisión tomada conlleva un esfuerzo añadido y está socialmente censurada. En la era del sueño americano la pesadilla es el denominador común de todos sus personajes, incapaces de actuar libres, donde se confunde la valentía con la falta de cordura, y la felicidad con la aceptación.

La película de Sam Mendes ofrece multitud de situaciones donde el espectador puede reconocerse, porque la hipocresía social y la alienación están tan a la orden del día ahora como en esos años 50 en que se ambienta “Revolutionary Road”.

Solo es necesario dejar hacer a sus dos protagonistas, Leonardo di Caprio y Kate Winslet para que el mensaje de la novela original de Richard Yates, uno de los escritores norteamericanos más reconocidos, funcione. Son sus miradas, sus gritos y mentiras, sus silencios y secretos los que expresan sobresalientemente ese vacío existencial, esa querencia por lo políticamente correcto y por la aprobación colectiva. También por la ilusión, liberación y proyectos futuros (que caerán finalmente en saco roto).

Dos interpretaciones merecedoras de Oscar, aunque irónicamente ninguna de ellas esté nominada. Jamás Leonardo di Caprio estuvo tan sobrio, a pesar de tener que luchar con su eterno problema de su escasa (y aniñada) presencia física, aunque reconozcámoslo, en esta ocasión, eso es algo que juega a su favor puesto que su personaje no deja de ser precisamente un adolescente caprichoso en el cuerpo de un adulto. Kate Winslet por su parte enriquece con su sola mirada a su personaje, reconociendo y utilizando el gesto perfecto para cada momento (a cada cual más dramático y complejo).

Es probable que “Revolutionary Road” pueda resultar una película gélida, incluso adusta ya que contiene altas dosis de verdad. De esa verdad que muchos se niegan a aceptar o de las verdades que duelen si uno se ve identificado en ellas. Aunque “Revolutionary Road” no arroje esperanza si que consigue mostrarnos el camino a seguir que precisamente es el opuesto a aquel al que se ve abocado esa pareja prometedora y aparentemente perfecta que son los Wheeler.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

10 comentarios

  1. Anónimo says:

    Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Leonardo está de Oscar y le han vuelto a ningunear.

    Por cierto, creo que Revolutionary Road es un peliculón y tampoco entiendo que no esté entre las candidatas a Mejor Película.

    Espero que al menos gane Michael Shannon en su nominación a secundario.

    Saludos, Rob.

  2. la semana pasada la critiqué en el blog.. a mi no me entusiasmo, aunque reconozco los méritos de la peli, que los tiene..

    aunque lo destacable y sorprendente es el sonoro batacazo que se ha pegado la peli con los oscars.. aunque con los oscars ya se sabe.

  3. robgordon says:

    Alberto: La verdad es que es una película que merecería un mayor número de nominaciones. No solo los actores, también su guión. Shannon lo tiene dificil, compitiendo con el premio emotivo de la noche, que será el de Heath Ledger.

    Jefe Dreyfus: Precisamente, cite un par de lineas de su crítica en el habitual repaso a las criticas de la blogoesfera del programa de radio de "El Séptimo Cielo". La verdad es que la película puede ser tachada de fría. Realmente lo es pero a mi me parece una cinta muy dura sobre la frustración de los sueños sin un ápice de alegría, que de eso ya está lleno el cine de Hollywood.

    Un saludo!

  4. Mary Poppins says:

    Kate Winslet está insuperable en esta película. No entiendo como no está nominada, tendré que verla en El lector para salir de dudas...

  5. Anónimo says:

    Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Cierto ROB. Ojalá gane Ledger (que es mi favorito número 1) pero si por error no recae en él que le toque a Shannon y no a los otros...

    Saludos

  6. robgordon says:

    En eso estoy contigo. Si no va a Ledger que vaya a Shannon, aunque siempre he tenido gran simpatia por Robert Downey.

    Ahora, que no gane Ledger sería una sorpresa de las que hacen época.

    Saludos

  7. Anónimo says:

    esta peli tiene pinta de ser un bodrio existencial para llorar y requetellorar. Robert, merece la pena la peli o voy a acabar con un paquete de cleenes y posteriormente con el sufrimiento me fragelandome los testículos.

  8. Anónimo says:

    A mi me ha encantado la pelicula. Winslet está insuperable y la verdad es que me los he creido a los 2 desde el principio hasta el final.

    Por cierto una pregunta que me surge asi de repente ¿si Ledger no hubiera fallecido estaría igualmente nominado?

    Pilarin

  9. robgordon says:

    Antes de su muerte y por supuesto antes del estreno de la película, ya se hablaba de lo sorprendente de su interpretación, pero nunca sabremos que habría ocurrido si no hubiese muerto, seguramente hubiese habido alguna voz más discordante sobre su interpretación, que, eso si, no sería negativa sino menos positiva, porque su tarea en "El Caballero Oscuro" está francamente bien.

    Lo que si creo es que si viviese estaría igualmente nominado, pero no tendría tan claro el premio, que a día de hoy es el único Oscar seguro de la noche.

    En cuanto a "Revolutionary Road" yo la hubiese hecho candidata en muchisimas más categorias. Me ha parecido una peli de enorme calidad.

    Saludos pilarín! ;)

  10. robgordon says:

    Por cierto, esto va para el anónimo de los kleenex y los testículos. Respondí a tu comentario hace unos días y hoy me encuentro con que mi respuesta no está por ningún lado. Maldito blogger.

    Bueno, te respondo otra vez:

    Empiezo a preocuparme por esa obsesión tuya por flagerlarte los testículos. En caso de necesidad imperiosa de autolesión, podrías optar por algo menos doloroso como machacarte los nudillos. Pero por favor, cuida tus testículos.

    Ahora, hablando de "Revolutionary Road", a mi me parece una cinta de grandisima calidad en muchos sentidos. Muy dura y realista.
    Me ha gustado mucho más que "El Curioso Caso de Benjamin Button", por poner un ejemplo, y repito, debería tener más nominaciones!

    Saludos amigo!