26 de julio de 2009
no image

El cambio de guardia en el Buckingham Palace es un ritual longevo y riguroso. Puntual y sobrio, cada mañana a las 11:30 desde 1660 los guardias reales del lugar de residencia invernal de la reina llevan a cabo este protocolario y sagrado desfile que agolpa a una gran multitud de turistas y curiosos en el exterior del recinto.

Hasta aquí todo es normal, serio y si me apuran, monótono. Pero todo cambia para sorpresa del personal cuando la banda de musica real empieza a tocar las notas. Y no crean que estas se limitan a interpretar simplemente el himno inglés sino que hay algo de guasa, un poco humor britanico y mucha cinefilia en su música. El repertorio va desde "Star Wars" hasta el Quincy Jones de "Austin Powers" pasando por "Grease" o "Piratas del Caribe". Inesperado cuanto menos.

Y claro, youtube está ahí para poder ofrecer unas cuantas muestras de estos músicos que cada mañana ponen banda sonora (de cine) al despertar de la Reina de Inglaterra. Curioso.

Read more
23 de julio de 2009
PAPÁ, MAMÁ Y LOS UTENSILIOS DE COCINA

Haciendo una clasificación entre películas que aceptarían un remake y películas que deberían ser intocables, “La última casa a la izquierda” pertenecería al primer grupo.

Cinta que daba inicio a la carrera del que posteriormente sería un nombre clave dentro del género de terror, Wes Craven, “La última casa a la izquierda” original se muestra hoy por hoy condicionada en exceso por su época (está rodada en 1972) y por su escaso presupuesto, no en vano estamos hablando de una cinta amateur con actores no profesionales.

De ahí que, a pesar del encanto con que se pueda revisar este film de culto, no haya sido una mala idea actualizar esta historia de violencia y venganza surgida de la mente de Craven y Sean S.Cunningham, eliminando la ingenuidad de algunos de sus momentos como eran la introducción de canciones o la cómica presencia policial que rompían con el clímax de tensión de la película.

Esta nueva versión dirigida por el griego Dennis Illiadis y bajo la supervisión de los propios Craven y Cunningham, ha sabido detectar lo obsoleto del film original e introducir esas pequeñas diferencias (un gran acierto es el nuevo destino de la chica protagonista) que potencian una historia que en su día se anticipase a otros conocidos “slashers” como “La matanza de Texas” o “Viernes 13”, manteniendo intacto lo más importante; ese relato de supervivencia donde brota el lado más salvaje y primigenio del ser humano y ese dilema ético del ojo por ojo.

La última casa a la izquierda” cuenta la historia de unos peligrosos fugitivos que secuestran y abusan de un par de chicas de 17 años, algo que acarreará inesperadas consecuencias para ellos.

Optando por un tono más realista aunque sin abandonar su condición de película de terror de nuevo cuño con algún susto fácil para la platea, y obviando la descripción demasiado estereotipada y caricaturesca de los “malos” en cuestión, “La última casa a la izquierda” resulta ser un más que digno remake con un buen pulso narrativo por parte de su director el cual se maneja perfectamente en aquellas secuencias de suspense donde los utensilios de cocina y hogar juegan un importante papel y se atreve con momentos más sangrientos y menos habituales del cine comercial, logrando transmitir la angustia y la incomodidad moral que provocan los actos que cometen sus protagonistas.

Probablemente “La última casa a la izquierda” esté un escalón por debajo de otra de las recientes actualizaciones de un film de Wes Craven como fue “Las colinas tienen ojos” de Alexandre Aja, aunque sin duda se trata de una grata sorpresa capaz de garantizar un tenso rato de cine y que deja un nombre a seguir, Dennis Illiadis.
Read more
16 de julio de 2009
INVESTIGANDO QUE ES GERUNDIO

Se trata de investigar. El tema está en ser curioso, tener inclinación por husmear en historias ajenas y ser un poco intrépido si la situación se pone fea. Si además tienes un portátil Mac de última generación con el que hackear a las mil maravillas y cuentas con pericia a la hora de llenar las paredes de fotografías que permitan analizar de un vistazo el caso a resolver, reúnes todas las condiciones para ser un personaje del universo de Stieg Larsson.

Porque “Millenium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres” es de principio a fin una historia de indagaciones. Bien sea desenterrando casos del pasado pendientes de resolución, como el Harriet Vanger, joven de familia adinerada desaparecida años atrás, o paralelamente a la historia central descubriendo los secretos de la sociedad sueca menos modélica donde violencia sexual, misoginia o amor por el nacional-socialismo se dan la mano en la que es probablemente la faceta de “Millenium 1” preferida por Stieg Larsson, periodista de investigación antes que escritor que ya denunciase estas situaciones en su carrera.

