26 de febrero de 2009
ELOGIO DE LA MENDICIDAD

Igual que existen películas que no corren con la suerte que merecerían por las condiciones o momento de estreno en pantalla, hay películas que aparecen en el momento justo y apropiado. Puede ser fruto de la casualidad, que haya algo de oportunismo en ello o puede que simplemente estuviese escrito. Resulta que “Slumdog Millionaire” tiene esa fortuna que incrementa su repercusión y hace de ella una película ampliamente popular. Aunque para eso, no solo el azar importa, también es necesario albergar virtudes y la película de Danny Boyle (“Trainspotting”, “28 días después”) cuenta con bastantes.

Slumdog Millionaire” aprovecha la senda abierta por películas como “Ciudad de Dios” capaces de describir un universo de exotismo y pobreza a partes iguales desde una mirada de optimismo, obteniendo además buena acogida en la gran industria. Al mismo tiempo esta cinta sobre la mendicidad en Mumbai llega en un instante en que Hollywood ansía estrechar sus lazos con Bollywood, sabedora de la creciente importancia del cine hindú y de la necesidad de globalizarse.

Los recuerdos de su protagonista, Jamal Malik (Dev Patel) son los que guían la narración de la película y tienen una doble utilidad argumental; son la clave para demostrar la inocencia en su impecable participación en el concurso televisivo “50x15, ¿Quién quiere ser millonario?” y sirven para hacer revisión de la efectiva vida de miseria de Jamal y su hermano Salim.

Lejos de retratar con aflicción una vida de penuria en las zonas más pobres de Mumbai, Boyle se acerca a este mundo suburbial con una alegría admirable y se aprovecha de ese contraste para hacer de “Slumdog Millionaire” una cinta adictiva, vistosa y positiva donde la música y el montaje juegan un papel primordial en el resultado final y donde la dirección del británico, siempre acelerada y más propia de un videoclip, se ajusta en esta ocasión como un guante a la propuesta.

No es que “Slumdog Millionaire” nos ofrezca nada nuevo; su historia de amor infantil prolongada en el tiempo y llena de impedimentos, su concepto de la superación personal y el triunfo del destino son temas esenciales y básicos del cine y la literatura que solo parecen inagotables y fructíferos cuando son tocados con las teclas exactas.
Slumdog Millionaire” parte, por tanto, de una base argumental casi prehistórica a la que saca un provecho máximo en beneficio del entretenimiento y el carrusel de emociones, colores y contrastes en una hábil mezcla de flashbacks y tiempo real (aquel en que se desarrolla el emocionante concurso).

Con un reparto de actores desconocidos y/o no profesionales y habiendo estado cerca de salir directamente al mercado del DVD, “Slumdog Millionaire” se ha hecho con 8 Oscar de la Academia (algo excesivo para los que juzgan a la película por su ligereza), lo cual es un logro tan asombroso como ese cuento con moraleja final que plantea la propia película.

Solo algunos subrayados de su tramo final y la redundancia y exceso de melaza de sus últimos minutos (Danny Boyle siempre tiende a estropear todo en sus finales) pueden colocarse en el haber de la película, aunque estos no son suficientes para empañar el rendimiento general de una obra llena de vitalidad y dinamismo que por meritos propios se ha convertido en la gran revelación del año.
Read more
23 de febrero de 2009
D) ESTABA ESCRITO...

Apunte 1: Aunque muy discutida, "Slumdog Millionaire" se convirtió en la gran vencedora de los premios Oscar, con 8 galardones de los 9 que podía conseguir entre sus 10 nominaciones (recordemos que tenía dos candidatas en una misma categoría). Probablemente la apuesta más diferente de la Academia en toda su historia, premiando a una película de la que jamás hubiesemos pensado que triunfase de este modo tan potente. Los Oscar confirman sus intenciones globales, su ánimo de extender su industria a Bollywood y la demostración de que también puede ser moderna premiando a un film de este estilo.

