13 de febrero de 2009

Cada cierto tiempo aparece una película que desmonta nuestra idea de progreso visual. Creemos que en el campo de los efectos especiales, los CGI (Computer-Generated Imagery) y demás avances tecnológicos cinematográficos estamos a la última, hasta que llega una nueva producción para demostrarnos lo contrario. Ocurrió con los dinosaurios de Spielberg, con la inserción de Forrest Gump en la historia americana, con el hundimiento más famoso de la historia en “Titanic” o con esa criatura a mitad de camino entre lo entrañable y lo desagradable que era Gollum.

Ahora es el mismísimo Brad Pitt el que envejece y rejuvenece como por arte de magia, gracias a la trama invertida que plantea el relato corto de “El Curioso caso de Benjamín Button” de F.Scott Fitzgerald, adaptado por el siempre interesante David Fincher. Pero si lo visual saca partido de la jugosa premisa argumental, la narración del director de “Zodiac”, llena de virtudes y momentos deslumbrantes, parece no hilar tan fino a la hora de sacar el máximo provecho de la evolución infográfica.

El Curioso caso de Benjamín Button” narra una historia de constantes mágicas en la cual un niño nace viejo y se hace joven a medida que cumple años. Un personaje así encontraría dificultades en su vida, pero no ocurre con Benjamín Button, el cual se mueve en un ambiente de calma y tranquilidad donde es aceptado por todos y donde no hay enemigo alguno más que el propio tiempo.

Sin ningún otro contratiempo que el de la edad, “El Curioso caso de Benjamín Button” es una película marcada por un personaje contemplativo y de poca acción (lo que afecta a la digestión de su, ya de por si, excesivo metraje), cuyo gran interés reside en la evolución física de su personaje, maravillosamente lograda por los efectos visuales y el maquillaje. Button ve pasar ante sus ojos los hechos que marcaron el siglo XX americano (muy en segundo plano en la película) sin tomar apenas partido en ellos. Tan solo espera el momento justo para encontrarse con su amada Daisy (encarnada por una Cate Blanchett de porcelana) en lo que supone la historia de amor “imposible”, que tiene poco de inalcanzable y si mucho de efímera.

Visto lo visto, si la iniciativa del personaje protagonista es escasa y su única búsqueda (el amor de Daisy) es, a todas luces, evidente y para nada, dificultosa, es fácil reconocer que “El Curioso caso de Benjamín Button” está huérfana de emociones. Al menos, de unas emociones tan intensas como se le presumía a un argumento con tantas posibilidades.

No hay nada reprochable al trabajo de David Fincher, que es magnífico y que incluso se permite el lujo de recrearse en momentos puntuales (la inicial historia del reloj, el homenaje en Paris al Jeunet de “Amelie” y “Largo Domingo de Noviazgo”) y si a la labor de Eric Roth, su guionista, que calca demasiadas ideas de uno de sus guiones más triunfales, “Forrest Gump” y elige un punto de partida de la narración que resta interés al relato (la película tiene carácter de cuenta al mostrarse como una lectura de un diario, al más puro estilo, “La Princesa Prometida” o “Big Fish”).

Con todos estos pequeños defectos, “El Curioso caso de Benjamín Button” no deja de ser una película mayúscula tal y como exigía su planteamiento de cuento alterado cronológicamente. Desigual, es cierto, pero también tremendamente triste, exigentemente elaborada y de estética perfecta y apasionante. Una obra en la que se nota un loable esfuerzo por parte de sus creadores (e interpretes) por construir una película única sobre una vida insólita; la de un tal Benjamín Button, que ya entra a formar parte de la historia del cine reciente.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

7 comentarios

  1. Anónimo says:

    oscarizable o no?
    buena crítica, he visto todas las candidatas menos esta, me cansa pensar en 3 horas de previsible romandrama
    no se, no se
    vamos a apostar?
    Eutimio

  2. robgordon says:

    Oscarizable técnicamente. Le falta emoción para ser lograr algo más. Aún así, hay que verla, y si es en cine, mucho mejor.

