30 de septiembre de 2009
ENSALADA DE PARECIDOS

PARECIDO 1: "Munich" y "Lejos de la tierra quemada". La luz tras la cortina nos enseña al personaje protagonista. Por lo demás, letras sobrias y oscuridad en la habitación.

PARECIDO 2: El parecido más polémico de la temporada. Poster promocional de la reciente (y decepcionante) "Jennifer´s body" y poster de la primera temporada de "True Blood". No hay más que verlo.

PARECIDO 3: El subliminal también funciona. Como "The men who stare at goats" ofrece un humor tan particular como el de "Quemar después de leer" de los Hermanos Coen, que mejor que copiar su tipografía y esas siluetas de los personajes para que de un solo vistazo asociemos ambas películas.

PARECIDO 4: Otra de fuentes calcadas. Si me apuran hasta juraría que los creativos de "12 rounds" han hecho un perfecto COPY-PASTE donde lo único modificado es el orden de los números. Los posters de "12 trampas" de Renny Harlin y "21 gramos" de Iñarritu son hermanicos de la misma sangre.

PARECIDO 5: Si la cosa va de padres e hijos frente al mundo y la palabra ROAD aparece en el título, lo mejor es que ambos se den la mano y echen a andar ligeramente inclinados, que de copiar la tipografía del título ya se encargarán los diseñadores del cartel. Y por supuesto, para proteger la ley de menores y que no vuelva a ocurrir lo ocurrido con las hijas góticas de Zapatero, lo mejor es ocultar el rostro del niño, no vaya a ser que haya problemas...

(Gracias Manu por la información!)
Read more
21 de septiembre de 2009
ERASE UNA VEZ...EN LA FRANCIA OCUPADA POR LOS NAZIS

Con “Malditos Bastardos”, el inefable Quentin Tarantino ha conseguido una película muy lejana a la cantidad ingente de disparos y muertes que su historia de cacería nazi prometía, o a lo que, paradojicamente, puede ofrecer “El orgullo de una nación” el ficticio film propagandístico sobre el que gira gran parte de la trama de la séptima cinta del director de “Reservoir Dogs”.

Canto de amor al séptimo arte, película de logrado suspense y enorme sentido del humor y obra coral donde los secundarios son mucho más que protagonistas, “Malditos Bastardos” es, en realidad, “la Segunda Guerra Mundial según Quentin”, un periodo clave de la Historia alterado libre y demencialmente para la ocasión y con el que de haber ocurrido así, muchos hubiéramos quedado tremendamente satisfechos y con una amplia sonrisa.

Fantasear es gratis y Tarantino ha jugado sus cartas preferidas para falsear de principio a fin la Historia y desembocar en un final majestuoso que permite el aplauso general por la intensidad de lo ofrecido y de todo lo ocurrido. Esas cartas las lleva pegadas Tarantino a la frente, y todos las conocemos antes de empezar la partida; largas y elaboradas secuencias (algunas de más de media hora), violencia explicita, interminables diálogos, humor, cóctel de temas musicales, algunos inesperados, personajes dispuestos a perdurar en el imaginario colectivo e infalibles planos marca de la casa (fetichismo por el pie femenino, plano-secuencia y contrapicado desde la óptica del muerto).
A estos se añade una clara división en capítulos, como si de Lars Von Trier se tratase, un ascendente uso del suspense y una excelente planificación escénica para dar resultado no a “la que posiblemente sea su obra maestra” pero si a una de las mas perfectas obras del director de “Kill Bill”.

Sergio Leone y Hitchcock se dan la mano en “Inglorious Basterds” y Tarantino, hace gala de su condición de cinéfilo empedernido y cineasta de gran talento, amén de un entusiasmo encomiable en cada uno de sus cinco capítulos. Desde su apertura con la colosal aparición del coronel Hans Landa, afortunadísimo y vil personaje perfectamente encarnado por el actor austriaco Christoph Waltz, hasta su memorable tramo final con el cine como arma donde convergen diferentes conspiraciones anti-nazi. Gran descubrimiento el de Waltz, galardonado con el premio interpretativo en Cannes, así como también el de Melanie Laurent en el papel de Shossanah Dreyfus, la proyeccionista idealista con sed de venganza, sentimiento que mueve la práctica totalidad de los actos realizados en la película.
Y ¿Brad Pitt?. Como Aldo Raine, cabecilla de los "Bastardos" su protagonismo es menor, dado que la presencia de este grupo de cazadores que dan título al film no es sino un mcguffin en toda regla, apareciendo en contados momentos y siempre con una clara connotación cómica. Un género, la comedia, donde mejor ha rendido Pitt y donde vuelve a sentirse como pez en el agua pronunciando su mandíbula hasta el infinito.