Apunte 2: Por lo general, todo transcurrió según lo previsto. Otro año sin cancha para la sorpresa, donde todo o casi todo estaba cantado. Unicamente el Oscar "Obamanesco" para Sean Penn rompió ligeramente con la monotonía. Una pena que Mickey Rourke no pudiese hacerse con la estatuilla. Su discurso hubiese tenido gran interés, algo que su collar y su pin en la solapa con la foto de su fallecido perro Loki, ya dejaban entrever. El triunfo de la cinta japonesa "Departures" en la categoría extranjera, fue el otro momento imprevisto de la noche.

Apunte 3: Hugh Jackman tuvo escasas apariciones como maestro de ceremonias. Apenas un par de números musicales junto a Anne Hathaway o Beyonce y la cesión del testigo durante el resto de la noche. El gran acierto de la gala fue la entrega de premios a los actores, gracias a lo cual pudimos ver desfilar a gente como Christopher Walken, Robert De Niro, Adrien Brody, Eva Marie Saint, Goldie Hawn, Michael Douglas, Nicole Kidman, Sophia Loren o Anthony Hopkins. Y a pesar de la eterna intención de reducir la duración de la ceremonia, esta acabó siendo tan larga como siempre, 3 horas y 30 minutos que hoy nos hacen sufrir un sueño atroz.

Apunte 4: Penélope pronunció "Alcobendas" en plena gala de los Oscar. También dijo "Bigas Luna" que es lo más cerca que este director estará de un Oscar. Se acordó de Trueba y Almodovar, of course, y copió el discursito de "lo dedico a todos los actores de España" a su querido Javier Bardem, que debió ver la gala desde un sofa-cama en Barcelona. Dos años seguidos con premios interpretativos para españoles. Insólito.

Apunte 5: El Oscar Humanitario a Jerry Lewis, el Oscar a Heath Ledger y el In-Memoriam carecieron de la emoción necesaria. A la ceremonia le faltó la misma emotividad que le falta a "El Curioso caso de Benjamin Button".

Apunte 6: Durante la retransmisión de la gala en Nova Onda Radio, nuestro compañero Ángel, reparó en el parecido físico entre Danny Boyle y Terenci Moix. Dejamos pruebas:

Apunte 7: Aceptamos el nivel de calidad de las películas nominadas de este año, superior al de otras ediciones, pero pedimos más sobresaltos para galas futuras. El año próximo; Peter Jackson, Scorsese, Iñárritu, Eastwood (otra vez), Coppola, Almodovar, James Cameron, Joe Wright o Terrence Malick, serán los encargados de animar los premios.

Lista completa de galardonados, aquí. Hasta el año que viene señor Oscar!
Read more
22 de febrero de 2009
OSCAR 2008: A TRASNOCHAR!


1. "Slumdog Millionaire"; moderna, vistosa y también ligera es la apuesta segura. Ya no se habla de si ganará, sino de cuantos premios logrará. Desde "El Séptimo Cielo" pronosticamos que conseguirá 7 premios, que para eso es nuestro número.

2. Si hay una película que puede hacerle frente, esa no parece ser "El Curioso Caso de Benjamin Button" a pesar de sus 13 nominaciones. "El Lector" (que es una gran película) cuenta con bazas suficientes como para ser respetada: Kate Winslet, el magnate Harvey Weinstein al que siempre hay que temer, sus dos productores, Anthony Minghella y Sidney Pollack, ambos importantisimos y recien fallecidos, que sea una historia de nazis, que su director, Stephen Daldry haya hecho tres películas y las tres hayan recibido nominación. Además, han hecho campaña sucia contra ella y eso es que la temen...

