22 de julio de 2011



Inexplicablemente inédita en nuestro país, “London Boulevard” es la demostración de que William Monahan ha tomado buena nota del cine de Martin Scorsese.
El que fuera guionista oscarizado por “Infiltrados” debuta con este título en la dirección de largometrajes adaptando una novela negra de Ken Bruen con una mirada que se aproxima bastante al cine mafioso del pequeño director italoamericano. Una historia, efectivamente, de mafia, pero principalmente un viaje de (imposible) redención de un personaje criado y forjado en los barrios marginales del sur de Londres.

Monahan hace de Harry Mitchell (un preciso Colin Farell) su mejor baza, siendo su retrato seco, violento, elegante a la par que marginal un excelente motor sobre el que construir su narración. Sobre su figura (presente en el 95% de los planos) giran las, hasta, tres subtramas de la película, las cuales suponen el pasado, presente y futuro del personaje y sobre cuyo nexo sobrevuela la agresividad, el crimen y la tragedia.

Alrededor de estas (desiguales) historias nace una intensa galería de secundarios que refuerzan el interés de las intrigas gangsteriles de “London Boulevard” y que aportan calidad al trabajo de Monahan; Ray Winstone, un nervioso y visceral capo de la zona el cual tiene a Mitchell como punto de mira, Ben Chaplin como un delincuente de poca monta y Keira Knightley y David Thewlis como dos actores retirados con los cuales el protagonista entablará relación al convertirse en una especie de guardaespaldas encargado de alejarlos de los paparazzis.

Con un estilo sobrio, un montaje súbito e impetuoso donde clásicos del rock and roll aparecen en escena a su antojo y sobre todo un cínico y muy negro sentido del humor, Monahan sale mucho más que airoso en su intento por mezclar la elegancia de Scorsese con el tono barriobajero de Guy Ritchie y aún cuando sus diferentes historias parecen derivar hacía ningún sitio perdiendo una y otra vez sus puntos de conexión (el mendigo asesinado, la hermana “alegre”), Monahan saca sus armas de guionista experimentado para asociarlas en un final que deja lacrado los asuntos de todos y cada uno de sus personajes y que hace honor al aire de infortunio y criminalidad presente durante todo el metraje. Un título meritorio que debería tener sitio en las pantallas de nuestro país.
Tagged
Different Themes
Written by Roberto García

Escrito con mucho esmero e ilusión desde Albacete. Comenta si te apetece y si no, escucha nuestro programa de radio, que también tiene su aquel.

2 comentarios

  1. Tiene muy buena pinta, y por lo visto la estrenan dentro de poco en España. Habrá que verla.
    A propósito, me parece interesantísimo tu blog en Tumblr.
    Te mando un diseño que he hecho del póster de The ides of march, lo nuevo de Clooney.(http://ramonbalcells.tumblr.com/post/8039153200/es-una-de-las-peliculas-mas-esperadas-del-ano)
    Un saludo!

    Ramón Balcells; El séptimo arte

  2. Una película de las que no esperas mucho y que sin muchas pretensiones consigue el efecto deseado, una historia de lo más sencillita pero bien contada... como tu crítica... Un saludo!