27 de enero de 2011
EL CINE ESPAÑOL EN LA BASURA


Celebramos en su debido momento el discurso de Alex de la Iglesia en su primera ceremonia de los Goya como presidente de la Academia por hacer gala de una valentía que jamás había existido en nuestro cine.

Acostumbrados a que sus antecesores, Sinde, Paredes, Sánchez Gijón, pataleasen sobre la cuota de pantalla, la “pupa” que el cine americano hacía a nuestro cine o la poca querencia del espectador por las películas españolas, que De la Iglesia hiciese autocrítica sorprendió todavía más por inusual e impropio en una cinematografía que nunca ha sabido reconocer sus propios errores y siempre había tirado balones fuera como el que echa la culpa al arbitro, al estado del césped o cualquier otro factor externo, de su derrota. Por primera vez el cine español bajaba del trono para mirar frente a frente a su público y reparar en sí mismo como posible causante de los males.

Lo que parecía un excelente debut en el cargo y un halo de esperanza para la producción nacional, se ha traducido hoy, cuando se cumple un año de aquellas palabras, en la dimisión de De la Iglesia como presidente de la Academia y en una consiguiente lluvia de críticas desde dentro de la industria. Por motivos diferentes (ya saben, Ley Sinde, twitter, etc), en efecto, pero al fin y al cabo por la misma razón; De la Iglesia se ha detenido a pensar y valorar antes de ponerse a defender una causa y por segunda vez ha hecho algo tan sensato como poco frecuente entre los que ostentan poder: tener en cuenta el punto de vista del sujeto usuario no posicionándose ciegamente del lado del apoltronado miembro de su industria.

Así que de nuevo nos quedamos indefensos y sólos. El cine español volverá a recitar ese discurso caduco de “no nos quieren” mientras seguirá produciendo un 70% de films prescindibles y un 30% de películas que merezcan la pena pero que nadie verá por el desgaste acumulado provocado el porcentaje anterior. No habrá nadie que dentro de la propia Academia les diga a sus miembros: “lo que hemos hecho es insuficiente, hay que mejorar”- tal y como, precisamente, el director de “Balada triste de trompeta”, ha hecho con su habitual claridad en la anual recepción de nominados a los premios Goya.
Premios Goya que vuelven a ser utilizados tristemente, no como elemento de promoción del cine, sino como arma arrojadiza ahora que el ambiente esta más caldeado que nunca.
Académicos cabreados como niños a los que se les quita el caramelo piden a gritos que su jefe no asista a la ceremonia de entrega de premios aprovechando el dilema moral y el momento de debilidad/decepción en que este se encuentra. Mejor así, no vaya a ser que vuelva a hacer autocritica y manche la noche en que toca dar palmaditas en la espalda.

La verdadera pregunta que el cine español debería hacerse es: ¿valemos tanto como creemos? ¿Por qué no alcanzamos la confianza del espectador?, puestos a descargar películas ¿por qué el usuario de internet descarga tan pocas películas españolas y tantas de otras nacionalidades?.
La respuesta a todo esto está en la basura de una calle de Madrid, donde las copias de los dvds realizados para los académicos votantes en los Goya se acumulan demostrando que el cine español ni siquiera gusta al cine español. Da para empezar a reflexionar.

No dejar de ver el artículo "Los Goya en la basura" del blog insultARTe
Read more
24 de enero de 2011
NATURALIDAD EN LO SOBRENATURAL



Cuando conocimos que Clint Eastwood iba a rodar una cinta sobrenatural entramos en estado de asombro, el mismo en que nos encontramos ahora que hemos sabido la noticia del próximo proyecto del bueno de Clint; nada más y nada menos que un remake protagonizado por Beyonce Knowles del musical, “Ha nacido una estrella”.
Craso error por nuestra parte. El mandamiento número 1 de todo buen cinéfilo debería ser; nunca desconfíes de Clint Eastwood.

