25 de octubre de 2010
NOSTALGIA OCHENTERA


Para los espectadores que nacimos en los 80, “Heroes” de Pau Freixas supone abandonar por un rato la treintena para retrotraerse a tiempos pasados. En un ejercicio de nostalgia similar al que sentimos cuando nos adentramos en los libros “Papel y plástico” de Oscar Lombana, “Heroes” nos recuerda que no hace tanto tiempo usábamos relojes Casio con calculadora, pasábamos las tardes dándole a los pedales de nuestra BH, comiendo helados “Dracula” o leyendo tebeos de Bruguera sin que las horas pareciesen pasar.

Con su segunda película tras las cámaras, Freixas ha hecho la película ochentera que el cine español jamás hizo en los ochenta, década donde el cine familiar se encontraba en su punto mas álgido gracias a la enorme sabiduría en el cine de entretenimiento de realizadores como Steven Spielberg, Robert Zemeckis, Richard Donner, Joe Dante o John Hughes.

Homenajeando sin tapujos a los clásicos de aquella época y presentando una propuesta tan edulcorada como melancólica, Freixas y Albert Espinosa (guionista que trabajó con Mercero en “Planta Cuarta”, probablemente el director español que mejor captò la esencia de aquel cine de evasión) ofrecen un híbrido autóctono de “Los Goonies”, “Cuenta conmigo”, “Mi Chica”, “Verano Azul” o “E.T” con esta historia de amistad e imaginación que no reniega el drama y que camina en una línea muy delgada entre lo emotivo y lo sensibloide no olvidando todos los elementos que hacen completo a un producto de estas características; amores de verano, amigos con discapacidad, familia disfuncional y una aventura infantil con ciertas dosis de fantasía.

De clásica puesta en escena y planteada en dos tiempos; pasado, encarnado por los niños protagonistas (de los cuales Freixas consigue buenas interpretaciones) y presente, protagonizados por Alex Brendemuhl y la olvidada Eva Santolaria, y guardándose alguna sorpresa para su parte final, “Heroes” exprime al máximo el efecto de la añoranza y exige al espectador total complicidad con su propuesta, algo que probablemente solo encontrará en el público que creció viendo “La historia interminable” y “Loca academia de policía”. A ellos, está dirigida “Heroes” y solo ellos entenderán, reirán y llorarán con una película generacional que pueden tomar como propia. De otro modo no será dificil irritarse por la pomposa música de Arnau Bataller o por la sensiblería de su narración, un riesgo que Freixas parece conocer pero al que acabará venciendo gracias a la sinceridad, honestidad y emotividad con la que viaja a aquella década prodigiosa en la que vivimos sin apenas preocupaciones.
Read more
20 de octubre de 2010
"LA RED SOCIAL" DE DAVID FINCHER: ME GUSTA


Tecleamos nombres, observamos vidas, revisamos álbumes de fotos y compartimos pensamientos. Escribir en un muro ya no significa hacer un grafitti y las opiniones dejaron de estar argumentadas para reducirse a un escueto “me gusta”. Y todo lo hacemos en la mayor intimidad con la total seguridad de que nadie mirará lo que estás mirando. Curiosear jamás fue tan aceptado.

Esa seguridad es la que tuvo en sí mismo Mark Zuckerberg cuando defendió su idea y labró su persona, creando esa herramienta universal llamada “Facebook” convertida en una necesidad casi de primer orden y erigiéndose como uno de los millonarios más jóvenes del planeta. Zuckerberg es tan insultantemente poderoso que ahora, a escasos 26 años, ya tiene su propia película. Como tipo con suerte en la vida la suya no podía ser una cinta cualquiera sino una de las mejores obras cinematográficas de la temporada dirigida por uno de los más brillantes realizadores del momento, David Fincher.