Inglorious Basterds” es un puro divertimento surgido desde lo más profundo del propio cine. El que Tarantino y muchos de sus cinéfilos seguidores llevan en la sangre. Puede que ésta no sea su obra maestra, pero anda cerca.
Read more
18 de septiembre de 2009
MEGAFOX!

- “Michael Bay quiere ser como 'Hitler' en los rodajes, y así se comporta. Es una auténtica pesadilla trabajar con él, pero cuando le sacas del rodaje y no está en modo director, la verdad es que me gusta su personalidad porque es muy torpe, tan desesperadamente torpe”

(Megan Fox; alabando a su director en "Transformers")

- “Megan Fox es más tonta que las piedras”

-
“Es una Angelina Jolie de segunda”

- "Cuando está delante de la prensa, es la reina de sacar mierda del rodaje y de posar como una auténtica actriz porno. Considerar la posibilidad de dedicarse al porno sería una buena opción"


(El equipo de rodaje de "Transformers"; encantados con Megan)

- "Utilizo mi sexualidad como arma todo el tiempo. Y el resultado siempre es favorable"

(Megan Fox; un poco acomplejada)

- "Mi novio me acababa de dejar y conocí a una chica en una tienda de cosméticos. Entonces decidí que tenía que conseguir que ella se enamorara de mí. Me desviví por conseguirlo. Ella interpretaba hermosos bailes eróticos para mí, con música de Aerosmith»

- "Cada vez que termina un romance, me digo a mí misma: si pudiera ser la novia de Angelina sería muy feliz”

- “Olivia Wilde es tan sexy que me hace querer estrangular a un buey con mis manos desnudas. Ella es cautivadora. Y últimamente he estado obsesionada con Jenna Jameson pero…oh cielos"


(Megan Fox; carne y pescao)

- "Soy capaz de estar junto a Brad Pitt y ni mirarlo, pero tambien soy capaz de desconectar y coleccionar hombres atractivos"


(Megan Fox; respetando lo que es de Angelina)

- "Los hombres son tan sucios que nunca me acostaría con una chica que se hubiese acostado con un hombre"

(Megan Fox; limpia ante todo)

- "Soy completamente, histéricamente, insegura. Me odio a mí misma, soy introvertida y neurótica. No me gusta ser vista, me encantaría ser invisible"

(Megan Fox; ¿reclamando el anonimato?)

- "Cada vez que me hago un tatuaje es como un jodete! para cualquiera que me dice que no me lo haga"

(Megan Fox; tatuada solo "por joder")

- "Wonder Woman es un superhéroe lamentable"

(Megan Fox; opositando al papel de Wonder Woman)

- "Las mujeres tienen la vagina, tienen el poder"

(Megan Fox en Cosmopolitan, el sitio adecuado)

- "Las niñas pasan por diferentes etapas cuando están creciendo, se sienten miserables y hacen cosas diferentes: sufrir un desorden alimenticio o hacerse cortes en la piel. No quiero entrar en detalles, pero nunca llevaré conmigo un cortador"

- "He tenido que decirle a mi novio: 'Brian vete y deja de hablarme, porque voy a matarte. Te voy a apuñalar con algo. Por favor, vete. Nunca tuve una pistola por esa razón. No podría disparar a matar, pero sí podría dispararle en una pierna. Eso seguro"

(Megan Fox: ni pistolas ni navajas)

- "No me gusta Disney...Cogen a esas niñas, las enseñan a cantar y a bailar y les obligan a enseñar el ombligo, pero no les permiten ser ellas mismas. Eso me pone enferma"

(Megan Fox; ella es más de Dreamworks)

- "Leo cada libro que se ha escrito sobre Marilyn Monroe. Yo puedo acabar así porque constantemente lucho con la idea de que creo que soy retrasada o de que tengo brotes de esquizofrenia"

(Megan Fox; declarada la mujer más sexy de su hogar de retrasados)

- "Definitivamente, sufro de algún tipo de enfermedad mental pero no he localizado cuál es"

(Megan Fox; definitivamente...)
Read more
16 de septiembre de 2009
STARRING: PETER CUSHING

Para que esperar a "El símbolo perdido" de Dan Brown si tenemos "La fiesta de Orfeo". Sólo su portada ya es sugerente para el lector-cinéfilo; el gran Peter Cushing junto al mítico Tower Bridge londinense con su habitual bruma y su imperturbable halo misterioso.