La realidad es que cualquier historia mirada desde el punto de vista del director de “Gran Torino” adquiere una dimensión especial, multiplicando el interés, adoptando madurez y transmitiendo experiencia aunque el tema en cuestión sea un terreno inexplorado y atípico para el veterano director. Porque el arco argumental de “Hereafter: Más allá de la vida” es totalmente nuevo para Eastwood; la historia de un médium (Matt Damon) que reniega de su don, la conexión con el más allá de una exitosa presentadora francesa (Cecile de France) tras sobrevivir al tsunami tailandés de 2004, o la desorientación de un niño londinense (George McLaren) que pierde a su hermano gemelo en un accidente.

Tres vidas marcadas por la muerte, tres subtramas a converger en una sola como si de una película de Altman o Iñarritu se tratase. De esta aproximación a tan sobrehumano tema, adorado por el cine de suspense y terror, se encarga Clint en un acercamiento menos efectista y más reflexivo de lo que la mayoría de los directores suelen realizar cuando de lo que se habla es de la vida después de la muerte. A la hora de unir las tramas, entra en juego la experiencia en manejar complejos guiones de Peter Morgan (“The Queen”, “Frost/Nixon”), en una colaboración de altos vuelos entre ambos creadores.

Clint aborda lo sobrenatural con su habitual clasicismo y evitando la artificiosidad gratuita, a pesar de afrontar de modo directo (rodados, eso sí, con una maestría inusual y deslumbrante) dos sucesos tan trascendentes como el atentando al metro de Londres y el ya citado tsunami. El octogenario director prefiere las personas a los hechos y se aproxima sigilosamente a sus protagonistas ofreciendo al espectador la posibilidad de explorar sus almas, de conocer sus motivaciones y dudas, para lo que Eastwood se permite el lujo de introducir personajes (Bryce Dallas Howard) con la única finalidad de reforzar la angustia por la muerte de los protagonistas principales (además de así, componer la deliciosa y magistral secuencia de la clase de cocina).
La mesura y la calma se adueñan de “Hereafter” convirtiéndola en una de las más pausadas obras del norteamericano en contraposición con su discreta base argumental, sin embargo hay un poso único y especial a la finalización de “Más allá de la vida”: la sensación de haber asistido a una lección serena y poderosa de cine de un director que, como el médium que protagoniza su película, tiene un don singular y prodigioso a entregar y que, al contrario que este, va a seguir utilizando hasta que le fallen las fuerzas para regocijo del espectador y del séptimo arte. Recordad: Confiemos siempre en Clint. Saldremos ganando.
Read more
21 de enero de 2011
MISFITS: PODEROSA JUVENTUD


Eres joven e indomable hasta el punto de realizar servicios para la comunidad por haber cometido actos delictivos. Es entonces cuando una extraña tormenta cae sobre tu ciudad y un rayo certero te otorga un poder que jamás imaginaste. No dominas tu nueva condición aunque tu arrogancia se multiplica y tu vida aumenta en emociones. ¿Apasionante, verdad?. Eso es “Misfits”, una serie de ¿superhéroes? que deja en mantillas a “Héroes” pero que es mucho más que una simple historia de jóvenes tocados por una varita de lo sobrenatural.


Desde sus primeros minutos de episodio, “Misfits” nos presenta a cinco personajes de arrollador carisma, que destacan del resto no sólo por su abutanado mono de trabajo sino por su salvaje personalidad. Nathan, Simon, Curtis, Aisha y Kelly (a ver quien es el guapo que entiende su inglés) son un fiel reflejo de la generación “brit” que ya describía con precisión la serie “Skins” o títulos del cine británico como “This is England” o algunos años antes, “Trainspotting”.


Misfits” es principalmente una serie sobre el comportamiento desarraigado e inadaptado de la juventud inglesa, lo que provoca situaciones que por insolencia, descaro y exceso de ímpetu son tremendamente divertidas y adictivas, especialmente aquellas protagonizadas por Nathan (Robert Sheehan), gesticulante y disparatado personaje que marca el ritmo de cada capítulo en sus apariciones.