La red social” es el relato aproximado de los hechos que dieron lugar a la creación de Facebook. De la inspirada idea de un “nerd” universitario que alcanza la gloria, Fincher y Aaron Sorkin (el guionista de “El Ala Oeste de la Casa Blanca”) elaboran no una película sobre el éxito académico inesperado sino una completísima y versátil paradoja sobre la incapacidad de socialización del inventor de la mayor red social que funciona en diferentes planos; como certera crónica de la era en que nos encontramos, eficaz thriller judicial, film generacional del siglo XXI, así como estudio de la ambición, el poder, la competitividad, la estafa y la amistad solícita en un mundo de solicitudes de amistad.

Dueña de un ritmo vertiginoso, sobria y oscura (apagada fotografía) como todos los films de Fincher e incisiva por culpa de la sublime tarea de Sorkin, el retrato de Zuckerberg es rabiosamente actual e interactivo, con momentos gloriosos que aportan redondez al conjunto donde hay tiempo para el lucimiento de su guión (la conversación que abre la cinta), la interpretación (colosal Jesse Einsenberg, sorprendentes Garfield, Timberlake y Mara) y la dirección (la secuencia del remo) con la que Fincher se redime de la carencia de alma de “El curioso caso de Benjamin Button” dejando claro que lo suyo son las historias de seres opacos.

Zuckerberg, frío, calculador, afortunado e infeliz, sale vencedor y vencido de la descripción que acometen Fincher y Sorkin porque como reza el lema promocional de “La red social” “no puedes tener 500 millones de amigos sin tener algunos enemigos”. Más triunfante sale la película sobre su vida, probablemente el título más maduro de Fincher hasta la fecha y uno de los más deslumbrantes de este año de cine.
Read more
17 de octubre de 2010
7 TÍTULOS QUE SITGES NOS DESCUBRE



Se acabó el Festival de Sitges, uno de nuestros festivales favoritos y del que siempre se pueden rescatar un radiante número de títulos de género fantástico y de terror con los que pasarlo en grande. Recopilando la acogida crítica, prestando atención a las sinopsis más prometedoras y ateniendonos a los nombres que están tras ellas, os traemos aquí las 7 películas proyectadas en este certamen que no deberiamos dejar pasar.



SECUESTRADOS: Una de las sorpresas del festival viene de la mano del director español Miguel Ángel Vivas y todavía no tiene distribuidora en nuestro país (mientras “Di di Hollywood” goza de un desmesurado número de copias). Su historia, la de un “secuestro express” a una familia recién instalada en su nuevo hogar, ya ha sido comparada con “Funny Games” de Haneke, aunque al parecer, la cinta de Vivas cuenta con suficiente talento como para destacar por sí misma. Protagonizada por Ana Wagener, Fernando Cayo y Manuela Vellés, ganadora de los premios a Mejor Película y Director en el Fantastic Fest de Austin, y con un aclamado paso por el Festival de Toronto, “Secuestrados” se muestra en Sitges como una de las revelaciones españolas de la temporada.



SUPER: Se podría definir a “Super” como la versión indie de “Kick Ass”, no en vano, “Super” es otra de esas historias de deconstrucción del super-heroe al uso no exenta de violencia. Rainn Wilson deja su puesto de trabajo en “The Office” para meterse en la piel de Rayo Carmesí, un cotidiano super-hombre dispuesto a salvar a su ex pareja de la mala vida, y de paso salir de su aburrida existencia. Destaca por encima de todos, Ellen Page (Juno), y esos otros todos son Lyv Tyler, Kevin Bacon o William Kat (el ochentero y televisivo gran héroe americano).James Gunn es su director, responsable de “Slither” y del guión de “Amanecer de los muertos” de Zack Snyder.