    Apostemos:

    Tengo pendientes "Slumdog" y "The Reader"...aún así creo que vencerá de calle la peli de Boyle.
    Ya veremos que pasa con la Pé!

    Saludos mancheguicos, Euti!

  3. Anónimo says:

    yo me enamoré de la de boyle, pero iba con mi novia-ex-novia-...
    aún así, me cuesta pensar que el aparato jolibud con H aceptaría que una peli totalmente de fuera se lleve el pato,
    y lo que les gusta a los dinosaurios regocijarse en su historia le da un plus para "nottud nimajneb"
    a mi slumdog me ha dado un refresco después de un tiempo que no veía luces,
    las técnicas ya estan cantadas, penelope se va a quedar compuesta y lo mismo le dan un golpe a rourke
    es demasiado parecido a su vida,
    saludos desde la capital de bélgica, mientras esta existe
    euti

  4. robgordon says:

    También hay que contar con que Hollywood lleva tiempo queriendo meter la cabeza en Bollywood, y que mejor manera que premiar a una película que se acerca a esta industría desde una mirada occidental. "Slumdog" le viene de perlas a Hollywood justo en este momento.

    La baza de Button, es precisamente esa, que la Academía le de por hacer uso de su conservadurismo, y premiar a una historia "bigger than life" de las que le molan a los viejunos academicos.

    Me encantaría que ganase Rourke y soltase un discurso lleno de fucks en plena gala.

    Y vuelvo a repetir...ya veremos que pasa con Pé...de la que los propios americanos siguen pensando que no domina ni de lejos el inglés...

    Saludos again. From HarvardCity to Brussels ;)!

  5. Elena says:

    Rourke no, por favor....
    Respecto a BB, bueno, es como si quisieran compensar el ninguneo de Zodicac. A mí me entretuvo pero esperaba bastante más.Por lo menos se nota que tiene un director con sentido visual y narrativo, y que ambos conceptos van juntos. Pitt va encontrando buenos papeles a la medida de su soseria, aquí, esa actitud lánguida va de perlas al personaje. Blanchett, cumple pero la que me ENCANTA es Tilda Swinton, qué camaleónica es esta mujer, por favor.
    Me quedan The Reader y Slumdog y de verdad, no sé cual de las dos me da más pereza, será cosa del tiempo...

  6. Buenas

    Pues no se, comienzo a tener la sensación de que este año las películas de los oscars están bastante sobrevaloradas.

    "Slumdog" es un ¡Oh! ¡Qué bonito! pero después te paras a pensar y descubres que como película tampoco es la maravilla de las maravillas. "El lector" también me gustó, pero se me quedó un regusto de quiero y no puedo. Esta aun no la he visto por lo que no puedo opinar, pero la historia creo que la he leído mil veces.

    A mi la que más me gustó del 2008 fue Wall-E y me parece una gran injusticia el que no la hayan considerado en los oscares mayores. Tan solo en los pequeños.

    Un saludo

  7. robgordon says:

    Elena: Pues Slumdog y The Reader, merecen la pena. A mi me proporcionaron dos buenos ratos de cine con grandes momentos.
    Coincido en la sosería de Pitt en el papel y también en que "Zodiac" es un peliculón que mereció mucho más en su día.

    Major: Una vez vistas las 5 películas nominadas, mi preferida es "Frost/Nixon", pero claro, sus opciones son mínimas. Aún así reconozco que me gustan "Slumdog" y "El Lector". No son películas perfectas, pero me parecen historias capaces de llegar al espectador, cosa que pocas veces ocurre en el cine reciente.

    Eso sí, Pixar merece un reconocimiento mayor en los Oscar, y "Wall-E" era una oportunidad maravillosa para ello.

    Saludos!