3. Javier Bardem no entregará el "supuesto" premio a Pé. Bardem es muy rancio para ciertas cosas y esta es una de ellas. Vale que está rodando "Biutiful" de González Iñárritu en Barcelona, pero siempre se puede coger un avión y no hacerle un feo a la Academia, por mucho que le puedeas entregar el premio a tu novia y eso alimente a la prensa rosa. Pocos ganadores del Oscar han roto la tradición de no entregar un premio al año siguiente. Bardem estará entre esos pocos.

4. El premio de Penélope será el primero de la noche, de una noche en la que se pretende celebrar la ceremónia más corta de la historia...algo que siempre se dice y jamás se cumple.

5. Sigo sin entender porque este año no se entrega premio honorífico y porqué la Academia ha hecho "mutis por el foro". Es uno de los momentos más emotivos de la noche. Jerry Lewis será el homenajeado en esta ocasión, pero su Oscar no es Honorífico sino el llamado "Oscar Humanitario", de nombre Jean Herscholt.

6. Se prevén sorpresas en la gala. Se prescinde del humor y se opta por el espectáculo; baile, coreografias, música y lentejuelas. El decorado tiene un toque "motown"/sesentero/setentero, y Hugh Jackman la liará parda junto a jovenzuelo canturrines como Zac Efron o Amanda Seyfried.

7. Y por último, como ya es tradición, realizamos nuestros votos. No de los que creemos que ganará, sino de lo que votariamos si fuesemos Académicos. Aquí van, que paseis una feliz noche de los Oscar:

Mejor Película: "Frost/Nixon"
Mejor Director: David Fincher
Mejor Actor: Mickey Rourke
Mejor Actriz: Kate Winslet
Mejor Actor Secundario: Heath Ledger
Mejor Actriz Secundaria: Penélope Cruz
Mejor Guión Original: "Wall-E"
Mejor Guión Adaptado: "El Lector"
Mejor Banda Sonora: Alexandre Desplat, "El Curioso caso de Benjamin Button"
Mejor Canción: "Jai Ho" de "Slumdog Millionaire"
Mejor Fotografía: Chris Menges y Roger Deakins, "El Lector"

Podeis seguir nuestra retransmisión a través de www.novaonda.net...
Read more
21 de febrero de 2009
OSCAR 2008: RETRANSMISIÓN EN NOVA ONDA

No vamos a negar que estamos cargados de ilusión. Es nuestra primera vez.
Nova Onda Radio, encabezada por una serie de miembros de sus diferentes programas, entre los que se encuentra "El Séptimo Cielo", se lanza a retransmitir en directo la ceremonia de entrega de premios de la 81 edición de los Oscar.

Pensamos que debemos informar puntualmente de lo que vaya ocurriendo a lo largo de la noche, pero del mismo modo, consideramos que a estas horas intempestivas el humor y el cachondeo debe estar presente, por lo que intentaremos que esta emisión especial sea un evento lo más entretenido posible a la vez que informativo.

Habrá sorpresas. Algunas entrevistas a variopintos personajes que nos dejen su impresión sobre estos premios. Desde luego no nos dejarán indiferentes.

La emisión dará comienzo a la 01:00 de la madrugada y permaneceremos en antena lo que Hugh Jackman quiera.

Podeis escucharnos a través del 101.9 de la FM (local Albacete) o en http://www.novaonda.net/ desde el resto del planeta.

Estais todos invitados. Si hay que trasnochar, esta es la noche. Si es con nosotros, tanto mejor.

Grupo de la emisión en facebook.
Read more
20 de febrero de 2009
OSCAR 2008: EL AÑO DE LOS RECUERDOS

Se da la circunstancia de que las cinco películas candidatas al máximo premio en esta edición de los Oscar, basan su narración en un hecho ya acaecido y recurren al recuerdo de los hechos en sus diferentes formas (falso documental, voz off, flashback). Casualidad o no, el caso es que estas técnicas siempre han sido muy del gusto de la Academia y este año esa condición se da en su máximo grado.

“¿QUIERES QUE TE LEA UN CUENTO?”

