2 de mayo de 2009

- Comer "Quicos" crujientes tamaño extra grande en las salas de cine debería estar prohibido, especialmente si la película es de nacionalidad sueca y cuenta con más silencios que dialogos.

- Tiene delito que sean las propias multisalas las que los ofrezcan al público. Convendría ponerlos en el club de las pipas y de los chicles facilmente propensos a las pompas.

- Esta noche he descubierto que los "Quicos" crujientes tamaño extra grande son mucho más molestos que el espectador de risa nerviosa a destiempo, el adolescente que hace un chiste con cada escena o los caramelos de sonoros envoltorios.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

6 comentarios

  1. Raquel says:

    Debería estar prohibido comer en el cine, leñes.

    Un saludo ;)

  2. robgordon says:

    para comer, un restaurante o un buen bar de tapas...

    Saludos ;)

  3. Anónimo says:

    me parece que ese tío no sabe lo que son los kikos gigantes, son kikos silenciosos, no como cuando te parten el culo en una discoteca, que gritas como una perra.
    esos kikos estan buenísimos, no como el "chichi" de tu ...
    un saludo salao!!

  4. robgordon says:

    Ale, después de esto ya te puedes ir a dormir agusto y contento majete. Que descanses.

  5. robgordon says:

    Por cierto...¿existe algún "kiko silencioso"?

  6. Anónimo says:

    vaya unos casca rabias... lo que tiene delito es que hagas un post solo para decir esto.
    disfrutar de la vida...