INSIDIOUS: He aquí un fan de James Wann. El joven director supo crear un excelente muestra de terror psicológico, “Saw” y retirarse de ella en el preciso momento (nada tuvo que ver con sus secuelas), e hizo una vibrante película de venganzas con “Sentencia de muerte” protagonizada por Kevin Bacon. Ahora homenajea al terror de casas encantadas con “Insidious” de la cual los asistentes a sus sesiones en Sitges hablan de sus escasas concesiones a la originalidad pero también de su tremenda efectividad dentro de este género. O lo que es lo mismo “Insidious” es una de horror capaz de provocar terror entre el público. Protagonizan Patrick Wilson y Rose Byrne.



RARE EXPORT, A CHRISTMAS TALE: Una corta (tan solo 80 minutos)y divertida reinvención del personaje de Santa Claus, mucho menos bondadoso y más perverso de lo que siempre habíamos imaginado, ha sido la gran triunfadora del festival, logrando la práctica totalidad de los premios de la sección oficial. Llegada desde Finlandia y dirigida por Jalmari Hellander, "Rare Export" supone una de las más agradables sorpresas del certamen y otra muestra del excelente estado de forma del cine fantástico nórdico, que ya captó la atención con títulos como "Déjame entrar" o "Zombies Nazis".



THE LAST EXORCISM: Junto a una de peligrosos centros psiquiátricos y otra de casas encantadas, no podía faltar en Sitges, una de exorcismos. Esa ha sido “The Last Exorcism”, un falso documental dirigido por Daniel Stamm que ha sido acogido con buenas opiniones, destacando la mayoría de las críticas su alto grado de entretenimiento y la originalidad de la propuesta dentro del subgénero. Detrás de ella está Eli Roth en facetas de producción, una razón más para no dejarla pasar.



A SERBIAN FILM: La peli bruta y extrema de esta edición del festival en la que un actor porno retirado vuelve a ejercer por una última vez su tarea metiéndose de lleno en una espiral de sangre y perversión. Dirige el debutante Srdjan Spasojevic, el cual no se muestra dubitativo a la hora de mostrar sexo, violencia y partos en primer plano. No apta para todos los estómagos y el típico título de vómitos y ambulancias en la puerta que a Ángel Sala siempre le gusta tener en su festival.




THIRTEEN ASSASINS: El director de "Ichi the Killer", Takashi Miike retorna a Sitges, donde muy pocas veces suele faltar, con una cinta de samurais en la que probablemente sea su propuesta más clásica. El japonés parece haber disfrutado rodando largas secuencias de lucha en el que es el remake de un film homónimo del 1963 y que cautivará a los fans del cine de samurai.
Read more
14 de octubre de 2010
FATALES COINCIDENCIAS: MUERTES DE 3 EN 3


Existe una creencia extendida en cuanto a los fallecimientos de los famosos. No hay muerte de una estrella popularmente reconocida que no venga acompañada de un par de perdidas cuasi inminentes. Vamos, que los famosos mueren de 3 en 3.

Lo escalofriante del asunto es que lo que podría haber sido una ocurrencia anónima circunstancial se ha convertido en una triste verdad absolutamente probada que se cumple inflexiblemente cada cierto tiempo.
Quizá tal casualidad no sea joven y venga cumpliéndose desde siglos atrás, de otra manera no se entendería que Shakespeare, Cervantes y Garcilaso de la Vega murieran (oficiosamente) un 23 de Abril de 1616. Si bien, es el cine y no otras artes el que cumple con rigor la fatal coincidencia desde unos años a esta parte.

Especialmente llamativa es el trío de fenecimientos que tuvo lugar en Junio del pasado 2009. David Carradine, más conocido por estos lares como “El Pequeño Saltamontes” o simplemente como Bill por los fans de Quentin Tarantino, aparecía muerto en sospechoso estado sadomasoquista a principios del mes de Junio. Con apenas un par de semanas de diferencia, el Rey del Pop nos decía adiós a la edad de 50 años, justo el mismo día en que un ángel de Charlie, Farrah Fawcett, desaparecía victima de un cáncer. Si alguna vez Fawcett soñó con un sonoro lamento mediático tras su ausencia, nunca contó con la posibilidad de ser eclipsada por Michael Jackson.

