28 de marzo de 2011



Surgidas a raíz del éxito de “Tiburón” por obra y gracia de Joe Dante y John Sayles, las pirañas asesinas vuelven hoy a la carga de la mano del director francés Alexandre Aja, el cual parece divertirse escrutando las diferentes vertientes del cine de terror a las que versiona. Tras explotar el terror setentero adaptando (y mejorando) a Wes Craven en “Las colinas tienen ojos”, su alabado debut hollywoodiense, y el terror oriental con la desigual “Reflejos”, Aja toma ahora a la hermana pequeña de “Tiburón” para rediseñar el cine de entretenimiento norteamericano de finales de los 70 y principios de los 80 componiendo un remake que tridimensiona, y no únicamente en su formato, las características del original.

Porque esta “Piraña 3D” supone excesos y casquería como hacía tiempo que no veíamos en el cine palomitero, algo a lo que la pulcritud y extrema corrección que el cine ha venido experimentando desde hace años había ido relegando a su muy segundo plano.

Aja recupera vísceras y tetas y las muestra a plena luz del día, se recrea con el potencial mortal de los personajes que va introduciendo (unidimensionales, como mandan los cánones) y detiene sus planos en miembros seccionados. Al mismo tiempo el francés domina los tiempos y demuestra sus excelentes dotes para el cine de género y/o entretenimiento, explotando al máximo las posibilidades de un argumento tan simple y bobo como una fiesta en la playa de cuerpos perfectos y elevados decibelios.

Piraña 3D” es un cachondeo bien traído. Dura lo que debe durar y tiene lo que debe tener. Un prólogo con homenaje a Richard Dreyfuss y a “Tiburón”, un desarrollo con equitativo protagonismo para pirañas y humanos, un uso lúdico de las 3D, una inmejorable elección de secundarios (desde Elizabeth Shue hasta el mismismo Chistopher Lloyd pasando por el inevitable Eli Roth), una “escabechina” cómica y muy gore donde Gregg Nicotero y Howard Berger se lucen y un climax final rápido y directo.


Aja se ha marcado un divertidísimo gore bajo la máscara de un remake ochentero que poco tiene que ver con la original pero que lo seguidores del género agradecerán por su condición gamberra y referencial. Ya se prepara una secuela en la que deseamos y confiamos en que el censor vuelva a no estar atento.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. Anónimo says:

    Robert has tenido un par de huevos para ir a ver esta película



    Rafael Gil

  2. robgordon says:

    Que va! Pero si es divertidisima!