21 de septiembre de 2009

Con “Malditos Bastardos”, el inefable Quentin Tarantino ha conseguido una película muy lejana a la cantidad ingente de disparos y muertes que su historia de cacería nazi prometía, o a lo que, paradojicamente, puede ofrecer “El orgullo de una nación” el ficticio film propagandístico sobre el que gira gran parte de la trama de la séptima cinta del director de “Reservoir Dogs”.

Canto de amor al séptimo arte, película de logrado suspense y enorme sentido del humor y obra coral donde los secundarios son mucho más que protagonistas, “Malditos Bastardos” es, en realidad, “la Segunda Guerra Mundial según Quentin”, un periodo clave de la Historia alterado libre y demencialmente para la ocasión y con el que de haber ocurrido así, muchos hubiéramos quedado tremendamente satisfechos y con una amplia sonrisa.

Fantasear es gratis y Tarantino ha jugado sus cartas preferidas para falsear de principio a fin la Historia y desembocar en un final majestuoso que permite el aplauso general por la intensidad de lo ofrecido y de todo lo ocurrido. Esas cartas las lleva pegadas Tarantino a la frente, y todos las conocemos antes de empezar la partida; largas y elaboradas secuencias (algunas de más de media hora), violencia explicita, interminables diálogos, humor, cóctel de temas musicales, algunos inesperados, personajes dispuestos a perdurar en el imaginario colectivo e infalibles planos marca de la casa (fetichismo por el pie femenino, plano-secuencia y contrapicado desde la óptica del muerto).
A estos se añade una clara división en capítulos, como si de Lars Von Trier se tratase, un ascendente uso del suspense y una excelente planificación escénica para dar resultado no a “la que posiblemente sea su obra maestra” pero si a una de las mas perfectas obras del director de “Kill Bill”.

Sergio Leone y Hitchcock se dan la mano en “Inglorious Basterds” y Tarantino, hace gala de su condición de cinéfilo empedernido y cineasta de gran talento, amén de un entusiasmo encomiable en cada uno de sus cinco capítulos. Desde su apertura con la colosal aparición del coronel Hans Landa, afortunadísimo y vil personaje perfectamente encarnado por el actor austriaco Christoph Waltz, hasta su memorable tramo final con el cine como arma donde convergen diferentes conspiraciones anti-nazi. Gran descubrimiento el de Waltz, galardonado con el premio interpretativo en Cannes, así como también el de Melanie Laurent en el papel de Shossanah Dreyfus, la proyeccionista idealista con sed de venganza, sentimiento que mueve la práctica totalidad de los actos realizados en la película.
Y ¿Brad Pitt?. Como Aldo Raine, cabecilla de los "Bastardos" su protagonismo es menor, dado que la presencia de este grupo de cazadores que dan título al film no es sino un mcguffin en toda regla, apareciendo en contados momentos y siempre con una clara connotación cómica. Un género, la comedia, donde mejor ha rendido Pitt y donde vuelve a sentirse como pez en el agua pronunciando su mandíbula hasta el infinito.

Inglorious Basterds” es un puro divertimento surgido desde lo más profundo del propio cine. El que Tarantino y muchos de sus cinéfilos seguidores llevan en la sangre. Puede que ésta no sea su obra maestra, pero anda cerca.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

10 comentarios

  1. GRan película, sí señor! Una de las grandes del año, seguro.

  2. Mary Poppins says:

    Es genial ver a Brad Pitt metido en papeles con un toque de humor!! Se sale! Y sí, posiblemente no sea lo mejor de la peli pero, desde luego, protagoniza los momentos más divertidos de "Malditos Bastardos"
    Saludos Rob!

  3. robgordon says:

    Estoy contigo, será una de las mejores de este 2009. Cuando llegue Diciembre haremos recuento y estará.

    En cuanto a Brad Pitt es un actor que necesita pasarselo bien en el rodaje. Si le dan un papel trascendental y serio, resopla. Si le dan cancha libre, se luce. Y si además es un papel cómico, tanto mejor.

    Saludos!

