5 de agosto de 2009

No por ser una película animada y “a priori” dirigida a un público infantil es necesario omitir la muerte y las dificultades de la vida real dentro de un relato de amor y cariño mutuo. Pixar es la única compañía capaz de hacerse mayor una y otra vez afrontando sus historias el grado de sinceridad y humanidad que parece haber perdido el cine de carne y hueso. “Ratatouille” defendía la voluntad y el esfuerzo del individuo y animaba a creer en el talento propio con su lema “todo el mundo puede cocinar”, “Wall-E” era una oda al afecto y a la necesidad del contacto humano, así como al respeto al medio ambiente y ahora “Up” habla del amor ciego e incondicional y de los sueños que la dura realidad torna irrealizables. Y aunque los protagonistas de estas historias sean ratas, robots o gamusinos, Pixar sabe como hacer sentirnos identificados con sus sentimientos.

Lo mejor de “Up” se encuentra, como en “Wall-E”, en su arranque. En su resumen de una vida entera de alegrías y penas, esfuerzos y renuncias, ahorros y promesas, cariño y entrega condensado en 5 escasos minutos donde guión, montaje, dominio de la elipsis y banda sonora se dan la mano para crear un sublime testimonio silencioso de las relaciones de pareja. Una sola secuencia para golpear y tocar la fibra del espectador y para constatar que Pixar es el cine modélico, cualitativo e inalcanzable del presente en que nos encontramos.

Entre sus numerosos y coloridos globos, sus perros parlantes y exploradores impertinentes, “Up” es básicamente, la historia de amor de Carl y Ellie Friedriksen y la posterior materialización de un sueño incumplido. Lo primero queda conmovedoramente descrito en la primera media hora de cinta, suponiendo una de las cimas más altas que ha logrado la compañía en sus, hasta el momento, 10 películas animadas. Lo segundo; un viaje repleto de aventuras, oponentes, amigos y emociones, resulta algo más obvio y convencional y puede que incluso insatisfactorio a tenor por todo lo ofrecido anteriormente.

Hay detalles y guiños especialmente inspirados; el collar que justifica porqué los perros hablan, la aparición del villano Muntz como si del coronel Kurtz de “Apocalypse Now” se tratase, pero aún con estos, “Up” se relaja y pone el automático en este segundo tramo, desarrollándose según los patrones estipulados y habitualmente ofrecidos por el género (y también por lo que exige el nuevo formato en 3D), lo cual puede resultar insuficiente para el espectador malcriado y acostumbrado al alto nivel y matiz diferenciador de la compañía. Especialmente descartable resulta el personaje de Russell, el niño que acompañará a Carl en su viaje, cuya ausencia no dañaría a la trama (los amigos encontrados por el camino bien podrían haberse unido directamente al personaje de Carl sin el enlace infantil) más allá de su simpática aparición inicial.

Técnicamente irreprochable, con "Up" Pixar vuelve a emocionar como en ella es costumbre, garantizando su obra de calidad anual en la que siempre confiamos. Aunque una buena alumna aventajada no siempre conseguirá la máxima nota. Y es que cuesta contentarse con un 8 cuando uno se ha abonado a la redonda cifra del 10.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

6 comentarios

  1. Me encantaría enlazar tu crítica en mi blog, donde también hablo de cine, pero "a mi manera".

    La tuya me gusta especialmente porque, a diferencia de otras, recoge uno de los elementos que he visto en la película: es la primera vez que Pixar se atreve a trabajar con la muerte de un personaje y el concepto de pérdida. Esto repercute en el argumento, lo hace más "adulto"...

    En cuanto a Russell disiento con tu percepción de su rol arguental, lo cual me parece un buen inicio para el debate, ¿no crees?

    Perplejos Saludos !)

  2. robgordon says:

    Afrontar la muerte desde esa perspectiva es un paso más en la carrera de Pixar y nuevo guiño a la "madurez" de su cine, que viene reclamando una película 100% para los mayores de la casa.

    La muerte de Ellie y la perdida de un hijo hacen mayor a "Up" y le aportan una sensibilidad que no ha tenido hasta el momento ninguna película de la compañia.

    Y dando pie al debate sobre Russell, lo que más me gusta de su personaje es su aparición inicial, por cómica e inesperada.

    No me gusta tanto su desarrollo posterior porque su aportación al viaje emprendido no es más que la de reforzar el aspecto gruñón de Carl (que creo,ya queda bien definido en los primeros minutos de la cinta, con el desahucio, el buzón, etc) y abrazar nuevos amigos durante el recorrido (que bien podrían haberse unido directamente al personaje de Carl, sin necesidad de la insistencia del niño). Además del predecible momento de la chapa de explorador que ya esperamos desde su aparición.

    Me parece un personaje única y exclusivamente hecho para la risa del más pequeño de la sala y Pixar no pretende darle en ningún momento un mínimo matiz adulto, tal y como le gusta hacer con sus personajes.

    Por cierto, tienes todo el permiso del mundo para enlazar la crítica donde y cuando quieras.
    Toda tuya hombre perplejo!

    Un abrazo!

  3. ¡Caray, qué crítica tan interesante! Tendré que ver esa película.
    Tengo problemas para enlazar bien desde mi blog al tuyo, pero espero que quienes lo hagan(desde el mío)sepan quitar lo sobrante para llegar a este lugar tan fantástico.
    Me encanta cómo escribe.
    Un abrazo.

  4. Mary Poppins says:

    Otra maravilla más de PIXAR! Lo mejor, como bien apuntas, el comienzo... sublime! Aún así esperaba mucho más de la película y me queda muy por debajo de MONSTRUOS S.A. o WALLE, por ejemplo.
    Saludos!

  5. robgordon says:

    Muchas gracias Preste Juan! Este blog es tu casa!

    Mary Poppins; "Up" no me gusta más que "Monstruos S.A" ni que "Ratatouille" (a mi juicio la mejor película de Pixar hasta la fecha) pero la equiparo bastante a "Wall-E", en un nivel muy similar!

    Saludos!

  6. DECKARD says:

    Cuando se juega a un nivel tan alto como el de Pixar, las diferencias de criterio entre unos y otros son simplemente cuestión de matiz.

    Puede que el personaje de Russell sea una pequeña concesión al público infantil, pero creo que, si el discurso de la película es que, al final, las relaciones humanas es donde están las aventuras más apasionantes de la vida, su presencia se me antoja imprescindible para que Carl se acabe dando cuenta de eso.

    Para mí "Up" sí que es una obra maestra a la altura de los mejores films de Pixar. Coincido en su preferencia por "Monstruos S.A." y "Ratatouille", a las cuales sumaría los dos "Toy Story", "Wall·E" y, sobre todo, "Los Increíbles.

    Un saludo!