23 de septiembre de 2011
CREACIÓN Y MUERTE SEGÚN TERRENCE MALICK



En ocasiones el marketing del cine causa la más absoluta confusión en el espectador convirtiendo a la película que promociona en victima de su propia campaña. “El árbol de la vida” es un caramelo para el publicista astuto y ávido debido a lo potente de sus imágenes y, principalmente, a la presencia de actores como Brad Pitt y Sean Penn en su reparto.

Dueña, por tanto, de un precioso trailer y con el rostro del actor de “Seven” ocupando la práctica totalidad del cartel publicitario, donde por supuesto no falta la mención a la Palma de Oro lograda en el último festival de cine de Cannes, “El árbol de la vida” puede parecer a ojos del espectador como una suerte de “El curioso caso de Benjamin Button”. Nada más lejos de la realidad.

El árbol de la vida” es un título que se aleja completamente de los parámetros del cine comercial y/o convencional, siendo una película contemplativa, filosófica, trascendental ,metafísica y naturista, donde tan pronto se habla de la creación como de religión, se observan dinosaurios como imágenes de accidentes geográficos.

En realidad, esta es la película que Terrence Malick, su director, lleva años acariciando. Profesor de filosofía antes que autor cinematográfico, hombre hermético y poco prolífico, Malick siempre ha apostado en su cine por la belleza de unas imágenes donde la naturaleza es protagonista sirviendo de contrapunto a los actos del ser humano. Ocurría en “La delgada línea roja” y posteriormente en “El nuevo mundo” y ahora alcanza su máxima expresión con “El árbol de la vida”, donde la lectura sobre la frágil existencia del hombre, la Tierra o, todavía más, el cosmos, se adueñan del relato.

Malick plantea su discurso a partir de la figura de Sean Penn y la evocación de su infancia. Años 50, padre autoritario y frustrado, madre cariñosa y gentil, tragedias familiares y el recuerdo de las pequeñas cosas que uno retiene en la memoria más básica. El dolor y la fe de estas vivencias terrenales dan pie a Malick para viajar al espacio exterior y también al geográfico con el fin de buscar explicaciones sobre la vida y la muerte, componiendo una sinfonía visual universal y grandilocuente repleta de instantáneas propias del National Geographic que desembocarán de nuevo en la figura de Sean Penn en un pasaje final donde lo espiritual y new age se dan la mano para completar la amplia mirada del director de “Malas Tierras” hacía la existencia del hombre y todo lo que le rodea.

Probablemente sea la pieza central la más atinada de todas cuantas “El árbol de la vida” contiene. Haciendo uso de la voz en off (recurso muy utilizado en su cine), Malick demuestra ser un narrador de primera a la hora de contar los orgullos, miserias y fracasos de un padre de familia (Brad Pitt) en los años 50, el miedo y cariño de sus hijos o la abnegación de una madre (Jessica Chastain). Con un singular montaje de miradas humanas y pequeños detalles y texturas cotidianas, Malick habla del amor, los sentidos, la protección, la autoridad y la esperanza al tiempo que se sirve de las vidas de estos personajes para abordar su posterior y ambicioso recorrido cósmico, microscópico y ateo.

El árbol de la vida” no es una película fácil, ni siquiera cuando se ha entrado en la sala con todos los datos necesarios. Se trata de una obra, por momentos, suicida, a ratos, tocada por la varita de la genialidad pero sobre todo única en su especie. Tengan cuidado con ella o conseguirán irritarse.
Read more
22 de septiembre de 2011
EL INCANSABLE BRYAN CRANSTON

Photobucket


¿Quién dijo Paro?. En tiempos de inestabilidad laboral hay un hombre al que se le acumula el trabajo después de haber estado años realizando pequeñas labores en el plano más secundario. Es ahora cuando a Bryan Cranston le faltan horas para poder cumplir con sus tareas. Para él son buenos tiempos.