"La fiesta de Orfeo" es literatura y también, cine. Es Hammer, Terence Fisher, Christopher Lee y según su autor, Javier Márquez Sánchez, también John Carpenter. Es Sherlock Holmes en los 50, Frankenstein y "La Fin Absolue Du Monde". Crímenes e intrigas en pleno rodaje y rollos de películas malditos. Unas credenciales inmejorables para afrontar una lectura que nos retrotraerá a aquellos tiempos dorados de esta pequeña productora que tantos films de terror y/o suspense nos ofreció.

Almuzara es la editora de esta prometedora novela que se podrá comprar a partir del día 5 de Octubre. Ésta es su sinopsis y aquí podeis leer el primer capítulo del libro para ir abriendo boca.

Inglaterra, 1956. El gobierno británico está desconcertado ante los horribles crímenes que han diezmado toda una aldea de la frontera escocesa. El caso es puesto en manos del inspector de Scotland Yard Andrew Carmichael, especializado en sucesos extraños, y de su compañero, el detective Harry Logan.
Al mismo tiempo, una modesta compañía cinematográfica, Hammer Films, se ha propuesto volver a poner de moda el cine de terror con una innovadora y truculenta adaptación de Frankenstein. Para ello, sus responsables contratan al actor televisivo Peter Cushing y le proponen para preparar su papel que recurra a diversos especialistas con los que profundizar en las raíces del miedo humano.
Ambas investigaciones coinciden en la búsqueda de La fête du Monsieur Orphée, un misterioso rollo de película de la época del cine mudo que parece ir dejando un rastro de destrucción y tragedia tras él.

Toda la suerte del mundo para Javier Márquez Sánchez. Unicamente por su afán cinéfilo ya la merece.
Read more
15 de septiembre de 2009
ADIOS A PATRICK SWAYZE

Mucho antes de pasar a la fama con dos taquillazos de los 80 y 90, Patrick Swayze había destacado en una de esas series inolvidables que permanecen en la memoria colectiva. De “Norte y Sur” recordamos desde su esplendoroso tema de cabecera compuesto por Bill Conti hasta los momentos más álgidos de su historia de amistad, guerra de Secesión y romance donde si alguien sacó provecho en su carrera posterior fue Swayze.

Un par de años antes, Coppola ya le había echado el ojo y señalado junto a Rob Lowe, Matt Dillon, Diane Lane, Emilio Estevez o Tom Cruise como uno de los actores importantes de la nueva generación de los 80, en la película “Rebeldes”.

Estos papeles previos, sus rasgos y su melena rubia, idóneos para un galán de su época, y sus buenas dotes para el baile (no en vano su madre fue coreógrafa), le otorgaron el papel de Johnny Castle en “Dirty Dancing” pelotazo ochentero, banda sonora multivendida e imagen de Swayze forrando carpetas y provocando sueños humedos.

Sueños que se extenderían tras esa mezcla de barro, Unchained Melody, apariciones fantasmales, Demi Moore y lágrimas que fue “Ghost”, que le encumbró a la categoría de guapo oficial de Hollywood. Más asilvestrado lucía en “Le llaman Bodhi”, junto a Keanu Reeves y unas cuantas tablas de surf, en la película de acción que los protagonistas de “Arma Fatal” adoran.

Más allá de estos sonados papeles, la carrera de Swayze se movió en un nivel ciertamente bajo, con pequeñas producciones norteamericanas de nula repercusión internacional, lo que provocaba que cuando pensásemos en el actor se recordasen con todavía más fuerza sus dos únicos papeles estelares.

Dos films de culto pueden sobresalir entre sus últimos trabajos, ya marcados por su fatal enfermedad; la indiscutible “Donnie Darko” y la muy reivindicable “11:14 Destino Fatal”.

A pesar de su frágil estado de salud, Patrick Swayze quiso seguir trabajando, y lo hizo protagonizando la serie “The Beast”, encarnado a un agente del FBI con novato al cargo, inacabada y recién estrenada en la que será su obra póstuma.

Patrick Swayze nos ha dejado a los 57 años de edad. Descanse en paz.
Read more