Eric Roth, el guionista de "El Curioso Caso de Benjamín Button" le imprime al relato inicial de F.Scott Fitzgerald un tono de cuento, donde una ancianita en su lecho de muerte da pie a la historia al ofrecer el diario de la vida del insólito señor Button a su hija, por voz de la cual se narra esta fábula de tiempo alterado y amor imposible. El desarrollo del cuento desvelará algunos secretos que madre e hija todavía guardaban.
Esta técnica aporta una dosis extra de magia al relato, y películas como “La princesa prometida” o “Big Fish” son dos de sus ejemplos más recordados. Un recurso siempre resultón.

“ENTREVISTA DE UNA ENTREVISTA”

Aunque el tono de falso documental aparezca en breves y esporádicos momentos, Ron Howard recurre a él para incrementar la repercusión de esa entrevista entre David Frost y Richard Nixon. Un careo tan importante no puede dejar de tener un documental al respecto, de ahí que Kevin Bacon, Oliver Platt o Sam Rockwell expliquen como fue aquel momento tan vibrante, y sobre todo, como se preparó el combate de dos figuras necesitada de carisma.

“COMO RESPONDÍ A LAS PREGUNTAS”

Uno no se puede creer que Jamal se sepa todas las respuesta del 50x15, a cada cual más complicada. El concurso es el presente y la clave de cada respuesta está en el pasado. Pregunta por pregunta, Jamal se remonta a la historia de su vida y por medio de flashbacks conocemos como se sobrevive a la mendicidad en Bombay y como de algo así se puede sacar un relato atractivo si alguien como Danny Boyle con su optimista uso de la cámara, la música y el montaje está detrás. En eso consiste “Slumdog Millionaire”. Puede ser tramposa, pero es sumamente entretenida.

“MI PRIMER AMOR”

Muchas han sido las historias iniciaticas de amor y sexo que hemos visto en la gran pantalla. Pero ninguna con tantos dilemas morales como plantea “El Lector”, una película enormemente valiente por no caer en los convencionalismos de las historias del Holocausto y por atreverse a ir más allá. Ralph Fiennes rememora su amor de juventud (y probablemente el único de su vida) desde su primer encuentro hasta el descubrimiento de una terrible verdad. Los flashback dan pie a esa intensa relación entre Kate Winslet (Hannah) y el adolescente David cross (Michael), donde encontramos algunos de los mejores momentos de cine de esta edición de los Oscar. El presente, muestra una desolación absoluta en sus personajes. Entre medias; algo que se omite, una vida de tristeza marcada por ese encuentro de juventud y ese secreto posterior revelado.

“REFLEXIONANDO SOBRE MIS REIVINDICACIONES”

Harvey Milk coge un magnetófono y cuenta como llegó a lo que es. Lo hace en un momento de su vida en el que necesita reflexionar y contabilizar sus logros. Harvey se lo cuenta a un micro y Gus Van Sant a nosotros. Y mientras el bueno de Harvey repasa lo que ha hecho bien y lo que ha hecho mal, el espectador participa de su recuerdo y descubre la dura lucha de Milk y su gente en defensa de los derechos homosexuales en una sociedad tan conservadora como la norteamericana. Lo que viene después Milk ya no lo pudo contar, por razones obvias.
Read more
19 de febrero de 2009
OSCAR 2008: LOKI HA MUERTO


En breve os avanzaremos la última hora de los premios Oscar, que se celebran el próximo Domingo. La noticia de alcance más reciente ha sido la muerte del perro del nominado y posible vencedor en la categoría de Mejor Actor, Mickey Rourke. Loki ha muerto y seguro que su nombre aparecerá en el discurso de agradecimiento del actor.