Pero es posible enumerar varios casos recientes; Paul Naschy, el hombre lobo más famoso del cine español, Brittany Murphy, joven actriz víctima de su fama y Jennifer Jones, la recordada actriz de “Duelo al Sol” fallecían en Diciembre de 2009 con apenas unos días de diferencia. El ermitaño escritor de “El guardian entre el centeno”, JD Salinger, el director francés Eric Rohmer y la mítica Varinia de Espartaco, Jean Simmons, teñían de luto los primeros días del 2010, Ángel Cristo, Jordi Estadella y Antonio Ozores dejaban huérfana a la cultura pop española a principios de Mayo de 2010 y Dennis Hopper, Gary Coleman (más conocido como el diminuto Arnold) y Rue McClanahan, la Blanche Devereaux de “La chicas de oro”, nos abandonaban a finales del mismo mes y principios del siguiente con un escaso margen de 15 días.

Tales caprichos del destino se han tornado más caprichosos, si cabe, en las últimas semanas en las que hemos tenido que despedir al realizador francés Claude Chabrol, a la anciana actriz de “Titanic”, Gloria Stuart y a la editora habitual del cine de Tarantino, Sally Menke.
Dando por cerrada una trilogía de fallecimientos con este último grupo, nos echamos a temblar con la noticia de la muerte de Arthur Penn, uno de los grandes directores de la llamada “Generación de la televisión” y responsable de “Bonnie and Clyde”. Temblamos no solo por su adiós, sino por lo que estaba por venir si nos ateníamos a semejantes y fatales coincidencias. No tardó en conocerse la noticia de la muerte de Tony Curtis del que nos queda el grato recuerdo de una versátil carrera cinematográfica, como todavía lamentamos la irreparable pérdida del secundario más adorable y encantador de nuestro cine, Manuel Alexandre, cuya sencilla y afable dicción y su enorme talento interpretativo serán insustituibles.

Confiamos en este aciago encadenamiento frene cuanto antes su alto grado de infalibilidad, dándonos así un respiro a los seguidores del séptimo arte. Porque una perdida siempre es dolorosa, pero tres se hacen excesivamente amargas.
Read more
8 de octubre de 2010
CUANDO UN MÓVIL LO ES TODO


Tiene “Buried” una gran virtud diferenciadora; la del reducido espacio a la que se somete con escrupulosidad durante todo su metraje. Aunque no es la primera ni será la última película que se autoimpone el reto de manejarse en habitáculos cerrados, “Enterrado” demuestra ser uno títulos más logrados técnicamente de cuantos se han propuesto narrar una historia en no más de cuatro paredes. Es esa osadía la que ha provocado que a Rodrigo Cortés se le ande comparando con Hitchcock desde que su película dio los primeros coletazos en el festival de Sundance. El director inglés ya quiso jugar con la puesta en escena en obras como “La Soga” o “Náufragos” haciendo gala en ellas de un dominio absoluto de la realización cinematográfica. En “Buried” Cortés no le anda a la zaga al maestro inglés en cuanto a valentía y porque no, en cuanto al resultado claustrofóbicamente visual de su cinta.

Sin embargo la comparación con Hitch acaba ahí y no continua (ojala lo hubiera hecho) en la destreza del suspense que el director de “Psicosis” ostentaba. “Buried” se parece más a títulos como “Ultima llamada” (aquella adictiva película en la que Colin Farrell quedaba atrapado en una cabina) que a cualquiera del bueno de Alfred Hitchcock.