Los personajes y situaciones de “Misfits” sólo se alejan de la realidad social cuando aparecen los poderes, directamente conectados con las personalidades de sus receptores. Es ahí cuando la serie aparca la descripción generacional y pasa a la acción haciendo gala de ingenio, sentido del humor y una tremenda agilidad narrativa (véase el capítulo 1x04, con retrocesos espacio-temporales) que permiten a “Misfits” sacar los colores a otras series que han jugado las mismas bazas argumentales.


Compuesta hasta el momento de 2 temporadas de 6 y 7 episodios respectivamente (cada season pide a gritos ser vista en una única “sentada”) y con un enorme éxito en las islas que la ha llevado a renovar por una tercera y a que se hable de su traslado cinematográfico, “Misfits” es una serie de obligado visionado entre “Breaking Bads”, “Boarwalk Empires” o “Walking Deads” varios. Y es que nunca viene mal desentumecerse de tanta serie norteamericana. Especialmente si es con una joya tan divertida como esta que nos hará pensar porque no miramos antes a la producción televisiva del país del té de las cinco.

Read more
18 de enero de 2011
no image



¿La mejor manera de no volver a presentar de los Globos de Oro?. Liandola parda a base de ironía y humor británico. Un 10 para Ricky Gervais!!
Read more
17 de enero de 2011
GLOBOS DE ORO 2010: FINCHER ALLANA EL CAMINO



No hay quien le tosa. “La red social” de David Fincher camina hacía el premio Oscar con la misma autoridad y seguridad con que Mark Zuckerberg creaba imperios y deshacía a enemigos en su cruzada por inventar la plataforma más famosa de Internet con permiso de Wikileaks.

Habiéndose ganado el favor más unánime que se recuerda de la crítica especializada y de la industria, “La red social” suma a su palmarés el triunfo en los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera, más conocidos como los Globos de Oro, unos galardones habituados a premiar films con un corte más clásico que lo que la moderna y actual cinta de Fincher propone. Los cuatro Globos recibidos; Mejor Película Dramática, Director, Guión y Banda Sonora allanan con carácter definitivo la senda hacía el Oscar.

La única rival posible de la película de facebook era “El discurso del rey”, típica producción “british” con el apoyo de los Hermanos Weinstein, absolutos agitadores de los premios cinematográficos. Sin embargo, ni el poder de los afamados Weinstein pudo hacer frente a “La red social”. La cinta sobre los problemas de dicción del rey Jorge VI solamente pudo arrebatar a la triunfadora de la noche el premio a Mejor Actor, donde Colin Firth venció justamente por delante de Jesse Eisenberg, postulándose como el gran favorito de cara al Oscar.

Por su parte, Natalie Portman, de carrera intachable, conseguía su primer Globo de Oro gracias a “Cisne Negro”, la película ambientada en el mundo de la danza dirigida por Darren Aronofsky. La embarazada actriz dedicó el premio a su pareja y ensayó maneras de cara a su más que seguro discurso en los Oscar, siempre y cuando Anette Bening, sempiterna candidata a Mejor Actriz, no le arrebate un galardón que reforzó consiguiendo el Globo de Oro a Mejor Actriz de Comedia por “Los chicos están bien”, película que también logró el premio a la Mejor Película en Comedia o Musical.

The Figther” tuvo el honor de sumar más de un único premio a su casillero. Lo hizo gracias a sus actores secundarios, Christian Bale y Melissa Leo, cuyas interpretaciones en este film callejero y boxeador destacan sobremanera. Ellos fueron Mejor Actor Secundario y Actriz Secundaria respectivamente.