El cine ha echado el anzuelo a Cranston. Y es que el otrora padre de Malcom en “Malcom in the middle” ha demostrado ser un titán interpretativo gracias a ese profesor de química enfermo de cáncer llamado Walter White. Su intensa composición del también conocido como Heisenberg en la maravillosa “Breaking Bad” le ha otorgado a Cranston reconocimiento generalizado y unos cuantos Emmys, además del despegue definitivo en la gran pantalla, terreno en el que apenas había destacado más allá de pequeñas intervenciones en “Salvar al soldado Ryan”, “Pequeña Miss Sunshine” o “The Wonders”.

A Cranston ya lo hemos podido ver en una pequeña aparición como agente de policía en la reciente “El inocente” y lo vamos a tener hasta en la sopa antes de deleitarnos con la última temporada de la serie de Vince Gilligan (la quinta, que estará compuesta de 16 episodios) pudiéndolo encontrar en proyectos a cada cual más interesante.

Por eso nos vemos enfrentados a la necesidad de organizar la agenda y anotar la amplia cantidad de títulos que los que el bueno de Cranston aparecerá, no vaya a ser que nos perdamos alguno…

CONTAGIO: La primera de las muchas películas con Bryan Cranston que llegarán a las pantallas será esta cinta vírica y coral dirigida por Steven “dejoelcine” Soderbergh. La presencia del actor de “Breaking Bad” pone la guinda a un reparto espectacular en el que están; Matt Damon, Gwyneth Paltrow, Jude Law, Marion Cotillard, Lawrence Fishburne, Kate Winslet, John Hawkes (nominado al Oscar por “Winter´s Bone”) o Elliot Gould. Todos luchando por la superviviencia.

DRIVE: Una de las cintas más esperadas de la temporada es la película de Nicolas Widing-Renf, premiado a Mejor Director en la pasada edición de Cannes. Película automovilística y delictiva en la que Cranston es Shannon, mentor y jefe de Driver (Ryan Gosling), un talento de la conducción al que Shannon pretenderá sacar el máximo provecho. Aplaudida en todos los festivales por los que ha pasado, en una seria candidata de cara a los próximos Oscar.




RED TAILS: El mismisimo George Lucas ha imaginado esta historia de un escuadrón de combate aéreo durante la Segunda Guerra Mundial. En ella, Cranston es el Major William Mortamus, uno de los pocos actores no afroamericanos (Terrence Howard, Cuba Gooding Jr.) que participarán en este título donde la guerra no será sólo bélica sino también racial.




JOHN CARTER OF MARS: La primera película de Pixar en carne y hueso! Dirigida por Andrew Stanton (“Wall-E”) y basada en la serie de novelas escrita por Edgar Rice Burroughs (“Tarzan”), Cranston será aquí un Coronel del norte que está acosando a John Carter para participar en la primera guerra mundial. Ciencia-ficción y blockbuster para que Cranston se de a conocer masivamente.





DESAFÍO TOTAL: La mítica cinta de ciencia ficción de Paul Verhoeven es objeto de un remake de dudosa necesidad. El “nuevo” “Desafío Total” encuentra en Colin Farrell a su nuevo Arnold Schwazenegger y en Bryan Cranston a su antagonista, el villano Vilos Cohaagen que interpretaba el actor Ronny Cox en la original. ¿Se le saldrán a Cranston los ojos de sus órbitas?.


ROCK OF AGES: Para completar el catálogo de géneros, Cranston también aparecerá en un musical. Concretamente será en esta adaptación de un musical rockero de Broadway donde sonarán temas de Whitesnake, Bon Jovi o Europe, interpretados por (atención!!), Tom Cruise. Junto a Cranston y Cruise, estarán, completando un reparto de infarto, Malin Akerman, Alec Baldwin, Paul Giamatti, Catherine Z. Jones, Russell Brand, Mary J.Blidge




WORLD WAR Z: La adaptación de la obra de Max Brooks (Guia de supervivencia zombie) plantea una hipotética guerra mundial que enfrenta a humanos contra zombies. Y en ella, como no, andará Bryan Cranston luchando junto a Brad Pitt, Matthew Fox (“Lost”) y Mireille Enos (“The Killing”) por salvar el mundo bajo la dirección de Marc Foster (“Quantum of Solace”). Apetecible, ¿verdad?