Seguiremos informando.
Read more
13 de febrero de 2009
NOTTUB NIMAJNEB

Cada cierto tiempo aparece una película que desmonta nuestra idea de progreso visual. Creemos que en el campo de los efectos especiales, los CGI (Computer-Generated Imagery) y demás avances tecnológicos cinematográficos estamos a la última, hasta que llega una nueva producción para demostrarnos lo contrario. Ocurrió con los dinosaurios de Spielberg, con la inserción de Forrest Gump en la historia americana, con el hundimiento más famoso de la historia en “Titanic” o con esa criatura a mitad de camino entre lo entrañable y lo desagradable que era Gollum.

Ahora es el mismísimo Brad Pitt el que envejece y rejuvenece como por arte de magia, gracias a la trama invertida que plantea el relato corto de “El Curioso caso de Benjamín Button” de F.Scott Fitzgerald, adaptado por el siempre interesante David Fincher. Pero si lo visual saca partido de la jugosa premisa argumental, la narración del director de “Zodiac”, llena de virtudes y momentos deslumbrantes, parece no hilar tan fino a la hora de sacar el máximo provecho de la evolución infográfica.

El Curioso caso de Benjamín Button” narra una historia de constantes mágicas en la cual un niño nace viejo y se hace joven a medida que cumple años. Un personaje así encontraría dificultades en su vida, pero no ocurre con Benjamín Button, el cual se mueve en un ambiente de calma y tranquilidad donde es aceptado por todos y donde no hay enemigo alguno más que el propio tiempo.

Sin ningún otro contratiempo que el de la edad, “El Curioso caso de Benjamín Button” es una película marcada por un personaje contemplativo y de poca acción (lo que afecta a la digestión de su, ya de por si, excesivo metraje), cuyo gran interés reside en la evolución física de su personaje, maravillosamente lograda por los efectos visuales y el maquillaje. Button ve pasar ante sus ojos los hechos que marcaron el siglo XX americano (muy en segundo plano en la película) sin tomar apenas partido en ellos. Tan solo espera el momento justo para encontrarse con su amada Daisy (encarnada por una Cate Blanchett de porcelana) en lo que supone la historia de amor “imposible”, que tiene poco de inalcanzable y si mucho de efímera.

Visto lo visto, si la iniciativa del personaje protagonista es escasa y su única búsqueda (el amor de Daisy) es, a todas luces, evidente y para nada, dificultosa, es fácil reconocer que “El Curioso caso de Benjamín Button” está huérfana de emociones. Al menos, de unas emociones tan intensas como se le presumía a un argumento con tantas posibilidades.

No hay nada reprochable al trabajo de David Fincher, que es magnífico y que incluso se permite el lujo de recrearse en momentos puntuales (la inicial historia del reloj, el homenaje en Paris al Jeunet de “Amelie” y “Largo Domingo de Noviazgo”) y si a la labor de Eric Roth, su guionista, que calca demasiadas ideas de uno de sus guiones más triunfales, “Forrest Gump” y elige un punto de partida de la narración que resta interés al relato (la película tiene carácter de cuenta al mostrarse como una lectura de un diario, al más puro estilo, “La Princesa Prometida” o “Big Fish”).

Con todos estos pequeños defectos, “El Curioso caso de Benjamín Button” no deja de ser una película mayúscula tal y como exigía su planteamiento de cuento alterado cronológicamente. Desigual, es cierto, pero también tremendamente triste, exigentemente elaborada y de estética perfecta y apasionante. Una obra en la que se nota un loable esfuerzo por parte de sus creadores (e interpretes) por construir una película única sobre una vida insólita; la de un tal Benjamín Button, que ya entra a formar parte de la historia del cine reciente.
Read more
5 de febrero de 2009
LA VIDA AL REVÉS



"La Ruta Natural" , Alex Pastor (2005)



"Anuncio Mercedes Benz Clase C", El Laboratorio Springer & Jacoby (2007)

"Pienso que la forma en que la vida fluye está mal. Debería ser al revés: Uno debería morir primero para salir de eso de una vez.
Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.
Entonces empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.
Luego fiestas, parrandas, alcohol. Diversión, amantes, novios, novias, todo, hasta que estés listo para entrar a la secundaria…
Después pasas a la primaria y eres un niñ@ que se la pasa jugando sin responsabiliddes de ningún tipo…
Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno, y ahí pasas los mejores y últimos 9 meses de tu vida flotando en un líquido tibio, hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo…
¡¡¡ESO SÍ ES VIDA!!!