  4. Carles says:

    La verdad es que es una de las películas que más ideas y más aspectos a comentar me ha suscitado en mucho tiempo. Además es puro Tarantino y un Tarantino libre y escatimando lo que muchos espectadores podrían esperarse en un principio: mucha acción en una película ambientada en la II Guerra Mundial y con los 'malditos bastardos' dando caña a los nazis... y sin embargo, casi todo es diálogo !!!! Y hablando más de la pasión/función del cine que del conflicto bélico en sí.

    Necesitaré de otra revisión del film (y bueno, no es que sea yo especialmente fan de Tarantino), pero si no es su obras maestra, se le acerca, se le acerca...


    Un saludo Robgordon.

  5. Estefanía says:

    Si, vamos, divertidísimo:

    Familias enteras masacradas, bates de beisbol como arma contundente, cientos de personas quemadas vivas, un estrangulamiento en directo, gente ametrallada en la cara... un festival de diversión.

    Además, que la película es un rollo pedante y aburrido. Yo no entiendo como peude gustarle a nadie, la verdad.

  6. robgordon says:

    Carles; Sin duda está cerca de ser su mejor película. Mi sensación una vez vista es la de quedarme con ganas de más e incluso la de otra revisión pronto, porque creo que puede ser mucho más jugosa en un segundo visionado, a ser posible en Versión Original.
    Es una de las pelis del año.

    Estefanía; Creéme que el Tarantino de "Malditos Bastardos" es muy light, o al menos, más light de lo que cabia esperar viendo su premisa argumental.
    Lo de que sea un rollo pedante y aburrido es uno de los efectos que provoca el cine de Tarantino entre un buen número de espectadores. Los hay que aplauden sus largos diálogos y los hay que bostezan durante los mismos. Desde luego,Tarantino nunca va a dejar indiferente a nadie.

    Saludos!

  7. Rick says:

    La nueva peli de Tarantino no me hizo mucho tilín. De entrada no esperaba ya mucho porque Quentin me tiene definitivamente decepcionado, pero es un buen director y siempre merece la pena al menos echarle un vistazo a sus estrenos.

    El comienzo de la película me hizo pensar que podría equivocarme y que podría ser una película mejor de lo que esperaba. Al final acabó decepcionandome.

    Tras esa escena inicial magnífica, aunque sea una copia por todos los costados del cine de Sergio Leone, donde nos presenta al mejor personaje de la historia (toda una sorpresa y un descubrimiento Christoph Watlz, menuda interpretación se casa transmitiendo fascinación, encanto e inquietud) la película va a menos.

    Para mi hay una escena que marca el declive de la película. Es esa eterna y larguisima escena en el bar. A partir de ahí para mi se acaba todo lo bueno e interesante de "Malditos bastardos" y comienza el Tarantino decepcionante de costumbre en los últimos tiempos. El final, aunque tiene ese giro inesperado de Waltz y una escena final divertida, es para tirarlo a la basura. Al final da la sensación de que todo es una payasada y para ser eso la verdad es que no tiene demasiada gracia. Y la subtrama de Bruhl y la chica judía no me termina de decir nada. Al filme le sobran bastante minutos que se podían haber recortado.

    ¿Lo mejor? Sin duda los personajes de Pitt y Waltz. No creo que Pitt fuese el actor idóneo para ese personaje, pero hay que reconocer que con su buena interpretación consigue que eso no se haga patente. Pero Christoph Waltz le roba la película totalmente. Si hubiese que decir algo por lo que merece la pena ver "Malditos bastardos" no es por Pitt, ni Tarantino, ni por ese grupo de bastardos Peckinpahianos, si no por Waltz y su Hans Lauda.

    Yo no la recomiendo para ir a verla al cine pagando 6 euros. En todo caso para verla en casa con amigos. Y si tras ver la primera hora te sales a fumarte un largo cigarrito tampoco pasa nada.


    Por cierto, he estado echándole un vistazo a tu blog y me ha gustado bastante así que quería proponerte un intercambio de enlaces. Yo también tengo un blog de cine, llamado Hotel Overlook. Lo puedes ver entrando en mi sitio web. Si te parece bien la propuesta coméntamelo en el blog.