LARRY CROWNE: Cranston es en “Larry Crowne” nada más y nada menos que el marido de Julia Roberts. Claro, que no todo iban a ser buenas noticias; ella ha dejado de quererlo para enamorarse de Tom Hanks, que al fin y al cabo, es el protagonista de la cinta. Hanks también dirige en lo que supone su segundo trabajo tras las cámaras desde que hiciese “The Wonders” allá por 1996.


DETACHMEN: Prácticamente desaparecido andaba Tony Kaye desde que dirigiese aquella excelente cinta llamada “American History X”. Ahora Kaye vuelve para narrar las relaciones que se crean entre un grupo de maestros de universidad. Algo similar a la tentación de colocar una cámara oculta en una sala de profesores. Adrien Brody encarnará a un profesor recién llegado y suyo será el punto de vista hacia el resto del claustro entre los que figurarán Christina Hendricks (“Mad Men”), James Cann, Lucy Liu, Blythe Danner, Marcia Gay Harden y, por supuesto, Bryan Cranston.


ARGO: Tercera película en la prometedora carrera tras las cámaras de Ben Affleck, tras la excelente “Adiós pequeña Adiós” y la estimable “The Town”, “Argo” contará la historia de un agente de la CIA al rescate de seis americanos atrapados en Irán. Ambientada en los años 70 y con un reparto de lujo; Kyle Chandler (ganador del último Emmy con permiso del propio Cranston), John Goodman, Alan Arkin, Titus Welliver (“Lost”) y el propio Cranston que encarnará al miembro de la CIA, Jack O'Donnell, compañero del agente al que dará vida Affleck.


Por si fuera poco, Cranston prepara “Home Again” un thriller que se convertiría en su segunda película como director (hizo en 1999 la desconocida “Last Chance”). Un actor imparable.
Read more
9 de septiembre de 2011
CIRUJANOS LOCOS, CINEASTAS ÚNICOS

Photobucket


Sólo Pedro Almodóvar podía permitirse un ejercicio de contorsionismo como el que supone su último trabajo, “La piel que habito”, una obra valiente, temeraria, desbordante, retorcida, extravagante, bizarra, que camina siempre en esa delgada línea que separa lo genial de lo ridículo y dueña de una enorme capacidad para generar el desconcierto y la atracción a partes iguales hasta perturbar los sentidos del espectador.

Partiendo de la novela del francés Thierry Jonquet, “Tarántula”, sobre la que Almodóvar llevaba más de una década trabajando, “La piel que habito” se muestra, a primera vista, como un cambio radical en la carrera del manchego, que por primera vez hilvana géneros inusuales en su filmografía como el terror, la ciencia-ficción o el thriller, para, sin embargo, narrar a la postre una historia en cuyos giros y revelaciones se vuelven a dar cita algunas de las obsesiones melodramáticas principales del cineasta como el deseo carnal o la identidad sexual. La historia enfermiza y demente , no exenta de dilemas morales, del cirujano plástico Robert Legard (un contenido Antonio Banderas) y su investigación para lograr la piel humana más resistente (he oido “macguffin”) sobre Vera (Elena Anaya) a la que mantiene encerrada en su mansión con el fin de llevar a cabo sus experimentos, permite a Almodóvar jugar con estos géneros sin ataduras, dando rienda libre a sus motivaciones como cineasta (no faltan interrupciones al servicio de la comedia, interpretaciones musicales, etc) y realizando anárquicas piruetas de guión (esos flashbacks, esos continuos y sorprendentes giros argumentales ) hasta convertir a “La piel que habito” en lo que podría definirse como un dramático y folletinesco cuento de horror.

No es, únicamente, este peculiar híbrido de géneros lo que define la personalidad de “La piel que habito”. Encontramos aquí al realizador depurado y estilizado en que Almodóvar se convirtió desde “Todo sobre mi madre”, siendo ésta su película más lujosa y elitista, de gustos refinados que suponen una fuerte contraposición con lo grotesco de algunas de sus situaciones (ay, ese tigre con acento brasileño…). Chanel, Jean Paul Gaultier, Louise Bourgeois y Alice Munro abrazan el universo Almodóvar hasta formar una todavía más asombrosa atmósfera de referencias antagónicas a las que sólo el manchego podía combinar sin que su película se resintiera.