Joaquín Salvador Lavado - Quino

Algunos precedentes antes del esperado estreno de "El Curioso Caso de Benjamin Button" de David Fincher.

Read more
4 de febrero de 2009
CALLES SIN SALIDA

Se cumplen ahora 10 años del debut en el cine de Sam Mendes, un director de origen teatral que analizaba en la corrosiva “American Beauty” la infelicidad de unas vidas preestablecidas, de una sociedad enclaustrada y autoadiestrada. Lo hacía desde el cinismo gracias al guión de Alan Ball (“A dos metros bajo tierra”, “True Blood”) del que más tarde se comprobó su gusto por el contraste entre lo cómico y lo real.
Pasado este tiempo, Mendes vuelve a abordar el mismo tema bajo el mismo envoltorio (barrios residenciales perfectos), pero introduciéndose en la maquina del tiempo y viajando directamente a la época de base del asunto y tratándolo con extrema intensidad y severidad.

Revolutionary Road” se acerca desde una óptica imperturbable y seca a la vida de un matrimonio devorado por las pautas marcadas en la sociedad, frustrado, carente de ilusiones y sumido en la monotonía. Una relación que ha seguido los pasos estipulados y considerados como ideales sin detenerse a considerarlos.

Como demoledora disección de este problema universal, la cinta de Mendes arranca desde un punto donde la desdicha de la pareja formada por Frank y April Wheeler ya está profundamente instalada en la relación y desde donde cualquier decisión tomada conlleva un esfuerzo añadido y está socialmente censurada. En la era del sueño americano la pesadilla es el denominador común de todos sus personajes, incapaces de actuar libres, donde se confunde la valentía con la falta de cordura, y la felicidad con la aceptación.

La película de Sam Mendes ofrece multitud de situaciones donde el espectador puede reconocerse, porque la hipocresía social y la alienación están tan a la orden del día ahora como en esos años 50 en que se ambienta “Revolutionary Road”.

Solo es necesario dejar hacer a sus dos protagonistas, Leonardo di Caprio y Kate Winslet para que el mensaje de la novela original de Richard Yates, uno de los escritores norteamericanos más reconocidos, funcione. Son sus miradas, sus gritos y mentiras, sus silencios y secretos los que expresan sobresalientemente ese vacío existencial, esa querencia por lo políticamente correcto y por la aprobación colectiva. También por la ilusión, liberación y proyectos futuros (que caerán finalmente en saco roto).

Dos interpretaciones merecedoras de Oscar, aunque irónicamente ninguna de ellas esté nominada. Jamás Leonardo di Caprio estuvo tan sobrio, a pesar de tener que luchar con su eterno problema de su escasa (y aniñada) presencia física, aunque reconozcámoslo, en esta ocasión, eso es algo que juega a su favor puesto que su personaje no deja de ser precisamente un adolescente caprichoso en el cuerpo de un adulto. Kate Winslet por su parte enriquece con su sola mirada a su personaje, reconociendo y utilizando el gesto perfecto para cada momento (a cada cual más dramático y complejo).

