22 de abril de 2010
NO ES LA VERDADERA ALICIA

Photobucket


Toda la vida pensando que “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carroll se amoldaba a la perfección al cine de Tim Burton y cuando el director por fin se lanza a adaptarla, lo hace alejándose del universo que ideó el escritor británico.

No es excusable que Disney esté detrás del proyecto y haya podido influir en su comercial resultado final, puesto que la compañía animada del tío Walt ya se ganó la valentía en los años 50 con una versión mucho más cercana a la Alicia original en sus dosis de absurdo y juegos de deducción.

Ha sido el propio Burton, declarado detractor de la versión previa animada, el que, más allá de las posibles presiones de Disney, ha preferido simplificar al máximo la historia en lugar de arriesgar, convirtiendo a esta Alicia burtoniana en una eficaz pero muy corriente película familiar con moraleja feminista implícita que sigue los pasos de sagas recientes como “Las crónicas de Narnia” o “La brújula dorada”, con la consiguiente carencia de todas las dobles lecturas, locura, surrealismo y pesadilla que podían garantizar los estrambóticos personajes y situaciones del original de Carroll. Y eso, viniendo de un director que siempre se ha servido de universos góticos, recargados, marcianos (“Eduardo Manostijeras”, “Big Fish”), para encontrar una tenebrosamente bella poesía de su cine, supone una amplia decepción.

Esta nueva versión tiene lugar 10 años después de lo ocurrido en la novela original, por lo que sus hechos de aquella quedan relegados a una mera y vaga memoria de una Alicia ya adolescente y al borde de aceptar el matrimonio. Su evasión de la realidad a la que está sometida será la de una "segunda" visita al país de las maravillas, donde Burton y cía. encontrarán una total libertad para crear nuevas situaciones, imaginar colores y diseñar personajes y al mismo tiempo para traicionar al original en su intento por componer un producto de sencillo consumo (la inclusión del baile improvisado del “Sombrerero Loco” es el ejemplo perfecto).

Innegablemente esta “Alicia en el país de las maravillas” es un producto deslumbrante en lo visual (aunque no tanto en sus tres dimensiones), destancando la Reina de corazones encarnada por Helena Bonham Carter y el furtivo gato de Cheshire. El impecable diseño de producción es probablemente el único escudo que le quede al Tim Burton actual; un creador de imaginativos y brillantes universos plásticos sin vida interior.


La que se presumía como adaptación ideal de las conocidas novela de Lewis Carroll se ha quedado en agua de borrajas. Quizá el Tim Burton de hace una década no hubiese defraudado.
Read more
19 de abril de 2010
GENERACIÓN MULLIGAN

ANDREW GARFIELD

Conviene prestar atención a este larguirucho de 26 años porque él será el nuevo Spiderman además de tener en cartera dos de los proyectos que más van a dar que hablar en este 2010. Ha rodado a las órdenes de David Fincher, “The Social Network”, la película sobre los dos jóvenes creadores de Facebook, uno de los cuales (Eduardo Saverín) interpreta Garfield. Un film potencialmente nominable al Oscar, al igual que “Never Let me go”, donde comparte cartel con otra emergente estrella, Carey Mulligan, además de Keira Knightlety, a las ordenes de Mark Romanek, el director que abandonó “El hombre lobo” a última hora para hacerse cargo de precisamente de este proyecto. Garfield es también el protagonista de “I´m Here” un mediometraje dirigido por Spike Jonze. Su rostro nos será todo lo familiar que hasta el momento no era, a pesar de haber contado con papeles en películas como “El Imaginario del Doctor Parnassus”, “Leones por corderos” o “Las hermanas Bolena”.

CAREY MULLIGAN

Su ascenso ha sido meteórico. De los de llegar y besar el santo. Había sido una de las hermanas Bennet en la última adaptación de “Orgullo y prejuicio”, aunque por entonces todas las miradas estaban puestas en Keira Knightley. Posteriormente figuró en el drama “El Mejor” donde Susan Sarandon y Pierce Brosnan perdían a su hijo, pero ganaban una yerna, embarazada del chico fallecido. Allí Mulligan ya contaba con un protagonismo especial, el mismo que tuvo en “An Education” la película que le ha valido la fama, una nominación al Oscar a Mejor Actriz y un premio BAFTA. De ahí que la apodada “nueva Audrey Hepburn” vaya a aparecer en la secuela de “Wall Street” junto a su pareja en la vida real, Shia Laboeuf, en la citada “Never Let me go” junto a Andrew Garfield, o en el debut en la dirección de Rowan Joffé (hijo de Roland), “Brighton Rock”, al lado de Helen Mirren o John Hurt. Por cierto, también la vimos, dos minúsculos papeles, en “Enemigos Públicos” y en “Brothers”.