A este cúmulo de referentes convendría sumar los espejos cinéfilos sobre los que “La piel que hábito” se mira. La locura del científico de “Frankenstein” (James Whale, 1931), los experimentos quirúrgicos motivados por el dolor de “Los ojos sin rostro” (Georges Franju, 1960), el cautiverio de “El coleccionista” (William Wyler, 1965) a la cual Almodóvar ya se aproximó en “Átame”, la transformación femenina malsana y necrófila de “Vértigo” (Alfred Hitchcok, 1958), y el terror gótico del género giallo. También una elegancia en la puesta en escena digna del mejor Hitchcock. Elementos para completar el, ya de por sí, fuerte y marcado universo que atesora “La piel que habito”.


En sus excesos está la virtud de esta película única, a veces delirante, a veces brillante, no particularmente bien interpretada y sobre todo perturbadora, con la que Almodóvar ha jugado todas sus bazas sin concesiones ni dudas y sin perder tiempo para alimentar su ego (aquí no hay “Chicas y maletas”). Una obra arriesgada donde el manchego alcanza el súmmum de su expresión visual confirmándolo como uno de los grandes de la realización cinematográfica al tiempo que marca taxativa y definitivamente sus señas de autor para regocijo o desesperación del espectador. Una obra singular de un cineasta inimitable.
Read more
2 de septiembre de 2011
FIN DEL VERANO, COMIENZO DEL CURSO


Decimos adiós al verano y a su cine de consumo express y nos viene a la mente lo que decía Ivan Ferreiro en su megahit “Años 80”: “no te echaré de menos en Septiembre”. Efectivamente, no nos vamos a acordar en exceso de los blockbusters de este verano, de hecho, los olvidamos prácticamente al salir de la sala de proyecciones. Un verano donde títulos como “Super 8” y “El origen de los simios” se han impuesto, dando “sopas con honda” a las grandes superproducciones del verano y han evidenciado cierto agotamiento en el público ante el artificio y la simpleza generalizada de los títulos estivales. El verano del 2012 debe aprender la lección.

Así que borrón y cuenta nueva. Comienza el nuevo curso y el mes de Septiembre viene lleno de estimulantes propuestas. Almodóvar y Malick entre otros. Pero ya llegará el momento de hablar de ellos (aunque Boyero ya esté dando caña al último trabajo del manchego con adjetivos como caótico, disparate, relamido, grotesco, patético o comedia bufa). Por lo pronto os traemos una recopilación de lo que la red nos ofrece en estos días.


Ya no luce ese peinado, pero el look “pelo casco” que lo hizo famoso sigue reinando en Internet, como demuestra la web superbooyah y sus “25 celebs with Justin Bieber´s hair”, una página a la altura del “Chicks with Steve Buscemi´s eyes” o el “Tom Hanks is a lot of animals”.

Photobucket

De excelentes tumblrs está llena la red. Entre ellos uno dedicado exclusivamente a gifs de películas, algunos de los cuales no podréis dejar de mirar.


Apuntad los nombres de estos diseñadores. Jon Safari y su tumblr de posters minimalistas y Edgar Ascensão y su galería de películas con pistolas y sus respectivas "movie quotes"

De entre los últimos comentarios leídos en twitter nos quedamos con estos:

@JaviCome Igual es cosa mía, pero el cartel de "Super 8" en la calle Fuencarral parece una interpretación de Eduard Munch. (ver imagen que encabeza el post)
@mendeleiev que me entere yo... en la eliminatoria Alien vs Predator ganaron los Aliens y por eso juegan ahora contra los Cowboys, no?

Y de entre los videos que se enlazan con asiduidad está el dedicado a las 25 mejores improvisaciones del séptimo arte.


Nos gusta la remozada web de Cinemania con contenidos cada vez más renovados y perfectamente documentados. Nos quedamos con esta recopilación de guiños de “Super 8” y de paso aprovechamos para mostraros “The Case” la peli de zombies que ruedan la pandilla protagonista de la película de JJ.Abrams.

Feliz vuelta a la actividad!
Read more