22 de agosto de 2009

En “El Incidente de la piña”, glorioso capítulo de la primera temporada de “Como conocí a vuestra madre”, Ted Mosby decidía bañar su cerebro en alcohol por una noche, despertando a la mañana siguiente con un tobillo torcido, una chica en su cama y una piña. De la reconstrucción de los hechos de la noche anterior derivó uno de los mejores episodios de esta sitcom, así como el descubrimiento por parte de los guionistas de la fórmula perfecta para la serie, frecuentemente utilizada a lo largo de sus, hasta el momento, cuatro temporadas.

Resacón en Las Vegas” (“The Hangover”) juega con bazas muy similares al citado episodio, pero ampliando el sentido del desmadre y el caos y con una decisión de base que la hace diferente a cualquier comedia que haya hablado de las consecuencias de la resaca, la práctica ausencia de una sucesión de flashbacks que recuerden el “que pasó”, algo que permite a sus protagonistas y al espectador revelar una sorpresa tras otra, a cada cual más delirante, durante el día inmediatamente posterior a la juerga.

Únicamente con el brindis de principio de la noche entre sus cuatro protagonistas y su consiguiente y valiente elipsis hacía el cielo de Las Vegas, “Resacón en Las Vegas” ya muestra diferenciación y novedad. No será ésta la habitual comedia de una noche loca, sino una película sobre sus efectos y el apuro y la obligación de reproducir todo lo acontecido.

Entre sus detectives (al tiempo que culpables del embolado) encargados de esta jaquecosa y desmemoriada investigación se encuentra el mejor casting del 2009, que hace de Bradley Cooper el galán más a tener en cuenta a corto plazo (lo veremos con Phoenix en la nueva versión de “El Equipo A”), de Ed Helms un tipo corriente que jamás volverá a pasar desapercibido, y sobre todo descubre a un cómico de apellido impronunciable, Zack Galifianakis, que es una de las grandes revelaciones cinematográficas del año.

Autoconsciente de lo que es (-“parecemos Tres hombres y un bebé”-), inspiradísima en algunas de sus secuencias (el despertar a la mañana siguiente), loca como el género demanda (el esperpéntico chino, el tigre de Mike Tyson), con menos mala uva que primas hermanas suyas como “Jo, que noche” o “Very Bad Things” pero no tan blanda como las comedias de la factoría Appatow a la hora de ponerse a ahondar en las vidas de sus protagonistas, “Resacón en las Vegas” es la comedia de desmadre americana que llevábamos tiempo esperando y que a buen seguro sacará carcajadas en la platea.

Y por si no hay suficiente con hora media de diversión asegurada, esperen a sus créditos finales. Solo así comprenderán la gran utilidad que el disparo masivo de fotos al que nos abocan las cámaras digitales, puede tener.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

5 comentarios

  1. Deprisa says:

    Esta la tengo reservada para ver mañana que no habrá nadie por aquí y me iré al cine.Quiero reirme un rato y esta parece la indica. Buen trabajo con la crítica.

  2. Kike says:

    Es como "Colega, donde está mi coche" pero sin alienígenas. Osea, peor.

  3. Anónimo says:

    Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Realmente creo que lo mejor son los títulos de crédito finales. Vamos que no está mal pero no es la SUPERCOMEDIA que nos quieren vender...

    Saludos!!

  4. César says:

    Me parece una "pelicula sorpresa" ya q vas esperando la típica comedia estadounidense mediocre con un par d buenos gags y unas cuantas tetas y culos...y resulta q no solo tiene eso sino una historia bien hilada y rodada con un humor creible, dentro d ciertos y angostos límites.Por cierto las tetas y los culos tb molan, pero a lo q iba, es un gran descubrimiento personal de este año, asi como "hacemos una porno?" del casi siempre "molón" Kevin Smith ;)para mi Bob.

    Macias pajas

  5. robgordon says:

    Es la sorpresa cómica del año y del cine americano en varias temporadas...además de la más extrapolable, porque seamos francos, no todo el mundo en nuestro país disfruta con Adam Sandler, Jack Black, Will Ferrell o Sacha Baron Cohen. Eso la hace mayor que el resto de comedias populares yankis que nos llegan.

    Saludos para todos.

    PD (Macias, ya he encargado varios Mojitos a tu nombre para la Feria de Albacete...)