JESSE EISSENBERG

A día de hoy, muchos piensan que es la misma persona que Michael Cera, pero bastarán un par de papeles más para que todos lo asocien a su propio nombre. Eissenberg encaja en ese perfil de chaval tímido, buena gente y un poco nerd, tal y como demostró en la muy reivindicable “Adventureland”. Más resuelto aunque en una línea muy similar se le vio en “Zombieland”, bajo unas reglas muy definidas que le aseguraban la superviviencia. Antes de estos dos títulos acabados en “land”, apareció subido a un tocón en “El Bosque” de M. Night Shyamalan, en la cinta indie de Noah Bauchman, “Una historia de Brooklyn” o en “La Maldición” de Wes Craven. Su rostro ya aparece como reclamo en el cartel de lo nuevo de David Fincher, "The Social Network".

EMMA STONE

En un breve espacio de tiempo tuvimos ocasión ver por partida doble a Emma Stone (1988). Ella fue Wichita en la desmadrada "Zombieland" y posteriormente apareció como uno de los fantasmas que perseguían a Matthew McConaughey en "Los fantasmas de mis ex-novias". Su primera oportunidad vino de la mano de Gregg Mottola y Seth Rogen, gracias a un pequeño papel en "Supersalidos". La veremos en "Paper Man" una comedia dramática con Ryan Reynolds y Jeff Danields que está recibiendo muy buenas críticas y en "Easy-A", al lado de Stanley Tucci, Malcom Mcdowell y Patricia Clarkson.

LOGAN LERMAN

A punto ha estado Logan Lerman de ser el nuevo Spiderman. Sustituir a Tobey Maguire en la exitosa saga de Marvel era todo un reto y una responsabilidad para este joven actor de apenas 18 años aunque en la elección final Andrew Garfield le ganó la partida. Lerman se conformará por el momento con las venideras películas de Percy Jackson, de la que también es el máximo protagonista como pudimos comprobar en “Percy Jackson y el ladrón del rayo”. Hasta la llegada de este nuevo “Harry Potter”, Lerman había encarnado el papel de hijo en numerosos taquillazos Hollywoodienses; hijo de Mel Gibson en “El Patriota”, de Christian Bale en “El Tren de las 3:10” o de Jim Carrey en “El Número 23”. En “Gamer” junto a Gerard Butler le daba a las videoconsolas con mucho vicio.

CHLOE MORETZ

Es la sucesora de Abigail Breslin o Saoirse Ronan en los sempiternos papeles de niña rubia con carácter. Chloe Moretz, de 13 años, acumula algunos de los proyectos más interesantes a corto plazo. En su más tierna infancia ya participó en films como “La morada del miedo”, remake de “Terror en Amytville”, “The Eye” junto a Jessica Alba o en “Esta abuela es un peligro 2”. Recientemente la vimos de consejera sentimental de Joseph Gordon Levitt en “500 días juntos” y será Hit-Girl en uno de los blockbusters del 2010, “Kiss-Ass” dirigida por Matthew Vaughn. Será la niña secuestrada del thriller “Not Forgotten” con Simon Baker (“El Mentalista”) y Paz Vega!, y afilará sus colmillos para la versión hollywoodiense de la joya sueca, “Déjame entrar”. Por si fuera poco, Scorsese ya la ha fichado para “The invention of Hugo Cabret”.

AARON JOHNSON

Enfundado en su traje de superheroe verde y amarillo, Johnson, de tan solo 20 años, llamará la atención como Dave Lizewski en la cinta de Matthew Vaughn, "Kick-Ass", de la cual es su protagonista principal. Antes de estar en esta esperadísima adaptación comiquera, Jonson había encarnado al mismismo John Lennon en “Nowhere Boy” de la directora Sam Taylor Wood y de la que el precoz Johnson ya espera su primer retoño. Los fans del “El Ilusionista” le recordarán como un joven Edward Norton. Próximamente lo veremos en “Chatroom” la nueva película de terror de Hideo Nakata, director de “The Ring”.