Narrada con un hábil y medido equilibrio entre el toque del cine europeo y el thriller norteamericano, con las ventajas e inconvenientes que cada uno conlleva, “Millenium 1” es la gran oportunidad del cine nórdico para crear una franquicia autóctona. Se detecta respeto hacia el original y sumo cuidado a la hora de no estropear la posibilidad que le brinda el exitoso best-seller del que parte. Eso se traduce en cierta falta de desparpajo durante numerosos momentos del metraje, que alargan y lastran la cinta. Para remediarlo está el personaje de Lisbeth Salander (Noomi Rapace), marcado interna y externamente por su pasado y único personaje de la cinta capaz de resaltar y perdurar. Con ella y su encuentro con el periodista Mikael Blomkvist (alter ego de Larsson) “Millenium 1” gana en personalidad, interés y atrevimiento. Aflora el género negro, la intriga “whodunit” con ecos de Agatha Christie y el suspense de constantes hollywoodienses en pro del entretenimiento del espectador, logrando ser una más que eficaz cinta comercial para disfrute del público del viejo continente.

De su gran acogida en nuestro país, donde aguanta en cartelera tras varias semanas con amplia asistencia de espectadores, se deduce el acierto en el traslado de esta comentada trilogía literaria a la pantalla, cuya secuela ya está prácticamente lista para ser estrenada a finales de este año 2009.
Tras “Déjame entrar” y ahora con “Millenium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres” el cine sueco cobra un protagonismo inesperado que debe mucho a su propia literatura.
Read more
11 de julio de 2009
LA RADIO CIERRA POR VACACIONES

Los que seguís habitualmente el programa de radio de "El Séptimo Cielo" habreis comprobado que el último programa subido al blog (cuyo reproductor se encuentra en la barra lateral del mismo) solo reproducía unos 30 segundos de un total de 57 minutos. Vamos, una birria.

En las últimas semanas imeem la plataforma donde cuelgo cada programa emitido viene dando este problema que pude solventar por fortuna en ocasiones anteriores pero no ahora. Imeem permite escuchar integramente el programa desde su página pero no al transportarlo a la plantilla del blog, sin saber muy bien el porque de este caprichoso comportamiento.

El caso es que aprovechando el final de esta temporada, elimino hasta Septiembre el reproductor de la barra lateral, aunque os ofrezco en este post la escucha de las dos últimas ediciones de la temporada de "El Séptimo Cielo" radiofónico (puesto que de este modo si lo permite), dedicadas a las bandas sonoras y a las "comentadas" 10 nominaciones al Oscar y la muerte de Michael Jackson, respectivamente.

Nos vamos de vacaciones, aunque solo en la emisión en directo, porque el blog seguirá en activo (si este asfixiante calor albaceteño no acaba con mis neuronas ya de por sí deterioradas) comentando algunas de las películas que vayan llegando durante estos meses de Julio y Agosto y otros temas que puedan surgir.

Gracias a todos aquellos que dedicasteis unos minutos de vuestro tiempo a escuchar "El Séptimo Cielo" durante esta temporada.



Read more
3 de julio de 2009
¿POR QUÉ LO LLAMAN SEXO CUANDO QUIEREN DECIR AMOR?

Antes que un friki que adora todo lo que esté relacionado con "Star Wars", el director Kevin Smith es un romántico empedernido. Un rebelde dulcificado. En realidad, su vitola de director y guionista corrosivo, con chispazos de ingenio y verborrea duró lo que duró la “trilogía de centros comerciales” que le dio a conocer, (“Clerks”, “Mallrats” y “Persiguiendo a Amy”).

¿Hacemos una porno?”, su última película, es un claro paradigma de la deriva su cine. El atrevimiento que se desprende de su título y argumento queda en nada en favor de una historia de amor ligera, simplona e inocente donde los diálogos de humor grueso y la presencia de Seth Rogen, (actor cómico omnipresente en el cine de este género desde su irrupción en “Lio embarazoso”) ponen el contrapunto insolente.

Zack (Seth Rogen) y Miri (Elizabeth Banks, cuya interpretación es probablemente lo mejor de la cinta) son una pareja que aún viviendo bajo el mismo techo desde hace años no han pasado de ser simples amigos con alto grado de complicidad. Los graves apuros económicos por los que pasan les llevan a agudizar el ingenio, decidiendo grabar una película porno con la que recaudar todo ese dinero necesario para pagar las deudas que acumulan.

La cinta de Smith explora los caminos de la comedia a través de unos personajes mediocres que pretenden rodar una película, sin medios ni talento. Solo con ilusión. Lo hace siguiendo la senda marcada por películas como “Bowfinger, el pícaro”, “Cecil. B. Demented”, “Ed Wood” o “Rebobine, por favor” pero con desigual resultado.
Previsible e inocua, “¿Hacemos una porno?” carece de la frescura que contenían estas citadas películas, basa en exceso su éxito en unos diálogos llenos de humor escatológico y repleto de referencias “made in Kevin Smith” y no tiene una historia romántica que precisamente brille por su originalidad. Zack y Miri están destinados a quererse, algo que el espectador sospechará desde el minuto 1 del metraje.

Primero con “Una chica de Jersey”, cinta con Ben Affleck y Liv Tyler, después con “Clerks 2” y ahora con “¿Hacemos una porno?”, Kevin Smith se confirma como narrador sentimental de corte indie y descuidado aspecto formal, dejando atrás su imagen de tipo sarcástico que le había dado la popularidad. Smith está abriendo su corazón, aunque lo preferimos deslenguado.
Read more