Es probable que “Revolutionary Road” pueda resultar una película gélida, incluso adusta ya que contiene altas dosis de verdad. De esa verdad que muchos se niegan a aceptar o de las verdades que duelen si uno se ve identificado en ellas. Aunque “Revolutionary Road” no arroje esperanza si que consigue mostrarnos el camino a seguir que precisamente es el opuesto a aquel al que se ve abocado esa pareja prometedora y aparentemente perfecta que son los Wheeler.
Read more
2 de febrero de 2009
GOYA 2008: RENOVACIÓN A GRITOS

En el año de una de las cosechas más pésimas de nuestro cine que se recuerdan, ganó la única película que ofrecía algo de valentía. “Camino” de Javier Fesser es una cinta excesiva pero poderosa, incomoda aunque redundante. Una obra con tantas virtudes como defectos, que logró 6 Goyas, incluyendo los de Mejor Película, Dirección y Guión Original. Claro, que sus rivales eran inexistentes. Si en los Oscar no pueden faltar las películas de nazis, aquí ocurre más de lo mismo con la guerra civil. “Los girasoles ciegos” era la enésima película sobre el tema y probablemente la más descafeinada de todas cuantas hayamos visto. Desde luego no es el mejor trabajo del paisano José Luis Cuerda, por mucho que el se obceque en demostrar los contrario. Me cuesta entender el alto número de nominaciones para esa chapuza llamada “Los Crímenes de Oxford” de Alex de la Iglesia, como tampoco entiendo la extraña razón que provoca que Agustín Díaz Yanes acabe siempre nominado.

Sin existir calidad, competitividad o emoción alguna, los Goya optaron por la vía fácil, la de otorgar los premios a aquellos que pudieran suscitar mayor repercusión social y/o mediática, que al fin y al cabo de eso es de lo que está necesitada la Academia española. De este modo y de entre todos los nominados ganó aquel que tenía una minusvalía física, la actriz nacional más internacional a la que hay que apoyar para el Oscar, el gran guionista recién fallecido, la niña, el actor con Oscar que tiene el detalle de venir a la gala, hasta incluso los cortometrajistas que son hijos de un reputado productor. Unos premios obvios y cobardes.

Aunque quizá debería matizar, la cobardía de la Academia no está en la entrega de premios en sí, sino en su incapacidad de fondo para renovarse, para facilitar el camino a las figuras emergentes de nuestro cine, para admitir su falta de frescura que otros si pueden aportar. Menos “Tanos” Diaz Yanes y más Nachos Vigalondos. Menos películas sociales y más cine de género si este lo merece.

No se explica como Carmen Machi, excelente actriz pero fatal presentadora capaz de confundir a Harvey Milk con Harvey Keitel, puede ser la elegida para presentar la gala de los Goya en un país lleno de showmans con talento (Andreu Buenafuente, el Gran Wyoming, etc). La sola aparición de los cómicos chanantes, con el maravilloso gag de Los 4 fantásticos, suponía el momento menos encorsetado y más revelador de la historia reciente de los Goya, así como la presentación de un premio por parte de Juan Antonio Bayona y Vigalondo dejaba en paños menores a la tontería del morreo entre actores repetida hasta la saciedad. El futuro está ahí pero no hay en la Academia nadie que lo vea.

Hubo pocos momentos verdaderamente destacables; el premio a Jess Franco, el In-Memoriam y las lagrimas posteriores de Maribel Verdú; y si muchos olvidables; el gag del móvil con la citada actriz, el paletismo continuo hacía Benicio del Toro, el momento “se me cae el Goya y se rompe” de Javier Gutierrez, Concha Velasco y Enrique Cerezo, la recreación de “REC” por parte de Manuela Velasco o algunos errores de la realización televisiva (primer plano de un beso entre Verónica Echegui y su novio cuando el homenajeado de la noche está en mitad de su discurso).

Todos tendemos a ser excesivamente críticos con lo nuestro, pero la verdad es que los premios Goya no hacen nada para evitarlo. Este ha sido otro año para sentirnos un poco más avergonzados y menos contentos con la fiesta del cine español. Tenemos más talento del que hacemos ver. La cuestión es saber detectarlo y querer ceder los galones.

Todos los ganadores, aquí.
Read more