En el reparto restante de premios; Robert De Niro fue homenajeado con el Cecil B. De Mille award, Paul Giamatti consiguió el Globo a Mejor Actor en Comedia por “Barney´s version”, “Toy Story 3” fue designada justamente como Mejor Película Animada y la danesa “In a Better World” como Mejor Cinta Extranjera, al tiempo que “Glee”, el musical de los “mash-ups” y “Boardwalk Empire” nueva visión de la mafia según Martin Scorsese batían a sus rivales en las categorías televisivas.

Por tanto, sólo queda esperar hasta el 27 de Febrero para confirmar la victoria de “La red social”. Una película con tantos amigos como la red en la que se basa.
Read more
14 de enero de 2011
TARTAMUDO Y REY



Basta decir que “El discurso del rey” es un película británica y producida por los hermanos Weinstein para entender todo lo que puede ofrecernos.
Siguiendo la muy marcada línea del academicismo absoluto, de la corrección y la sobriedad, del moderado rigor histórico y el tono amable a medio camino entre el drama y la comedia, “El discurso del rey” juega en la liga de las películas intachables pero ligeras, cuyo clasicismo las encamina hasta la recta final de los premios Oscar pero les impide aspirar a una recompensa mayor en estos tiempos (salvo contadas y “compradas” excepciones como “Shakespeare in Love”).

Dirigida por Tom Hooper, responsable de “The Damned United”, la mejor película futbolística que ha dado el cine, “El discurso del rey” como “The Queen” se aproxima a la tan respetada realeza inglesa desde el punto de vista anecdótico y coyuntural, narrando la tartamudez del rey Jorge VI, un trauma aparentemente trivial pero que se magnifica con el estallido de la II Guerra Mundial cuando el soberano debe enfrentarse al discurso más importante de Inglaterra. La obsesión del monarca con su dicción y la relación que éste entabla con su logopeda marcan un relato que combina con habilidad el periodo histórico en que se sitúa, los deteriorados vínculos entre los miembros de la corona británica y el traspaso de poderes, la aceptación popular del nuevo rey y la descripción de su irritado y angustioso carácter, así como también la diferencia de clases, inevitable cuando de lo que se habla es de la amistad entre nobleza y pueblo.

Hooper, a base de incontables y agresivos primeros planos y grandes angulares que agudizan en pantalla la agonía del protagonista y a través de un guión que apuesta por el dialogo sutil e incisivo, compone una de esas obras refinadas, de escueta y precisa puesta en escena que rezuman flema inglesa por todos sus poros y en las que las interpretaciones adquieren un protagonismo superlativo, especialmente si son como las realizadas por Colin Firth (como Jorge VI) y Geoffrey Rush (como Lionel Logue) ambos impecables en unos personajes con gran química que piden a gritos un Oscar de la Academia que sería más que merecido.

El discurso del rey” como toda buena crónica de superación personal y amistad, como film de cuidada factura y distinguido linaje británico es capaz de meterse en el bolsillo muy diversos tipos de público, algo nada sencillo y muy del gusto de la Academia de Hollywood. Lo tiene todo para ser película de Oscar si su propia rigidez “british” y una red social de amigos no lo impiden.
Read more
6 de enero de 2011
AÑO NUEVO, CINE NUEVO



Brindamos con cava mientras pedimos al nuevo año salud, dinero, trabajo o amor según sea el caso y nos formulamos convencidos propósitos que luego son incumplidos. Puestos a pedir, también le pedimos al nuevo año buenas películas, deseando que la cosecha cinematográfica sea un poco mejor que la del año que dejamos atrás. Algunas de estas películas tienen esa concreta misión y en ellas están depositadas nuestras esperanzas. Las repasamos.