ANNA KENDRIK

De toda la nómina de jóvenes actores que campan por la saga “Crepúsculo”, Anna Kendrick es la que menos se hizo notar. Quizá su ámbito no esté en el cine juvenil y sin en un cine más maduro como el que ofrecía Jason Reitman en “Up in the Air”, donde Kendrick tenía un buen personaje del que sacó el máximo partido. Nominada al Oscar y al Globo de Oro como Actriz Secundaria por su manera de despedir trabajadores con contrato, Kendrick atesora otro honor, el de ser la actriz más joven (12 años) nominada a un Premio Tony. Su próximo trabajo; será Stacey Pilgrim en “Scott Pilgrim contra el mundo” de Edward Wright (“Arma Fatal”).

Ver:
Read more
12 de abril de 2010
no image

Remember Me poster Pictures, Images and Photos


Cuanto tormento hay en esta familia! Todo lo que rodea a los personajes protagonistas de “Recuérdame” está envuelto en un halo de tragedia y dolor. Su título ya incita a la fatalidad y la película merodea con premeditación y alevosía la aflicción y el suplicio en cada una de sus situaciones.

La historia de un joven martirizado incapaz de superar y perdonar perdidas familiares es un vehículo idóneo para el lucimiento de su protagonista, el vampiro no menos atormentado de la saga “Crepúsculo”, Robert Pattison y de su único rol demostrado, el de rebelde sin causa. “Recuérdame” busca en cada instante explotar la formula que mezcla tristeza, romance y actor ídolo de jovencitas, aunque el guión no esté afortunado en elegir los conflictos que den lugar al drama. El contraste entre los muy arbitrarios e insignificantes problemas con los que lidian los protagonistas y el nivel de intensidad dramática que provocan es tan grande que resulta muy fácil destapar las vergüenzas de un guión efectista y banal, más cuando las inexpertas interpretaciones de Pattison y Emile de Ravin (más conocida como Claire en el fenómeno televisivo “Perdidos”), refuerzan esta sensación.

Es una pena que “Recuérdame” desaproveche las presencias de Pierce Brosnan y Chris Cooper, dos actores siempre solventes que aquí aparecen en contadas ocasiones y sin posibilidad de reacción. Visto lo visto, es lógico que su atrevida y potente idea para el desenlace final no ocasione el impacto en el espectador que merecía.

Photobucket


Por su parte, a la nueva versión de “Furia de Titanes” le falta estímulo y ganas de ser épica. Aunque esté en nuestras memorias visuales más infantiles y reconozcamos la sabiduría de su creador de efectos especiales, Ray Harryhausen, la primera versión de “Furia de Titanes” (la que protagonizó en 1981, Harry Hamlin) pedía a gritos una revisión amoldada a las nuevas tecnologías.

Lejos de haber supuesto una renovación, este remake de la historia mitológica de Perseo, Zeus, la medusa y el Kraken ha venido a demostrar cuanto echamos de menos lo artesano y lo poco emociona el cine actual del CGI y las 3D incapaz de lograr ni un ápice de entretenimiento de una historia, personajes, criaturas y universos proclives al espectáculo más gozoso.


Louis Leterrier ("Transporter", "El Increible Hulk") mejor en productos menos ambiciosos, aporta una realización plana y carente de alma que, efectivamente, exhibe todos y cada uno de los recordados momentos del mito de Perseo, pero sin epopeya alguna, limitandose a resolverlos con la ayuda de los agitados efectos especiales que más tarde pasarían por el filtro de las 3 dimensiones (la película no se rodó en este formato, de ahí que sus 3D sean poco o nada claras y muchos puedan sentirse engañados).

No será raro que no empaticemos con un Perseo (Sam Worthington) muy falto de carisma, que los dioses Zeus (Liam Neeson) y Ares (Ralph Fiennes) anden cerca del ridículo y que nos podamos sentir defraudados por las insignificantes apariciones de Kraken y Medusa, tras esperarlos con gran interés durante todo el metraje.

"Furia de Titanes" es, en resumen, una muy olvidable superproducción que desaprovecha un atractivo material y la posibilidad de actualizar un film encantador pero un tanto obsoleto como el protagonizado por Harry Hamlin en 1981 . Los Dioses deben de estar enfadados...
Read more