    Un saludo.

  8. robgordon says:

    En primer lugar; bienvenido Rick!

    Hablando de Tarantino, una de las cosas que más le están achacando a su última película es la poca unión entre sus diferentes capítulos, cosa que no comparto, así como bajones de ritmo debido a este mismo motivo y a sus largas secuencias.

    Es probable que la secuencia de la taberna sea muy larga pero el director sabe jugar con la tensión como nadie, como bien hace también en la apertura que efectivamente es puro Leone, puro "El bueno, el feo y el malo", y en muchos otros momentos de la cinta.

    Creo que la trama va in crescendo, como cada uno de sus capítulos, independientes pero gozosos entre sí y su final, con ese homenaje al propio séptimo arte, bien vale pagar una entrada. Por cosas mucho peores se están pagando 6 euros.

    A mi juicio merece mucho la pena, pero hay que seguir el juego que plantea el seguir Quentin, si no, es muy probable, como apuntas, que pueda resultar una bobada.

    (PD: Me he pasado por tu blog, y he mirado detenidamente ese Top de Los Simpsons, que me ha gustado. Pronto te enlazare! ;) )

    Saludos!

  9. Buenas

    Voy a dar la nota discordante. Ya la he visto y la verdad tampoco era para tanto.

    Por un lado no me siento engañado porque sabía que iba a ver una especie de fábula ambientada en la IIGM y que el rigor histórico brillaba por su ausencia.

    Lo mejor que tiene es Christoph Waltz en su papel del coronel Landa. Es lo que salva esta película

    También sabía que iba a ver una de Tarantino. Y he confirmado que este director sólo sabe hacer una determinada película y que siempre la está repitiendo. No entiendo que se le perdone el abuso de las secuencias truculentas. Me aburre que copie tanto el estilo de "Spaguetti Western" y lo traslade a cualquier época que se le ocurra (¿lo siguiente que será? ¿La época romana copiando las películas de Maciste?).

    Es entretenida en general y es cierto que tiene momentos majos como el de la taberna. Pero tiene muchos más "momentos-ladrillo" como el del comienzo (si mucho Sergio Leone, pero si lo comparas con éste, el italiano no se te hace largo).

    Me parece una estafa hacia el espectador que te la vendan como "protagonizada por Brad Pitt" cuando ese actor sale tanto como Sylvester Groth (el que hace de Goebbels). Aunque por otra parte me alegro porque lo hace fatal.

    Y me produce tristeza que utilice trucos para camelarse a la crítica especializada como el de hacer protagonista a un crítico de cine, o el contínuo uso de "guiños" al cine clásico (atención pregunta ¿cuántas veces sale el apellido Pabst?).

    Aprobado alto por el personaje de Waltz.

    Sólo es una opinión más

    Un saludo

  10. Vacazul says:

    Me lo pasé como una enana viéndola, para aquellos que pensasen que Tarantino haría una película bélica sobre la segunda guerra mundial basándose en los verdaderos acontecimientos es para ponerles a ver la filmografía entera de Tarantino y no levantarles del sofa hasta que se empapen por completo de lo que Tarantino representa (lease mi novio, que precisamente esa es la razón por la que no le ha gustado la pelí, porque se reinventaba la segunda guerra mundial) ¿pero que otra cosa podíamos esperar de Tarantino? desde luego yo otra no.
    Para mi el más grande de toda la película es el coronel Hans Landa, implacable y magnífico, con una interpretación de Waltz realmente impresionante, se come la película entera y a todo el resto del reparto. Tanto anunciar a Brad Pitt para que al final quede relegado a mucho más allá de un segundo plano, pero bueno...
    Por cierto también he escrito sobre ella en mi blog, echale un ojo si quieres:
    http://vakitazul.blogspot.com/2009/10/inglorious-basterds-malditos-bastardos.html

    Para mi esta película ha sido una completa delicia, de hecho ahora que ya han pasado unas semanas desde que la he visto aún la saboreo. ;-)