Cine español

Sin saltar el charco, el cine español del 2011 contiene dos nombres que definen a la perfección nuestro cine: Torrente y Almodóvar. Este año, Santiago Segura retomará las aventuras de su casposo “héroe” para ofrecernos “Torrente 4: Crisis Letal” con la habitual dosis de sorna y camaradería. Kun Agüero, Belén Esteban, Pajares y Esteso, Paquirrín o Ana Obregón son solo unos pocos de los cameos que contendrá esta cuarta entrega rodada en las flamantes 3 dimensiones. Por su parte, Pedro Almodóvar se reúne después de muchos años con Antonio Banderas en “La piel que habito”, versión muy libre de la novela francesa “Tarántula” a la que el director manchego ha estado dando vueltas desde un par de décadas atrás. Obsesiones, crimen, amor y cirugía plástica en una historia idónea para el universo almodovariano, que por primera vez llegará a las salas en otoño y no en Marzo, el mes de estreno preferido del manchego.
Otros realizadores que ofrecerán nuevos trabajos serán; Nacho Vigalondo con “Extraterrestre”, modesta producción de ciencia-ficción, Miguel Ángel Vivas, debutante que sorprendió con “Secuestrados” a su paso por Sitges, Jaume Balagueró que reúne a Marta Etura y Luis Tosar en una oscura casa en el film de terror “Mientras duermes”, Antonio Hernández con la tan esperada versión cinematográfica de El capitán trueno” o Javier Fesser que ha rodado la tercera parte de “Mortadelo y Filemón” utilizando esta vez la técnica de “capture-motion” (la misma con que se rodó “Beowulf” o “Avatar”). Una técnica que, por cierto, también ha puesto en práctica el tandem formado por Steven Spielberg y Peter Jackson, para recrear las aventuras de “Tintin” en lo que supone uno de los estrenos más esperados y probablemente más taquilleros del 2011.

Secuelas, trilogías y cuartas partes

Los fans de “Crepúsculo” y “Harry Potter” disfrutarán de las últimas entregas de sus saga favoritas;“Amanecer” (dividida en dos partes) y “Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 2”, llamadas a reventar taquillas, como también lo están “Piratas del Caribe: en mareas misteriosas” con Penélope Cruz acompañando al bueno de Jack Sparrow, las secuelas de “Resacón en las Vegas”, ahora de fiesta en Tailanda, “Sherlock Holmes” con Moriarty (Jared Harris) apareciendo por primera vez o “Cars”, las cuartas partes de “Misión Imposible”, “Scream” o “X-Men” o la tercera de “Transformers”, ya sin Megan Fox.

Cine de autor

Cubierta la nómina de secuelas, cada vez más abultada, cada vez menos sugerente, también existe lugar para la producción original y de autor. En ese grupo esperamos los trabajos de gente de confianza como Clint Eastwood, que estrena un film paranormal, “Más allá de la vida”, Woody Allen, que sigue viajando por Europa aterrizando esta vez en Paris con la cinta “Midnight in Paris” con cameo de Carla Bruni!!!, los hermanos Coen que se van al Oeste con “Valor de Ley”, remake de una cinta de 1966 con John Wayne, “A Dangerous Method” el nuevo título de David Cronenberg con Viggo Mortensen, Keira Knightley y Michael Fassebender, "The Girl with the dragon tatoo", la versión made in David Fincher de la trilogia Milennium, o “The Tree of Life” de Terence Malick con Brad Pitt y Sean Penn en una historia cargada de misticismo.

Superhéroes y Super-8

No podemos finalizar este avance del nuevo curso cinematográfico sin olvidarnos que de superhéroes también vive el séptimo arte; “Thor” de Kenneth Branagh y “Capitán América” encarnado por Chris Evans a las ordenes de Joe Johnston (“Jumanji”) serán sus representantes en 2011, así como de thrillers y la ciencia-ficción tendrán un protagonismo especial gracias al realizador canario Juan Carlos Fresnadillo con “Intruders” protagonizado por Clive Owen y Pilar López de Ayala, al gurú J.J.Abrams, con su misteriosa “Super 8” y al híbrido más rebuscado del año; “Cowboys and Aliens” con Daniel Craig y Harrison Ford.
Feliz año y feliz cine!
Read more