7 de noviembre de 2010


Son dos ángulos contrapuestos los que definir a la perfección a “The Town”, la segunda película como director de Ben Affleck, el cual sorprendió a propios y extraños hace un par de temporadas con aquel sólido y sincero drama llamado “Adiós pequeña adiós”. Por un lado los múltiples planos panorámicos (el obelisco, los ríos Charles y Mystic) de la ciudad de Boston, urbe sobre la que Affleck está construyendo su identidad como realizador teniendo como principales referencias a Denis Lehane y Clint Eastwood. En “Adiós pequeña adiós” basada en una obra del primero, ya otorgaba un protagonismo principal al lado irremediablemente marginal y delictivo de Massachussets, mientras que de “Mystic River” (relato de Lehane, película de Eastwood”), Affleck aprendía del maestro Clint la capacidad para envolver a la narración del halo de desesperanza y condena al que la ciudad abocaba a los personajes, algo que en un modo mas enérgico y violento retrataba años después otro buen cronista de grandes ciudades como Martin Scorsese en su oscarizada cinta, “Infiltrados”.

Por otro lado y acercando más la cámara, Affleck abusa del uso del primer plano con respecto a su obra anterior en “The Town”, probablemente creyendo en sus aptitudes para transmitir como actor protagonista de la película (el Affleck actor no aparecía en “Adiós pequeña adiós”) todo lo que es capaz de reflejar como realizador. Y he aquí el desliz que hace que “The Town” se sitúe un par de escalones por debajo de “Gone Baby Gone”, puesto que esta nueva historia de seres humanos marcados desde la infancia por su entorno se entiende mucho mejor desde la distancia que desde la cercanía de un personaje dispuesto a reformarse, algo no tan sorprendente y sí mucho mas gastado en el cine reciente y no tan reciente (véase la excelente, “La última noche” de Spike Lee).


Sin embargo lo verdaderamente erróneo sería despreciar este trabajo solamente por la presencia interpretativa de Affleck; "The Town" alberga más virtudes que las que comparte con la cinta debut del actor; un par de frenéticas persecuciones automovilísticas muy bien rodadas, más pulso en la acción (las secuencias de los atracos) que en el drama y un casting bien elegido que combina la poderosa presencia de Jeremy Renner o Pete Postlewhaite y el curioso cambio de registro del publicista más famoso de la televisión (John Hamm), - más llamativo todavía al verlo acompañado otro icono reciente como Titus Welliver (o Antijacob para los más televisivos del lugar)- aunque también cierta descompensación en otros secundarios como Blake Lively o Rebecca Hall, que no solo encarnan el lado femenino de la historia sino que también son el enlace argumental y definitorio entre la mezcla de géneros que propone el guión de “The Town”, algo que Eastwood manejaba con suma inteligencia en “Mystic River” donde Marcia Gay Harden y Laura Linney resultaban fundamentales desde un plano secundario.


Affleck ha aportado con “The Town” su granito de arena al subgénero de atracos logrando cumplir con las expectativas del siempre complicado “segundo trabajo” y confirmándose como un buen director y cronista de gran ciudad, sabedor que desde ellas emergen seres humanos cuyas marcas y matices enriquecen y elevan la categoría de las historias narradas.

Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. Miguel says:

    Un buen trabajo en la dirección de Affleck, no estaría mal que dejara su faceta interpretativa para dedicarse en exclusiva a la realización.
    Un saludo.

  2. Anónimo says:

    EXCELENTE PELICULA , CON GRANDES LOCACIONES , EN UNA DE LAS CUIDADES MAS HERMOZAS DEL PLANETA.
    GRANDE BOSTON Y SU GENTE.