21 de diciembre de 2009


LA NIEBLA (2007): Ojala Frank Darabont dirigiera con mayor asiduidad. Después de “Cadena Perpetua”, “La milla verde” y la menor “The Majestic”, Darabont homenajea a la ciencia-ficción de serie B de los 50, con esta grandiosa adaptación de una obra de Stephen King pensada inicialmente en blanco y negro. ¿Qué trae la espesa niebla? ¿es la verdadera amenaza lo que esta esconde, o quizá esté entre nosotros en forma de fanatismo desmesurado?. Mucho ojo con sus minutos finales.

OLDBOY (2003): Dentro de la “trilogía de la venganza” ideada por el coreano Park-Chan Wook, “Oldboy” fue el título más sobresaliente y notorio. Una brutal historia de un hombre encerrado durante 15 años que a su salida busca el resarcimiento de todo su dolor. Las causas de todo el tinglado las iremos conociendo lentamente en un carrusel de sorpresas con pulpo vivo comestible incluido. Tan violenta que deja huella.


DÉJAME ENTRAR (2008): Justo cuando los vampiros vuelven a estar de moda, desde Suecia nos llegaba esta sensible y gélida historia infantil entre una niña vampiro y un niño carente de socialización que unen su amistad. Dirigida por Tomas Alfredson, “Dejame entrar” cuenta con unos cuantos momentos difíciles de olvidar, y que golpean al espectador en medio del tono nórdico y pausado. Yo aún no he podido quitarme de la cabeza su final.


ALTA FIDELIDAD (2000): Adaptando a Nick Hornby, con un alto grado de camaradería entre reparto y equipo técnico, John Cusack y Stephen Frears hicieron la película definitiva sobre el treintañero fetichista, melómano y friki con el que todos y cada uno de nosotros podíamos identificarnos. Rob Gordon se resistía a crecer y a adquirir responsabilidades, porque ¿Qué mejor que estar rodeado de los discos que amas y de colegas con los que debatir tus temas preferidos?. Divertidisima, fresca y con una banda sonora le-gen-da-ria.

300 (2006): Dos películas como “Sin City” y “300” revolucionan el cine y estrechan la unión entre cómics y películas. Tras ellas, trasladar la viñeta al plano es posible casi al 100 %.
Frank Miller es uno de los culpables, pero sobre todo Zack Snyder, el director de “Amanecer de los muertos”, que con su labor lograba que todos saliésemos del cine gritando eso de “esto es Esparta” o “esta noche arderemos en el infierno”.


OLVIDATE DE MI (2004): En una década en que un buen número de guionistas creyeron ser originales desordenando argumentos que no necesitaban ser desordenados, Charlie Kauffman sobresalió gracias a una historia de amor que sólo el podía enrevesar. Los diferentes estados del enamoramiento y las relaciones de pareja borrados y recuperados de la memoria con un ingenio único. El eterno resplandor de una mente sin recuerdos.


MOULIN ROUGE (2001): Baz Lurhman renovó el olvidado género musical con este resultón batiburrillo de exitos pop tremendamente eficaz. El toque excesivo del director australiano le sentaba como un guante a la colorida historia de amor y tragedia entre unos cantarines Nicole Kidman y Ewan Mcgregor en el Paris bohemio de principios del siglo XX. Obra Maestra para unos. Estafa para otros. Como casi siempre ocurre con el cine de Lurhmann.

MUNICH (2005): No está valorado como merecería este estupendo thriller político de acción y espionaje que a veces recordaba a Costa Gavras y otras al mismísimo Hitchcock. Spielberg consigue una de sus cintas más serias con un ojo en el cine de los 70 y el otro en el conflicto israelí y palestino. Basado en la historia real de los atentados de las olimpiadas de Munich 72 y con una portentosa dirección del maestro Steven y un montaje perfecto de Michael Kahn.

SHREK (2001): En los años de auge y cuasi hegemonía de la compañía Pixar, su más directa rival, Dreamworks se hizo fuerte gracias a “Shrek”, otorgándole el título de compañía menos convencional e infantil del cine de animación por ordenador. Dreamworks pincharía en hueso posteriormente, pero no con este cuento de cuentos de gran mala uva y personajes que ya permanecen en el imaginario colectivo; Shrek, Fiona, Asno y más tarde El gato con botas.

EL SECRETO DE SUS OJOS (2009): Aunque aún es pronto para saber el poso que puede dejar esta emocionante película argentina dirigida con pulso maestro por Juan José Campanella (“El hijo de la novia”, “Luna de Avellaneda”), estamos seguros que el espectador retendrá por mucho tiempo las imágenes de este film. Thriller, romance, cine negro, drama y comedia unidos magistralmente en una preciosa muestra de clasicismo cinematográfico de las que ya no se ven.

Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. pender says:

    Otra buena selección. Muy buenos posts, rob ;)
    La nielba y Oldboy son de mis películas preferidas.
    Shrek es una gran comedia infantil pero no creo que debiera estar en la lista de mejores de la década.
    Munich y 300 son peliculones también.
    Alta fidelidad no la he visto y Moulin Rouge nunca la he podido ver entera, no me gustan nada los musicales.
    Déjame entrar y El secreto de sus ojos las veré esta semana probablemente, pues ya están en mi poder jeje.
    Saludos!

    http://cinedemencia.blogspot.com/

  2. robgordon says:

    Gracias por tus comments, pender!

    La verdad es que esto de las listas es algo bastante personal, donde se quedan fuera películas que otro hubiese elegido y entran algunas otras que otro hubiese quitado.

    En mi opinión, "Dejame entrar" y "El Secreto de sus ojos" son las dos mejores películas del 2009. Te van a encantar.

    Aún queda pendiente la quinta y última entrega de películas de la década, que colgaré en un par de días.

    Saludos y suerte con cinedemencia!

    Ah, y Feliz Navidad.