15 de noviembre de 2009

No ha sido frecuente que el cine español se meta entre rejas y aporte su granito de arena al subgénero carcelario. Al menos en lo que concierne a la vertiente más vibrante de este, puesto que dentro del drama social, el género nacional por excelencia, sí que se pueden enumerar ejemplos recientes de cine encarcelado tales como “Horas de luz” o “El patio de mi cárcel”.
Ahora Daniel Monzón, cocinero antes que fraile, ha encontrado su lugar en nuestra filmografía tras irregulares intentos (“El Corazón del Guerrero”, “La Caja Kovak”) con esta rara avis del cine español, un thriller de reos y barrotes lleno de intensidad y fuerza, donde sobresale la práctica totalidad de su reparto.

Malamadre y el resto de los reclusos de una cárcel de máxima seguridad en Zamora se amotinan justo el día en que Juan, un nuevo funcionario de prisiones comienza a trabajar en ella. Un inesperado accidente provoca que el novato quede atrapado entre los peligrosos presos, viéndose en la obligación de hacerse pasar por uno de ellos.

Partiendo de esta potente premisa argumental, Monzón ha elaborado una película donde todos y cada uno de sus personajes buscan salvar su propio pellejo por encima de quién se ponga por delante. Un universo de traiciones y lealtades, donde cada personaje es tan sucio como el anterior, ya sea preso, policía o empleado del Ministerio.

Aunque “Celda 211” apunte a muchos objetivos solo dispara a uno, centrando en él todo su interés y esfuerzo; los hechos que se suceden dentro de la prisión y en especial la relación entre Malamadre y el infiltrado accidental.
Hay negociaciones y trabajo en la trastienda, mujeres sufridoras en la calle, la infalible irrupción de los medios de comunicación en el embrollo y el factor político, subtramas que harían las delicias del seguidor del thriller norteamericano de los 70, pero sobre las que Monzón y Guerricaechevarria (el guionista habitual de Alex de la Iglesia, y también del director que nos ocupa) no deciden profundizar y sí utilizar como armas para unos giros argumentales enormemente valientes. “Celda 211” podría ser también una buena película sobre la relación ETA-Gobierno narrada desde un contexto totalmente diferente al que estamos acostumbrados, pero tampoco hay interés en convertirse en esto. Tan solo importa la historia de jerarquías, conspiraciones y complicidades de sus encerrados protagonistas,.

Malamadre es, por tanto, quién manda. En la cárcel y en la película de Monzón, principalmente gracias al temperamental trabajo de Luis Tosar que en cada mirada, cada gesto, cada palabra de su rota voz otorga a “Celda 211” una poderosa credibilidad y fuerza. No desmerecen en absoluto sus acompañantes, donde Luis Zahera (tú tambien creiste que era un yonki tartamudo real), o Carlos Bardem se meten de lleno en sus papeles. Lógico que entre tanta bestia parda, el debutante Alberto Ammann, con un extraño acento, salga perdiendo de su enfrentamiento.

Celda 211” es una obra áspera, decidida y visceral, de la que sólo sus flashbacks románticos entre Juan y su mujer (Marta Etura) permiten al espectador tomar un respiro entre tanta furia desatada. Monzón ha logrado la película carcelaria más pura de nuestro cine gracias a un guión muy sólido, nada efectista y lleno de bravura a la hora de tomar soluciones argumentales, amén de los personajes creados, entre los cuales Malamadre quedará con fuerza en el recuerdo colectivo. Una obra insólita en nuestro cine que conviene no dejar pasar.
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

8 comentarios

  1. Anónimo says:

    Brutal película. Salí del cine en estado de shock. Luis Tosar es uno de los mejores actores del mundo desde hace ya unos buenos años. El que no me acabó de convencer fue Carlos Bardem, pero la película y el resto de interpretacions es tan bestial, que ese dato pasa a ser una anécdota.
    Saludos

    LUIS

  2. LoRbAdA says:

    Tengo bastantes ganas de verla y más después de tu crítica.

  3. Scotty says:

    Hola!. Descubro vuestro blog por casualidad y veo que tiene bastantes cosas en común con el mío. Enhorabuena, pues me parece muy completo y documentado. Además somos vecinos...

    Os visitaré a menudo y espero que, si le echais un vistazo al mío, os apetezca hacer lo mismo.

    Saludos muy cordiales...

  4. Muy probablemente el personaje de Malamadre, con ese gran Luis Tosar dándole vida, se convierta en un icono del cine español. La verdad es que ahora, quizás más que nunca, en un momento en que el cine de aquí es tan criticado le hacia más falta que nunca una propuesta de este tipo, entretenida y notable (¿lo peor? seguro que el remake que van a hacer en Hollywood cuando se enteren de que la película está gustando).

    Un saludo.

  5. robgordon says:

    Luis; Tosar está al nivel o cerca del nivel de Javier Bardem. En "Corrupción en Miami" ya demostró poder encajar en películas de gente tan poderosa como Michael Mann. Y aquí está de escandalo como Malamadre.
    Yo, en cambio, creo que Bardem (Carlos) logra un acento sudamericano muy logrado.

    Lorbada; Corre raudo y veloz a verla!

    Scotty; Pues bienvenido. Ya he estado echando un vistazo al tuyo! Imagino que eres mancheguico, pero también eres albaceteño?

    Carles; Lo tiene todo para ser carne de remake. Además que en los EEUU gusta el género carcelario.Y sin duda, Malamadre es un icono instantaneo del cine español. Que grande!

    Saludos para todos!

  6. Anónimo says:

    La película me parece perfectamente rodada, pero en algunos momentos de la dialogos creo que los guionistas se salieron del argumento. Donde se ha visto que unos delincuentes tan malos, tan malos, a las pocas horas de conocer a Juan (el carcelero) llamen a su mujer por su nombre. El tipo de delincuentes que quieren representar (todos ellos con motes), dudo que en la realidad les importe el nombre de nadie, y nombrar continuamente a "Elena" me parecio que estaba en una serie de pijos de la tele. Lo mismo me ocurrio con la ironia de Malamadre. Parece que quiere hacer chistes sobre los funcionarios en lugar de demostrar lo que "supongo" sentiran los delincuentes sobre sus carleleros. El tema mujer embarazada que ablanda a los malos malisimos en un motin creo que sobraba. Aunque tambien es verdad que sirve para desencadenar el final.

  7. acitile says:

    Yo no entiendo de cine...pero esta película es una de las mejores que he visto en toda mi vida,el argumento es impresionante.
    Pensé que incluso este hecho fue real.
    Es íncreible la verdad,malamadre es un personaje impresionante donde se refleja que ´´ni los buenos son tan buenos,ni los malos tan malos´´
    Viva el creador de esta peli porque la verdad que en particular creo que esta película denota especialmente la gracia del cine español.

  8. Anónimo says:

    Hace ya 1 semana fui a verla y me impresionó tanto que no reconocí a Bardem y me creí totalmente su papel y que, sin ánimo de ofender, dió perfectamente el perfil tópico de machote colombiano y traficante. Yo no entiendo de cine, ni de actores y tanto así que no supe quién era DANIEL MONZON??. Cuando salí pregunté a mis acompañantes si este dtor es español; pero sí reconozco la valía profesional que han tenido que hacer todos ellos. TOSAR A POR EL OSCAR!! MONZON: fenomenal DIRECTOR, como la copa de un pino (ánimo y sigue con tan buena mano). RESINES, BARDEM, EL COLEGUILLA Y EL NOVATO, en dos palabras: "IM-PRESIONANTES". Así si voy al cine por pelis españolas. Besines.