Con un guión más propicio para un producto de menor longitud que un largometraje, “Enterrado” saborea las virtudes y sufre los inconvenientes de su principal y única baza argumental y sobre la que se sustenta toda la película, que no otra que es la misma que la de su protagonista, un teléfono móvil. El libreto de Chris Sparling aprovecha este instrumento cotidiano no solo para conectar a su protagonista con el exterior, sino también como medio de denuncia de diferentes esferas; gubernamentales, empresariales y familiares. El móvil como única escapatoria al agobio de Paul Conroy (un eficaz Ryan Reynolds) y única arma posible para el giro argumental, algo loable por parte del guión al tomar la decisión de prescindir de cualquier otra opción de flash-back o “salida al exterior” que hubiese sido un recurso fácil, pero a la vista insatisfactorio puesto que esa arma agota su interés con suma rapidez y ante la reiteración de su uso necesita insertar otras alternativas (serpiente, el dedo) para mantener la atención del espectador en la trama.

Es "Buried" un producto valiente en su premisa, admirable por su compleja realización que pone a Rodrigo Cortés en una posición de importancia en el cine de género actual, pero su conjunto es irregular y más convencional de lo que su inflada promoción prometía.
Read more
1 de octubre de 2010
no image



BURIED ALIVE – 1990
El que posteriormente se convertiría en director de género de referencia, Frank Darabont (“Cadena Perpetua”, “La Niebla”) debutó en la dirección con una tv-movie sobre entierros protagonizada por Tim Matheson y Jennifer Jason Leigh. En “Buried Alive” un hombre es envenenado y enterrado por su mujer y el amante de esta para despertar un par de días después en un ataúd con ansia de venganza.



LA OBSESION – 1992
Basada en un relato de Poe y con el título original de “Premature Burial”, en esta cinta de la factoria Corman protagonizada por Ray Milland un hombre descubre que su padre pudo ser enterrado vivo y comienza a creer que él correrá la misma suerte. La elegancia de Poe y sus obsesiones recurrentes al servicio del cine de Corman. Toda una delicia de serie B.



KILL BILL VOLUMEN 2 – 2004
Tarantino homenajea de una tacada a Hitchcock, Poe y Fulci (Miedo en la ciudad de los muertos vivientes) poniendo a prueba la pericia de “La Novia” (Uma Thurman) a la hora de salir de ataúdes. El momento más angustioso del díptico tarantiniano.



CSI: PELIGRO SEPULCRAL – 2005
Curiosa colaboración televisiva la de Quentin, que dirigió el último episodio de la quinta temporada de C.S.I. en un nuevo ejercicio de pulso narrativo claustrofóbico. Un excelente divertimento el de este capítulo y un acercamiento más a los entierros en vida que además contaba con la aparición estelar del recientemente fallecido Tony Curtis.



ALFRED HITCHCOCK PRESENTA: FINAL ESCAPE – 1964
El episodio 18 de la segunda temporada se “Alfred Hitchcock presenta” es especialmente recordado por los seguidores de la serie. Conocido en España como “La última fuga”, en él, un preso llega a un acuerdo con el enterrador de la prisión con el fin de poder salir de la cárcel enterrado junto al primer muerto que fallezca en prisión. Un plan perfecto para una huida no tan sencilla como en un principio parecia. El episodio tuvo su remake en 1985.



ENTERRADO VIVO – 1982
Película típica de estantería de videoclub ochentero, donde únicamente Bill Paxton (“Apollo XIII”) llegó a algo más en su carrera. Titulada originalmente “Mortuary”, en ella Christie Parson sospecha acerca de la extraña muerte de su padre... ¿Fue en realidad un accidente...?. Un buen ejemplo de serie B de otra época para los entierros erróneos.



LA SERPIENTE Y EL ARCO IRIS – 1988
Wes Craven se acercó a una historia real de un investigador que viajó hasta África para conocer un extraño ritual en el que un hechizo por medio de unos polvos convertía a los seres humanos en unos zombies tras ser enterrados todavía con vida. Bill Pullman las pasó canutas en este clásico zombie de la etapa dorada de Craven.
Read more